Otoño Sangriento: La historia de Jack el Destripador (22)

Severin Antonowicz Klosowski (1865 – 1903) alias George Chapman

Severin Klosowski nació en Nagoma, en Polonia, el 14 de diciembre de 1865. Por tanto, en el otoño de 1888 contaba con 23 años, lo que le hace demasiado joven si se lo compara con los sujetos descritos por los testigos, quienes generalmente aluden haber visto hombres más maduros acompañando a las víctimas en sus instantes postreros.

No está clara la fecha exacta en que arribó desde su patria a Inglaterra. Lo que sí se sabe es que se afincó en el East End londinense, y que su primera trabajo fue como asistente de barbero, contando con conocimientos rudimentarios de medicina, tales como extirpar verrugas y practicar cirugías sencillas. En mayo de 1890 inauguró una barbería en High Road Tottenhan, comercio que atendía junto con su novia Lucy Badersky, polaca, hermana de un sastre amigo suyo. El negocio pronto dio quiebra, pero la relación del joven con su novia prosperó y se casaron en aquel año, marchando luego la pareja rumbo a los EEEUU a probar fortuna. Vivieron en Jersey, donde abrieron otra barbería, emprendimiento que también fracasó. Cansada de las infidelidades de su esposo, su mujer lo abandonó retornando a Gran Bretaña, pero el polaco volvió tras ella a finales de 1891 intentando la reconciliación.

Al no tener éxito en su tentativa de reconciliarse con su esposa, se fue a vivir en 1893 con una tal Annie Chapman, sin relación con la segunda víctima canónica de Jack. Tras ello cambió su apellido por el de Chapman. Concluida esa vinculación amorosa, meses más tarde conoció a la viuda Isabella Spink, con la cual se casó (convirtiéndose en bígamo, dado que nunca se divorció de su primera cónyuge). A partir de entonces llevaría a cabo su serie de homicidios.

Abrió una taberna la calle City, la cual logró mantener gracias a los ahorros de su esposa que, tras una corta y repentina enfermedad, su esposa expiró el 25 de diciembre de 1897. El viudo contrajo enlace rapidamente con la que entonces era camarera en su negocio, una joven llamada Bessie Taylor… que también murió en forma abrupta el 14 de febrero de 1901, tras experimentar extraños síntomas que desconcertaron a los médicos. El viudo contrató a otra camarera, Maud March, con la que también se casó… y que también murió, con dolores y síntomas semejantes a los de las anteriores, en 1902.

El criminal, ya fuera porque se confiara en exceso o porque cometiera un error, optó para perpetrar su último crimen por un método más veloz, pero quedaron secuelas fáciles de detectar por los médicos. Ante una denuncia formulada por la madre de la difunta, quien sospechaba de su yerno, actuó la justicia. Se exhumaron los cadáveres de Isabella Spink y Bessie Taylor, demostrándose que sus muertes fueron provocadas por el mismo modus operandi utilizado para finiquitar a Maud March. Todas habían sido envenenadas. Juzgado por sus crímenes, Klosowski fue ejecutado en la cárcel de Wandsworth el 7 de abril de 1903.

Varios autores acusaron a Klosowski/Chapman de haber sido Jack el Destripador. Una de las teorías más imaginativas, como ya vimos en el caso del doctor Cream, apuntaba a que el barbero polaco perpetraba sus crimenes con la ayuda de un doble que guardaba un asombroso parecido físico con él. Para este papel de cómplice se proponía a Alexander Pedachenko, un ficticio médico ruso psicópata que cambiaba identidades con el polaco, ardid que permitía a ambos salir airosos de la persecución policial.​ Pero también este delincuente contó con acusadores más serios. El inspector Frederick Abberline creyó que el polaco era responsable de aquellos crímeness. A fines de 1888 trató de aprehenderlo, aunque sin suerte pues siguió pistas equivocadas. Tan persuadido estaba Abberline de la culpabilidad de Klosowski, que cuando el uxoricida fue capturado, el inspector exclamó: “Han atrapado a Jack el Destripador”.

Sin embargo… ¿podia un emigrante poalco recién llegado hablar fluiadmente en inglés tras apenas un año en Gran Bretaña y, tal y como lo describen los testigos, parecer un caballero? Además, su modus operandi, el veneno, no coincide con el de Jack, aunque los asesinos en serie aprenden de sus crímens y mejoran el estilo. De todos modos, en mi opinión, existe un abismo consdierable enter los salvajes asesinatos de 1888 y los envenenamientos cometidos por Klosowski/Chapman.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: