Bombas sobre Barcelona (1936-1939)

He aquí una pequeña historia sobre los bombardeos (aéreos y navales) sufridos por Barcelona durante la guerra civil, la defensa AA y otras cosillas tomadas del libro Perill de bombardeig! : Barcelona sota les bombes (1936-1939), de Santiago Albertí (Barcelona : Albertí, 2004).

Los inicios (julio-septiembre de 1936)
Comenzada la guerra civil española, las autoridades civiles republicanas comienzan a construir refugios antiaéreos, esfuerzo al que se suman con entusiasmo las organizaciones antifascistas y particulares. Es un trabajo desordenado, y los refugios, que no suelen cumplir las normas establecidas, aparecen por todas partes. Una vez el entusiasmo inicial se desvanece, toca a las autoridades terminar los trabajos. Los refugios serán poco más que un simple sótano con acceso al público y, tal vez, con su estructura reforzada. El problema principal de estos refugios será su fragilidad, pues están pensando para resistir bombas de 50 kgs, sin que a nadie se le ocurriera pensar en bombas de 500 kgs.

Bajo la dirección del consejero de Defensa de la Generalitat, Felipe Díaz Sandino, se elaboran una serie de normas y directrices para adoptar medidas de seguridad en caso de bombardeos.. La experiencia sobre los bombardeos es escasísima, pues los únicos antecedentes, los ocurridos en la Gran Guerra, quedan muy lejos en la memoria y, sobre todo, la tecnología ha avanzado muchísimo desde entonces.

Se empiezan a instalar las primeras sirenas de alarma y reflectores, a la par que se confía en la radio y medidas de corto alcance (silbatos). Apenas se disponen de unas pocas baterías antiaéreas instaladas en Montjuich, dotadas de piezas de 7,5 cm, montadas sobre tambores de cemento, “con su cureña introducida en un surco, enlazado telefónicamente con un puesto director de tiro”, tal y como comenta el subsecretario de defensa, Vicente Guarner. Las ametralladoras del ejército, tomadas por las organizaciones obreras durante los confusos días de julio, son instaladas en los tejados de los edificios controlados por estos en improvisados montajes diseñados por el coronel Jiménez de la Beraza, que cubren el cielo de Barcelona hasta una altura de dos mil metros. Dos yates de recreo dotados de radio se usan como medida de alerta temprana.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: