Archive for 31 octubre 2015

Reflexiones varias y variadas

31 octubre, 2015

Me ha vuelto a pasar. Empiezo una historia y, de repente, se me ocurre otra mejor. No tengo remedio.

Así que pido disculpas por este cambio brusco de dirección. A cambio, como penitencia, ofrezco una historia mucho mejor que la anterior.

Diré, como preámbulo de lo que ha de venir, que mezclaré dinero, política, sexo, locura, asesinatos, odios, envidias varias y mi humor más negro y elegante para aderezarlo.

Y con todos estos elementos tiraré adelante hasta terminar la historia, de la que promete tener en mente el final mientras escribo estas líneas.

Mis disculpas

Yours truly,
Jack

Reflexiones varias

29 octubre, 2015

Hay gente que siempre logra sorprenderme por su extraña manera de ser y de pensar.

Leo en internet a personas vanagloriándose de tener detrás de sí a mucha gente que les odia y que esperan que le pases una desgracia.

Que triste, señor@s. Que triste tener una vida y enorgullecerse de ser merecedor de tal odio. Si le quieren tan mal, qué les habrán hecho, pienso. Que triste que tu orgullo sea que te odien tanto.

Lo peor es que se alegran de que les odien porque no pueden celebrar ser amados. No tienen a nadie que les quiera, de ahí esas celebraciones.

Son muertos en vida.

Descansen en paz.

Yours truly,
Jack.

Delirio (3)

28 octubre, 2015

Cuando Mía llegó a casa el enfado que tenía la tuvo dando vueltas por cada rincón de su hogar, ora enderezando un cuadro, ora volviéndolo a torcer. Ahora revisaba los armarios en busca de ropa. Ahora la volvía a meter en los cajones.

Andaba arriba y abajo como alma en pena hasta que, harta, abrió la nevera, sacó una lata de té con limón, lanzó los zapatos al fondo del salón y descalza, se fue a encender el ordenador. Mientras se cargaban los programas miraba por la ventana y silbaba una canción que había escuchado en la radio a la salida del trabajo.

Distraída con el tráfico de vehículos y personas, estuvo un rato con la frente apoyada en la ventana mientras la tarde cedía paso a la noche. Fue la oscuridad lo que la hizo despertar y, sentándose frente al ordenador, a oscuras, con cara iluminada por el monitor, se puso a revisar el correo.

Y allí estaba la respuesta de Ángel. Con una sonrisa lo abrió.

No sabía decir qué era lo que le gustaba de él. Tal vez lo directo que era. Tal vez la sensualidad con la que se expresaba. Mia no podía decirlo con certeza. Lo cierto es que le gustaba.

Y eso, para ella, ya era suficiente.

Delirio (2)

26 octubre, 2015

2. El email

Ángel se despertó como siempre, sin prisas y tras remolonear varios minutos entre las sábanas. Descalzo, con las gafas colgando en peligroso equilibrio en la punta de su nariz, se acercó al ordenador, lo encendió y se fue a preparar un café.

Mientras se pasaba la mano por las mejillas sin afeitar para comprobar si hacia falta desforestar la zona se miró en el espejo. Vio la cara de sueño de siempre y los ojos entrecerrados que miraban desconfiados al mundo. Salió del cuarto de baño bostezando, regresó a la cocina y, con la taza en la mano, regresó por el largo pasillo mientras su cerebro se “suspendía” y los pensamientos abandonaban el lugar.

Las ventanas le ofrecía la misma imagen de cada mañana: la larga sucesión de fachadas, todas iguales, de los bloques de pisos que se construyeron masivamente en el barrio en los años cincuenta para acoger el alud de inmigrantes que, buscando un trabajo y una nueva vida, habían cruzado media España para asentarse en un lugar desconocido. Las generaciones se habían sucedido, pero los edificios, grises y monótonos, seguían allí. De vez en cuando alguno era rehabilitado y, al terminar, tenía un aspecto más “juvenil”, lo que redundaba en detrimento de los pisos de los alrededores, que parecían estar mas desvencijados por puro contraste.

Ángel, con un suspiro, se sentó en su sillón, dejando de lado la ventana de su escritorio y se dispuso a empezar el día. Sin prisas, por supuesto.

Se sumió en el proceso habitual, repetitivo y desprovisto de sorpresas, de repasar el correo que le había llegado. Repasó de un vistazo los emails y, al descubrir uno que no le resultaba conocido, se detuvo a mirarlo. El cerebro salió de su letargo y los ojos semicerrados se abrieron un poco. ¿Qué era aquello?

Lo abrió y su estupor fue creciendo con cada línea. Era un email de Mia, que, de alguna manera, había descubierto su correo. Sorprendido por eso, encantado por las cuatro líneas y media que tenía ante sus ojos, se hundió un poco en su asiento y sorbió el café con leche con una sonrisa de perpleja alegría.

Delirio (1)

25 octubre, 2015

Así como me lo explicaron, así yo te lo narro. Que me creas o no reside en la historia que me transmitieron.

1. El encuentro.

Se conocieron a través de internet. Al principio no se dedicaron demasiada atención. Ella, por ser ya veterana en el foro. Él, por todo lo contrario.

Ella, Mía, ya lo tenía todo visto en aquel foro de internet. Era el lugar para que algunos gallitos mostraran su plumaje en peleas tan absurdas como sangrientas.

Él, Ángel, recién aterrizado, estaba fascinado por todo lo que veía, todo le parecía fantástico y glamuroso… aunque algo demasiado “idealizado”.

Así, mientras Ángel exploraba y Mía intentaba, sin éxito, mantenerse lejos de las trifulcas virtuales, fueron pasando los primeros días.

Una noche, mientras Ángel ojeaba el foro al azar, la encontró peleándose de manera encarnizada con una de las divas del foro. Como suelen pasar en estos casos, los partidarios de la diva la defendían apasionadamente, lo que no redundaba en su beneficio, pues Mía estaba sobrada de recursos verbales con los que repartir por todas partes.

Era una pelea de perros, en los que se notaba la inquina que la diva y Mía se tenían, y la falta de recursos argumentativos de tanto la diva como de sus palmeros. Por desgracia, los “tortazos” virtuales que Mía repartían no lograban el efecto deseado, en parte por el exceso de ego de una y la falta de criterio de los otros, ni del ridículo que empezaban a hacer para rebatir lo irrebatible. Así que la pelea seguía, pues ninguno de los bandos era dado a bajar los brazos. Mía, pese a darse cuenta de lo baldío de todo, no se callaba, por mor de un orgullo y un genio un tanto tremendos.

Ángel no pudo quedarse impasible ante las injustas acusaciones que se formulaban contra Mía e intervino. Lógicamente se ganó la animadversión de aquellas gentes y la atención curiosa de Mía, que se preguntó de dónde había salido aquel “ángel” de la guarda inesperado.

Un Ozzy en el campo (5)

23 octubre, 2015

Al final nos acabaron expulsando del sanatorio. No fue por una gran cabronada, no, sino por la acumulación de varias.

El primer aviso se lo llevó Ozzy. Por lo que me contó, la parejita de hermanos incestuosos no llevaban nada bien el tratamiento, y pidieron consejo a mi buen amigo que, logicamente, sin pensarselo dos veces, se lo dio. Aquella misma noche nos despertaron losgemidos de uno y otro mientras se dedicaban al bien conocido placer que aporta el ayuntamiento carnal entre dos personas adultas. Al día siguiente, obviamente, los pusieron de patitas en la calle por saltarse el tratamiento, las indicaciones y o se cuantas más cosas que aún ignoro, Ozzy, por su parte, se llevó una considerable bronca y un aviso poco amistoso de que a la siguiente se iba a la calle.

Logicamente, al saberlo, me dispuse a ayudarle. En teoría mi intención era evitar que se ganara la expulsión, pero… en fin, los mejores propósitos no siempre consiguen los mejores resultados.

En menos de una semana los dos fuimos expulsados. Por suerte para Ozzy sus problemas con la ley ya se habían solucionado y, por suerte para mí también, porque ya estaba aburrido de aquel bucólico lugar, las costumbres nudistas de alguna de sus huéspedes, los problemas aerofágicos de algunos de los recién llegados y alguna cosa más que mejor dejo en el tintero.

¿Qué hicimos?

Liarla.

Basicamente todo empezó durante la cena del decimoquinto día. O el decimosexto. Bueno, fue en una de las cenas. Estabamos sentados en la miosma mesa que la pareja de lesbianas que no querían serlo. O que si querían. En fin, algo querían. O no.

Ozzy se puso a presumir de que era un genio del bondage y no habia nudo ni cuerda que se le resistiera y que yo, por mi parte, era un gran amante y excelente conocedor de las virtudes de los tríos. Mientras yo permanecía mudo de asombro (tanto por su audacia como por mi silencio, pues me precio de no dejarme enmudecer por nada) y me preguntaba a dónde diablos nos iba a llevar todo aquello.

Pues a la cama, a dónde sino…

Una vez los cuatro nos quedamos a solas en la habitación de una de ellas (primera falta, los huéspedes del lugar no podíamos entrar en las habitaciones de los demás), Sofía se tumbó en la cama y le pidió a Ozzy que la atara. Y eso Ozzy lo bordó. La inmovilizó perfectamente (luego me confesó su sorpresa al ver lo bien que loe habían salido los nudos) y a continuación hizo lo propio con Marina, que se había tumbado encima de su amiga y amada. Y con ellas así, desnudas y tumbadas en la cama, mientras se besaban, nosotros nos fuimos turnando en follarlas, besarlas y acariciarlas.

El jaleo fue parejo a nuestro gozo. En el momento justo en que ellas se besabnm, Ozzy acariciaba sus espaldas y yo, penetrando a una y jugando con el sexo de la otra, en ese preciso instante entró el director del local con un par de las enfermeras y, por decirlo de alguna manera, ardió Troya.

Eso sí, el polvo fue fantástico. Las dos horas que tardaron en pillarnos fueron fantásticas. Y el momento magnifico de regresar Ozzy y yo a nuestras habitaciones, completamente en pelotas, empalmados todavía y sonriendo de oreja a oreja… fue genial.

FIN

El lado moral de “Las 120 jornadas de Sodoma” (7 y último)

21 octubre, 2015

Para muchos lectores, Les cent-vingt journées es una obra inacabada, pues, tras narrar detalladamente los sucesos del primer mes, el resto de los 90 días son resumidos esquemáticamente, con algún corto comentarios sobre lo que dicen o hacen los libertinos, de manera que la narrativa es abandonada por completo y nos encontramos, en su lugar, con el esqueleto, con la estructura del relato-

Así, tras el primer mes, el/la lector/a es dejado con la incómoda sensación de estar en tierra desconocida, privado/a de la habitual y familiar compañía del relato. Ni siquiera persiste la voz de la narradora, Duclos.

El/la lector/a es abandonado en un terrorífico museo de horrores, sin consuelo alguno ni esperanza posible. Peor aún, porque esto sucede mientras la inexorable escalada de perversiones se va sucediendo, pasando de las sencillas a las más complejos, del onanismo y el sexo anal al bestialismo, el asesinato, y la tortura mental y física.

Ningún otro artificio literario podría sugerir la temible soledad de la visión interior de Sade.

No hay novela más terrorífica que Les cent-vingt journées de Sodome, ni ninguna otra que ponga a prueba a sus lectores como lo hace ésta, que parte del hedonismo, amoral y perverso placer hasta llegar a las más aberrantes cotas de pasiones primarias, infantiles y vomitivas, que dan como resultado una exploración descorazonadora de los aspectos más alejados de cualquier redención posibles de la naturaleza humana.

¿Ecos del pasado?

20 octubre, 2015

Una vez mi abuelo me dijo “la mierda se atrae, muchacho”, y siguió a lo suyo en el huerto que era su pasatiempo favorito.

En otra ocasión mi hermanita me comentó, asombrada por mis pericias: “tienes un imán para la gente rara, cari”.

Ambos tenían razón.

Hoy me he enterado de que cierto elemento tragicómico de mi pasado distante tiene cosas en común con dos alimañanas que me hicieron daño en el paso.

Yo, como soy muy tonto y muy ingenuo, a veces me sorprendo de que pasen algunas cosas. O que se repitan según que eventos o comportamientos, con diferentes personas y en diferentes lugares.

Para no extenderme. Resulta que cierto personaje, el tragicómido arriba citado, tuvo la mala suerte de encontrarse cara a cara con una amiga mía a la que intentó hacer daño hace unos meses. Aunque ella y yo sospechabamos la causa, mi amiga ha sentido la necesidad de preguntarle porqué lo hizo, si ella nunca le trató mal.

La respuesta del elemento, propia de un psicópata de cualquier película de serie Z hollywoodiense, fue:

-Porque eres amigo suyo, y pasandolo mal tú, él también lo pasa, y para lograr eso, todo vale.

Me ha hecho recordar una ocasión en la que la pareja del inefable dijo algo parecido cuando quiso justificar que le hicieran daños a unos amigos míos.

Y no deja de sorprenderme, la verdad.

No me sorprende el hecho de que hayan animales con disfraz de ser humano que se refocilen haciendo daño a la gente por culpa de su ego, de su falta de empatía, de moral o de cualquier otro motivo que se pueda ocurrir al/la lector/a de estas líneas. No, es eso. A eso estoy muy acostumbrado.

Lo que me deja perplejo es que dos personas que viven muy lkejos el uno del otro, con diferentes educaciones y transfondos sociales/emocionales/etc, recurran al mismo tipo de actos, justificaciones y mezquindades para intentar dañarme.

¿Será que existe un gen de la mezquindad que yace durmiente en alguna gentuza?

Yours perplexed truly,
Jack.

Un Ozzy en el campo (4)

19 octubre, 2015

Aurora era la parte de la pareja de hermanos potencialmente incestuosos que, como toda aquella exótica fauna, daba vueltas por allí.

Tuve la ocasión de charlar con ella porque nos tocó en gracia al mismo psicoanalista. Mi caso, como ya he comentado, se debía al “remojamiento” de Ozzy con el famoso jarrón de las flores. Según el profesional, me iba a ayudar a eliminar mis instintos violentos. Curioso, porque cada vez que tomaba la palabra me entraban ganas de partirle la cara.

Dios, que hombre tan pesado.

Mientras tanto Aurora y yo fuimos entablando una curiosa amistad, puesto que empezamos a explicarnos nuestras fantasías eróticas. Un buen día me contó algo un tanto sorprendente.

-Como tengo muchas ganas de follar con mi hermano, me he fijado en tí para no pensar en él, pero tampoco puedo hacerlo contigo, porque tienes cara de buena persona.

“Por eso y porque no podía con mis ganas, ayer me follé a tu amigo Ozzy. Me sentía llena de lujuria y deseo y, después de besarlo suavemente, me tumbé encima de él. Notaba su erección y yo así gemía de gusto. Me puse de pie para desnudarme ante él, que me observaba en silencio y admirado…”

-Ozzy en silencio? Imposible!

-Es mi fantasía -me dijo, mirándome ofendida- y pasa lo que quiero.

-Bueeeeeeno -repliqué, muuuuuuuuy aliviado al saber que sólo era eso, una confesión.

El lado moral de “Las 120 jornadas de Sodoma” (6)

17 octubre, 2015

Tras describir todas las perversiones de los protagonistas, de repente, al final, se callo algo. Un placer, el 151, que se niega a revelar al lector. “Porque hay secretos” -nos dice- “que es mejor mantener ocultos y en secreto por el bien de la humanidad”.

Es una ironía maravillosa, una parodia delicada de las novelas moralistas del siglo XIX y de su preocupación por la moralidad. Él, que ha ido desmenuzando perversión tras perversión, fustiga a los lectores con esquemas morales con la excusa de seguir su plan estricto: cada perversión debe ocupar un lugar preciso para mostrar todo su valor.

Y es una ironía que el libertino que no cree más que en romper las reglas cree un reglamento tan preciso y ordenado para el relato de sus perversiones. Para Sade no es la sociedad ni la religión las que otorgan validez a nuestras acciones, sino la naturaleza, que lo autoriza por el mero hecho de gozar y disfrutar del placer.

Al caos de la perversión Sade opone el orden estricto y no sólo en la narración, sino en las mismas limitaciones que se autoimponen los libertinos. A un lado quedan las experiencias horrorosas, más allá de lo indecible. Al otro lado, una pulcra narrativa.

El resultado, una comedia muy negra.


Nada habitual

A mí no me nunca nadie porque ya yo ya.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

Cherries - A Vietnam War Novel

Ever wonder why young soldiers return home "changed" or "different" after their deployment to a war zone? The information found herein may provide an answer. Welcome to my website! Everything here is Vietnam War related, feel free to scroll down and read the many articles, Vietnam War book reviews, Videos, photos, and of course, information related to my two published books. Click below to discover more. Thanks for visiting!!!

darecadodemi

historietas con dibujos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

La Escafandra.

Compendio de pensamientos, opiniones, manias y sueños de esta alma mistica.

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

Entre pechos y espalda

TeTas poniendo fina

srtox

Relatos de la actualidad reales , sensuales , intriga y mucho más

Cloesencia

Diseñadora con impulsos de escritora.

LA RUA

Buscando vínculos que nos unen

Diario.

Cuaderno

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

D-Generación Literaria

Libros,frases y más..

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Y entonces la Plumilla decidió volar

"Dicen que el amor es solo un juego y una estúpida ilusión y el estúpido resulta ser aquel que no ama a nadie de corazón"

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

Letras de una noche en vela.

Poemas y memorias de un navegante llamado tiempo

PUNTO APARTE

¿Cómo puedo hacerte feliz?

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

María Lago

Soy amante del arte; a los versos rotos y a los gritos en silencio.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

CLOSET ABIERTO

Blog temática Gay Incluyente

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

Asuntos triviales

para hablar catibía...

paulinetteblog

¿Dónde están tus letras cariño? Shh..

Sin Ombligo Proyect

Somos un medió o un movimiento que sin pretensiones busca: cambiar la manera en la que vemos el mundo. Te invitamos a Des-Ombligarte!

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

ensimismada

¡ADVERTENCIA! blog triste, taciturno, desmoralizador, enervante, depresivo. Como la vida misma. La autora no responde de los perjuicios que pueda ocasionar la lectura de este sitio.

Londongrad

Erotica City of London Russia Confessions

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena