Confiar es poder.

No hay que perder el tiempo en lo qué está mal ni en quién tiene la culpa. Así nos quitaremos mucha negatividad de encima y podremos tener tiempo y energías para reflexionar y así generar ilusiones.

Como vivimos en un mundo complejo, tenemos que estar preparados para cualquier situación y poder resolverla, de ahí que tenemos que entrenar nuestras mentes, fortalecer nuestra creatividad. No hay un ser humano que no sea creativo. Quien no crea es porque no tiene hambre creadora ni confianza en sí mismo.

¿Por qué no logramos nuestros objetivos? Porque, si somos sinceros, no hemos tenido el suficiente coraje, la suficiente determinación, la suficiente energía. Podemos hacerlo porque el futuro todavía está por escribir. Y nosotros tenemos la pluma estilográfica en la mano. El pasado está ahí, pero no nos determina, porque somos libres e inteligentes.

No tiene sentido dejarnos paralizar ni por el miedo ni por el desánimo. Hemos de ser conscientes de nuestro potencial, y no tener miedo a emprender el camino. Puede no ser la vía más corta ni la más sencilla, pero es la que tenemos que emprender. Nuestro esfuerzo será esencial para lograrlo. Hay que sudar para triunfar. Nada viene gratis.

El que se esfuerza, el que persiste, el que trabaja, el que tiene paciencia, triunfa. Cuando decimos “ahora yo”, sobresale lo mejor de nosotros. Todo lo que hacemos tiene un propósito. Sirve para algo. Con este propósito nos podemos quitar de encima el desánimo y el pesimismo. Todo tiene un objetivo y una función.

Los pensamientos negativos no tienen poder per se. Sólo si creemos en ellos pueden tener efecto. Nuestra actitud ante cada evento tiene un factor determinante, sea este buscar trabajo o luchar contra una enfermedad. No hay que tener miedo a ser optimista. No hablemos de lo que esté mal, sino veamos qué podemos hacer. No tenemos problemas, sino desafíos. Pues a solucionarlos.

¿Verdad que es más fácil enfrentarse a un problema, que es un obstáculo, que a un desafío, que es una oportunidad para triunfar? Pues la diferencia real sólo radica en cambiar una palabra.

La actitud lo es todo. Si creemos en nosotros y poniéndonos en marcha, podemos.

Yours truly,
Jack.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: