Archive for mayo 2020

El último viaje del PNS Ghazi (3)

31 mayo, 2020

El comandante de la flota oriental hindú, el vicealmirante Nilakanta Krishnan, esperaba que Pakistán usara al PNS Ghazi para atacar al INS Vikrant, aunque calculaba que lo intentaría en la bahía de Bengala, no en la misma base de Vishakapatnam. En cualquier caso, preparó un cuidadoso plan de engaño para proteger al portaaviones. El 13 de noviembre, el INS Vikrant y sus escoltas partieron repentinamente de Vishakapatnam sin que la tripulación conociera su destinado, que era las islas Andaman, una cadena de pequeñas al este, cerca de Birmania y de Tailandia. Seguro que a los pakistaníes no se les ocurriría buscar allí ni tampoco tendrían ningún submarino o barco que se atreviera a aventurarse tan lejos.

El vicealmirante Krishnan llamó al comandante de la base naval de Madrás, que estaba en la costa sur de la India (en dirección opuesta de las islas Andaman) que se preparara para la llegada del INS Vikrant. En Madrás se quedaron estupefactos al recibir estas instrucciones mediante una simple llamada de teléfono, pero se prepararon para cumplir con las órdenes recibidas. Era obvio que Krishnan esperaba que los pakistaníes interceptaran la llamara. En Vishakapatnam, Krishnan hizo un encargo por grandes cantidades de comida, como si el INS Vikrant (que ya había partido) fuera a partir para un largo crucero. Era otra parte de la trampa de Krishnan.

El destructor INS Rajput sería el «falso Vikrant“. El navío comenzó a lanzar una cantidad masiva de mensajes cifrados, como si se tratara de un portaaviones actuando como buque insignia. Cumplida esta misión, el INS Rajput retornó a sus misión normal como si nada hubiera pasado. Se hizo creer a los pakistaníes que el portaaviones seguía en Vishakapatnam, hacia donde se dirigió el PNS Ghazi. El 25 de noviembre, la inteligencia naval hindú interceptó un mensaje de la marina enemiga que afirmaba «INTELIGENCIA INDICA PORTAAVIONES EN VISHAKAPATNAM”.

EL sumergido PNS Ghazi pasó por la latitud de Bombay (today Mumbai) el 16 de noviembre de 1971 y circunnavegó Sri Lanka el 19. Se cree que fue avistado por un pesquero hindú ese día cuando navegaba a profundidad de snorkel. El 25 pasó por la latitud de Madras. A las 16:00 del 1 de diciembre, el vicealmirante Krishnan informó al gobierno que estaba seguro de que un submarino pakistaní estaba operando en la costa oriental y que había iniciado su búsqueda. El 2 de diciembre el INS Rajput realizó una búsqueda sin éxito y regresó el mismo día a Vishakapatnam. A las 17:40 del día 3, Pakistán lanzó la operación “Chengiz Khan”, un gran ataque contra el noroeste de la India. La idea era repetir el éxito del ataque contra Pearl Harbor y el de los israelíes en 1967, pero la fuerza aérea hindú estaba alerta. La operación fue un fracaso.

Con la guerra ya formalmente declarada, el INS Rajput reanudó su búsqueda con todos los sistemas de navegación apagados como medida de seguridad y siendo guiado por un piloto local para partir de Vishakapatnam. Si no encontraba al enemigo, marcharía hacia el norte para reunirse con el grupo de batalla del INS Vikrant que partía a toda velocidad hacia las Andaman. Pronto sus aviones atacarían Pakistán Oriental. El INS Rajput pronto tuvo problemas cuando un motor se estropeó. De hecho, el viejo veterano de la segunda guerra mundial estaba en Vishakapatnam esperando que lo retiraran de servicio. Se temía, además, que los pakistaníes minarían Vishakapatnam. Al capitán del INS Rajput, el teniente comandante Inder Singh, le dijeron que rea muy probable que su barco no sobreviviera de su misión.

Según los hindúes, a las 23:40 del 3 de diciembre, seis horas después del comienzo de las hostilidades, el INS Rajput partió de Vishakapatnam. Como el capitán temía que su buque pudiera ser atacado en la parte final del canal, cuando el barco se detendría para dejar ir al piloto civil en un bote, detuvo su navío antes para realizar esto, de manera que cuando llegó al final del canal navegaba a toda velocidad mientras preparaba sus cargas de profundad, una práctica estándar de la marina hindú con sus barcos menos modernos, que lanzaban cargas de profundidad de manera aleatoria en tiempos de guerra para alejar a cualquier submarino enemigo.

A las 00:14 del día 4, el sonar del INS Rajput detectó algo que sonaba como un submarino cambiando de profundidad a una media milla de distancia. El capitán Singh ordenó realizar un brusco viraje y lanzó dos cargas Mk VII DCT de la segunda guerra mundial.A las 00:15, una masiva explosión submarina sacudió al barco. Algunos marinos de la tripulación pensaron que habían sido torpedeados, debido a la potencia de la explosión. Los vigías vieron una posible mancha de aceite y Singh estaba seguro de haber hundido a un submarino enemigo, y así informó de ello al vicealmirante Krishnan at Vishakapatnam. Poco después, un vigilante costero informó de haber escuchado una doble explosión a las 00:15.

El INS Rajput partió a reunirse con el INS Vikrant. Al amanecer, pesqueros de la zona vieron una mancha de aceite flotando en el mar junto algunos restos, incluido un salvavidas sin usar con una marca:“USS DIABLO”.

El último viaje del PNS Ghazi (2)

30 mayo, 2020

Tercera parte: el interludio turco.

En 1965 EEUU aplicó un embargo de armas a Pakistán. para esa época, el PNS Ghazi necesitaba desesperadamente una modernización. Para evitar el embargo, el gobierno pakistaní llegó a un acuerdo con Turquía, cuyos astilleros estaban familiarizados con los submarinos norteamericanos, varios de los cuales ervían en la marina turca. Además, los astilleros Gölcük habían recibido los planos para realizar la reforma SCB-27 y la había llevado a cabo en dos submarinos, el TCG Gür y el TCG Inonu (los ex-USS Chub y ex- USS Brill de la USN respectivamente).

La modernización tuvo lugar entre marzo de 1968 y abril de 1970. Se cree que durante este proceso se adquirieron las minas americanas de la segunda guerra mundial que el submarino utilizó en 1971.

En 1970 Pakistán compró a Francia tres submarinos de la clase Daphné, un diseño más silencioso y moderno que el veterano submarinos de la segunda guerra mundial, que fue mantenido en servicio por su excepcional alcance de patrulla.

La guerra de 1971

La guerra fue el resultado de la partición del Raj británico, que dejó a la parte occidental de Pakistán separada de la oriental por la India, que la rodeaba por todas partes salvo por la costa.

Tras los problemas que comenzaron en Pakistán oriental tras las elecciones de 1970, en el verano del año siguiente, millares de refugiados de origen bengalí comenzaron a huir a la India. Al mismo tiempo, el gobierno pakistaní animó los sentimientos anti-hindúes en Pakistán oriental. Hacia finales de 1971, la guerra parecía inevitable. En agosto de 1971, el portaaviones HMS Vikrantfue transferido de la flota occidental de Bombay a la oriental de Vishakapatnam, lo que lo situaba fuera del alcance de los Daphne pakistaníes, pero no del PNS Ghazi, al que se asignó la misión de cazarlo. El submarino tenía dos problemas para cumplir esta misión: su edad y los regulares fallos de sus equipos, a pesar de los esfuerzos de su tripulación, pues la base de Chittagong no tenía buenas instalaciones de mantenimiento.

Para los pakistaníes era obvio que el Pakistán Oriental era indefendible. La única manera de impedir que fuera invadido era atacar India Occidental, causando tremendos daños allí. Hundir al INS Vikrant se volvió en una tarea vital, pues sería un golpe colosal a la marina enemiga y quitaría mucha presión al Pakistán Oriental.

Inicialmente, el almirantazgo pakistaní consideró que enviar un submarino a dar la vuelta a todo el subcontinente hindú para cazar al buque insignia enemigo era una misión suicida, pero el gobierno de su país era inflexible al respecto. Los Daphné no podían llegar, pero el PNS Ghazi sí. El submarino fue puesto bajo las órdenes del comandante Zafar Muhammed Khan, formado por los británicos y conocido por su valor. El PNS Ghazi era su primer mando, aunque había sido su oficial de armamento. Se le asignaron dos misiones: la primaria, encontrar y hundir al INS Vikrant; la segunda, minar la costa oriental hindú.

El PNS Ghazi partió hacia su destino el 14 de noviembre de 1971.

El último viaje del PNS Ghazi

29 mayo, 2020

Primera parte: el USS Diablo.

El USS Diablo (SS-479) fue un submarino de la clase Tench que entró en servicio con la US Navy el 31 de marzo de 1945. Construidos entre 1944 y 1951, los Tench eran una mejora de las clases Gato y Balao, pero de construcción más robusta y mayor alcance sin que por ello se incrementara su desplazamiento excesivamente. Se planearon 80 submarinos aunque 51 fueron anulados entre 1944 y 1945 cuando se vio que no serían necesarios para derrotar a Japón. Los restantes 29 entraron en servicio entre octubre de 1944 y febrero de 1951. Catorce de ellos serían vendidos a marinas de otros países, en su mayoría tras servir 25 años o más con la US Navy; dos a Turquía, uno a Grecia, dos a Italia, uno a Pakistán, uno a Canadá, cuatro a Brasil, uno a Venezuela, uno a Perú y otro a Taiwán

El USS Diablo se mantuvo en servicio con la US Navy al finalizar el conflicto mundial y en 1963 fue modernizado dentro del programa SCB-47A, por lo que se le cambió el puente de mando por uno más alto y lineas más refinadas, además de nuevos sonares y snorkel. También se le retiró el viejo motor diésel auxiliar.

Segunda parte: el PNS Ghazi

En 1963 el USS Diablo fue cedido a Pakistán por cuatro años según los términos del Programa de Asistencia de Seguridad (Security Assistance Program – SAP) con opción de compra. El 1 de junio los pakistaníes se hicieron cargo del USS Diablo, que se convirtió en el PNS Ghazi. Llegó a su base de Karachi en septiembre de 1964. El PNS Ghazi fue el primer submarino de Pakistán y se convirtió en una seria amenaza para la armada india.

La guerra de 1965

La guerra indo-pakistaní de 1965 fue el resultado de diversas disputas fronterizas. Cuando comenzaron las hostilidades el 5 de agosto, se ordenó al PNS Ghazi que patrullara al sur de la costa de Pakistán oriental y que sólo buscara «grandes» buques hindúes, es decir, portaaviones, cruceros y grandes destructores. Pero como la India intentó reducir el alcance de este conflicto, el gran objetivo del Ghazi, el portaaviones INS Vikrant, resultó imposible de localizar.

La marina hindú buscaba al PNS Ghazi, que tuvo que extremar las precauciones. Aún así, el 9 de septiembre, la fragata INS Beas lanzó un fallido ataque con cargas de profundidad. Poco después, un avión ASW Alizé sobrevoló el expuesto periscopio del submarino. Fue un milagro que no lo detectara.

El 17 de septiembre el PNS Ghazi adquirió un contacto de superficie que fue identificado como la fragata INS Brahmaputra, uno de los buques más modernos de la armada hindú. El PNS Ghazi disparó tres torpedos Mk14 contra él y se sumergió para evitar el previsible contraataque enemigo. Según el registro del submarino, se escucharon tres explosivos más o menos cuando los tres torpedos debían de haber hecho impacto, y el PNS Ghazi fue acreditado con el hundimiento del INS Brahmaputra. Sin embargo, la fragata hindú no sólo no fue hundida, sino que ni siquiera fue alcanzada. Ningún buque fue hundido o dañado en esa zona A día de hoy, se desconoce quién fue el objetivo del PNS Ghazi o a qué se debieron las tres explosiones.

Cuando la guerra finalizó seis días después, el submarino regresó a Karachi.

El retorno de Fu Manchú (59)

27 mayo, 2020

Londres, Whitehall
20 de mayo de 1938, por la tarde.

-¡Pero debo ver al primer ministro!» -rogó Nayland Smith una vez más-. No pudo enfatizar lo suficiente que es este encuentro.

Tanto él como el teniente Bond, que actuaba como su ayudante personal desde que tenía que usar una silla de ruedas, estaban en la antesala que llevaba a la oficina del primer ministro británico, Neville Chamberlain. Pero su secretaria personal, atrincherado detrás de una mesa enorme, impedía su paso. El motivo era muy simple: la tensión creciente entre Alemania y Checoslovaquia, que estaba disparada estos días, con rumores de tropas desplegándose en la frontera.

-Lo siento, sir Denis, pero el primer ministro no tiene tiempo, hoy especialmente, para recibir. Está hablando con el secretario de estado, Eden, y con Sir Nevile Henderson y…

-¿El primer ministro está hablando con nuestro embajador en Berlín? Lo siendo, señorita, pero no puedo esperar a que termine esta conversación. ¡James, vamos allá!

Ignorando las indignadas protestas de la secretaria, Bond y Neyland Smith se abrieron paso hasta el despacho del primer ministro, donde un indignado Eden rugió:

-¿Qué significa esto?

-Sir Neville, señor Eden, pido disculpas por la intromisión, pero, como el primer ministro ya sabe, trabajo para el servicio secreto de su Majestad y tengo información que usted debe conocer antes que finalizar esta conversación.

Mirándolo con una expresión profundamente incrédula, Eden pidió al embajador que llamara en diez minutos, pues había llegado el servicio secreto con información muy importante.

Sir Denis procedió a explicar rápidamente que había encontrado pruebas sobre la influencia de Fu Manchú en los actos de Hitler, aunque el primer ministro no parecía en absoluto convencido. Era el momento, exclamó sir Denis, que ser firmes con Hitler. Tras unos instantes de incertidumbre, al final Chamberlain prometió que ordenaría a Henderson que dejara claro a Hitler que cualquier acto hostil contra Checoslovaquia significaría la guerra.

Recopilación (2): Regalo de despedida – un relato

24 mayo, 2020

Un relato que escribí hace ocho años (tempus fugit) y del que me siento particularmente orgulloso.

https://wp.me/p5Qvf-3d
https://wp.me/p5Qvf-3f
https://wp.me/p5Qvf-3i
https://wp.me/p5Qvf-3l

Recopilación (1): El Poliamor

22 mayo, 2020

Para tener juntos ciertos hilos, voy a agruparlos en algunas entradas recopilatorias. Hoy le toca el turno al poliamor. Voilà!

https://wp.me/p5Qvf-2w
https://wp.me/p5Qvf-2w
https://wp.me/p5Qvf-2D
https://wp.me/p5Qvf-v8
https://wp.me/p5Qvf-1xa
https://wp.me/p5Qvf-1y1

Que aproveche.

Yours truly,
Jack

Los mitos

21 mayo, 2020

Los mitos no son historias que no son verdaderas.

Simplemente son relatos que no se amoldan a la historia conocida.

Sirven como fundación a una cultura.

La guerra civil armagnac-borgoñones

18 mayo, 2020

Que Carlos estuviera como una cabra tampoco fue tan malo para Francia. Al menos al comienzo.

Su mujer, la reina Isabel de Baviera asumió el liderazgo del país al frente de un consejo de regencia. Francia estaba en paz, disfrutando de una tregua con los ingleses en su interminable guerra de los cien años.

Pero cuando una generación dejó paso a la siguiente, el consejo de regencia comenzó a hacer aguas. A un lado estaban los Armagnac, liderados por el hermano pequeño del rey, Luis, duque de Orleans, el mujeriego más grande del reino (de hecho, se decía que el tercer hijo de su hermano era suyo, en realidad). Al otro lado estaban los Borgoñones, con el primo del rey al frente, Juan sin Miedo. Borgoña estaba atada a Inglaterra por cuestiones comerciales, y eran partidarios de crear grandes ciudades con mucho comercio, mientras que los Armagnac eran más tradicionalistas. Además, debido al esquema de Roma, apoyaban a diferentes papas. Se decía que, de postre, Luis había intentado seducir a la mujer de Juan… en fin, un lío enorme.

Luis aprovechó su relación con la reina para hacerse rico y a reducir la influencia borgoñona. Así que Juan comenzó a apoyar a los mercaderes y a las clases bajas, prometido reducir impuestos, que no servían más que, según él, mantener los gastos de la corte. Al final, se forzó una reconciliación entre ambas facciones. Tres días después, Luis fue asesinado. Juan sin Miedo no tuvo empacho en decir que él había asesinado a Luis, «por el bien del reino para librarle de un peligroso tirano».

Un año después, la guerra civil comenzó, durando diez años. La familia real fue diezmada por enfermedades varias y los príncipes comenzaron a morir uno detrás de otro…

Y, en ese momento, los ingleses invadieron Francia. La guerra de los cien años retomaba su curso.

La locura del rey Carlos

17 mayo, 2020

1 de julio de 1392

El rey Carlos VII de Francia galopa al frente de sus tropas. Su amigo y consejero Olivier V de Clisson había sido víctima de un intento de asesinato. Aunque Clisson sobrevivió, Carlos estaba resuelto a castigar a quien había pretendido ejecutar el crimen, Pierre de Craon, que se había refugiado en la corte del duque Juan de Bretaña. Algunos contemporáneos dijeron que el rey ansiaba febrilmente comenzar la campaña y que su forma de hablar era confusa.

El avance fue lento, lo que le provocó al rey una impaciencia frenética. Mientras viajaban por un bosque cercano a Le Mans durante esa calurosa mañana, un leproso descalzo y vestido con harapos llegó corriendo hasta el caballo del rey y sujetó sus riendas. «¡No cabalgue más, noble rey!», le gritó. «¡Dé la vuelta! ¡Está siendo traicionado!». La guardia real lo obligó a retirarse pero no lo arrestaron, y el pobre hombre siguió al cortejo real durante media hora más gritando sus advertencias.

La compañía salió del bosque al mediodía. Un paje, cansado por la cabalgada y medio somnoliento, dejó caer la lanza del rey, la cual golpeó ruidosamente contra el acero del casco que llevaba otro paje. Carlos se estremeció, sacó su espada y gritó: «¡A la carga contra los traidores! ¡Desean entregarme al enemigo!». El rey espoleó su caballo y comenzó a blandir su espada hacia sus compañeros, peleando incluso con su chambelán. Sorprendidos e incapaces de alzar un dedo contra su rey, los nobles dudaron. Con gran esfuerzo, un grupo de soldados pudo bajarlo de su montura y acostarlo en el suelo. Carlos se quedó quieto y no reaccionó, cayendo en coma. El rey había matado, según las crónicas, a varios miembros de su séquito, entre ellos a un caballero llamado «el Bastado de Polignac».

El rey está al borde de la locura. Pronto Francia le seguirá.

El retorno de Fu Manchú (58)

15 mayo, 2020

Cuarteles provisionales del ejército nacional chino
Oeste de Nanking
10 de abril de 1938

El general Chiang Kai-Chek observó con aire distraído su nuevo cuartel general, diferente a los días anteriores a la ocupación nipona de Nanking. Aunque la ciudad había sido reconquistada, estaba en tal estado que Chiang no tenía prisa por volver a ella. Dormía mal últimamente, y conocía el motivo: no haberse enfrentado a Fu Manchú. Pero había cedido, como siempre, y Fu también había tenido la razón en este caso, como siempre. Pero a qué coste.

El año había empezado bien para China. A comienzos de enero, el 3er Ejército de Campaña, recuperado de sus pérdidas en los combates por Shanghai el año anterior, había tomado posiciones en Zhengzhou y contraatacado la mitad norte de la cabeza de puente japonesa al norte del río Yangtsé. El ataque había sido todo un éxito y el 7 de enero Xuzhou volvía a estar en manos chinas. Había sido un buen día, completado con el fin del entrenamiento de 13 divisiones de infantería entrenadas por los alemanes. Nueve fueron usadas para formar el 4o ejército de campaña en Zhengzhou al mando del general Pang Ping-hsu, uno de las promesas de la nueva generación de comandantes chinos, con un don para las operaciones defensivas y la logística, algo muy necesario para los hombres de Chiang. Las restantes divisiones había sido usadas para reforzar el 1er Ejército del general Tsai Ting-Kai en Manchuria en preparación a la ofensiva de primavera y para crear el 5o Ejército en los alrededores de Beijing.

A partir de entonces todo había ido mal rápidamente. La falta de resistencia nipona en el norte pronto tuvo explicación con la ofensiva que las tropas imperiales lanzaron contra Nanking desde Nantong a finales de enero. Chiang estaba seguro de que podía haber hecho llegar al 3er Ejército a tiempo para obligar a los atacantes a recruzar el Yangtse, pero Fu hle ordenó que el general Yao-Wu anvazara sin prisas, de manera que cuando sus tropas llegaran a Nanking lo hicieran descansadas y listas para combatir. La milicia local y la caballería mongola del 1er Ejército de Caballería defendería la ciudad como pudieran, causando grandes bajas al enemigo, pero perdiendo la ciudad, que cayó el 19.

Lo que siguió fue horrible. Los japoneses se vengaron de todas las derrotas sufridas y la guerra biológica china en los indefensos ciudadanos de Nanking. Violaciones, saqueos y asesinatos enrojecieron sus calles y sus avenidas. El alto mando nipón se justificó diciendo que no podía controlar a sus tropas, pero lo cierto es que ni lo intentaron. Durante cinco días terribles, el infierno estuvo en la tierra y pronto la «Violación de Nanking” apareció en todos los periódicos. El 23 de ese mes el 3er Ejército lanzó su ofensiva contra los japoneses y, tras 48 horas de combates, tomaron la ciudad para mostrar a la prensa internacional la locura nipona.

La masacre hizo algo increíble por la moral china. Comunistas, liberales, monárquicos, todos acudieron a las banderas del Kuomitang. Por primera vez desde que llegó al poder, Chiang sintió a toda China apoyándole como un sólo hombre sediento de venganza. Por lo que Chiang sabía, éste había sido el objetivo de Fu, que no tuvo reparos en sacrificar a toda la ciudad para coneguir este fin político. La fragmentación de China se había terminado, a costa del sufrimiento y la muerte de decenas de miles de hombres, mujeres y niños.

La recuperación de Nanking fue seguida por las ofensivas chinas contra Huainan, tomada por la caballería mongola en febrero, y contra Lianyungang, ocupada el 7 de febrero por las furiosas tropas del 4o Ejército. El contraataque japonés dirigido contra Shangai fracasó ante la defensa del 3er Ejército, reforzado por el 1o de Caballería, que atacó en cuanto regresó de su campaña en el sur. El 14 de febrero, los ejércitos 3o y 4o atacaron Nantong desde el norte y el sur. Tras una semana de encarnizados combates, los japoneses fueron aniquilados. Diez divisiones enemigas desaparecieron de la faz de la tierra y la cabeza de puente destruida. Era la mayor victoria china de toda la guerra. A comienzos de marzo, sólo quedaban en china las tropas japonesas desplegadas en Manchuria.