Esa cosa llamada deseo

¿Qué es el deseo?

Decía Spinoza que la esencia del hombre es el deseo. Me temo que Baruch no pensaba en el mismo tipo de deseo (¿o sí?) en el que yo estoy pensando. Sí, querid@ lector/a, en este marco liberal, sólo puedo pensar, ahora mismo, en el deseo por otra persona. Eso que a veces nos quema y nos desarma, nos empuja a hacer soberanas estupideces al margen de la razón con tal de conseguir el objeto de nuestro deseo (odio esta expresión) y que a veces algunos estrechos de mente confunden con el amor (oh, mi querid@ lector/a, si yo te contara…).

Empecemos por ahí. Para mí la diferencia entre deseo y amor es obvia. Mientras que el amor no muere y es eterno, el deseo sí, se quema, se consume, pierde fuerza hasta convertirse en una sombra, ligera, o hasta desaparecer. Como el amor. Entonces… ¿de qué estoy hablando? Basicamente el amor es un sentimiento y afecta al espíritu, mientras que el deseo es una necesidad física ligada a los instintos. El amor se prolonga en el tiempo, deja huella. El deseo, una vez satisfecho, se desvanece. El deseo es consumir, absorber, devorarar, ingerir. Es la fuerza misma que nos empuja, la promesa de explorar lo que yace por descubrir.

Pero para mí el deseo es algo más. No es un mero impulso irracional. No es una fuerza sin control que consume lo que ansía. Será porque mi hedonista elitismo no se conforma con cualquier cosa: yo no puedo desear simplemente un exterior bonito si no tiene nada debajo. Además, no reduzco a la persona deseada a un objeto en el que satisfacer mi sed. No busco utilizar, porque los seres humanos no somos un medio para alcanzar un fin, sino inspirar el mismo tipo de deseo que me inflama, esa necesidad, esa urgencia, esa pasión. Porque para mí el deseo sin una pizca de ternura y cariño hacia la otra persona no es nada, es un mero instinto animal. Porque lo que se puede consumir atrae, y los despojos asquean. Después del deseo normal, común, hay que deshacerse de los desechos. Para mí, la persona a la que deseo no puede ser un mero alimento. No está viciado de egoísmo y de destrucción, no es autodestructivo, no tiene fecha de caducidad al nacer, o no más que el amor mismo. Mi deseo no cautiva, no quema, no esclaviza.

El deseo también me enriquece, porque no busco meros cuerpos, sino también almas y mentes, y de ellas aprendo. Por eso mi deseo no es efímero ni banal.

El amor domestica al deseo. Lo reduce, lo aplaca para incluirlo en la relación de la dualidad de los seres, de hacer previsible lo icgonoscible, de encadenar lo salvaje de nosotros dentro de las normas. Por eso, cuando el amor finalmente vence, se topa con su derrota última pues al domeñar al deseo, se marchita, se vuelve rutina y desaparece. Al fundirse los amantes en un sólo ser, al morir la seducción y el desafío que la otra persona, diferente a nosotros, al cubrirse la distancia que nos separa, el amor empieza a morir.

¿Es esto una ilusión? ¿El deseo me impulsa a ir a través de una serie de intensos e impactantes episodios, breves unos, largos otros, siempre con la conciencia de la fragilidad y brevedad del momento vivido en una interminable e inútil búsqueda y experimentación a la que sólo el amor puede dar sentido?

Tal vez. Pero, ¿qué es la vida sino un contínuo buscar?

Yours truly,
Jack

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

7 comentarios to “Esa cosa llamada deseo”

  1. Rotze Mardini Says:

    “El deseo también me enriquece, porque no busco meros cuerpos, sino también almas y mentes, y de ellas aprendo. Por eso mi deseo no es efímero ni banal”
    Excelente.
    Un besote y fuerte abrazo.

    • jackchatterley Says:

      Gracias, Rotze! Confieso que escribí eso pensando en alguien muy concreto, una persona tan pobre de espiritu que no podia comprender que el deseo no es una mera urgencia fisica.

  2. Ava Maof Says:

    Qué buen post, mi amigo! 🙂

  3. adorablei Says:

    Maravilloso post, me quedo con “El amor domestica al deseo”

    I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: