Archive for 29 marzo 2012

Perdido el compás.

29 marzo, 2012

Gritar, rabiar, rugir, gemir,
soltar mi alma en verso quiero
para así sanar mi triste alma
pero pienso, me freno, no puedo.

No puedo por no preocuparla,
no puedo por no asustarla,
no puedo por no herirla
no puedo por no frustrarla,

De una adoro su cuerpo y su pasión,
de la otro todo eso más su alma,
pero añoro un imposible, un fantasma,

un sueño, una promesa, una canción,
que me persigue de cama en cama,
una sombra, una fantasía, una ilusión.

A vueltas con la poesía (3)

29 marzo, 2012

La teoría póetica occidental nace de la mano de Platón y Aristóteles. Para el primero el poeta era una peligrosa figura, indeseable, pues amenazaba el orden establecido del estado por sus poderes imaginativos, capaces de rehacer la realidad a su antojo, llegando a ser tan subversivos que Platón propuso que fueran prohibidos. Además, su poder emotivo amenazaba el dominio de la razón y su capacidad creaciones irreales alejadas de la realidad sólo acentuaban la peligrosidad del poeta.

La desconfianza de Platón hacia la capacidad del poeta para excitar las pasiones humanas y apelar a la mente ha permanecido en la teoría moderna como un testimonio vivo de su poder como medio alternativo de comunicación, de su trascendencia en el tiempo y el espacio a la par que manteniendo el vigor de una intensa y memorable experiencia, si bien momentánea. Siendo, como indica Platón, arbitraria, se sitúa al margen de la necesidad.

El segundo aspecto mencionado por Platón es el papel que juega la poesía como enlace entre el alma y esa dimensión extrasensorial fuera del ser que ha dejado una larga e indeleble influencia sobre la filosofía occidental. y el Cristianismo. La poesía es el poder mental puede formar imágenes a partir de objetos externos a la mente que no están presentes para los sentidos. Obviamente no hay mayor desafío que conjurar las palabras que no pueden ser verificadas por los sentidos. Así surge la idea un mundo material que hace de velo bajo el que se oculta el eterno principio unificador, idea que ha pervivido hasta nuestros días.

Aristóteles se centra, por su parte, en analizar y describir la poesía. La clasifica, categoriza y estudia: la épica, la tragedia, la comedia; especifica la naturaleza de su propósito y describe y recomienda el lenguaje apropiado para cada clase de poema. Así la Poética de Aristóteles se convierte en la referencia obligada de este arte verbal y sus efectos sobre la mentalidad humana.

Como su mentor, Aristóteles considera que la base poética es la mímesis, la imitación de la realidad, la representación de aquello que existe; el poeta tanto describe lo que es como lo de debería ser y lo que es correcto en poesía no tiene porqué serlo moralmente, con lo que niega la hostilidad de Platón. La visión aristotélica de la poesía como un género hermanado con la filosofía, en tanto y cuanto es una fuente de conocimiento a través del lenguaje emotivo y del placer, es lo que ha otorgado a este género la autoridad cultural que todavía ostenta y que se ha repetido a lo largo de la historia, desde el Renacimiento hasta nuestros días.

A vueltas con la poesía (2)

27 marzo, 2012

¿Qué es poesía?

A esto podemos contestar de dos maneras: técnicamente, explicando qué es lo que hace que un poema lo sea; o de manera más amplia, abarcando el qué hace que la poesía sea un fenómeno cultural.

La primera manera no es tan “matemática” o “dogmática” como en un principio podría parecer. Pero antes de considerar qué es un poema y cómo funciona. Será útil explorar el tema más completo de la función central de la poesía y su propósito, de cómo un poema interpreta la realidad y de qué y cómo lo condiciona.

Es más fácil definir un poema por sus características y describir su funcionamiento que afirmar de manera categórica qué es un poema. Normalmente nuestros juicios se basan en oposiciones binarias (lo que se es y lo que no, blanco y negro, bueno y malo) pero la poesía no se ajusta a este procedimiento con facilidad.

¿Por qué? Por su mera naturaleza la poesía combina diversas formas y combinaciones y es dificil definirla, ya que por naturaleza toda definición es exclusiva. La poesía sintetiza y crea nuevas entidades a partir de elementos que pueden estar en completa oposición. Elude listas comprensivas y las definiciones estáticas bajo una categoría u otra.

Hoy pensamos en ella como algo personal, expresivo, relacionado con el individuo, sus pensamientos y sus sentimientos, y su relación de su “yo” con el mundo que le rodea. Pero la poesía siempre ha sido esto aunque su lado subjetivo sólo ha sido enfatizado y ha adquirido importancia en los últimos doscientos años a partir del terremoto cultural y el exceso emotivo que supuso el Romanticismo. Pero, como ya he expuesto, tanto la novela como la televisión han robado terreno a la poesía, que ha perdido prestigio y autoridad.

Antes de seguir, debemos detenernos y analizar cómo se le otorgaron dichos valores.

A vueltas con la poesía (1)

25 marzo, 2012

La poesía tiene el enorme poder de hacernos disfrutar en gran medida. Y, sin embargo, si alguien tuviera que señalar la enorme importancia de la lírica en el siglo XX tendría considerables problemas.

La poesía adolece del mismo problema que el resto de los géneros literarios, ya señalado por Samuel Johnson en fecha tan temprana con el siglo XVIII: “En general la gente no lee si puede hacer algo que les divierta más”. Cuatrocientos años después esta frase sigue teniendo vigencia, incluso más todavía. Lo visual prevalece sobre lo escrito, lo efímero sobre lo eterno.

Esta ansiedad por defender a la poesía ya estaba presente en el Renacimiento, como atestiguan diversas obras, como la de sir Phillip Sidney (The Defence of Poetry, 1595), en la que exalta la preponderancia de este género sobre cualquier otro e insiste en su superior capacidad de propocionar placer al lector.

Pero el auge de la novela y la aparición de los medios de comunicación y entrenimiento dieron un golpe de muerte a la poesía y quedó confinada de un público voluntario a otro forzoso, los estudiantes. Quizás la clave estaba en bajar del Olimpo dorado y tomar el lenguaje de la calle…

Pero, como diría Becquer, ¿qué es poesía?

Vagos mentales

23 marzo, 2012

Algo que no puedo soportar es la tendencia a simplificarlo todo y a aferrarse a un cliché de una gran mayoría de la población humana. Cuando se encuentran algo que no pueden explicar optan por la primera explicación que se les pasa por la cabeza. Y si esa teoría parece explicarlo todo, ya no piensan más (para no cansarse o marearse con un esfuerzo para el que no parecen acostumbrados) y se aferran a esa teoría con uñas y dientes. Hemos barrido con todo, no hay ni bien ni mal, todo puede ser explicado con la psicología (todos somos unos Sigmund Freud cojonudos) o complejos de la infancia. Por eso alguan gente se sorprende tanto cuando alguien a quien considera perfectamente “normal” comete una tropelía. “Ya ves, mató a su mujer a puñaladas, con lo normal que parecía…”.

Siempre es lo mismo: se subestima a la persona cuyo comportamiento no puede ser explicado o comprendido, no se buscan razones más profundas en esa actitud y la gente se duerme en los laureles de su complacencia. Y se hace porque, en esencia, somos unos cobardes. No queremos considerar que aquel ser humano que hace algo que se escape a nuestro entender puede estar haciéndolo por unas razones o unas causas que, si se dieran en nuestras vidas, seguro que nos llevarían a un comportamiento similar. Pero no, es más sencillo decir que esa persona no es como nosotros. Es el viejo adagio: él, el “otro” versus a nosotros, la masa. Como buenos borregos buscamos el consuelo del grupo, del clan, del rebaño, el fundirnos en un grupo de caras familiares que comparten nuestras ideas y nuestros miedos y que no pondrán en disputa nuestras conclusiones porque, en el fondo, sus temores y sus errores son los nuestros y nadie es tan estúpido como para tirar piedras contra su propio tejado.

Pero, en el fondo, supongo que no soy tan diferente de estos ‘ellos’. Yo también hago diferencias. Ellos. Nosotros.

Yours trully,
Jack.

Dos días.

19 marzo, 2012

Faltan dos días.

Ultimamente no tengo ganas de escribir ni cuentos cortos, ni poemas, ni en el blog. Dedico mis energías y mis pensamientos a mi dueña y señora, que anda ocupadilla estos días con mil líos. Y yo que no puedo hacer gran cosa, por no decir nada, por aliviar su carga. Eso lo odio con todas mis fuerzas.

Por eso voy a escribir aquí, porque no puedo estar con ella, encima de ella, debajo de ella, por ella, para ella, en ella, dentro de ella. Ella, en resumen.

Victoria.

Dos días, como he dicho antes. Eso falta.

Ayer tocó clase con mi pupila. El progreso civilizador avanza, lentamente, con sus retrocesos y vaivenes, con el goce de la noche del sábado y el susto al despertar el domingo, y con su pelea eterna con el inglés y el buen gusto a la hora de vestir, además de su instinto para escoger el peor momento para ciertos arrumacos con el ánimo propio de un kamikaze. Pero vamos progresando. Con el inglés al menos.

La estampa era gloriosa. Ella intentando explicarme porqué diantres había cometido un fallo absurdo, con esa cara de niña mala/buena y yo sentado, con los brazos cruzados sobre el pecho y las gafas en la punta de la nariz, una expresión de desconsolado desconcierto en mi cara y un irrefrenable deseo de pegarle un mordisco en todo el… diccionario.

Momentos como éste me recuerdan porqué no sirvo para profesor.

Y aquí estoy, pensando en cómo llamarla, qué nombre prestarle para preservar su anonimato y que se pueda pasear de la mano conmigo, con nosotros, por estas líneas más clandestinas que nunca.

Dos días y cumpliré 39 años. Bueno, aún quedan 367 para la cifra “dangereux”.

Mi primer cumpleaños contigo, Victoria. Mi mejor regalo será el cielo de tu sonrisa.

Yours trully,
Jack.

Concienciadamente inconsciente.

12 marzo, 2012

Desde pequeño me enseñaron lo que estaba bien y lo que no, lo que se podía hacer y lo que bajo ningún concepto se debía ni pensar. Sospecho que pusieron demasiado énfasis en esta última cuestión, lo que podría explicar mi tendencia a hacer lo que no debo. Bueno, más que una tendencia es un hábito.

Estaba leyendo a Eduardo Punset (soy un vicioso, lo reconozco) y me he quedado con esta reflexión final suya:

Ahora descubrimos, horrorizados, que no tomamos una sola decisión que no esté influenciada por las emociones que hierven en el subconsciente. Y lo peor de todo, constatamos que nadie nos ha enseñado a gestionarlas. Hemos aprendido un mar de cosas sin sentido, pero no sabemos cómo incidir sobre nuestra conducta cotidiana gestionando mejor lo único, o casi lo único, que la determina.

Si, lo peor de todo es que nadie nos ha enseñado a gestionar nuestro subconsciente. Nos han enseñado lo que podemos pensar, hacer, decir y demás. Pero nadie nos ha dicho qué narices hacer con nuestro subconsciente y con nuestra conciencia.

Tod@s en algún momento de nuestras vidas ha hecho a algo “prohibido”: robar una golosina, levantarle la falda a una compañera de clase, comprar un juego pirateado, mentir a un ser querido, etc. Y nos hemos sentido mal, naturalmente. Lo preocupante sería que no fuera el caso. Entonces sí que sería para pedir ayuda (o no, porque no seríamos consciente de nuestro problema).

Sabemos lo que está mal. Entonces, ¿por qué narices tendemos a caer en el “pecado” una y otra vez? ¿Y por qué luego nos sentamos frente al espejo y nos miramos con cara de Topoyiyo abandonado mientras pensamos “pero mira que eres…”. O pensando, como es mi caso, en la colleja inminente de mi hermanita. Eran esos momento de “me mata, me mata…” y escuchar su voz preguntándome “¿por qué no dices ‘NO’, tontolaba? Repite conmigo ‘No’. Otra vez, ‘No'”.

Si tal fuera el poder de mi conciencia, si yo supiera exactamente que está mal lo que hago, no lo haría. Sin embargo, lo hago, y lo disfruto, que es peor, como hubiera dicho mi confesor, ese que nunca tuve -tendría que haber hecho la primera comunión, como querían mis abuelas, para poder ser un pecador de pro y poder irme a confesar, en lugar de tener mis charlas intempestivas con mi Creador, que debe de estar harto de mis burrerías. En fin… como diría Shakespeare, en la amistad y en el amor se es más feliz con la ignorancia que con el saber.

Nada envalentona tanto al pecador como el perdón. Que ganas de hundir mi cara en tu falda, mi dulce Victoria.

Your trully,
Jack.

De compras y otras perversiones propias de mí.

8 marzo, 2012

Soy un degenerado. Si a estas alturas no lo sospechabas siquiera, mi querid@ lector/a, mal vamos.

Una tarde agradable la mía. Obscenamente agradable de hecho. Inmoralmente agradable en realidad. Cierto es que con un “te quiero” como beso de buenos días de mi incomparable Victoria he salido de casa completamente dopado, para qué negarlo. Y si la ocasión ya merecía la pena y me apetecía mucho, estando de este glorioso buen humor, este lento transcurrir de las horas hacia el crepúsculo sólo podían ser agradables.

Misión: convertir a una pequeña salvaje (si lees esto, perdoname; te he dicho y he pensado peores cosas, de todos modos) en una verdadera mujer. Había que vestirla, civilizarla y empezar a introducirla en los refinamientos que nuestra sociedad (que todavía no es lo suficientemente decadente e inmoral para mi gusto) puede proporcionar (pagando, por supuesto). Con mesura y sin prisas, como me gustan estos pequeños caprichos.

Ha sido ligeramente agotador. Ha tocado ir de tienda en tienda, unas veces porque ella no me lo quería poner fácil y otras porque no había nada de mi gusto (las cosas se hacen bien o no se hacen). En líneas generales ha sido encantador: la carita de perplejidad de ella, el servilismo de algunas dependientas, las confusiones y las preguntas estúpidas (“¿es su sobrina, hermana, hija?”, “si no puedes mejorar el hilo musical, cállate, anda…”) y, sobre todo, los deliciosos momentos de escoger la ropa, los zapatos, la lencería (oh sí…) y verla salir del probador para preguntar mi opinión. Unas veces sí, otras no, vuelve a entrar y quítate eso, anda… Y cuando salía perfecta, oh, por favor… El asomarme en el probador para ver como le sentaba la ropa interior y notar las miradas escandalizadas de las dependientas en mi cogote (¡aún hay gente que se escandaliza! ¡que deliciosa ingenuidad!). Ha merecido la espera, sí. Con ganas me he quedado de pedir que le prendieran fuego a la ropa que se quitaba, pero no, no he llegado a tanto… Fascinante el paso por la sección de perfumería y cosmética, un mundo artificial y más falso que el resto, que ya es decir.

El resultado final es sencillamente estupendo. Por fin tengo la sensación de tener delante una mujer (en ciernes). Ahora que el exterior empieza a ser aceptable, toca dedicarse al interior, que es lo realmente importante.

Yours trully,
Jack

Divagaciones sobre la épica.

4 marzo, 2012

Ahora que está tan de moda “Juego de Tronos” me ha dado por revisitar “Ran”, una de las obras maestras de Akira Kurosawa. Sospecho que no habrá nadie que no haya oído o leído algo de la saga de George RR Martin, pero tal vez puede que Kurosawa resulte algo más desconocido. Por si acaso…

“Juego de Tronos” explica las pugnas de poder que se dan en un continente imaginario llamado Westeros. Allí varias familias feudales luchan por el poder, con el imaginable baño de sangre, traiciones y líos de faldas varios. Y más todavía, porque Martin opta por una especie de realismo-ficción bastante diferente del habitual en este género de la fantasía épica. Las influencias habidas en esta saga son tantas y tan variadas -Tolkien, Lovecraft, Howard, Williams, historia medieval, etc- que enumerarlas en detalle me llevaría otra entrada.

Por su parte, Kurosawa narra una historia que bebe tanto de las fuentes históricas japonesas -la leyenda del daimyo Mōri Motonari- como de la literatura occidental -Shakesperare y su rey Lear-: es también una historia de poder, pero centrada en una familia únicamente, en la que tres hijos se acuchillan y traicionan mútuamente por conseguir suceder a su padre, al que abandonan y putean lo indecible, salvo el buen hijo, que se ocupa de su progenitor. Kurosawa también opta por un cruel realismo, reforzado por algunos elementos del teatro Noh, y también su historia es ruda y cruel, sin apenas concesión al idealismo o al romanticismo: la sangre salpica al espectador.

Como ya había hecho en “Kagemusha”, Kurosawa repasa la turbulenta historia del Japón medieval en los caóticos siglos XV-XVI, cuando el país del Sol Naciente estaba hundido en la anarquía y las luchas intestinas de los señores feudales. Igual que Europa se había desangrado en sus propias contiendas -la ya citada guerra de las Dos Rosas en Inglaterra, la guerra civil castellana que llevó a los Trastámaras al poder, etc-, Japón también pasa por este periodo de luchas internas por el poder que culminarán en la unificación bajo el poder del shogun Tokugawa.

Con esto no quiero decir que Martin simplemente repita lo que ya esta escrito, para nada. Martin simplemente reverdece un género con ideas propias y con una reescritura de la narración épica tradicional. Lo que me llama la atención es: ¿por qué acojemos con tanto agrado estas reinterpretaciones épicas de un pasado remoto? ¿Seguimos siendo unos románticos, en el sentido académico, que se vuelven hacia la Edad Media buscando un algo que nos falta en esta sociedad actual?

¿Por qué nos gustan tanto las historias de traición, pasiones oscuras y desenfrenadas y, sobre todo, los ríos de sangre?

Ah, los misterios del subsconsciente…

Yours trully,
Jack

Pensando en tí…

4 marzo, 2012

Me gusta tu boca

Soy como el ave que está presa,
enjaulada y sumida en la tristeza
de verle arrebatado el cielo,
así mi deseo no pasa del techo
y no llega a mi dueña.

Ya a tu cielo quiero llegar,
os ruego, señora, venme a buscar,
sacíate de mi lascivia y pasión,
acaba con esta contradicción
de estar fuera y dentro.

Cuando mi piel reciba tu caricia,
cuando mis labios se lancen a besar en la vigilia,
en la noche de lujuria y de deseo,
cuando siempre querremos más y el cielo
estará tan lejos y tan cerca, mi señora.

Tan maravillosa eres y tanto como te quiero,
inspirador de palabras y pecador como soy,
deseo tu castigo, tu pecado, ahora mismo, hoy
penitencia que gusto como un premio,
con deleite y que siento tan sensual…

Tu boca

Beso que atrapa mi boca,
boca que me ha cautivado,
boca que me ha iluminado
con susurros, mimos y gozo.

Fuego que puebla mis noches
con un furor rojo y blanco,
Boca poblada de besos
para que luego los derroches.

Vida traducida con besos:
el cielo en el labio de arriba
y la tierra en el de abajo.
Beso que vive en mi sombra,

beso que se viene paseando,
astro que vive en tu boca
y que con un roce celeste
hace que vibren mis labios.

Beso en tu boca para ellos,
beso en tu boca para tantos,
rojos tus labios como el vino
que se derrama por miles de vasos.

Hundo mi vida en tu boca
y he de volverte a besar,
mientras el siglo se acaba
en una febril nevada

de besos y enamorados.
Boca que me despertaste
en el amanecer más claro.
Mi vida queda sobre tus labios.

Ripio a lo Quevedesco

Después de que te conocí,
todo me sobra:
no he menester de sol para tener día,
ni lujoso abril para tener rosas.

Ni con incienso, ni con mirra,
que el vil dinero compra:
yo enriquezco mi vida
con tu oro, que no me costa.

Contra el tiempo y la fortuna
ya tengo una inhibitoria:
ni ella me puede poner triste,
ni él mudarme en un hora.


Nada habitual

A mí no me nunca nadie porque ya yo ya.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

Cherries - A Vietnam War Novel

Ever wonder why young soldiers return home "changed" or "different" after their deployment to a war zone? The information found herein may provide an answer. Welcome to my website! Everything here is Vietnam War related, feel free to scroll down and read the many articles, Vietnam War book reviews, Videos, photos, and of course, information related to my two published books. Click below to discover more. Thanks for visiting!!!

darecadodemi

historietas con dibujos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

La Escafandra.

Compendio de pensamientos, opiniones, manias y sueños de esta alma mistica.

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

Entre pechos y espalda

TeTas poniendo fina

srtox

Relatos de la actualidad reales , sensuales , intriga y mucho más

Cloesencia

Diseñadora con impulsos de escritora.

LA RUA

Buscando vínculos que nos unen

Diario.

Cuaderno

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

D-Generación Literaria

Libros,frases y más..

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Y entonces la Plumilla decidió volar

"Dicen que el amor es solo un juego y una estúpida ilusión y el estúpido resulta ser aquel que no ama a nadie de corazón"

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

Letras de una noche en vela.

Poemas y memorias de un navegante llamado tiempo

PUNTO APARTE

¿Cómo puedo hacerte feliz?

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

María Lago

Soy amante del arte; a los versos rotos y a los gritos en silencio.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

CLOSET ABIERTO

Blog temática Gay Incluyente

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

Asuntos triviales

para hablar catibía...

paulinetteblog

¿Dónde están tus letras cariño? Shh..

Sin Ombligo Proyect

Somos un medió o un movimiento que sin pretensiones busca: cambiar la manera en la que vemos el mundo. Te invitamos a Des-Ombligarte!

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

ensimismada

¡ADVERTENCIA! blog triste, taciturno, desmoralizador, enervante, depresivo. Como la vida misma. La autora no responde de los perjuicios que pueda ocasionar la lectura de este sitio.

Londongrad

Erotica City of London Russia Confessions

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena