El vuelo final del “Lady Be Good” (3)

El B-24D “Lady Be Good” era el 21o de 25 bombarderos que despegaron en medio una tempestad de arena el 4 de abril de 1943 para atacar Nápoles desde el aeródromo de Soluch, construido apresuradamente a unas 30 millas al sur de Bengasi, Libia. La misión, que cubriría 700 millas, empezó a las 15,10.

El “Lady Be Good” no bombardeó Nápoles. A las 22 horas, al volver a Soluch, en la longuitud 140°, dejó caer las bombas en el Mediterráneo. Apenas pasada la medianoche sus motores se oyeron sobre Bengasi y Soluch. Para entonces todos los aviones, salvo el “Lady Be Good” y tres bombarderos más, habían regresado a la base. Los otros tres habían aterrizado en Malta. Se lanzaron bengalas sobre Soluch para orientar al “Lady Be Good” pero nadie en el avión los vio. A las 12,12 de la mañana, 5 abril, la estación de radiogoniómetría de Benina —cerca de la estación al norte de Soluch y el este de Bengasi— recibió un mensaje codificado de un avión que solicitaba una orientación a Benina. Benina dice haber respondido, pero el “Lady Be Good” o no recibió la información, o lo leyó mal y siguió volando (Esto último ha sido creído durante años).

El “Lady Be Good” sobrevoló el área de Soluch y sudeste continuado sobre el desierto en la marcación de 140°. (Es probable que el “Lady Be Good” nunca recibiera los datos, pues de lo contrario no habría volado durante dos horas más de 400 millas). La entrada del diario del 4 de abril de 1943 del sargento Ripslinger se lee “Perdido al regresar.” Y en la misma fecha, el diario del teniente Toner informa “Perdido al volver.” No hay ninguna mención en el diario acerca de una señal de Benina. Cerca de las 2 de la mañana el “Lady Be Good” se quedó sin combustible y su tripulación se lanzó en paracaídas, pensando que estaban todavía sobre el Mediterráneo. El bombardero entonces voló 16 millas más antes de estrellarse en el desierto. Para los próximos 16 años, lo que sucedió al avión y su tripulación quedó cubierto por el misterio. Estos hechos son indiscutibles.

Lo que no sucedió:
Se ha postulado una teoría sobre la posición del “Lady Be Good” a las 19:45 durante la Misión 109. Se basa en información que no concuerda con el ‘diario del navegante’ del teniente Hays: El “Lady Be Good”despega a la cola de la Sección B a las 15:10. La sección A había comenzado a alzar el vuelo a las 13,30. Debido al mal tiempo y las tormentas de arenas se retrasaron las salidas de los aviones y los 25 B-24 que comprendían la escuadrilla se dispersan. La cola de la Sección A está una hora o más por delante de la Sección B. Varios aparatos de la Sección B regresaron a la base con problemas en los motores. Los restantes queda muy separados de la Sección A en tiempo y distancia.

A y B vuelan hacia el noroeste hacia Italia en una marcación de 330°. El plan es este: en el “dedo de Italia,” los aviones giran al oeste por la costa del norte de Sicilia, entonces al norte hacia Nápoles en su misión de bombardeo. A las 19,45, con la oscuridad cerca, este plan casi ha sido completado por la Sección A. Todos salvo un avión de esta sección han bombardeado Nápoles y ahora vuelven a Soluch.

Cerca de las 19,45, se supone que el “Lady Be Good” está cera de Nápoles, delante de tres B-24 Liberator y que los dirige hacia Nápoles en el ataque. En este punto algo misterioso sucede. Aunque hay la luz suficiente para bombardear Nápoles, el Liberator que va en cabeza —aparentemente el “Lady Be Good”— abandona el objetivo se dirige a Soluch sin dejar caer su bombas. Los tres aviones detrás hacen lo mismo. En ese momento nadie que vuela detrás del líder tiene idea de quien es y por qué no ataca el objetivo. Años más tarde, cuando el “Lady Be Good” fue encontrado, se estudiaron los informes de salida de los tres pilotos que volaron detrás del avión que giró y no atacó Nápoles. Un piloto, el Segundo Teniente L. A. Worley, escribió en su informe, “Creo que el 64 nos dirigía.”
¿Creo?

El Liberator delantero no podría haber sido el “Lady Be Good” porque Worley y los otros dos aviones siguientes habían despegado entre una una hora y treinta minutos antes que este avión. El el avión que les dirigió a Nápoles era probablemente el 37, cuyo piloto era e primer teniente Brian W. Flavelle de Sección A, 512th squadron. (Al cabo de 4 meses de la Misión 109 los tenientes. Flavelle y Worley murieron. Flavelle fue derribado en el ataque contra Ploesti, el 1 de agosto, y Worley murió en combate el 4 de julio.)

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: