Archive for 31 julio 2014

Una pequeña y agradable familia (4)

31 julio, 2014

Felix, por su parte, encontró su destino en uno de sus habituales alardes de arrogancia y temeridad. Conducía su moto, una BMW R1200C, a toda velocidad por la Ronda cuando una furgoneta azul invadió repentinamente y, antes de poder darse cuenta, su moto estaba en el suelo y él, tras dar varias vueltas sobre sí mismo por el asfalto, estaba mirando al oscuro cielo nocturno mientras se preguntaba, para sus adentros, qué diantres había pasado.

Cerró los ojos, sintiendo dentro de su cabeza un brutal terremoto y desde el estómago le subían unas ganas tremendas de vomitar. Desorientado y perdido se sentó en el asfalto. Con un gruñido animal se quitó el caco para llevarse las manos a una frente que esperaba encontrar abierta y manando ríos de sangre. Sin embargo, sólo encontró su piel, caliente y sudorosa.

La furgoneta permanece inmóvil a unos metros. De repente una de las puertas se abrió y una figura menuda se aproximó con paso firme a Felix, que, sentado en el suelo, seguía preguntándose qué había pasado, sumergido en un marasmo de pesada inmovilidad.

PUM PUM PUM le rugía la cabeza.

Ella le mira, inclinándose un poco hacia adelante. Le pregunta si estaba conmocionado, si se sentía bien. En medio de su estupor, Felix observa con cierto asombro como ella sonríe. Es la sonrisa de una mujer acostumbrada a dominar, pero a la vez amable y agradable.

Así, de una manera tan idiota, ella lo pone bajo su control. Felix, quieto, la mira, mientras se empapa de su olor.

De repente las fuerzas y la conciencia le abandonan en el mismo instante y, mientras el mundo se oscurece, se nota caer en un profundo abismo.

Una pequeña y agradable familia (3)

29 julio, 2014

Luego, si hubiera tenido tiempo para reflexionar al respecto, David habría dicho que, si no hubiera visto sus piernas, no se habría fijado en ella. Estaba sentada delante de él en el vagón del metro. Tenía una pierna sobre la otra y, con gesto enérgico, se quitaba una piedrecita que se le había metido en el zapato. Jamás había visto unas piernas tan bonitas ni unos tobillos tan sensuales.

Cuando se levantó para bajarse en su estación, David comprobó que la belleza de las piernas se extendía por todo el cuerpo, digno de sus extremidades, ceñidas por una falda corta. El vientre era liso, de adolescente, que resaltaba las suaves formas de sus caderas, que daban pie a unas piernas larguísimas. Más arriba los senos inflaban una camisa blanca con dos botones desabrochados. Más arriba, la nuca, el único retazo de la cabeza de ella que David tuvo tiempo a ver.

Así, en apenas un vistazo, David se enamoró perdidamente. Fascinado, se propuso coger el metro a la misma hora al día siguiente.

Una pequeña y agradable familia (2)

26 julio, 2014

Dormidos, David y Felix ignoraban los estallidos de vida que se daban en la casa a medida que la madrugada retrocedía y era reemplazada por el día. Fuera, la ciudad era un enorme hormiguero que, a mayor escala, reflejaba el zumbido de vida de la casa.

Era un pequeño microuniverso el de la casa. En su despacho de la planta superior, Jordi, el padre de David y Felix, cogía su maleta y partía hacia su despacho en el centro de la ciudad. La madre de Jordi y abuela de los dos bellos durmientes, Mercè, se levantaba para asumir su papel de señora de la casa, para desespero de su hija política, que no era más que un cero a la izquierda frente a su suegra, que era todo un temperamento.

Mientras tanto, las dos hermanas de David y Felix regresaban de puntillas a la casa familiar de sus respectivas citas nocturnas, mientras el hermano pequeño, Gabriel, seguía enfrascado en sus estudios.

Emma, hermana de Jordi, paseaba tranquilamente por el jardin de la casa, camino de una cita que prometía mucho…

Una pequeña y agradable familia (1)

23 julio, 2014

Barcelona salía lentamente del letargo de una sofocante noche veraniega entre retazos de nubes, niebla y rayos de sol. El sofocante calor que julio comenzaba a derramar sobre sus tejados llegaba con retraso aquella mañana, como si la modorra que la canícula veraniega frenara incluso a su misma fuente originaria.

Pero en lo alto de la terraza de la mansión barcelonesa, colgada entre los repechos de la Avenida Pearson, que trepaba retorcida por el elitista barrio de Pedralbes, con expresión ausente Emma contemplaba desde el balcón con expresión ausente el panorama urbano. Cruzaba y descruzaba un chal que cubrían sobre sus hombros y sonreía para sus adentros. Sus ojos, que repasaban la orografía de la ciudad, estaban llenos con una mezcla de nostalgia, melancolía y añoranza, y vagaban por los tejados de la ciudad hasta que el sonido de unas risas la arrancaron de sus pensamientos.

Sonrió al ver a sus dos sobrinos caminando avenida arriba, tambaleándose entre carcajadas estentóreas de uno de ellos e indignados murmullos del otro. Al parecer, otra de las escandalosas fiestas de los muchachos terminaba como de costumbre, a altas horas de la madrugada. Sonrió mirando a uno de ellos, sin saber que aquella misma noche, el destino de su familia había quedado definitivamente alterado.

Caído en el sillón, Felix dormitaba entre feroces ronquidos, abandonado mediante el alcohol a un lujurioso abrazo con Morfeo. No muy lejos, estirado en el sofá, David soñaba tranquilamente, estirado como un largo gato perezoso.

Su tía Emma los observaba desde el quicio de la puerta, sonriendo secretamente en su interior.

Prólogo

20 julio, 2014

Siempre quise escribir una historia de misterio, crímenes, terror y sexo todo mezclado.

Por eso, como soy un fan de la historia menos conocida de Barcelona, de Jack el Destripador, del Divino marqués y de Edgar Allan Poe, voy a comenzar un nuevo relato con todos esos ingredientes y algunos más…

Sigan atentos a sus pantallas…

Y feliz verano.

Deseo

18 julio, 2014

Te deseo locamente
cuando te despiertas,
somnolienta, dulce, desnuda,
libre de palabras muertas.

Te deseo locamente
cuando te veo ausente
rodeada de otras personas
y sonríes cuando me miras.

Te deseo locamente
cuando ciñes con tus manos
mi sexo enloquecida,
confín de mi universo.

Te deseo locamente
cuando a oscuras
deletreas mi nombre
con tu lengua anónima.

Te deseo locamente
en el instante eterno
marcado por tus senos
y el filo de tus uñas

que convierten mi ppiel
en Un lienzo virgen
donde tus dedos exponen
los deseos de tu arte.

Reflexiones clandestinas redux

14 julio, 2014

Normalmente no hablo de política en este blog porque, la verdad sea dicha, prefiero no entender de eso y porque algunos políticos me sacan de quicio. Y acabaría por hacer apología de la violencia contra los susodichos y no es plan de que AENA y la protectora de animales me empuren por meterme con esos malos bichos.

Normalmente no hablo de futbol en este blog porque, la verdad sea dicha, habiendo tanta gente pasando hambre, que algunos futbolistas cuesten y ganen las millonadas que se mueven me resulta condenadamente obsceno, y, sinceramente, las obscenidades prefiero hacerlas o leerlas.

Normalmente no hablo de religión en este blog porque, la verdad sea dicha, es un asunto privado que no le interesa a nadie, y para acabar discutiendo de algo intangible que no se podrá demostrar en esta vida, prefiero, sinceramente, hacer o leer obscenidades varias.

Normalmente no comentaría que quedé con una bloggista a la que adoro y que le confesé uno de mis secretos mejor guardados, pero, qué coño, me apetece decirlo.

Lo hice.

Yours truly,
Jack.

La sombra de un secreto (8)

11 julio, 2014

8. Princesa

Pues la historia era digna de ser contada. Mi princesa, la del cuento, tuvo un “y comieron perdices” sin perdices.

Camino del reino de su príncipe, la desventurada dama tuvo un increíble ataque de flojera intestinal causada por la tensión provocada en su ajetreada vida y por las putadas de su madrastra, muy comprensible por otra parte. La idea de una princesa en cuclillas detrás de un árbol me provocaba una extraña sensación de hilaridad que quedaba inmediatamente anulada por la mera presencia de la pobrecilla dama.

Una vez llegada al palacio de su amado, se encontró con una sorpresa: una suegra bipolar enferma de alzheimer que, lunes, miércoles y viernes la odiaba y que martes, jueves y sábado la adoraba. El domingo ni lo uno ni lo otro. Luego estaba el reino en sí, en la superficie tranquilo y feliz, pero que por dentro los problemas sociales amenazaban con poner patas arriba. Mientras tanto su amado se entregaba de pleno a recuperar su vida cortesana, jugando a polo con sus iguales, inaugurando pantanos y castillos y, en resumen, viajando de un lugar a otro con ella unas veces, la mayoría sin.

Y, un buen día, lo impensable: el país entero ardió de una punta a otra en los fuegos libertadores y, de la noche a la mañana, Bella y su príncipe se encontraron en la puñetera calle, con una mano delante y otra detrás. Peor que eso, porque él fue detenido por los revolucionarios y juzgado por sus “acciones antisociales y antirevolucionarias” y ejecutado, junto a parte de la familia real. De no haber sido por algunos leales que lograron sacar a la princesa y a su suegra de la cárcel y hacerlas cruzar la frontera, Bella hubiera terminado con su cabeza en una pica, como su desafortunado príncipe.

Perdida con su impredecible y desmemoriada suegra en una ciudad extraña y desconocida, se había puesto a buscar trabajo como una loca y, hela ahí, de camarera en un McDonalds.

Desde luego, me dije, la realeza no era ya lo mismo…

La sombra de un secreto (7)

8 julio, 2014

7. Estaban todos menos tú.

-¿Qué quieres? – me disparó a quemarropa.

Yo, que soy un completo idiota con muchos años de práctica, sólo acerté a ponerme colorado como un tomate y balbucear algo tan poco merecedor de ser repetido que lo olvidé antes de abrir la boca.

-¡Vale! ¿Sabes hablar o lo tuyo sólo es…?

En ese momento el libro resbaló de mis manos y, plugo al destino, aterrizó boca arriba, paginas separadas, con la imagen de la princesa protagonista de la historia, que tanto me recordaba a la camarera que me estaba asesinando con la mirada, bien a la vista.

Al ver el retrato que parecía un espejo de ella misma, palideció visiblemente.

– ¿De dónde lo has sacado? -me dijo, para luego exigirme con voz de mando- ¡Contesta!

– Meloencontréenunalibreríadeviejodelibrosdesegundamanos…

– ¡Frena, melón, que no te entiendo! -sus ojos chispeaban y yo empezaba a tener unas ganas locas de orinar.

– Me… lo… encontré… en… una… librería… de… viejo…

Pestañeó estupefacta y, tras suspirar gravemente, murmuró para sus adentros:

– Este llegó tarde al reparto de cerebros, no cabe duda…

Ofendido en mi más intimo orgullo, salté como una flecha:

–¡Perrrrrrrrrrrdona! En pocas palabras, que me encontré el libro en un puesto de libros de segunda mano y resulta que te pareces a la princesa protagonista del juego como dos gotas de agua.

Frunció el ceño, ojeó indecisa el libro que yacía semi olvidado en el suelo y, tras pensarlo un instante, se agachó para recogerlo. Le dirigió una mirada rápida y, al final, con una sonrisa irónica, me miró a los ojos y exclamó:

– Como de costumbre, sólo dice la mitad. “Fueron felices y comieron perdices…”. Pues no, amigo mío, ni fuimos felices ni comimos perdices. Bueno, durante algún tiempo sí fuimos felices, pero duró poco…

Yo no salía de mi pasmo. Tenía una princesa de cuento delante de mis narices. Y, al parecer, una historia muy diferente de la que contaban los libros.

Donde terminaba la literatura parecía empezar la vida real.

O algo así.

La sombra de un secreto (6)

5 julio, 2014

6. Crisis

Esperé, esperé y volví a esperar. La tarde se transformó en el atardecer y éste en una noche invernal prematura. La gente pasaba apresuradamente por mi lado. Ella, mi camarera, salió finalmente mientras bajaban las persianas de la tienda y, sin mirar ni a izquierda ni a derecha ni detenerse por nada, enfiló la calle de Santa Ana y, a buen paso, se perdió entre el río de gente. Yo, tras dudar un poco, la seguí.

La noche nos atrapó al cruzar las Ramblas y nos siguió mientras seguíamos por Tallers. La calle, recta como un cañón, estaba llena de turistas y de nativos del lugar que se zigzageaban y esquivaban mutuamente en sus respectivas carreras por llegar a alguna recóndita parte por algún recóndito motivo.

Y, en el cruce de Tallers con Ramelleres, entre un río de gente y otro, la perdí,

Me quedé perplejo, irritado, y, sobre todo, me sentí muy ridículo. Por más que miraba a un lado y a otro de la calle, arriba ya bajo de la misma, no podía verla.

Frustrado, decidí irme a casa. Sólo faltaba que se pusiera a llover. Y, entonces, al volverme.

Allí estaba ella, mirándome fijamente.


Nada habitual

A mí no me nunca nadie porque ya yo ya.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

Cherries - A Vietnam War Novel

Ever wonder why young soldiers return home "changed" or "different" after their deployment to a war zone? The information found herein may provide an answer. Welcome to my website! Everything here is Vietnam War related, feel free to scroll down and read the many articles, Vietnam War book reviews, Videos, photos, and of course, information related to my two published books. Click below to discover more. Thanks for visiting!!!

darecadodemi

historietas con dibujos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

La Escafandra.

Compendio de pensamientos, opiniones, manias y sueños de esta alma mistica.

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

Entre pechos y espalda

TeTas poniendo fina

srtox

Relatos de la actualidad reales , sensuales , intriga y mucho más

Cloesencia

Diseñadora con impulsos de escritora.

LA RUA

Buscando vínculos que nos unen

Diario.

Cuaderno

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

D-Generación Literaria

Libros,frases y más..

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Y entonces la Plumilla decidió volar

"Dicen que el amor es solo un juego y una estúpida ilusión y el estúpido resulta ser aquel que no ama a nadie de corazón"

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

Letras de una noche en vela.

Poemas y memorias de un navegante llamado tiempo

PUNTO APARTE

¿Cómo puedo hacerte feliz?

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

María Lago

Soy amante del arte; a los versos rotos y a los gritos en silencio.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

CLOSET ABIERTO

Blog temática Gay Incluyente

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

Asuntos triviales

para hablar catibía...

paulinetteblog

¿Dónde están tus letras cariño? Shh..

Sin Ombligo Proyect

Somos un medió o un movimiento que sin pretensiones busca: cambiar la manera en la que vemos el mundo. Te invitamos a Des-Ombligarte!

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

ensimismada

¡ADVERTENCIA! blog triste, taciturno, desmoralizador, enervante, depresivo. Como la vida misma. La autora no responde de los perjuicios que pueda ocasionar la lectura de este sitio.

Londongrad

Erotica City of London Russia Confessions

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena