Archive for 29 abril 2012

Poesía arítmica

29 abril, 2012

He leído demasiada poesía decadentista y no creo que nadie del Cabaret Voltaire aprobara esto. Por eso mismo ahí va:

Mereció la pena.

Marcho hacia las tinieblas,
hacia un horizonte funesto.
Pero mirando a lo que está vivo
sé que todo mereció la pena.

Si a este muro de lágrimas
me enfrento y lo supero,
si a mu muerte sobrevivo
mientras me desangro,

el dolor habrá merecido la pena.
Podemos regresar a donde nacimos,
pero el río ya no es el mismo.
En el fondo de mi sosiego

en el fondo de mi tristeza
sobrevive ese fulgor vermellón,
porque el amor todo lo dispersa
y hace que todo merezca la pena.

Te devuelvo tu amor

Sácame de mi temor,
de mi vida suspendida,
soñando con algo mejor
rodeado de desconocidos,

tú entre ellos.
Mi voz tiembla y suda.
Tú viste mi alma
pero yo ví tus ojos.

Te devuelvo tu amor
para redefinirme
mi perfil, mi contorno.
Es mi último recurso.

Te devuelvo tu amor,
al menos por un tiempo,
tal vez poco o para siempre,
para volver a ser yo,

ese que una vez fui.
Me sacaste de mi rincón,
de esa vida estrecha
que es com un rasguño.

Tú me admitiste
y yo me comprometí
ante miles de ojos,
maestro y alumno.

Te devuelvo tu amor.
Ahora, para siempre.
Me pesa demasiado,
arde más que el sol.

Te devuelvo tu amor
con sus colores deluídos,
como un cuadro de Egon Schiele,
para recuperarme otra vez.

Te devuelvo tu amor,
que duele demasiado,
que quema, que abrasa,
para volver a ser yo.

Y entonces sólo te amaré
durante un único momento
y luego te olvidaré para siempre
en un mar de sangre y de amor.

Si al menos pudiera

Si al menos pudiera ver
tu cara por última vez,
en este dolor inmenso
que me hace percibir

el paso del tiempo
bajo la lluvia
y que sólo hace más
palpable tu ausencia.

Si al menos pudiera ver
tu cara por última vez,
no me importaría
la subida de las

aguas turbulentas,
espesas como la sangre,
del día siguiente que
presagian el final.

Si al menos pudiera ver
tu cara por última vez,
no me importaría caer
desde lo alto:

Que mi caída sea
rapida y fulgurante.

Anuncios

La infidelidad.

28 abril, 2012

Qué hace que una persona que es feliz con su pareja decida buscarse un/a amante? Creo que a veces es buscar esa chispa que falta, ese fuego que apaga la rutina y la rutina, ese beso furtivo que la prohibición hace tan delicioso. Es la necesidad de ser honesto con un@ mism@ a través de la deshonestidad, de ser discret@ a través de la indiscrección, de vivir, en una palabra, de volver a sentir, porque el amor perdura en el tiempo pero la pasión no. El fuego se convierte en amistad y de repente ya no tenemos a alguien a quien amamos, sino a un/a amig@, a una mascota o, peor aún, a un/a herman@.

Por eso hay que estar innovando siempre, en todo momento, sin cesar. Hasta la extenuación.

Hasta la arcada.

Hay que ser infielmente fiel.

Neurosoneto

23 abril, 2012

Que sea tu despedida mi saludo,
ultimo beso tuyo a distancia,
ultimo roce de tu fragancia,
mi final, mi comienzo, yo mudo.

Venga el olvido, que no dudo
será morada a consonancia
con tu fuego, cuya prestancia
dejóme tantas veces dulcemente desnudo.

Ignoro, en este desierto clandestino
si tus ojos aún me leerán desde tan lejos
mientras prosigo a ciegas mi camino.

Así pues se acaba el duelo, y en otros reflejos
hallaré una nueva vida y otro destino
y otra dueña y señora de estos festejos.

Hasta luego, Victoria

22 abril, 2012

Hoy he leído la carta con la que cerrabas un capítulo de tu libro y abrías otro del mío, y he podido recoger con mis dedos las lágrimas que impregnaban tus palabras. No me avergüenza reconocer que luego, más tarde, también he llorado durante un breve y abrasador instante.

Ahora que la tormenta ha pasado quiero dejar aquí mi epílogo de lo nuestro, reafirmándome en lo ya dicho: que estoy en deuda contigo, Victoria, por todo lo que me has dado.

No es una despedida, es un hasta luego. Es perder a una amante y seguir teniendo una amiga. No es un instante de airado abandono ni de melancólico autocompadecimiento. Es, simplemente, el momento de escribir un punto y aparte y seguir con nuestras vidas recordando lo que fuímos y que lo dejamos sin reproches ni lamentaciones estériles.

Recordaré tu generosidad, que me dio tanto sin pedir nada a cambio; tu sinceridad, que me abrió las puertas a un mundo nuevo; tu apoyo, que no me abandonó en mis malos momentos; tus besos con sabor a tí, que hicieron y harán más dulces mis fatigas; y te doy las gracias por ser como has sido conmigo, siendo tú hasta el final y así hacerme sentir único.

No te digo adiós, porque es imposible que te vayas de mi vida. Has dejado una huella en mi ser que no borrará el tiempo. Podrán los años oscurecer el fulgor de tu recuerdo y mi mente anciana dudar un instante al recordar tu nombre, pero mis ojos conservarán siempre tu interminable gloria, que ha sido mía durante estos meses de pasión.

Por eso, ahora que retomamos nuestros caminos por separado te digo hasta luego, que no adiós.

Always your trully,
Jack.

Reflexiones más o menos sexuales

20 abril, 2012

El sexo, lo sabemos todos menos algunas personas, no se puede contener ni explicar en un libro de teoría. Ni siquiera dentro de la mente de los que lo experimentan. Ni la psicología ni la sociología lo pueden abarcar. Quizás los pobres de espíritu, los pedantes, los obtusos y los carentes de imaginación lo crean, pero están equivocados. Desafía nuestra capacidad de comprensión y, para aquellos que lo disfrutamos, amplía nuestros horizontes y los extiende a nuevos pastos. Nos define como cualquier acción que emprendemos, sobre todo por su delicada y extrema naturaleza personal. Alguien que practica mucho deporte o que es un cinéfilo ve como su pasión acaba convirtiéndose en parte de su personalidad. Con el sexo pasa lo mismo, si cabe en mayor medida.

Cuando camino o viajo en tren o en metro a veces analizo a las personas con las que me cruzo, intentando imaginar como son en la cama. Es especialmente interesante cuando se aplica a las parejas, sobre todo por el delicado lenguaje corporal que emana de ellos. Obviamente es sólo un juego, una manera de pasar el tiempo. pero con esto sólo afirmo mi punto de vista. El sexo se integra de manera natural en nuestra manera de vivir.

Es algo interno, instintivo.

Externamente es otro tema. Cómo organizamos y estructuramos nuestras tendencias sexuales, ya sea por miedo a la reacción de los demás o porque es un tema demasiado personal. Cuanto más pienso sobre ello estoy más convencido de que la mayoría de las veces nuestra actitud hacia el sexo es como una afirmación que nunca llegamos a realizar por completo. Quien nos conozca será capaz de averiguar lo que estamos pensando o buscando, porque no es algo que queramos o podamos ocultar del todo.

(Y no te equivoques. Realmente sabes lo que estás buscando. Peudes estar más o menos equivocado a nivel teórico pero seguro que distingues perfectamente los árboles del bosque. De lo contrario, sólo estás caminando por un jardín doméstico.)

¿Por qué debemos mantener nuestra sexualidad tan en secreto, tan oculta? Quizás tú, querid@ lector/a, no hayas tenido experiencias similares a las que yo he vivido o conocido. La vida es así.

No debería ser de esta manera. No tendríamos que estar tan inmensamente preocupados por lo que pensarán los demás sobre quién o con quien paseemos cogidos de la mano. ¿Qué les importa a los demás si a uno le gustan los hombres, o las mujeres de otros, o los látigos y el cuero?

Yours trully,
Jack.

El monstruo blanco de dientes rojos

17 abril, 2012

Cuando tenía doce años me caí de un árbol al comienzo de las vacaciones de verano. Yo era por aquel entonces una cabra loca de padre y señor mío y me subía por todas partes, desafiando a la ley de la gravedad. Y pasó lo que tenía que pasar, que me estampé.

En fin, escayolado en verano, que gracia, mi querid@ lector/a…

Mi abuelo me puso su biblioteca a mi disposición y yo enganché libro tras libro, empezando por Moby Dick y acabando con la historia de un marino inglés que intenta dar la vuelta al mundo y casi deja la vida en el empeño.

Era por el siglo XVII, cuando los marinos europeos iban a descubrir el mundo y sus olas. Este marino formaba parte de una expedición, ya olvidada por la historia, que quería emular las proezas de Drake pero a lo grande, es decir, cruzando el cabo de Hornos y sin perder un barco.

Tal desafío acabó como el del Titanic, es decir, como el rosario de la aurora, con los cuatro barcos de la expedición hundidos por los terribles temporales de la zona y unos pocos supervivientes refugiados en una masa de hielo donde van muriendo de hambre, frío y enfermedades.

Quizás producto de su enfebrecida mente o de verdad, el marinero relata como un monstruo blanco, una especie de Yeti de dientes rojos, ataca a su grupo y los va matando uno por uno, hasta que él y otro marino escapan en una balsa improvisada. Mientras se alejan ven entre la niebla al monstruo destrozando a sus desafortunados compañeros mientras el viento les lleva sus gritos de terror.

Al final este marino fue rescatado por un barco español, y como a la sazón su reino y el de su Católica majestad andaban a la greña por uno de tantos quítame allá esas pajas que caracterizaron a aquella época, nuestro desafortunado aspirante a descubridor se vio encerrado por diez años en Cádiz. Sospecho que las mazmorras gaditanas no serían el París Hilton, pero comparado con el frío del hielo imagino que el inglés salió bien parado, después de todo. Al menos mucho más que los compañeros que se dejaron la piel en el cabo de Hornos.

Una vez liberado el marino regresó a su patria, se compró una granja en las tierras altas escocesas y nunca más quiso volver a saber del mar.

El gato escaldado…

Yours trully.
Jack.

Esta noche (cuento surgido de una pesadilla)

13 abril, 2012

Esta noche me he despertado y tú no estabas. No puedo describirte mi desconsuelo, Victoria. He extendido la mano y no te he encontrado, cariño. He visto en la oscuridad el hueco de tu cabeza que mi almohada no tiene y he sentido la frialdad de las sábanas que no cubren tu cuerpo. Ni la curva de tu espalda ni el dulce valle que parte de tu ombligo tampoco estaban allí. La ausencia física sólo era una sombra del vacío que has dejado en mi alma.

No estabas, no estabas, no estabas.

Mis ojos te han buscado, pero no estabas. Un sollozo amargo ha surgido de algún punto ignorado de mi garganta y he cerrado los ojos para no ver tu ausencia. Pero la oscuridad era todavía más terrible que tu “no-ser” y los he vuelto a abrir, dolorido, fatigado, desolado, ahíto de tus besos y de tu voz, de tus caricias y de tus abrazos.

Victoria, Victoria, Victoria…

Allí estaba tu fantasma. Una Victoria transparente e intangible, con carne de cristal, con pechos duros como la piedra, con espinas en lugar de pezones de cereza, con un sexo duro y frío, implacable y extraño, no como el acogedor paraíso que me da cobijo entre tus inacabables piernas, reemplazadas esta noche por esas columnas de terror de tu fantasma. No eras tú, no. No estabas y yo me moría por volver a tí.

Su boca me besaba, pero no era la tuya. Sus piernas me aprisionaba, pero no eran las tuyas. No. No eras tú. Y sin embargo la he besado porque querías que fueras tú. La he amado como si fueras tú, porque era tu sombra y en mi delirio estabas allí, entre mis sábanas de nuevo.

Tu fantasma no respiraba, no pestañeaba, sus ojos no tenían color, su boca sabía a cenizas, pero la he amado soñando que eras tú. Me he unido a ella en un abrazo doloroso en el que su carne de cristal ha desgarrado mi fibra. Mis dedos han acariciado su piel, fría como el mármol, que cortaban mis yemas y congelaban mis miembros. Sus piernas me han atrapado, clavado, exprimido, destrozado, empujándome más y más adentro de ella mientras sus ojos glaucos seguían sin mostrar el más mínimo gesto de reconocimiento, nada.

Y cuando me he derramado en ella y ha desaparecido, he visto la cama convertida en una tormenta de sábanas arrasadas y húmedas y mi esencia esparcida por el lecho. Entonces he aullado desesperado por las horas que han de pasar todavía hasta que pueda refugiarme desconsolado en la palma de tu mano y en tus dedos y esta pesadilla sólo sea un mal recuerdo que la luz de tus ojos disipe.

REC3: Puedes morder a la novia

7 abril, 2012

Image

 

Esta va a ser mi primera crítica de cine en este blog desde mis muy lejanos tiempos como Leonardo T. Kapo (en aquella frivolité universitaria que acabó como el rosario de la aurora) y en mis escarceos interneteros revisando películas frikis (Quien te ha visto y quien te ve, Alucarda…).

La película que nos ocupa es REC3: Génesis, tercera entrega de la saga ya mítica y que se aparta en gran medida de sus predecesoras, tanto por la ambientación y la escenografía como por la narrativa. En cinco palabras: REC3 es una simpática gamberrada.

Una película que es introducida por las notas de “Gavilán o Paloma” del genial Pablo Abraira (lo digo en serio, genial, amiga, que hay que ver cómo es el amor a veces) no puede ser mala. Además es un símbolo perfecto para la metamorfosis que sufre Clara, el personaje deliciosamente interpretado por Leticia Dolera, que pasa de ser una novia dulce y un pelín tontorrona a ser toda una Ripley matazombies.

¿De qué va la película? Muy sencillo. La epidemia vírica diabólica ha extendido sus redes y ha abandonado el número 34  de la Rambla de Catalunya de Barcelona para exportar su devastación en el marco de una boda de lo más normal en apariencia, con la pareja de novios, Clara (Leticia Dolera) y Koldo (Diego Martín), como principales protagonistas del infierno zombie que se va a desatar. Como he dicho, todo parece normal: es una fiesta, un día de alegría, con el abuelo sordera -la madre que lo trajo… la que monta el del sonotone-, los borrachines de turno, los emocionados de siempre y el ligón de turno y que se transforma en una orgía de sangre de padre y señor mía cuando el baile y el alcohol se ven reemplazados por el ataque epidémico más virulento visto hasta la fecha en la saga REC. Así Paco Plaza rompe con el espacio claustrofóbico de las anteriores entregas para montar un cipostio del quince en un paraje de lo más encantador.

Primera cosa a comentar, por si todavía mi lector no me ha entendido: si has visto las dos anteriores películas, ya te puedes olvidar de ellas. Yo, sinceramente, lo agradezco. REC me encantó, pero REC2 me resultó aborrecible y detestable, con el timo del final para rematar una película que se me antojó un refrito innecesario de su antecesora.

REC es mucho más fresca, jocosa, canalla. Sí, quizás los que se quedaron en el ático con la niña Medeiros no le encuentren la gracia a esta nueva aventura. Peor para ellos. La boda empieza con el estilo de falso documental que Balagueró y Plaza nos ofrecieron en los dos films anteriores. En esta ocasión, como indica la cámara de vídeo destrozada en el suelo al cuarto de hora de la película, este formato muere (¿Quizás estaba demasiado usado por tantas películas de corte similar?). El documental ha muerto, viva el cine.Y ahí está el gran acierto, porque REC3 es mucho más fresca, más vital y más libre que sus dos hermanas, lo que le permite, además, dividir la acción en dos partes cuando se antoja necesario.

Sí, todavía tenemos las habituales carreras, huídas y sustos, pero todo, como ya he dicho, dentro de un marco humorístico -negro, por supuesto- y casqueteriano con el añorado Tino Casal de fondo. Por eso correremos con Koldo y con Clara y nos reiremos -más que asustarnos- con un Koldo (un estupendo Diego Martín) a lo San Jorge, principe armado en busca de su princesa, Clara, que se descubre como la hija secreta de la Ripley, con una actuación de una Leticia Dolera extraordinaria, magnífica y soberbia, que se transforma en una vengativa aniquiladora de zombies que busca desesperadamente, sierra en mano (un simpático guiño a Sam Raini y su “Ejército de las Tinieblas”), a su media naranja, entre momentos gores, cómicos y cursis que, aunque a veces decaen un poco en su ímpetu, no decepcionan.

Sí, hay violencia, pero aderezada con un gran sentido del humor y socarronería -¿quién iba a decirnos que un Turmix podía ser tan peligroso, eh?-, como ese personaje que encarna a cierta institución española más odiada que Hacienda (que no es poco…).

En mi opinión, es una película a revisitar, porque está llena de guiños cinéfilos, de sugerencias, de bromas, en resumen, que no se puede ver de una sóla vez. O sí, pero te perderás mucho. Al acabar la peli seguirás sin resolver las dudas planteadas por REC y REC2 pero te lo habrás pasado en grande viendo esta comedia de terror, cachonda y despendolada. REPITO: comedia de terror, no peli de terror con humor negro incluído. ¿Me explico? REC3 no tiene que ver con sus antecesoras. Ir esperando una repetición de lo pasado es ir buscando llevarse un chasco.

Pues a disfrutarla.

Yours trully,
Jack

¿Histeria femenina? Vamos anda…

3 abril, 2012

Me desespera.

Puedo entender que la sabia Naturaleza se despiste en ocasiones y produzca alguna aberración. Son cosas que pasan.

¿Que hay gente que confunde amor y sexo? Es normal. Varias décadas de desarrollo no pueden borrar un largo vacío intelectual y educacional y no pueden llenar un desierto moral y existencial.

¿Que hay gente que todavía cree que el lugar de las mujeres está en la cocina? Es normal. Otros opinamos que el hábitat de esa gente está detrás de los barrotes de una jaula del zoo. Por suerte es una subespecie destinada a extinguirse.

¿Que hay hombres que todavía consideran a las mujeres “unas histéricas”? Es normal. La ausencia de una verdadera inteligencia y un pensamiento propio hace que todos los descerebrados se acojan con todas sus fuerzas a ideas superadas hace tiempo. Así cubren su inseguridad y su inferioridad. Nada que la cultura no pueda erradicar.

Pero mientras todo esto sucede hay que seguir soportándolos. Asusta, me asusta ver que hay gente para la que las palabras de Novoa Santos, diputado por las Cortes de 1931, todavía son válidas. Este “ilustre” doctor gallego dijo, a costa del derecho de voto femenino que “la indigencia espiritual del sexo femenino” hacía que las mujeres tuvieran una inferior capacidad para votar.

“A la mujer no le dominan la reflexión y el espíritu crítico, sino que se deja llevar siempre de la emoción. Con ello se haría del histerismo una ley, porque el histerismo no es una enfermedad, es la propia estructura de la mujer; la mujer es eso, histerismo, y por ello es voluble, versátil. Conceder el voto a las mujeres significaría entregar el destino de la República a la histeria femenina”, dijo este eminente dómine de la estulticia.

Lo peor es que hoy en día, en el siglo XXI, hay gente que todavía piensa así. Piensa… es un decir.

Tú ya me entiendes, querido lector/a, mon semblable, mon frère, ma soeur.

Yours trully,
Jack.


Oh, Loth.

Soy metáfora de guitarra desafinada, por eso escribo.

Cambra 333

Parella d'amants de la vida. Entra amb nosaltres a la nostra cambra. Aquí qualsevol desig està permés i qualsevol fantasia la farem realitat.

Musica Jazz/Funk

Hablamos de todo aquello que nos inspira en la música.

Nada habitual

A mí no me nunca nadie porque ya yo ya.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

Cherries - A Vietnam War Novel

Ever wonder why young soldiers return home "changed" or "different" after their deployment to a war zone? The information found herein may provide an answer. Welcome to my website! Everything here is Vietnam War related, feel free to scroll down and read the many articles, Vietnam War book reviews, Videos, photos, and of course, information related to my two published books. Click below to discover more. Thanks for visiting!!!

darecadodemi

historietas con dibujos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

La Escafandra.

Compendio de pensamientos, opiniones, manias y sueños de esta alma mistica.

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

Entre pechos y espalda

TeTas poniendo fina

,

.

Cloesencia

Diseñadora con impulsos de escritora.

LA RUA

Buscando vínculos que nos unen

Diario.

Cuaderno

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

D-Generación Literaria

Libros,frases y más..

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Y entonces la Plumilla decidió volar

"Dicen que el amor es solo un juego y una estúpida ilusión y el estúpido resulta ser aquel que no ama a nadie de corazón"

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

Letras de una noche en vela.

Poemas y memorias de un navegante llamado tiempo

PUNTO APARTE

¿Cómo puedo hacerte feliz?

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

María Lago

Soy amante del arte; a los versos rotos y a los gritos en silencio.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

CLOSET ABIERTO

Blog temática Gay Incluyente

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

Asuntos triviales

para hablar catibía...

paulinetteblog

¿Dónde están tus letras cariño? Shh..

Sin Ombligo Proyect

Somos un medió o un movimiento que sin pretensiones busca: cambiar la manera en la que vemos el mundo. Te invitamos a Des-Ombligarte!

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando