Selahattin Ülkümen

Selahattin Ülkümen (14 de enero de 1914 – 7 de junio de 2003) fue un diplomático y cónsul turco en Rodas durante la Segunda Guerra Mundial, que ayudó a la comunidad judía de la isla oara evitar la deportación durante el Holocausto.

Los judíos turcos y griegos fueron deportados a campos de exterminio desde la isla de Corfú. Pero en la isla de Rodas, el cónsul de Turquía, Selahattin Ülkümen, salvó la vida de cerca de 50 personas, entre una comunidad judía de unas 2.000 después de que los alemanes se apoderaran de la isla. La ocupación alemana siguió a la destitución de Benito Mussolini por parte de Italia del poder y su armisticio con los aliados.

Rodas fue parte del Imperio Otomano durante 390 años, hasta 1912 cuando Italia ocupó Rodas y las otras islas del Dodecaneso. Los alemanes tomaron el poder en septiembre de 1943 después de que Italia se retirara de la guerra. En la década de 1940, la comunidad étnica judía contaba con unos 2.000, compuesta por personas de Turquía, Grecia, Italia y otros países mediterráneos, así como nativos de la isla.

El 19 de julio de 1944, la Gestapo ordenó que toda la población judía de la isla se reuniera en su sede: aparentemente debían registrarse para el «transporte temporal a una pequeña isla cercana», pero en realidad iban a reunirlos para transportarlos a Auschwitz. Ülkümen fue al oficial al mando alemán, el general Ulrich Kleemann, para recordarle que Turquía era neutral en la guerra. Pidió la liberación de los judíos, incluidos no solo los ciudadanos turcos, sino también sus cónyuges y parientes, a pesar de que muchos de estos últimos eran ciudadanos italianos y griegos. Al principio, el comandante se negó, afirmando que según la ley nazi, todos los judíos eran considerados principalmente judíos y tenían que ir a los campos de concentración. Ülkümen respondió con «según la ley turca, todos los ciudadanos eran iguales. No diferenciamos entre ciudadanos judíos, cristianos o musulmanes».

Ante las amenazas de crear un incidente internacional de Ülkümen, Kleeman accedió». Los judíos protegidos por Ülkümen fueron liberados, aunque no hasta que fueron sometidos a considerable hostigamiento por parte de las autoridades nazis. Ülkümen continuó brindándoles protección y apoyo moral a aquellos a quienes había rescatado y otros judíos que permanecieron en la isla. Temían sufrir la deportación, ya que debían presentarse a la Gestapo a diario y nunca sabían si podrían o no regresar a casa.

Poco después de que Ülkümen obtuviera la liberación de los judíos turcos, los alemanes reunieron a los otros judíos en Rodas, un total de 1.673 en total, y los deportaron a Grecia. Desde allí, los alemanes los llevaron a campos de exterminio; sólo 151 del grupo sobrevivieron a la guerra.

En represalia, los aviones alemanes bombardearon el consulado turco en Rodas. Murieron en el bombardeo la esposa de Ülkümen, Mihrinissa Ülkümen, dejando atrás a su hijo recién nacido Mehmet, así como a dos empleados consulares. Los alemanes rápidamente detuvieron y deportaron a Ülkümen al Pireo, en la Grecia continental, y lo confinaron allí por el resto de la guerra.

Durante los siguientes seis meses, los judíos turcos que permanecieron en Rodas fueron objeto de un hostigamiento casi constante por parte de la Gestapo, que a menudo los detuvo durante largos períodos de tiempo. No los deportó a campos de concentración como se había planeado anteriormente, presumiblemente debido al desorden y otros requisitos de transporte en el Tercer Reich durante los últimos días de la guerra. Finalmente, a principios de enero de 1945, el comandante alemán Kleeman se enteró de que representantes de la Cruz Roja Internacional iban a visitar Rodas para investigar la situación de su población. Ordenó a los judíos que quedaban en la isla que fueran a Turquía, lo que hicieron al día siguiente, viajando en pequeñas embarcaciones hasta el puerto de Marmaris.

Liberado al final de la guerra, Ülkümen regresó a Turquía. Murió mientras dormía el 7 de junio de 2003 en Estambul, Turquía, a la edad de 89 años.

El 13 de diciembre de 1989, la Fundación Yad Vashem de Israel declaró a Ülkümen como uno de los Justos de las Naciones. Su nombre estaba inscrito en el monumento y un árbol plantado en su honor en el «Sendero de los Justos».

Imagen

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: