Archive for julio 2020

El Blitz: Bombas sobre el Reino Unido (3)

30 julio, 2020

El plan de Park funcionó. Los escuadrones 72 y 92 se enfrentaron con el enemigo sobre Canterbury. Volando a 7.600 m, se encontraron 900 m. por encima de los cazas de escolta del JG 53. Más allá de Canterbury, pudieron ver a los KG 76 y JG 3 sobre Ashford. A las 11:50, atacaron desde el sol. Sorprendidos, cuatro o cinco Bf 109 del I./JG 53s fueron alcanzados por los Spitfires. El 92 Squadron intentó penetrar la barrera de cazas para llegar a los Dornier, pero fueron frenados. Poco después, el 603 Squadron se unió a la batalla. Unos 23 Hurricanes de los escuadrones 253 y 501 llegaron a la misma altura de los bombarderos y atacaron directamente. Los hombres de Lindmayr eran experimentados y mantuvieron la formación. La JG 3, a su vez, atacó a los Hurricanes, derribando a dos del 501. Los escuadrones 229 y 303 llegaron y se enfrentaron a la JG 52. Uno de los Hurricanes del 239 y un Bf 109 del JG 52 chocaron. Los bombarderos siguieron adelante, llegando a Lewisham, pero estaban aislados. Los escoltas estaban combatiendo sobre Kent y la mitad de los cazas de la RAF estaban todavía sin participar. La JG 53 se enfrentaba a los escuadrones 1, 46, 249 y 605; este último, liderado por Archie McKellar consiguió pasar y doce cazas atacaron los bombarderos. La JG 27 perdió dos aviones, derribando sólo un caza enemigo ese día. La JG 3 derribó dos aviones enemigos a cambio de unja perdida propia.

Hasta el momento, la escolta alemana había defendido con éxito a los bombarderos enemigos. Sin embargo, la táctica de Park de atacar a los alemanes a lo largo de la ruta estaba agotando las reservas de combustible de los Bf 109. Los escuadrones deNorth Weald, el 504 y el 257 lanzaron 20 Hurricanes contra los Dornier. Un piloto alemán, el Feldwebel Robert Zehbe, experimentó problemas de motor y quedó retrasado, lejos del a formación principal, siendo atacado por varios cazas. Finalmente, Ray Holmes, del 504, sin munición, embistió al bombardero enemigo. La cola del Dornier se separó del fuselaje y se le rompieron las alas. Mientras caía, sus bombas se soltaron y cayeron cerca del palacio de Buckingham, dañandolo. El bombardero se estrelló en el patio de la estación Victoria. Zehbe saltó en paracaídas y fue linchado por los civiles, siendo rescatado por soldados británicos, aunque murió de sus heridas. El Hurricane de Holmes se estrelló cerca de Buckingham, pero el piloto, aunque herido, logró saltar en paracaídas.

El ala de Bader atacó a los alemanes cuando se preparaban para lanzar las bombas, que alcanzaron las líneas férrreas de Battersea cercanas al parque Battersea, en la orilla sur del Támesis. los Dornier lanzaron cada uno 20 bombas de 50, que cayeron en una zona de 460 m de largo y 23 de ancho, dañando muchas casas. Aunque no alcanzaron Clapham, dañaron su conexión férrea con la estación Victoria, al norte del Támesis, y la principal línea con rumbo noroeste en la orilla sur del río. El daño causado destrozó las vías férreas en varios lugares de Battersea, deteniendo el tráfico ferroviario. Cuatro bombas sin estallar retrasaron los trabajos de reparación, pero a los tres días los trenes funcionaban de nuevo.

En pocos minutos, los Do 17 quedaron reducidos a 15 aviones, muchos de ellos dañados. Seis fueron derribados y cuatro intentaban volver a casa. El resto lanzaron sus bombas y se retiraron protegidos por los Bf 109 y regresaron a Francia sin combatir más. El LG 2 lanzó sus bombas sobre una estación de tren y se retiraron sin ser atacados, pues Park no quiso perder tiempo con ellos.

Los alemanes perdieron 6 bombarderos y 12 Bf 109, un 12.5% de su fuerza, aunque los británicos reclamaron 81 aviones derribados. Por ejemplo, el Dornier de Zehbe fue reclamado derribado nueve veces. La RAF perdió 13 cazas, 8 de ellos a manos de la JG 52.

A las 13:00 horas, los aviones alemanes regresaron a sus bases francesas. Cinco minutos más tardes, los cazas británicos aterrizaron, siendo rearmados y reaprovisionados de inmediato para devolverlos al combate en cuanto fuera posible, mientras los pilotos escribían sus informes de combate, incluyendo los aviones derribados y las pérdidas sufridas. La gran ala de Bader aterrizó. Aquella tarde, de los 56 cazas de Duxford, sólo 49 estaban operacionales.

De los bombarderos alemanes que regresaron al Pas de Calai, dos estaban tan dañado que fueron declarados fuera de servicio, elevando las pérdidas totales a 8 Do 17.

Esa tarde, el mando de bombardeo de la RAF abandonó sus ataques contra los puertos de invasión porque no había suficientes nubes para cubrir el ataque. Seis Bristol Blenheim realizaron vuelos de reconocimiento sobre el Mar del Norte. El Mando Costero realizó 95 salidas anti-invasión, ASW, de minado y de reconocimiento. Los Spitfires fotografiaron todos los puertos desde Amberes a Cherburgo. Regresaron con la evidencia de un incremento en la acumulación de fuerzas anfibias. No se perdió ningún avión en estas operaciones.

El Blitz: Bombas sobre el Reino Unido (2)

28 julio, 2020

El 15 de septiembre de 1940 fue el Día de Inglaterra: la Luftwaffe realizó dos grandes incursiones diurnas contra Londres, a lo largo del estuario del Támesis, atacando los muelles y las vías de comunicación. Confiaban en destruir sus objetivos y forzar a la RAF a defenderlos, lo que permitiría a los cazas alemanes destruir a sus enemigos y lograr la superioridad aérea. Se produjeron varios batallas aéreas que duraron casi todo el día.

Los daños a la red ferroviaria fueron reparados en tres días y el otro ataque fracasó por completo. La Luftwaffe perdió el unos 60 aviones más 20 dañados, 80 muertos, 65 prisioneros, 30 heridos y 20 desaparecidos y no logró la superioridad aérea. La RAF perdió 29, más otros 21 dañados, ademáá de 15 muertos, 14 heridos y un prisionero.

El ataque comenzó a las 10:10. El mayor Alois Lindmayr, Gruppenkommandeur del I./KG 76, lideraba la formación: de los 27 bombarderos Do 17 con los que el gruppe contaba al comienzo de la batalla, sólo quedaban 8. Lindmayr era un veterano condecorado con la Cruz de Hierro durante la campaña de Francia; 19 bombarderos Do 17 del III./KG 76 despegaron de su base en Cormeilles-en-Vexin. Todos los bombarderos mostraban los estragos de las operaciones contínuas. Ambos grupos se reunieron sobre Amiens y luego procedieron hacia Cap Gris Nez para reunirse con su escolta de Bf 109.

En RAF Uxbridge todo estaba manga por hombro tras una visita de Churchill. Sólo se detectaban algunos vuelos de reconocimiento enemigos y el ambiente era relajado. A las 10.30 saltaron las primeras alarmas al ser detectados los aviones enemigos por el radar de Dover. Algo más de cuarenta aviones enemigos entraban por Kent.

A las 11:04 los Dornier de Lindmayr llegaron a Calais. El comandante de ala Willoughby de Broke, el controlador de cazas, observaba con Churchill y Park el avance alemán. De Broke no podía saber si los aviones eran bombarderos o cazas. Los primeros debían ser interceptados, los segundos ignorados. Los cazas debían despegar lo antes posible para alcanzar una posición favorable con la que atacar, pero, por otra parte, debían de evitar hacerlo demasiado pronto para no quedarse sin combustible. Tras comentarlo con Park, de Broke ordenó atacar, enviando varios escuadrones desde Biggin Hill. El objetivo de la formación, que sumaba entre 120 y 150 aviones, parecía ser Londres. Podría ser una vanguardia de Bf 109 enviados a eliminar la defensa de cazas y abrir paso a los bombarderos. A pesar de todo, se ordenó el despegue de los cazas a las 11:15

Los Spitfires de los escuadrones 92 y 72 despegaron desde Biggin Hill para defender Canterbury. De Broke sintió que nadie más venía. Si era el principal ataque, lo golpearía con dureza. Ordenó a los escuadrones de Northolt, Kenley y Debden que estuviera alerta. A las 11:20, ordenó a Hornchurch, North Weald y Wallop que despegaran. Tenía ya 2 escuadrones sobre Canterbury, 4 sobre Biggin Hill y Maidstone con otros dos de reserva sobre Chelmsford. Los escuadrones 92 y 72 darían protección. El 603 atacarían a los cazas alemanes (JG 3). Los dos de North Weald irían a Maidstone, de manera que si los bombarderos pasaban, se toparían con ellos. Pese a las reservas de Park sobre la «gran ala» de Leigh-Mallory, decidió que había llegado el momento de ponerla a prueba. Si los alemanes usaban el estuario del Támesis como ayuda navegacional, como habían hecho antes, los cazas de Duxford les saldrían al paso sobre Hornchurch. Se ordenó que despegaron los cazas de los escuadrones 19, 301. 302 y 611 de Stanmore y Duxford. El líder del escuadrón 242, comandante de ala Douglas Bader, encabezaría el ataque con 56 cazas. A las 11:22 estaban en el aire.

Los Dorniers estaban escoltados por cazas que volaban por delante del ataque principal La JG 27 y el I./JG 52 volaron hacia Londres mientras la JG 53 protegía a los bombarderos. 30 cazas de la JG 3 daban protección a corta distancia. La lenta progresión de los bombarderos frenaba a los cazas, que tenían que bajar los flaps para frenarse. Cruzaron la escolta sobre Folkestone a las 11:36. Los cazas del II.Lehrgeschwader 2 se sumaron a la escolta. Volarían por delante para lanzar bombas de 250 kgs y luego operarían como cazas. El fuerte viento de cara frenaba a los Dorniers, con lo que la fuerza alemana tardó más en llegar a su objetivo mientras los Bf 109 quemaban su combustible y aceleraba la marcha de los cazas británicos procedentes del norte.

Park interpretó el ataque de los cazabombarderos como el ataque principal y decidió enfrentarse a la «segunda oleada» como pudiera. Hizo despegar otros 6 escuadrones pero mantuvo cuatro de reserva en Hornchurch y Tangmere. Así, 120 Bf 109 y 25 Do 17 se enfrentaban a 245 Spitfire y Hurricanes.

El Blitz: Bombas sobre el Reino Unido (1)

26 julio, 2020

El Blitz

Finalizada la batalla de Inglaterra, da comienzo el «Blitz», la campaña de bombardeos de la Luftwaffe contra objetivos británico que tiene lugar entre el 7 de septiembre de 1940 y el 10 de mayo de 1941. Si bien los bombardeos afectaron a muchos pueblos y ciudades de todo el país, se inició con el bombardeo de Londres durante 56 de las siguientes 57 noches consecutivas. A finales de mayo de 1941, más de 43.000 civiles, la mitad de ellos en Londres, fallecieron por los bombardeos y más de un millón de casas fueron destruidas o dañadas únicamente en la capital de Reino Unido, que no fue la única ciudad en sufrir los bombardeos de la Luftwaffe.

Otros importantes centros militares e industriales sufrieron intensos ataques aéreos con un elevado número de víctimas, tales como Belfast, Birmingham, Bristol, Cardiff, Clydebank, Coventry, Exeter, Greenock, Sheffield, Swansea, Liverpool, Hull (la más bombardeada después de Londres), Manchester, Portsmouth, Plymouth, Nottingham, Brighton, Eastbourne, Sunderland y Southampton. El objetivo de Hitler era destruir la moral de los civiles y los centros gubernamentales británicos.

A partir de octubre de 1940 la campaña de bombarderos decreció gradualmente y pasó de las grandes operaciones diurnas a ataques nocturnos para evitar a la RAF. Con los preparativos de Barbarroja, la ofensiva aérea fue paulatinamente abandonada.

El fracaso de estos ataques se debió, principalmente, a que el alto mando de la Luftwaffe (Oberkommando der Luftwaffe, OKL) no concibió una estratégica metódica para destruir la industria enemiga. La falta de una inteligencia adecuada sobre ésta, hizo que el OKL se concentrara en tácitcas en lugar de en la estrategia y nunca se presionó los centros vitales, como ya veremos.

[u]1. Cambio de estrategia[/u]

Por la frustración de Hitler ante el curso de la Batalla de Inglaterra, el OKL cambia la estrategia para reducir perdidas. Se centran entonces en atacar los centros industriales británicos, siendo Londres el principal objetivo. Será el comienzo de la operación Londres (Unternehmen Loge) (el nombre clave para la capital) y Seeschlange (Serpiente marina), la ofensiva contra Londres y los otros centros industriales. El primer gran ataque tendrá lugar el 7 de septiembre de 1940: 364 bombarderos atacaron escoltados por 515 aviones de combate. Otros 247 bombarderos de la Luftflotte 3 atacaron por la noche.

El cambio de estrategia pilló por sorpresa a la RAF y causó graves daños. Numerosos mercantes, con un desplazamiento total de 107,400 toneladas, fueron alcanzados en el Estuario del Támesis y hubieron 1.600 bajas civiles, de los cuales 400 fueron muertos. El combate aéreo fue uno de los más duros de la guerra. Loge le costó a la Luftwaffe 42 aviones (14 bombarderos, 16 Messerschmitt Bf 109, 7 Messerschmitt Bf 110s y 5 aviones de reconocimiento); la RAF perdió 23 cazas, 6 pilotos muertos y 7 heridos.

El 8 la Luftwaffe regresó: murieron 412 británicos y 747 resultaron heridos. El 9 pareció que el OKL dudaba entre dos estrategias: el bombardeo continuo de Londres parecía intentar forzar al gobierno británico a rendirse, pero también atacaba los centros de comunicaciones para asegurarse la victoria mediante una especie de asedio aéreo. Aunque el tiempo fue malo, los ataques continuaron con gran dureza esa tarde contra los suburbios de Londres y el aeródromo de Farnborough. Los combates de ese día le costaron a la Luftflotte 2 un total de 24 aviones, 13 de ellos 13 Bf 109; y a la RAF 17 cazas y 6 pilotos. Durante los días siguientes el tiempo fue malo y el siguiente gran ataque se retrasó hasta el 15 de septiembre.[/quote]

Relato «Su nombre en el viento» (hilo recopilatorio)

23 julio, 2020

Por si alguien no lo leyó en su día o por si se le escapó alguna de sus partes:

https://wp.me/p5Qvf-13g
https://wp.me/p5Qvf-13o
https://wp.me/p5Qvf-13u
https://wp.me/p5Qvf-13z
https://wp.me/p5Qvf-13D
https://wp.me/p5Qvf-13F
https://wp.me/p5Qvf-13L
https://wp.me/p5Qvf-13P
https://wp.me/p5Qvf-13T
https://wp.me/p5Qvf-13W

El tiempo y el olvido (2)

22 julio, 2020

Ella era, sin duda alguna, lo mejor que le había pasado a Gorka en toda su vida.

Lo peor era tener que salir a escondidas con ella, porque como su padre (de ella) se enterara, nadie en el mundo evitaría que Gorka se llevara una somanta de palos. Pero la clandestinidad tenía su encanto, como, por ejemplo, poder tenerla en exclusiva para él durante sus encuentros en lugares prácticamente desiertos. Pero el placer de aquel día estaba oscurecido por los problemas del grupo musical de Gorka, que apenas se reunía para ensayar.

A los problemas adolescentes de sus componentes se había sumado la insumisión de Iñaki, al que no le daba la real gana regalar un año de su vida al estado por culpa de la dichosa mili. Y cuando no era eso eran los enfados de Andoni. En fin, un cirio de los gordos.

Pero aquella tarde fue diferente, porque, mientas paseaban cogidos de la mano, completamente solos, se encontraron con Carlos.

El retorno de Fu Manchú (64)

20 julio, 2020

Berlin, Kürfurstendamm
La noche del 27 al 28 de mayo de 1938

La oscuridad reinante en la clínica privada de la Kürfurstendam quedó rota brevemente por las linternas de las dos figuras que se deslizaban por el pasillo, mostrando un escritorio aquí, una librería allí. Las sombras entraron en el vestíbulo de la clínica, donde los pacientes normalmente esperarían su turno.

-¿Qué estamos buscando exactamente, sir Denis? -susurró Bond. Él y Nayland Smith habían resulto sus problemas mientras planeaban su siguiente paso en la embajada. Bond aún se preguntaba porqué Skorzeny no había lanzado sobre él a la Gestapo, y sólo una solución se le había pasado por la cabeza: que el austríaco fuera también otro acólito del Si-Fan y, obviamente, no tenía la más
mínima intención de poner en peligro su posición.

-Drogas, deben de ser drogas. Moreel está esclavizado por los poderes hipnóticos de Fah Lo Sue y, a su vez, influye en Hitler con drogas que anulan su voluntad, como sospecha Göring. Si podemos apoderarnos de algunos viales de drogas, podemos convencer al primer ministro que tenemos razón.

La noche había sido bien escogida. Morell estaría hasta el día siguiente en Berchtesgaden con Hitler y el resto de su corte, pero esta noche el lugar estaría vacío. O eso esperaban. Nayland Smith esperaba en el vestíbulo, en su silla de ruedas, guardando la entrada con una pistola mientras Bond investigaba. No tardó mucho en encontrar un frigorífico repleto de viales marcados como «vitamina, pacienta A». Así que cogió un par, por si acaso. Pero estaba inquieto. Todo era demasiado fácil.

Todo estaba demasiado sucio, pensó un asqueado Bond. Las habitaciones privadas de Morell no estaban mucho mejor, más bien lo contrario. Haces de ropa sucia se veían por el suelo, casi al azar, y un hedor repulsivo hacía suponer que las sabanas de la cama no se habían cambiado en meses. Morell era rico -sus relaciones con el Führer lo garantizaban. A menos que estuviera loco y por ello incapaz de mantener una mínima higiene, algo imposible, algo debía de suceder para que la casa estuviera en ese estado.

Entonces vio la radio, de onda corta, oculta en una pequeña maleta debajo de la cama. Posiblemente fuera la manera de recibir mensajes de Morell, pero la máquina no tenía un sintonizador, de manera que no había manera de averiguar cuál era la frecuencia elegida. Bond continuó espiando, hasta que se encontró con el baño, una especie de templo dedicado a un dios perversamente sucio.

Cuando regresó al vestíbulo, se sorprendió negativamente al no ver por ninguna parte a sir Denis. Miró a su alrededor y al volver la vista al frente, se encontró mirando a las bocas de varias pistolas Luger sostenidas por hombres vestidos con largos abrigos de cuero y sombreros negros. El oficial que debía de estar al mando, con un uniforme de las SS, le hizo un gesto a Bond para que alzara las manos.

-¿Cómo está, señor Bond? Soy el Hauptstürmführer Walter Schellenberg, de la SD, y, como su amigo de la silla de ruedas, usted está bajo arresto.

El tiempo y el olvido (1)

18 julio, 2020

Lo que despertó a Gorka no fue el grito furioso de su madre tras los repetidos y vanos intentos de despertarle, sino una fría caricia del aire que se coló por la ventana abierta de su habitación. Levantando la cabeza, miró a su alrededor a través de la cortina de pelo que sus cabellos formaban ante sus ojos. Allí estaba su madre, con la cara roja de furia.

-¡Son más de las dos! -tronó con las manos en las caderas- Tienes diez minutos para ducharte, vestirte y bajar a comer, porque no te voy a esperar ni a recalentar la comida. ¿Me has escuchado o continúas en estado no-muerto?

Gorka le contestó algo, aunque, si hubiera tenido que testificar ante un juez, no habría sido capaz de recordar sus palabras exactas y mucho menos repetirlas, obviamente. Así que se dio una ducha rápida que lo resucitó, se vistió o bajó a comer, aunque los rugidos de su hambriento estómago llegaron diez minutos antes que él a la mesa.

La sopa olía de maravilla («mamá será estricta y todo lo que quieras -se dijo Gorka- pero cocina de puta madre».

Afuera, tronaba y diluviaba de nuevo. Por la ventana abierta de la habitación de Gorka entraban gotas de lluvia.

La plaza de la Concordia, París.

13 julio, 2020

La plaza de la Concordia (en francés, Place de la Concorde) está situada al comienzo de la avenida de los Campos Elíseos, en el VIII Distrito de París, en Francia. Es la segunda más grande de Francia, después de la plaza de los Quincunces (en francés, Place des Quinconces) situada en Burdeos, Francia.

En 1748 los regidores de París deciden erigir una estatua ecuestre de Luis XV para celebrar el restablecimiento del rey después de una enfermedad sufrida, para lo cual se lanzó un concurso con objeto de encontrar el mejor emplazamiento. En este concurso participaron diecinueve arquitectos, entre los cuales figuraban Boffrand y Soufflot. Uno de ellos, Ange-Jacques Gabriel, propone retener una explanada simple de grava, sin función, sin dibujo, que se sitúa al cabo de jardín de las Tullerías, y que se llamaba «Explanada del Puente», en referencia a una construcción de madera que salvaba entonces el foso que bordeaba la terraza de las Tullerías. Aunque excéntrico, el lugar podía servir para la urbanización de los nuevos barrios que se construían hacia el oeste de la capital.

El Rey era propietario de buena parte de estos terrenos, lo que permitió limitar las expropiaciones. Antes de que la decisión fuera tomada oficialmente, se negoció con los herederos de John Law, propietarios de terrenos necesarios para la creación de la plaza. Su construcción tuvo lugar según un principio muy abierto, porque se inscribe en una zona todavía virgen de urbanización. Valorizada por las fachadas de Ange-Jacques Gabriel, la plaza Luis XV es un intermedio arquitectónico entre las frondosidades del jardín de las Tullerías y los Campos Elíseos.

En 1753, se inicia un concurso para la organización de la explanada, reservado para los miembros de la academia real de arquitectura. Gabriel, director de la misma como primer arquitecto del Rey, es encargado de establecer el proyecto, que toma las mejores ideas de los competidores. Su proyecto es aceptado en 1755. El acuerdo entre París, los representantes del Rey y los herederos de Law es firmado en 1758. A cambio de los terrenos que ceden, los herederos recibirán el edificio situado en el noroeste de la plaza, así como los terrenos que quedan para construir a ambos lados de la futura calle Real. Consienten en pagar la construcción de las fachadas de todos los edificios, de los cuales tendrán su propiedad, y aceptan la servidumbre de establecer galerías públicas sobre la plaza.

El 11 de agosto de 1792, la estatua de Luis XV es derribada de su pedestal y luego enviada a la fundición. La Plaza de Luis XV es entonces rebautizada Plaza de la Revolución.

La plaza se hizo famosa durante la Revolución francesa, pues era lugar de paso obligado por los cortejos, improvisados o preparados por el protocolo de las fiestas. Allí se producirán grandes reuniones durante el período revolucionario, y por ello se instalará allí la guillotin. Se estima que unas 1.119 personas fueron decapitadas públicamente en la plaza durante la Revolución Francesa, entre ellos Luis XVI y su esposa, Maria Antonieta, Charlotte Corday (la asesina de Marat), Madame du Barry, Georges Danton, Camille Desmoulins, Antoine Lavoisier, Maximilien Robespierre, Louis de Saint-Just, and Olympe de Gouges.

Después del fin del Terror, el gobierno decidió rebautizar la Plaza de la Revolución como Plaza de la Concordia.

Las cinco y media de la tarde

10 julio, 2020

La mujer fatal y el hombre irresistible se reúnen en la cafetería. Son las cinco y media de la tarde y es su último encuentro. Están muy lejos de los febriles comienzos, en los que se llamaban y se veían a todas horas, cuando no podían vivir el uno sin el otro. Ahora, tres años después, el amor se ha terminado y los dos lo saben. Se conocen tan bien que casi no necesitan palabras, así que terminan pronto.

Ella tarda dos días en encontrar un nuevo amante. Él tres días. En la cama se sienten torpes, poco diestros. Les falta la soltura, la experiencia en la complicidad que tenían con la persona a la que han dejado en un bar a las cinco y media de la tarde.

El retorno de Fu Manchú (63)

8 julio, 2020

Carinhall, Alemania
24 de mayo de 1938

Cuando Nayland Smith rememorara su encuentro on Göring, siempre recordaría los ojos del alemán. A pesar de su jovialidad y sus buenas maneras, la despiadada mirada de Göirng parecía la de un lobo estudiando su presa.

Aún así, su sorpresa había sido mayúscula cuando el británico le informó sobre sus sospechas respecto a Hitler y al diabólico influjo al que estaba sometido. La idea de que uno de los más cercanos al Führer fuera un traidor al Reich conmocionó al mariscal. En la esgrima verbal que siguió, ambos bandos intentaron sondear lo que sabía el otro y lo que podía y quería hacer al respecto sin implicarse o arriesgarse demasiado.

Göring descartó rapidamente a Bormann. Pese a lo que lo despreciaba, lo consideraba demasiado leal a Hitler, lo mismo que Hess y Goebbels. Temía sus dudas sobre Heydrich, pero, al ser el hombre de Himmler, no estaba tan cerca de Hitler. Y Himmler tampoco podía ser el traidor. En todo eso estaba de acuerdo con Nayland Smith.

-Lo cierto es que el Reichsführer-SS y yo sospechamos desde hace tiempo de la presencia de un traidor que influye sobre el Führer – explicó Göring-. Pese a todas nuestras investigaciones, apenas hemos encontrado nada que pudiera inculpar a nuestro sospechoso, al que el Führer tiene en la más alta estima.

El sospechoso era el médico personal de Hitler, el doctor Theodor Morell, Se reunían a diario para las inyecciones de «vitaminas» del Führer, que bien podían ser drogas que alteraran su mente. Pero lo único sordido en Morell era una relación con una mujer de la que no habían logrado descubrir nada más salvo que se habían conocido, meses atrás, en Shanghai, una prostituta china, según creía Göring. Eso hizo pensar a Nayland Smith que podía imaginarse slo que habían estado haciendo Otto Skorzeny y Hannah Reitsch en Shanghai. Una sola palabra a Göring, y los dos agentes del Si-Fan desaparecían del mapa. Pero Fu Manchú los reemplazaría fácilmente, y volverían a estar como al principio.


Swingers Lifestyle

Blog Swinger, Swinger Clubs, Swinger Cruise, Swinger sex

John Knifton

author and local historian

Recuerdos para cuerdos

Historias de mi vida y de otras vidas

El sitio tranquilo

No sé vender mi producto

Núria y sus historias

Sé tú mism@...

The Angrian War Room

Pen & sword as one

SP's Projects Blog

A futile fight against entropy or 'Every man should have a hobby'? Either way it is a blog on tabletop wargames, board games and megagames

Ice Axe Miniatures

Seriously Casual Gaming; Casually Serious Painting

Pat's 1:72 Military Diorama's

Scale diorama tips and ideas

Pacific Paratrooper

This WordPress.com site is Pacific War era information

Inch High Guy

Scale Modeling and Military History

Otros vendrán...

...que buenos nos harán.

Rafalé Guadalmedina

Relatos empolvados e infames bocachancladas en el filo entre la gloria y la vergüenza ajena.

Enigmatic Amor

Kinky and Curvy

El sitio tranquilo

No sé vender mi producto

Aces Flying High

An Aussie's travels to air shows, aviation museums and more around the world

Eva y Punto

Relatos eróticos y otras reflexiones

El erótico mundo de Lola

El rincón más íntimo de LolaFlor

wwiiafterwwii

wwii equipment used after the war

tececonvida

La íntima historia de una vida

Marisol escribe

Estoy hecha de fechas

NO HAY UNA RUBIA BUENA

Cosas que deberían importar, o no?

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

CherriesWriter - Vietnam War website

See what War is like and how it affects our Warriors

Desgranante

Observador de actitudes humanas y Despertador de Sentimientos.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

JUAN SIN OMBLIGO

MUCHAS HISTORIAS RARAS POR LEER

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

ferrebeekeeper

Reflections Concerning Art, Nature, and the Affairs of Humankind (also some gardening anecdotes)

Sexticles (+18)

Short sex stories for adults. Breves relatos eróticos para adultos.

Diario de Ocol

j u a n g u e r r e r o s a n c h e z

Plane Dave

World War II with Scale Models

Històries de la Serina

Contes, llegendes, mites i relats