Archive for 30 julio 2013

Fetiches verbales (II)

30 julio, 2013

Leyendo “La vida sexual de Catherine M.”, de Catherine Millet, me llamó la atención un pasaje que trata sobre las palabras que se usan durante el sexo. Y me apunté estas palabras de la autora:

“Pero esto [las palabras tabúes] son sólo intensificaciones, aceleraciones ininterrumpidas por el rosario de las interjecciones, suspiros y todas las inflexiones tipicas del grito. Justo porque [los hombres] esperan menos respuestas que las caricias, aunque parezca paradojico, las palabras asquerosas son siempre más estereotipadas, y quizás sean tan poderosas porque pertenecen al patrimonio más inmutable. De esta manera, hacen que nos confundamos un poco en el interior de nuestra especie, incluso en todo aquello que teóricamente tiene la función de diferenciarnos, es decir, la palabras, y aceleran el abatimiento que buscamos en unos instantes como estos”.

(La traducción es mía, lamentablemente).

¡Y he aquí el dilema! Porque nuestras preferencias y gustos sexuales no pueden ser expresadas sin traducirlas a nuestro lenguaje y, al hacerlo, las mutilamos al adaptarlas a nuestro contexto de creencias, el entorno social y los hábitos personales.

Además, los hombres estamos siempre enfocando el sexo en una esfera genital, que ha recibido el estatus de dogma, y se banaliza, se desvirtúa, se devalúa. El sexo no es sólo carne per se, sin un transfondo, sin un discurso, sin nada. No es un acto que tiene lugar en un vacio, sin contacto con lo que nos rodeada y que nos influye.

Pero el sexo no para de hablar, es imposible emnudecerlo o reglamentarlo, ni se deja censurar ni ser reducido a un mero a un secreto. La curiosidad es lo que nos impulsa a descubrir nuestra sexualidad y articular nuestros discursos sexuales. Conviene leer a Foucault:

La prohibición de determinados vocablos, la decencia de las expresiones, todas las censuras al vocabulario podrían no ser sino dispositivos secundarios respecto a esa gran sujección: manera de tornarla moralmente aceptable y técnicamente útil. (Foucault, Michel, Historia de la sexualidad I: la voluntad de saber).

Me aterra pensar que tanto hablar (¡y escribir!) de sexo y quizás no hago más que taparlo.

Yours truly,
Jack

Fetiches verbales

28 julio, 2013

Posiblemente me cubra de oprobio por esta entrada. Lo asumo.

Cada generación alumbra su propia terminología, un léxico trabajado a lo largo de las décadas. Crean palabras que son únicas para poder describir estados de ánimo o, simplemente, para concretar significados. Y, como en todas las épocas, surgen términos despreciables y despreciativos para todo y contra todos.

Por ejemplo, la palabra puta, que a veces se atasca, indefectiblemente, en la garganta.

O no, si no abstraemos de sus connotaciones tan desagradables (¿es posible? creo que sí).

Tiene su atractivo, independientemente de la lengua en que lo emplees. En castellano tiene una rotundidad sonora. Tiene sus connotaciones prohibitivas, degradantes, perversas, vejatorias, que le dan un cierto aire de tabú, de territorio prohibido, de tema desagradable que no se debe de tocar o mencionar, de la prepotencia y la cobardía machista versus a la mujer. Y también está la referencia a las profesionales del sexo, obviamente.

Quizás por ese matiz de prohibición y de desprecio me resulte una palabra tan atractiva.

Pero incluso para mí, que me gusta saltarme las normas o trocearlas (nací provocador y eso me va incluído de fábrica), cuando lo uso en mis juegos eróticos tengo un pequeño problema. Es obvio que lo empleo con alguien que no es una puta (en el sentido estrictamente laboral) y que el sentido es otro (no entraré en detalles para no liarme más todavía). Lo mismo pasa con zorra. Ya sea por el “picante”, por la apariencia falsa de “transgresión”, su uso es deliciosamente atractivo. Por lo que sea. Incluso por la admiración implícita que esa palabra, en ese contexto, implica. Sí, admiración.

Putas, como otros tabúes similares, es una palabra subjetiva (como casi todos los vocablos usados por los seres humanos). Estoy seguro que, en algún momento de sus vidas, alguien ha llamado zorra o puta a una mujer, ya sea en un momento de rabia o de lujuria, igual que a alguna ha llamado cabrón o maricón a un hombre.

No me digas que no, querid@ lector/a… que nos conocemos…

Ramera, sin embargo, es otra cuestión diferente. Un sinónimo, sin lugar a dudas, de puta, pero que se emplea menos, desde mi punto de vista. Quizás por que sea demasiado “coloquial” o “poco profesional”. Sin embargo, por los orígenes religiosos de este termino, ramera es una palabra deliciosamente impúdica. Todo empieza en el mundo grecorromano, con las hieródulas, aquellas “jóvenes santas” que en las fechas sagradas se prostituían y presentaban a los dioses el dinero que obtenían de esta forma. Una de las características de estas celebraciones era el empleo de ramos de flores, para simbolizar la fertilidad, que se empleaba como decoración durante estas fechas.

Así, imitando la tradición clásica, las prostitutas medievales marcarían sus aposentos con ramos de flores o, simplemente, una ramita vegetal, y de ahí surgiría la palabra ramera, tal y como recoge Isidoro de Sevilla: Ramus ad ianuam appensus corpus vedibile significat (una rama colgada a la puerta significa cuerpo en venta).

Por eso yo casi preferiría usar la palabra ramera, por sus connotaciones clásicas, casi religiosas (no me imagino, en pleno ayunamiento, repitiendo “hieródula, que eres una pedazo de hieródula”, sinceramente). Sin embargo, también tiene el “estigma” monetario incluido, por lo que me decantaré siempre por puta, por un simple y sencillo motivo: porque estalla en la boca al pronunciarla.

Mmmh… sospecho que queda mucho por decir al respecto de este tema…

Yours trully,
Jack

Liberales de boquilla

26 julio, 2013

Ojo, que estoy que muerdo.

Lo admito, mi querid@ lector/a: me sorprende la actitud dogmática -casi intransigente- que descubro en muchos seres humanos. De entrada confieso mi falta: soy muy idiota y a veces extrapolo mis ideas y costumbres -las buenas, las malas y las restantes- al resto de los seres humanos.

Pero no es el caso.

Descubro que hay muchos seres humanos que son liberales (me faltan las palabras, es lo que tiene escribir incendiado por la ira) de boquilla y que, rascando bajo la superficie, podemos encontrar actitudes y pensamientos más propias de un pasado reaccionario y no del todo olvidado que del siglo XXI. “Es mi forma de ver las cosas, y es la mejor y la única, porque es la mía“. ¡¡¡Olé tus huevos/ovarios!!! Así, con toda la cara del mundo.

Lo mío es lo mejor, los demás están equivocados“. “La libertad es esencial… siempre y cuando sea cómo yo la entiendo“, pero pobre del que la aplique en un contexto que ellos no aprueban. ¡A la hoguera con ellos! Y no les discutas, porque tú eres el intransigente entonces.

Liberales de salón, liberales de boquilla.

Estoy casi convencido que no hay una “verdad” mayor que otra. Cada un@de nosotr@s tenemos nuestra manera de ver las cosas. Encerrarse y encastillarse en nuestro punto de vista me hace pensar, por un lado, que se tiene miedo de las opiniones ajenas (o que simplemente no les importan un pimiento) y, por otro, y, por otro, en la falta de imaginación, de inteligencia e, incluso, de libertad de pensamiento que tienen estos dogmáticos. No digo que estén equivocados. Quizás para sus vidas ya les va bien esa postura inquisitorial y reduccionista, simplista y totalitaria, pero no les quiero cerca de mí. No aprendo nada de ellos, no me aportan nada y sólo me quitan: libertad y la posibilidad de ampliar mis horizontes.

No se es más abierto de mente por llevarlo escrito en la frente ni por repetirlo a los cuatro vientos. Hay que demostrarlo. Y no se demuestra por ser el más chupiguay del cotarro ni tampoco siendo el más rupturista e iconoclasta, pero tampoco siendo un mojigato.

Yours truly,
Jack.

Fetiches

24 julio, 2013

La palabra fetiche viene del término portugués “feitiço”, que significa “hechizo”. El término fue dado a conocer en Europa por el erudito francés Charles de Brosses en 1757, dotándolo de connotaciones religiosas (oh, la ironía aparente…).

Un francés tenía que ser…

Hoy en día un fetiche es un objeto o un ritual que sirve para despertar o aumentar el estímulo o los instintos sexuales. Puede tratarse de un objeto dotado de una clara intención sexual (un consolador) o cualquier otra pieza de naturaleza más o menos neutra (unos zapatos, unas medias, las orejas de un conejo…).

¿Por qué tenemos fetiches? ¿Por qué nos hacen reaccionar de esa manera tan peculiar?

Personalmente no tengo ni idea, y por una vez, mi querid@ lector/a, mi prójim@, mi herman@, no me apetece indagar en esas causas. Simplemente son.

¿Qué desata en mí esa curiosidad, ese deseo, esas ganas de hacer de todo menos de perder el tiempo?

Por ejemplo, un antifaz. Esa cara medio oculta, que insinua escondiendo…

Unos tacones, que realzan la figura femenina (sin que sean demasiado altos)…

Un cuello (o una nuca), con esas curvas, ese tacto y ese aroma únicos…

Unas piernas largas (y las consiguientes medias, aunque depende de la época), tal vez una reminiscencia de los tiempos en que los homus atrasadisimus se ponían palotes con sólo ver unos tobillos.

La lencería…

Y tantas otras cosas…

Yours truly,
Jack.

El tiempo

22 julio, 2013

Quisiera detener el tiempo en seco,
que no haya ni presente ni pasado,
tan solo un futuro acompañado,
siendo de tu boca el eco.

Contar las horas mientras el cielo veo,
sin prisa, sin pena, sin quejido,
acarinciando tu recuerdo tan querido
hasta que nos vuelva a reunir el deseo.

Dormirme acurrucado entre tus pechos,
llenarte la boca de besos fuertes,
y olvidar que hoy estás ausente,
lo que me llena de tristeza y de despecho.

Sin pena alguna esto te declaro:
tus ojos no me cuasan ningún daño
(te lo digo ahora y atmbién dentro de un año):
a tus pestañas yo me amparo.

Gros Bisous

yours truly,
Jack

La adultera y la crisis de fe

20 julio, 2013

Esto que viene ahora es una soberana tontería, pero tengo que soltarlo.

Una conocida me confiesa que tiene una tremenda crisis religiosa porque su marido le ha puesto los cuernos.

Vale.

Repito. Su marido.

No Dios.

Su marido.

Suelta: “¿Por qué Dios permite que me ponga los cuernos el muy mal hombre?” (o algo así)

Y se queda tan ancha. Y yo con cara de pasmo y casi sufriendo de estreñimiento auditivo y sordera anal.

¡Joder, que incluso el rey David la pifió (adulterio y asesinato, si mal no recuerdo)! ¿Te suena lo de “libre albedrío”, cari?

Sin ponerme ni teológico ni metafísico, y evitando de paso soltar rayos y culebras por la boca, cabría recordar a mi amiga y a l@s que anden en parras similares que, si bien los caminos del Señor son misteriosos, más es la psique humana. Que somos nosotros las que la pifiamos en última instancia, señoras y señores.

Yours (incensed) truly,
Jack.

El Experimento de Sodoma (3).

19 julio, 2013

Querid@ lector/a.

Tal vez recuerdes a Gabrielle de mi fugaz intento de pervertirte al hacer que ella leyera a Sade (sí, admito que a primera vista no tiene mucho sentido pervertir a mis lectores haciendo que Gabrielle leyera a Sade… nunca dije que yo fuera un dechado de la lógica). Bueno, he aquí la tercera parte de esta singular historia.

Pues bien, tanto tiempo después se ha vengado. Y, la verdad, bendita venganza la suya.

-¿Te acuerdas de lo de Sade?, me dijo sonriendo.

“Como para olvidarl… oh wait… ¿Sade? ¿Perdona? ¿Eh?” -mi memoria flaqueaba, obviamente.

-Tengo deberes para tí… -añadió sin dejar de sonreir. Yo, viéndolas venir, me armé de valor, apreté el ojete y me dispuse para lo peor, pues me veía teniendo un final horriblemente ridículo.

De repente me plantó un libro ante mis gloriosas napias y me espetó, feliz y sin intentar disimularlo:

-Lee. Seguro que te gusta.

Veo el título: “Diario de una ninfómana“, Valérie Tasso.

Y aunque el libro no fue publicado ayer y yo ya debería conocerlo -shame on me-, me sonrío y me digo “sí, me va a gustar”.

Continuaremos informando.

Yours truly,
Jack

A vueltas con el deseo

18 julio, 2013

¿Qué es el deseo?

Se dice, comunmente, que el anelo de satisfacer un gusto, por saciar nuestros sentidos mediante objetos materiales, saber, personas, afectos, pasiones carnales o apetitos varios; es, asimismo, la consecuencia de uno o más sentimientos no satisfechos, ya sea de manera voluntaria o involuntaria.

Más todavía.

Spinoza escribió, tiempo ha, que el deseo “es la verdadera esencia del hombre“. También añadía que lo que verdaderamente resulta “definitorio” de nosotros es la perseverancia en ser uno mismo. A esto le llamó conatus. Y lo que nos identifica individualmente sólo se consigue a través del deseo.

Vale.

¿Pero, qué es el deseo realmente?

Pues, para mí, ese anhelo, esa frustración que pide ser saciada, ese hambre, esa inquietud, ese no conocer descanso, esas ganas, ese hambre, ese, en pocas palabras, no poder pensar en otra cosa salvo en la causa y orígen de ese deseo.

¿Y para vosotr@s?

Yours truly,
Patrick

Poema para una amiga

15 julio, 2013

Empezó como una llama que nace,
como una mañana que florece,
como un beso en el limite ese anochecer,
borrando el paso del tiempo,
¡Vamos, que no lo podía creer!

Ahora eres un ángel que me cuida,
que controla mis despistes y me mima,
que me acompaña en cada instante
en estos caminos mío tan inimaginables.

Eres una bendición del cielo en la tierra,
un beso del cielo para este amigo,
que va por la vida de tu mano.

La maldad

13 julio, 2013

Para que la maldad florezca, sólo hace falta que la gente buena no haga nada. (Edmund Burke).

Tan simple como eso. Tenemos cientos de ejemplos de maldad campando por sus respetos sin que nadie haga hasta que resulta demasiado tarde.

Es como si una parte de nuestra naturaleza se volviera estúpida o suicida y nos lleva a negar, o a ignorar, las experiencias vividas por generaciones anteriores.

Me niego a aceptar, como algunos relativistas proponen, que no hay un claro concepto de maldad y, ante la duda, no actúan. No nos podemos detener en discusiones bizantinas cuando vemos lo que pasa a nuestro alrededor.

Como esta reflexión, por ejemplo.

Lo cierto es que el mal goza de muy buena prensa últimamente. Le hemos quitado importancia, ya no hay ni buenos ni malos, sólo gente “inadaptada” o “con problemas sociales” o, más comunmente “que no están en sus cabales”.

Para volverse loco.

Mientras tanto, los pobres se mueren de hambre, los poderosos abusan de sus privilegios y nadie sabe a qué carta cogerse porque, o están ocupados mirando la MTV o en ir al cine con los cuatro cuartos que les quedan tras la debacle de la crisis, que, por cierto, ya la solucionará otro.

Desbarro, probablemente.

Juraria, de todos modos, que la idea de progreso indefinido quedó en la picota después de 1918 y fue rematada en 1945 y las décadas suguientes.

El mal. El mal no es ese concepto abstracto, no hay un diablo metafísico que ande por sus esotéricos respetos y nosotros, pobres mortales, estamos a su merced.

Mal que le pese a un@s, todavía tenemos capacidad de decisión y somos dueñ@s de nuestr@s destinos. Con juntar las manos y rezar no va a solucionarse el problema. La gracia divina no sirve de nada si el que la recibe no está dispuesto a reaccionar.

La pasividad, por tanto, y la de los buenos, en concreto, es lo que hace posible el estado de cosas. La apatía, la falta de interés, el egocentrismo que nos mueve. Sí, ceder ante la tentación es más fácil que combatirla, igual que dejarse llevar por la corriente que nadar contra ella. Por eso hace falta una fortaleza de espíritu para poder actuar y poner fin a este lamentable estado de cosas.

Pero ahora nos quedamos con ese concepto despreciable y falso de ser «bienpensantes», un patrón artificial. No, no es suficiente, hay que ser buenos de verdad.

La cuestión final es ¿cuánta bondad, verdadera bondad, hay en el mundo? ¿Quién puede afirmar de sí mism@ que es bueno, realmente bueno? ¿Queda bondad en el mundo?

Yours truly,
Jack


Nada habitual

A mí no me nunca nadie porque ya yo ya.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

Cherries - A Vietnam War Novel

Ever wonder why young soldiers return home "changed" or "different" after their deployment to a war zone? The information found herein may provide an answer. Welcome to my website! Everything here is Vietnam War related, feel free to scroll down and read the many articles, Vietnam War book reviews, Videos, photos, and of course, information related to my two published books. Click below to discover more. Thanks for visiting!!!

darecadodemi

historietas con dibujos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

La Escafandra.

Compendio de pensamientos, opiniones, manias y sueños de esta alma mistica.

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

Entre pechos y espalda

TeTas poniendo fina

srtox

Relatos de la actualidad reales , sensuales , intriga y mucho más

Cloesencia

Diseñadora con impulsos de escritora.

LA RUA

Buscando vínculos que nos unen

Diario.

Cuaderno

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

D-Generación Literaria

Libros,frases y más..

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Y entonces la Plumilla decidió volar

"Dicen que el amor es solo un juego y una estúpida ilusión y el estúpido resulta ser aquel que no ama a nadie de corazón"

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

Letras de una noche en vela.

Poemas y memorias de un navegante llamado tiempo

PUNTO APARTE

¿Cómo puedo hacerte feliz?

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

María Lago

Soy amante del arte; a los versos rotos y a los gritos en silencio.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

CLOSET ABIERTO

Blog temática Gay Incluyente

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

Asuntos triviales

para hablar catibía...

paulinetteblog

¿Dónde están tus letras cariño? Shh..

Sin Ombligo Proyect

Somos un medió o un movimiento que sin pretensiones busca: cambiar la manera en la que vemos el mundo. Te invitamos a Des-Ombligarte!

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

ensimismada

¡ADVERTENCIA! blog triste, taciturno, desmoralizador, enervante, depresivo. Como la vida misma. La autora no responde de los perjuicios que pueda ocasionar la lectura de este sitio.

Londongrad

Erotica City of London Russia Confessions

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena