Archive for 30 agosto 2018

El exilio de los republicanos españoles (2)

30 agosto, 2018

La suerte de los republicanos españoles exiliados en Francia no mejoró después de la derrota francesa. El régimen de Vichy los incorpró a su esfuerzo de guerra en las Compagnies de Travailleurs Étrangers (CTE) y más tarde en los Groupements de Travailleurs Étranger (GTE) en 1940. Así, entre 1942 y 1943, 26.000 españoles de los GTE u otros son enviados como parte del Service du travail obligatoire (STO) a las canteras de la germana Organización Todt, trabajando en la construcción de las defensas costeras de la Francia ocupada por los nazis, la llamada Muralla Atlántica.

Antes, entre 1939 y 1940, muchos republicanos se enrolan en la Legión Extranjera francesa, a pesar de la desconfianza de los oficiales hacia estos «rojos». A finales de 1942 son numerosos los que se unieron a la resistencia, el maquis, y a las fuerzas francesas libres. Los exiliados republicanos esperan que después de la caída del nazismo, la liberación de Francia contribuirá a la reconquista de su país, creencia que el tiempo se ocuparía de destruir. Durante la liberación de París el primer destacamento del ejército de Leclerc que entró en la ciudad era una sección española: los chicos de la “Nueve”.

La “Nueve” fue el apodo de la 9.ª Compañía de la 2.ª División Blindada de la Francia Libre, también conocida como División Leclerc. Se trató de una compañía bastante destacada al estar formada casi íntegramente por unos 150 republicanos españoles bajo mando francés, aunque en la División Leclerc también estaban enrolados y dispersos otros soldados de origen español en diversas compañías.

La “Nueve” estaba al mando de capitán francés Raymond Dronne. La mayor parte de los españoles allí integrados eran socialistas, anarquistas, del POUM catalán o apolíticos hostiles a Franco, con unos escasos comunistas, mientras que otros simplemente llegaban como desertores de campos de concentración marroquíes y argelinos.

Algunos de los nombres españoles que les dieron a los tanques fueron muy curiosos. Componían la unidad de mando un Jeep con el nombre de «MORT AUX CONS» y el semioruga «LES COSAQUES». A la 1ª Sección de Combate, pertenecían los tanques y vehiculos blindados DON QUICHOTTE, CAP SERRAT, LES PINGOÜINS, MADRID y GUERNICA. A la 2ª Sección, RESISTENCE, TERUEL, ESPAÑA CAÑI (luego LIBERATION), NOUS VOILA y EBRO, y a la 3.ª Sección, el TUNISIE 43, BRUNETE, ALMIRANTE BUIZA, GUADALAJARA y SANTANDER Junto a estos vehículos, rodaban unos cuantos camiones encargados del suministro y abastecimiento de La Nueve. Veteranos anarquistas intentaron bautizar a un carro de combate como su fallecido líder Buenaventura Durruti, pero los franceses no lo permitieron, por lo que le pusieron Les Pingouins. En los tanques tripulados por los españoles se permitió también pintar la bandera de la Segunda República Española.

El 4 de agosto la 9.ª Compañía desembarcó en la playa de Utah (playa de la Madelaine), al norte de la bahía de Carentan, en Normandía. La División Leclerc, contando con “La Nueve”, se encuadró dentro del III Ejército estadounidense liderado por el célebre general George Patton.

Las primeros enfrentamientos que tuvieron los republicanos españoles contra la Wehrmacht se desarrollaron en Rennes, Le Mans, Château-Gontier y. con un papel muy destacable junto a los soldados estadounidenses, en Alençon. El 7 de agosto la 9.ª Compañía sufrió su primer muerto en combate, el español Andrés García. El 12 de agosto los Aliados quedaron sorprendidos ante la experiencia bélica de la 9.ª Compañía, cuando los españoles capturaron a 129 prisioneros alemanes en Eccouché.

El 16 de agosto la División Leclerc fue atacada por las divisiones de las Waffen-SS Leibstandarte SS Adolf Hitler y Das Reich, las 9.ª y 116.ª Divisiones Panzer y la 3.ª División de Paracaidistas. La batalla fue muy cruenta. El 16 murió en combate Constant Pujol, abatido por la ráfaga de la metralleta de un oficial alemán, y su compañero Joan Castells le vengó disparando con su pistola al alemán hasta matarlo. Al día siguiente, el 17, cayó Roberto Helios; los días 18 y 19 el II Ejército británico de Bernard Montgomery llegó a la zona y lanzó un contraataque salvando a los soldados españoles de una masacre. Los españoles celebraron una misa en la iglesia de Eccouché en honor de los caídos.

París se sublevó contra los alemanes el 20 de agosto de 1944, y de Gaulle insistió ante el mando supremo aliado para que tropas de la Francia Libre acudieran a liberar la capital francesa antes que la Wehrmacht decidiera luchar en las calles y destruyera estructuras urbanas fundamentales (puentes sobre el río Sena, redes de agua, edificios públicos) conforme lo había ya ordenado Hitler.

El alto mando prefería atacar masivamente a las tropas germanas que se concentraban al norte de París y retardar la conquista de dicha ciudad. Pese a ello, De Gaulle ordenó a sus tropas aprovechar la revuelta de la Resistencia Francesa con el fin de tomar París y para ello fue elegida la División Leclerc. Precisamente en esta ocasión la 9.ª Compañía española, unidad de reconocimiento de la División Leclerc, es la primera unidad aliada en penetrar en la urbe.

El primer blindado que llegó a la plaza del ayuntamiento de París fue el “Guadalajara”, con tripulación exclusivamente extremeña. Los primeros disparos que las fuerzas aliadas efectuaron se hicieron desde el blindado “Ebro”, mandado por el capitán canario Campos y conducido por el catalán Bullosa. En las cercanías del Arco del Triunfo patrullaban Alfredo Piñero y Francisco Izquierdo, que se quedó mudo cuando una muchacha, tras los besos y abrazos de rigor exclamó: “¡Eres el primer soldado francés al que beso!”. a lo que éste contestó “Somos rojos españoles”. Anécdota parecida le ocurrió al locutor que entrevistó a los recién llegados y recibió un castizo “pardon mesier mais ye suis español”. Por lo demás la dotación que llegó al ayuntamiento de París el 22/08/1944 fueron los sameiorugas M3: Madrid, Jarama, Ebro,Teruel, Guernica, Belchite, Guadalajara, Brunete y Don Quijote, junto con un tanque tripulado por 4 franceses: el “Romilly”. Este era el destacamento, que, con toda justicia, llamaron “los liberadores de París”.

A las 21:22 horas de la noche del 24 de agosto de 1944, la 9.ª Compañía irrumpió en el centro de París por la Porte d’Italie. Al entrar en la plaza del Ayuntamiento, el semioruga español “Ebro” efectuó los primeros disparos contra un nutrido conjunto de fusileros y ametralladoras alemanas. Después los civiles que salieron a la calle cantando La Marsellesa, para su sorpresa constataban que los primeros soldados liberadores eran todos españoles. El jefe francés de la 9.ª Compañía, Raymond Dronne, se dirigió hacia la comandancia del general alemán Dietrich von Choltitz para requerir la rendición.

Mientras se esperaba la capitulación final, los españoles tomaron al asalto la Cámara de los Diputados, el Hôtel Majestic y la Plaza de la Concordia tras sufrir un muerto. A las 3:30 horas de la tarde del 25 de agosto, la guarnición alemana de París se rindió y fueron los soldados españoles quienes recibieron como prisionero a Von Choltilz, mientras otras unidades francesas también entraban en la capital. El general Eisenhower remitió entonces parte de sus tropas para colaborar con los franceses.

Al día siguiente, el 26 de agosto, las tropas aliadas entraron triunfantes en París. Los españoles desfilaron frente a la Catedral de Notre Dame y posteriormente escoltaron al general Charles de Gaulle por los Campos Elíseos. Los soldados españoles de la División Leclerc desfilaron llevando en sus estandartes los colores de la Segunda República Española; las posteriores protestas del régimen franquista fueron ignoradas por el gobierno francés.

Tras la Liberación de París la 9.ª Compañía abandonó la capital francesa el 8 de septiembre para volver al frente. El día 12 los españoles obtuvieron un señalado éxito cuando hicieron prisioneros a 300 soldados alemanes al tomar Andelot. El 15 cruzaron el río Mosela y establecieron una cabeza de puente tras las líneas alemanas, donde tuvieron un enfrentamiento en Châtel-sur-Moselle.

De Gaulle reconoció la importancia de la 9.ª Compañía dentro del Ejército francés, y el 26 de septiembre él en persona repartió las principales condecoraciones en la ciudad de Nancy. La Medalla Militar y la Croix de Guerre fueron entregadas al capitán Raymond Dronne, al subteniente canario Miguel Campos, al sargento catalán Fermín Pujol y al cabo gallego Cariño López.

La batalla para Alsacia comenzó en noviembre; allí los alemanes destruyeron el tanque del alférez Federico Moreno, aunque por suerte no hubo bajas. El 23 de noviembre la 9.ª Compañía tomó la capital alsaciana de Estrasburgo, siendo esta la última gran ciudad francesa perdida por las tropas alemanas.

Cuando la 9.ª Compañía cruzó el Rin y se internó en suelo alemán, los españoles quedaron estancados por el frío invierno de -22 °C en el camino boscoso hacia Múnich. A lo largo de ese tiempo sufrieron unas 50 bajas por congelación y las bombas. Cuando se acabó el invierno la 9.ª Compañía se puso en marcha de nuevo. La actuación más importante en esta etapa de la 9.ª Compañía fue el 5 de mayo de 1945 al participar en la toma del Nido del Águila, el refugio final de Adolf Hitler en Berchtesgaden.

La Segunda Guerra Mundial terminó en Europa el 8 de mayo de 1945 tras la rendición incondicional de Alemania. Hasta ese momento la 9.ª Compañía había sufrido 35 muertos y 97 heridos; sólo 16 españoles seguían en activo al momento de llegar la paz, aunque muchos otros continuaban prestando servicio en otras unidades del Ejército francés.

Tras la guerra, varios veteranos españoles quedaron en el Ejército francés, otros prefirieron desmovilizarse y permanecer como civiles en Francia. Amargamente, sus triunfos de combate no sirvieron para que pudieran volver a España ni ayudaron a la caída del régimen dictatorial de Francisco Franco, como muchos de ellos proyectaban. Ante ello, los veteranos españoles continuaron como exiliados políticos durante muchos años más.

Los méritos de la 9.ª Compañía española fueron reconocidos por los historiadores especializados, pero gran parte de la historiografía francesa prácticamente ignoró su gran importancia en el episodio concreto de la Liberación de París (tratándola como un evento exclusivamente francés). Los historiadores españoles estudiaron a la 9.ª Compañía ampliamente sólo después de la caída del franquismo, cuando se reconoció a esta unidad por su destreza y valor.

Hubo que esperar a agosto del 2004 para que la ciudad de París realizara un homenaje adecuado a los españoles de la División Leclerc que tanto habían contribuido con su liberación sesenta años antes. Para tal efecto se desveló una placa conmemorativa junto al río Sena en el Quai Henri IV.

El 25 de agosto de 2012, durante la celebración del 68 aniversario de la Liberación de París, una bandera republicana participó en dicho acto a modo de reconocimiento del papel de La Nueve en la liberación de la ciudad, siendo reconocido este hecho en el discurso del Presidente de la República francesa, François Hollande.

Anuncios

El exilio de los republicanos españoles (1)

28 agosto, 2018

Tras el fin la guerra civil, medio millón de españoles tuvieron que cruzar la frontera catalana y entrar en Francia huyendo del avance de las tropas franquistas para empezar un largo exilio que habría de durar, para muchos de ellos, el resto de sus vidas. Eran los heterogéneos protagonistas, anónimos y reputados, hombres y mujeres, ancianos y niños, catalanes o asturianos, jornaleros agrarios o catedráticos universitarios, del exilio republicano español.

El éxodo político de los vencidos en la contienda había empezado casi al principio de las hostilidades, al compás de las victorias del Ejército insurgente y como contrapartida a la sucesión de derrotas cosechadas por las tropas republicanas. La ocupación de Guipúzcoa a fines de 1936 ya había arrojado una cifra de 15.000 refugiados que buscaron abrigo en Francia. La evacuación del frente del norte durante las ofensivas franquistas en Vizcaya, Santander y Asturias había producido en 1937 la salida de otros 160.000 refugiados. Y la campaña franquista de Aragón en marzo-abril de 1938 había dado como resultado la expatriación de 24.000 refugiados. La gran mayoría de afectados por aquellas primeras oleadas del exilio habían retornado a la zona bajo poder del Gobierno republicano, de modo que permanecieron en Francia, otros países europeos y México unas 40.000 personas, básicamente niños. Nada de ello tuvo la entidad de lo que se vivió a principios de 1939, durante la triunfal ofensiva franquista sobre Catalunya, que conllevó el paso de la frontera francesa de un mínimo de 470.000 personas. A ellos se les unirían otras 15.000 personas que consiguieron salir desde los puertos de la zona central republicana antes del colapso militar de marzo de 1939.

El gobierno de Daladier decidió abrir la frontera franco-española el 27 de enero de 1939 y los refugiados huyeron a través de los Pirineos por la Junquera, Portbou, Le Perthus, Cerbère y Bourg-Madame. En marzo de 1939 el número de refugiados españoles en Francia se estimaba en 440.000 personas.​ Los historiadores han estimado en 465.000 exiliados, de los que 170.000 son civiles, el número de refugiados después de la caída de Cataluña.

Desde el punto de vista español, era un exilio superior a cuanto se había registrado en la historia nacional. No en vano, la masa de exiliados revelaba una enorme pluralidad interna, tanto por su procedencia geográfica, como por su composición demográfica, su ocupación socio-laboral y su perfil ideológico. De hecho, partieron al exilio españoles de todas las regiones: más desde Catalunya y Aragón, por razón de cercanía territorial a la frontera, que desde Asturias o Extremadura. Eran de todas las edades y de ambos géneros: un mínimo de 220.000 soldados mayores de edad frente a otro mínimo de 210.000 civiles, entre los que predominaban las mujeres, los niños y los ancianos. También eran de todas las condiciones sociales: casi la mitad obreros del sector industrial, más del 30% trabajadores agrícolas y cerca de un 20% del moderno sector terciario. Y en cuanto a sus credos políticos, abrigaban todo el espectro desde el liberalismo democrático hasta el anarquismo, pasando por el socialismo, el comunismo y los nacionalismos vasco y catalanista.

España tardaría mucho tiempo en recuperarse de las consecuencias de esa enorme hemorragia humana, que privó al país de la competencia de un altísimo número de brazos y cerebros. Sin embargo, aquellos expulsados por los vencedores, que los consideraban la ‘anti-España’, acabarían reforzando la presencia de la cultura española en los países de acogida y transfiriendo sus saberes y habilidades a otros pueblos cercanos o lejanos pero ya para siempre unidos a España por ese flujo migratorio tan numeroso como cualificado.

En Francia, son los departamentos del sudoeste, próximos a España, los que acogieron al mayor número de refugiados, con una fuerte presencia española en las ciudades de Burdeos y Toulouse, donde ya residían anteriormente españoles. Los otros departamentos de la costa atlántica, en mayor medida el del Loira, también acogieron refugiados, así como Macizo Central, Bocas del Ródano y la región parisina.

La acogida de los viajeros fue diferente en un lugar u otro: unos son bien recibidos y objeto de acciones de solidaridad, mientras que otros son vistos con desconfianza y hasta hostilidad en una Francia en crisis, con visos de xenofobia. Según Bartolomé Bennassar, las oleadas de exiliados son muy bien recibidas después de 1939.

Estos campos fueron evolucionando con el tiempo. Las autoridades francesas, desbordadas, reagruparon a los refugiados en centros de “control” o de “clasificación” en la frontera,​ más tarde en campos de concentración (término oficial de la época) o de “internamiento”​ situados en principio en el departamento de Pirineos Orientales, como en el caso del campo de Saint-Cyprien, el campo de concentración de Argelès-sur-Mer o el campo de Le Barcarès en la playas. Estos campos de internamiento especializados que reagrupaban especialmente a vascos, antiguos Brigadas internacionales (campo de Gurs), catalanes (Agda, campo de Rivesaltes), ancianos (Bram), y a la división Durruti (Campo de Le Vernet), son creados tierra adentro en febrero de 1939​ en los departamentos vecinos del Rosellón, para paliar el crecimiento de las estructuras del litoral y las condiciones sanitarias deterioradas. Casi la mitad de los refugiados fueron concentrados en las playas próximas a la frontera catalana: 80.000 en Argelés; más de 100.000 en Saint Cyrpien; 20.000 en Barcarés; y otros 25.000 en Agde. El resto, fueron repartidos por la Cerdaña francesa: Vallespir, Gurs, Vernet…

Entre los exiliados españoles, se omite a menudo a los que desembarcaron en el norte de África. Fueron cerca de 10.000. Anne Charaudeau explica detalladamente la forma en que estos desterrados son tratados después de su llegada.​ Primero detenidos en los campos, a causa de su potencial peligrosidad, los exiliados se vuelven rápidamente una mano de obra indispensable en tiempo de guerra. En Argelia francesa, los exiliados vueltos a capturar son usados en las canteras del Transsaharien desde 1939. En este aspecto, el trabajo forzado de los refugiados no es una invención de la Francia de Vichy, sino que la generaliza.

Las condiciones sanitarias pésimas, falta de alimentos y de infraestructuras, provocaron que en los primeros 6 meses de reclusión, murieran al menos 14.617 refugiados españoles. Estos son los fallecimientos por hambre, frío y enfermedades que se han podido documentar. Frente a la actitud del gobierno galo, hubo ciudadanos franceses y organizaciones humanitarias poniendo todo su empeño en paliar estas durísimas condiciones de los exiliados españoles.

El primer objetivo de las autoridades francesas era presionar al medio millón de exiliados a que regresaran a España, con lo que eso suponía. Las duras condiciones en las que el gobierno galo permitió que vivieran era el primer revulsivo para “animarles” a marcharse.

Enfrentamientos ideológicos derivados de la guerra civil española se reproducen en los campos entre los prisioneros y son explotados por las autoridades francesas, que utilizan por ejemplo las tensiones entre anarquistas y comunistas para controlar a estos últimos, como en el caso de Vernet d’Ariège,​ que se convertirá en un campo disciplinario para prisioneros políticos bajo el régimen de Vichy.

Los exiliados que se quedaron, fueron presionados primero y obligados luego a alistarse al ejército francés, unos 100.000, de los cuales 10.000 fueron enrolados en la Legión Extranjera. 35.000, fueron llevados a trabajar por sueldos míseros en industrias de armamento, minas y agrícolas. El resto, unos 60.000 formaron las Compañías de Trabajadores Españoles (CTE), invento del gobierno galo para explotar laboralmente a exiliados. Eran unidades sometidas a disciplina castrense, aunque ni portaban armas ni vestían uniformes y se dedicaban a construcción. En 1940, los españoles de 8 de estas compañías (111º, 112º, 113º, 114º, 115º, 116º, 117º, 118 y 119º) vivieron el drama de Dunkerque en la que murieron la gran mayoría, defendiendo las posiciones de Bray-les-Dunes.

Aceptar la realidad

27 agosto, 2018

Cuando la vida nos da circunstancias con las que no estamos de acuerdo (un problema con un amigo, en el trabajo, etc), generamos un rechazo, y esto tiene efectos inmediatos. La frustración reduce el funcionamiento de áreas enteras del cerebro, áreas esenciales en el proceso que nos permite superar los problemas que, precisamente, intentamos negar.

Hemos de asumir la situación y ver qué podemos hacer para seguir adelante, pues de lo contrario nuestro organismo se ve dañado por esta resistencia y este rechazo.

Si no reconocemos lo que está mal, no podremos avanzar. Por ejemplo, el orgullo (o minusvalorarse), los celos, la envidia, sólo contribuyen a estancarnos y herirnos a nosotros mismos y todos los que nos rodean. Hay, por tanto, que ser felices con el momento que vivimos, con nuestras vidas.

Donde ponemos nuestra atención, eso se vuelve más importante y más visible para nosotros. Por eso hemos de fijar nuestra atención en lo que queremos, en cómo llegar a más, en cómo ser mejores.

Yours truly,
Jack

Los otros Adanes (2)

25 agosto, 2018

Spiritus Adae

Corresponde a la vez con el Adán celestial y el alma primordial (aquella de la que provienen todas las almas individuales según la doctrina del dualismo cátaro moderado) y no deja de tener relación con el Adán cabalistico, que es la totalidad de la humanidad en uno. En tiempos de San Agustín, los maníqueos de África todavía seguían la distinción tradicional entre el hambre primordial salvado (y salvador) y su alma caída en poder de Satanás, y, también, entre el hombre material creado por el diablo para encarcelar el alma. El hombre primorddal es el espíritu de Adán.

Todas las fuentes que nos permiten conocer las creencias de los bogomilos ponen énfasis en la impotencia de Satanás para crear almas por sus propios medios. En la Cena Secreta (apócrífo de origen bogomilo), Adán es un ángel del tercer cielo y Eva uno del segundo, a los que Satanás seduce y les da un cuerpo a pesar de ellos. Prácticamente todos los dualistas moderados pensaban, como los bogómilos, que Adan era un Ángel al que Satanás había encerrado dentro de un cuerpo. Sus mitos sólo diferían en los detalles: los ángeles caen atraídos por el encanto de Lucifer o por curiosidad; bajan tras pedir permiso a Dios para hacerlo; o que Lucifer, que ha intentado dar vida a un ser vivo, le pide a Dios que le deje un alma; y Dios le da una (que Él crea especialmente o la de un ángel).

En resumen, todos estos mitos se resumen así:

1. Satanás no puede animar los cuerpos amteriales.
2. Dios permite la entrada del alma de Adan y la de Eva en un cuerpo.
3. Estas almas -o o ángeles- pecan por voluntad propia.

Tengamos en cuenta que, por influencia del dualismo absoluto o por inconsecuencia doctrinal, los dualistas moderados admitían a veces que los ángeles habían querido unirse a Satanás (por atracción o curiosidad) porque tenían una inclinación hacia el Mal. El ángel Adán, miembro de un cielo inferior, estaba predestinado a convertirse en el hombre Adán.

Los otros Adanes (1)

21 agosto, 2018

Para la Cábala, Adán es el hombre total cósmico (el macroanthropos de Filón), que incluye en su totalidad el plenoma cabalístico de todos los eones y los tres logoi (inteligencia) supremos: el pensamiento, la inteligencia y la sabiduría.

Según el Zohar, Adán es el conjunto de las cuatro potencias supremas de Dios, o, más bien, la manifestación concentrada, resumida, de estas potencias.

En el maniqueísmo antiguo, se denomina “Adán celestial” al hombre primordial, el alma o “armadura” que está formada por sus cinco hijos o elementos luminosos (el aire, el viento, la luz, el agua y el fuego). Fue devorado por las tinieblas, pero su sacrificio, dentro de los planes divinos, supuso la derrota de los demonios.

Para salvarlo, el Espíritu Vivo bajó, junto a la Madre de la Vida, al reino de las tinieblas. Allí dio su mano al Adán celestial, que pudo así impulsarse fuera de la oscuridad. En compañía de las otras dos emanaciones, regresó al paraíso de la luz. Sin embargo, en el infierno se quedaron los cinco elementos de su alma. Es la primera liberación.

La organización del mundo material, consecutiva a la irrupción del mal en el cielo, no tiene más fin que rescatarlos. El enviado de Dios, el Espíritu Vivo o demiurgo, separa los elementos de su parte demoníaca, y los divide en tres partes. Es la segunda liberación.

Pero hacía falta una tercera para rescatar a los elementos espirituales, los más numerosos y oscurecidos por la mezcla con el mal. Por eso un enviado divino (a veces denominado Mithra, padre de las doce vírgenes de luz), bajó a la tierra para afinar la máquina para recuperar la luz enterrada.

Abjurar

19 agosto, 2018

Cuando un hereje renunciaba a sus errores y se retractaba de sus errores pasados, jurando no volver a recaer en ellos y profesar la fe católica, se decía que abjuraba.

Abjurar proviene del latín abiurare, que significa “negar con juramento”, resultado de juntar el prefijo ab-, “separación del anterior” y iurare, “jurar”; procediendo este verbo de ius, “derecho, justicia”.

La abjuración seguía una fórmula impuesta por el manual del inquisidor escrito por Bernard Gui, el Practice Inquisitionis hæreticae pravitatis (“Práctica de la Inquisición en la depravación herética”). Además, debían de prometer que descubrirían, denunciarían y harían arrestar a otros herejes de su secta o de cualquier otra, que defenderían a la iglesia católica y que obedecerían sus mandatos y el de los inquisidores.

Si el hereje retornaba a la fe de manera completa y tras haber confesado toda la verdad sobre la herejía en lo que le era tocante, además de cumplir con la penitencia y prescripciones que le eran impuestos.

La abjuración no anulaba castigo alguno.

Los relapsos eran aquellos herejes que, tras abjurar, volvían a recaer en sus pasados errores. No podían beneficiarse de perdón alguno y eran condenados casi siempre a la hoguera, salvo en unos pocos casos, el de los judíos que podían demostrar que se le había obligado a convertirse al cristianismo mediante el uso de la fuerza.

Microrgasmos (4)

18 agosto, 2018

Llevaba tan metida la raja de los shorts y le iban éstos que al agacharse a recoger los excrementos (la caca, por ser de la jet-set) de su caniche, el roce le provocó un orgasmo de tales dimensiones que empapó a la perra.

Microrgasmos (3)

15 agosto, 2018

Mientras la veía avanzar hacia mí con su enorme miembro sujeto a sus caderas por el estrapón, me quedé fascinado con la pequeña sombra de vello púbico, negro como la noche, que asomaba por encima del obelisco rojo que me iba a meter hasta la empuñadura.

Ahora

12 agosto, 2018

Uno de mis problemas eternos es que siempre estoy preguntándome qué será lo siguiente, imaginando un posible futuro, adelantarme a lo que va a pasar. Y así me olvido de vivir el presente.

Eso es algo que tengo que eliminar.

Vive el presente, el momento actual.

Yours truly,
Jack

Microrgasmos (2)

12 agosto, 2018

La gota de sudor se fue deslizando por su escote, dejando un rastro húmedo entre sus pechos. Al desaparecer debajo del pico abierto de la blusa, ella se corrió.


Entramado de sentimientos

Relatos, cuentos, historias y libros escritos por Anne Kayve

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

DIARIO DE UNA SUMISA NOVATA

Poco a poco, dia a dia, contando como me he convertido en sumisa.

tececonvida

La íntima historia de una vida

Marisol escribe

Ven a leerme.

Las Gafas Moradas

Espacio feminista para todes

NO HAY UNA RUBIA BUENA

Cosas que deberían importar, o no?

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

Swinger Lifestyle

Swinger Clubs, Swinger Cruise,Lifestyle .

Cuernos literarios

Palabras prohibidas a traves del 5 arte

Alejandro Huerta

blog de un nihilista

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

Mi mente dispersa.

Recopilación de frases, diálogos o fragmentos tanto de libros como de películas.

Experimentando mi lado liberal

COMPARTIENDO MIS VIVENCIAS CONTIGO

El sexo y yo

Descubriendo el sexo

BDSM blog

El BDSM bilingüe

Con 40 y.....Salvaje!!!!!

La mujer.. la madre... Con 40 años y.... salvaje

Blue Funky Music

Grupo Musical Jazz / Funk. Hablamos de todo lo que nos inspira la música

CherriesWriter - Vietnam War website

See what War is like and how it affects our Warriors

darecadodemi

historias basadas en hechos reales ¡con dibujos!

Desgranante

Despertador de sentimientos.

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

CARLOS AYMÍ ROMERO

La literatura es la mentira en la que más creo.

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

SIN OMBLIGO PROJECT

BY JUAN ANDRÉS FERNÁNDEZ

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

Diamantes y Basura

Blog del escritor Ismael Villasol

Literatura, cultura y nuevas tecnologías

Este blog aporta herramientas multimedia para aprender y disfrutar de la literatura y de la cultura