Otoño Sangriento: La historia de Jack el Destripador (21)

Jill the Ripper – Jill la Destripadora

¿Y si Jack el Destripador hubiera sido en realidad Jackie? Así lo sugurió el mismo inspector Abberline. Según Donald McCormick, autor de The Identity of Jack the Ripper, libro publicado en 1959, Abberline sugirió esta teoría durante una conversción con su mentor, el doctor Thomas Dutton, tras el asesinato de Mary Kelly. El testimonio de Caroline Maxwell, vecina de la zona, fue central para la teoría.

Se cree que Mary Kelly murió entre las 03:30 y las 04:00 del 9 de noviembre de 1888, de acuerdo a la evidencia médica y los testimonios prestados por lo que creyeron ver o escuchar algo aquella noche. Sino embargo, lo testificado por Caroline Maxwell se aparte de lo expresado por la mayoría.

La señora Maxwell afirmó haber visto a Mary Kelly no una vez sino dos varias horas después de su muerte. La primera tuvo luglar entre las 08:00 y las 08:30 frente a Miller’s Court. Según Maxwell, Kelly tenía aspecto de estar enferma. Maxwell afirmó estar muy segura de la hora porque era cuando su marido regresaba del trabajo cada mañana. Una hora más tarde la vió hablando con un hombre fuera del pub Britannia. La señora Maxwell describió que Kelly iba vestida con una camisa negra, un corpiño de terciopelo y un chal de color marrón.

Abberline no tenía motivos para desconfiar de ella, y la señora Maxwell siguió afirmando que estaba segura de que vio a Kelly a esas horas. Esto dejó perplejo a Abberline, que consultó entonces a Dutton al respecto. Quizás el Destripador se vistió con las ropas de Kelly para escaparse disfrazado, lo que explicaría que la señora Maxwell “la” viera. Dutton dudó que fuera eso, pero apuntó que, de ser el asesino una mujer, podría tratarse de una comadrona.

Así empezó la teoría de Jill la Destripadora, la comadrona loca. Aunque puede sonar absurda, esta teoría tiene su lógica. Primero, todo el mundo buscaba un hombre, lo que permitiría a una mujer moverse por Whitechapel con facilidad. Segundo, una comadrona sería una visión normal a cualquier hora de la noche. Tercero, cualquier mancha de sangre en la ropa podría ser atribuída a su oficio. Finalmente, siguiendo la teoría de que el asesino debía poseer algunos conocimientso médicos, una comadrona, por su profesión, los tendría sin duda alguna.

William Stewart fue el primero que escribió sobre esta posiblidad en su libro Jack the Ripper: A New Theory (1939). Stewart empezó proponiendo cuatro preguntas que podrían llevar a descubrilo:

-Quién podía moverse de noche sin levantar sospechas a la gente con la que vivía o a quien pudiera conocerle?
-Quién podía caminiar por las calles con la ropa manchada de sangre sin llamar la atención?
-Quién podía tener el conocimiento elemental anatómico para cometer las mutilacciones?
-Quién podía, de ser sorprendido con el cadáver, dar una explicación plausible al respecto?

Stewart concluía que la principal sospechosa para ser Jack debía ser una comadorna, posiblemenete una abortista. “Quizás fue traicionada por una mujer casada a la que había intentando ayudar y que la traicionó, haciendo que feura a parar a la cárcel”, sugería Stewart. Por ello sus crímenes podrían tratarse de una venganza. Stewart se basa en el hecho que Kelly estuviera embarazada de tres meses cuando murió. Si le costaba pagar su alojamiento en su situación, con un bebé todo podía ser peor, y por ello, según Stewart, optó por abortar. Por eso se había desnudado y apilado la ropa de maenra ordenada en una silla, porque le iban a realizar un aborto rutinario. Quizás la mujer que vio la señora Maxwell era la comadrona con las ropas de Kelly. Asimismo, las mutilaciones fueron realizadas para distraer la atención de la policía.

Tras esto, el autor sugirió que una tal Mary Pearcey podía ser la criminal. Ella había asesinado a apuñadas a su amante y a su hijo y luego les ahbía cortado la garganta, abandonando los cadáveres en la calle en octubre de 1890. Los “salvajes cortes” en la garganta y el asesinato “en privado” y luego el deshacerse de los cadáveres en un lugar público se asemejaban, según Stewart, a los de Jack.

Mary Pearcey fue descrita por sir Melville Macnaghten com una “mujer fuerte y con unos nervios de acero”. Fue ejecutada el 23 de diciembre de 1890.

Aunque interesante, la teoría de Jill el Destripador es muy débil. El énfasis de Stewart de qeu la asesina iría cubierta de sangre ignora el hecho que las víctimas eran estranguladas antes de ser destripadas, lo que evitaría el derramamiento de grandes cantidades de sangre. Y, salvo Kelly, ninguna de las otras prostitutas estaban embarazadas.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: