Archive for the ‘Caliente’ Category

Una vez…

12 abril, 2018

Una vez soñé que volvía a ser crío. Estaba tumbado en mi cama mirando (decir que leía sería mentir mucho) una revista porno y me estaba masturbando con total tranquilidad. De repente, sin que yo me diera cuenta, la puerta se abría y la rubia madre de mi mejor amigo entraba, escasa de ropa, y, tras amordazarme, procedía a comerme la polla con un apetito voraz.

(Pequeño inciso: no recuerdo a ninguna madre fraternal que fuera rubia).

Ella, entre lamida y lamida, me reprochaba haber malgastado no se cuántas erecciones y corridas cuando ella, gustosamente, me hubiera hecho un apaño. Y vuelta a meterse mi rabo en la boca, con considerables sonidos húmedos.

(Otro pequeño inciso: más que una felación, aquello parecía un atracón de hamburgesas, por los sonidos, basicamente).

Lo siguiente que recuerdo del sueño es que ella estaba a cuatro patas sobre la cama y yo detrás, dale que te pego, en un completo silencio, eso sí. Yo veía como los pechos de ellas se sacudían por mis embestidas y me iba poniendo nervioso por el silencio, pues pensaba que la dama no disfrutaba.

De los mismos nervios, en una de las salidas, al volver a entrar me equivoqué de agujero, de manera que, de un empellón, metí todo mi miembro en el culo de ella que, por el grito que se le escapó, no había sido hollado anteriormente por miembro alguno.

Eso sí, la follada continuó, al menos por los fragmentos que recuerdo del sueño.

Ah, si los sueños fueran ecos del pasado… ¡que polvazo hubiera sido ese!

Yours trully,
Jack.

Anuncios

Haiku morado

5 septiembre, 2017

No hay nada
que supere el perfume que
tu squirt deja sobre mi cara.

Cinco trozos

5 septiembre, 2017

¿Para qué perder el tiempo hablando si se puede follar? Cuando quema la carne, ¿qué pueden expresar nuestras palabras que no lo haga mejor dos bocas unidas o el chapoteo de un coño desbordante de pasión?

Por eso, mientras follàbamos cara a cara, sus piernas rodeándome y marcándome de cerca, no había más sonido que el de nuestras carnes chocando, el de mi boca chupando sus pezones y los roncos gemidos que nuestros labios dejaban escapar de vez en cuando.

La verdad estaba en el placer líquido que su coño escupía por litros y hacia que brillaran sus carnes y las mías. Por eso la puse a cuatro patas, para seguir bañándome con ella y, por supuesto, reventarle el culo.

Cuatro trozos

4 septiembre, 2017

Verla estirada en el sofá no me preparó para el momento de tener mi cabeza metida entre sus piernas. Mientras la ropa la cubrió y el humo fue llenando el espacio que nos separaba, parecía como si todo pudiera cambiar en el último momento y desvanecerse como el fantasma azul que brotaba del cigarrillo.

Pero tan pronto mis labios rozaron su coño supe que había llegado a casa. Así que besé con fervor el clítoris, que creció en mi boca y sentí que me abrasaba un líquido ardiente que me penetró hasta la garganta y siguió bajando. Sus ojos ardían y yo estaba tan mojado como ella.

Tres trozos

4 septiembre, 2017

Si es que no sirvo, me dije. Me había retado y fui a por ella. Le quité el porro de entre los dedos y le dí una larga calada, reteniendo un instante el humo dentro sin dejar de mirarla. Luego, lo dejé ir, lentamente.

-Así se hace. Aprende.

Y con una sonrisa maliciosa le devolví el cigarro mientras me dejaba caer en el sillón y sentía el cosquilleo familiar en los dedos. Por ahora, pensé, tengo una pequeña ventaja.

A trozos

3 septiembre, 2017

La película había sido mala, por no decir espantosa, así que abandonamos el cine sin vacilar demasiado y nos fuimos a casa, sin olvidar de comprar algo de cena. Uno de esos pakis que no cierra en toda la noche nos proporcionó la comida y la bebida necesaria que, una vez en casa, fue desapareciendo como por ensalmo. Con una hambre satisfecha, nos estiramos en el sofá y continuamos hablando hasta que, de repente, ella sacó una cajita de madera de la nada y la abrió con una sonrisa divertida y un gesto teatral.

El olor del hachís impregnó mi nariz.

Poema de mierda

29 agosto, 2017

Estáis avisad@s. Esto es una mierda de poema que, seguramente, haría llorar de risa a García Lorca, que luego se cagaría en mis muertos para sus adentros.

Verde que te quiero verde.
bien desnuda sobre la cama
te voy a dar por detrás
esta noche, y también mañana.
Te agarraré por la cintura
y te meteré toda mi tranca,
verde sexo, semen verde,
y bien abiertas las patas.
Verde que te quiero verde.
Te comes mi banana
que luego te estará enculando
para que bien puedas saborearla.

Verde que te quiero verde.
Grandes manguerazos de leche
te cubren la cara de plata
mientras te fornico con la luz del alba.
De tu higo se escapa un lamento
mientras a fondo me la mamas,
y tu culo, gato lobuno,
se alza sobre tus ancas.
¿Pero quién te follará? ¿Y por dónde…?
Ella sigue con su mamada,
verde boca, pezón verde,
y mi polla que la taladra.

Presente profano y sagrado de un vividor (1)

1 agosto, 2017

Acabo de reencontraerme de manera accidental con una mujer que tuvo un papel muy importante en mis inicios sexuales, una vez ya desvirgado. Con ella empecé a adentrarme en las veredas menos “convencionales” del sexo. No, no me descubrió nada escabroso, nada que hoy en día no sea normal. Pero hace veinte años algunos de esos usos no eran tan populares ni estaban reconocidos de la misma manera que hoy.

Con ella aprendí un par de artículos básicos que luego incorporé a mi “código ético sexual” (recuerdo con una sonrisa especialmente bonachona su temor a convertirse en un “monstruo depravado”) y a que desear tener algo no estaba mal aunque fuera en contra de lo que los demás podían opinar. Luego, años después, esa opinión se reafirmó cuando conocí, en 1997, a K.

Con ella se agolpan recuerdos de todo tipo. Verla descalza chapoteando en la piscina de sus padres; marchando de fiesta con el loco de Ozzy y conmigo y, sobre todo, los momentos de sexual intimidad a espaldas del mundo.

Cuando nos reunimos en 1999, a las puertas del milenio, ella ya no era la adolescente que conocí sino una joven mujer dispuesta a arrasar con todo. Voló tan y tan alto que al final la perdí de vista. Hoy, más adulta y más madura, tiene el encanto de todos aquellos ángeles caídos que nos quemamos las alas por volar demasiado cerca del sol. Y como todo ángel caído, acarrea un gran bagaje en su mochila. Tenemos mucho de lo que hablar.

Yours truly,
Jack.

Pecadores en tierra santa (4)

21 julio, 2017

Una vez, cuando ya acumulábamos unas cuantas semanas a nuestras espaldas, yo ay tenía claro que ella era todo lo que había deseado. No sabía por cuanto iba a durar ni cuándo ni cómo desparecería de mi vida, pero tampoco me preocupaba en exceso. Simplemente vivía al momento. Si los continentes se separaban ¿no van a hacerlo los amantes?

Nos encontrábamos en todo aquel lugar done no pudieramos toparnos con conocidos suyos o míos. Menos riesgo, mayor tranquilidad. Nos sentíamos dioses en el paraíso, rodeado de indígenas, y esa mera idea nos hacía morirnos de risa. Una noche cenábamos en un restaurante repleto de humanidad donde, por no caber, no cabía ni el peligro de encontrarnos con conocidos. Regamos generosamente los platos con buenos vinos y mejor conversación y después nos fuimos paseando por el puerto hacia la playa.

Paseábamos cogidos de la mano por aquella playa casi desierta, hablando con la sonrisa en los labios y el deseo en la piel, iluminados por la eterna luz de la luna. Y de golpe me invadía la urgencia de tenerla, por lo que me volví hacia ella, la abracé y la besé con unas ganas inauditas.

-Me vuelves loco -le confesé, pues era notorio que ella me había robado el alma.

Nos besamos y apretamos el uno contra el otro hasta desnudarnos en silencio sobre la arena, sin dejar de besarnos en ningún momento. Gemíamos, nos besabamos y lamíamos y parecía que aquella noche no iba a tener fin. Apreté con fuerza sus pechos, sus nalgas, y mis caricias perdieron toda delicadeza a partir de entonces, lo que nos puso más caliente que cualquier roce o ternura.

Desnuda en la noche estaba más bella que nunca y más luminosa que cualquier estrella. Su coño, bajo su luz misteriosa, se me antojaba un erizo de dulces púas que reclamaba mis besos. De manera inesperada se puso en mi y salió corriendo hacia la orilla, desnuda, una diosa de la vida, y yo me la quedé mirando extasiado. Cuando se tumbó a mi lado, riendo aun, me puso sin dudar encima de ella y sin aviso alguno le hundí mi polla en su coño y así nos . Una vez más nos fundimos en una carne. Follábamos, nos corríamos y seguíamos jodiendo como si nuestras ganas fueran a durar eternamente. Así follamos y follamos hasta quedarnos exánimes sobre la playa con el mar embistiendo el rompeolas que formaban nuestros cuerpos unidos.

Estar en sus brazos lo era todo, era la vida. Y todo lo demás era tontería.

Pecadores en tierra santa (3)

19 julio, 2017

“Tengo que comerle el coño” decidí mientras su boca se fundía con la mía. Su perfume impregnó mi piel y, con mi cuerpo en tensión, reposé un instante mi cabeza en su vientre. Mis manos acariciaron procelosas sus muslos y luego sus nalgas mientras ella se quitaba como podía la ropa interior. Abrí suavemente sus muslos y comencé a acariciar su sexo con mis dedos.

Su coño me sabía dulcísimo mientras ella empujaba y lo presionaba contra mi cara. Comencé a comerla lentamente sin dejar de mirarla, aprendiendo con la lengua la geografía de su coño, amado y deseado. Apenas mi lengua rozaba su clítoris y su cuerpo se estremecía de pise a cabeza, incapaz de resistir el placer. Me detuve un instante a mirar aquel intrincado sexo, momento que ella aprovechó para acariciar mi cara, mi cuello y mis hombros. Al final la familiar urgencia se apoderó de mí y me lancé a por su boca, con su sabor en mis labios y, besándola, al penetré con cuidado. Aquella rajita humidísima me devoraba y me apretaba sin piedad. Follamos como dioses en el Olimpo.

-¡Sigue, sigue! -jadeó ella entre dos gemidos.

Aceleré los movimientos al instante, rendido ante su voz de mando, aunque no quería terminar tan pronto. No había peligro. Yo duraba y ella no tenía fin. Sin dejar de follarla comencé a besar todo su cuerpo, sobre todo sus pezones, que me habían conquistado. Tras darle la vuelta y ponerla a cuatro patas, mi lengua ascendió por su culo y siguió el contorno de su columna hasta detenerse en su cuello. Así, boca abajo, volví a follarla.

-Me matas, me matas de gusto” -gritó.

Un hondo gemido proclamó su orgasmo, y su placer provocó que mi semen se escapara a chorros dentro de su sexo. Nos quedamos juntos durante mucho rato, incapaces de hablar, sólo de luchar denodadamente por recuperar el aliento. Y así estaba cuando ella me dijo:

-¿Repetimos?


El Rincón de Suenminoe

en el soñador vida y sueño coinciden

ME CUIDO 2017 -https://autocuidado2017.wordpress.com

Sexualidad, gestación, adolescencia, familia, derechos, sustancias psicoactivas.

Mi mente dispersa.

Un poco de mi.

Experimentando mi lado liberal

COMPARTIENDO MIS VIVENCIAS CONTIGO

El sexo y yo

Descubriendo el sexo

Pequeñas Grandes Historias

somos pequeñas historias que trascendemos

AMO BARCELONA BLOG

BDSM en català (diari d'un Amo)

Con 40 y.....Salvaje!!!!!

La mujer.. la madre... Con 40 años y.... salvaje

JazZ / Funk

Hablamos de todo aquello que nos inspira en la música

Cherries - A Vietnam War Novel

Welcome to my website! Did you ever wonder why young soldiers return home "changed" or "different" after their deployment to a war zone? The information found herein may provide an answer. You'll find that most everything is Vietnam War related, but much of what is discussed below also impacts today's soldiers. Please scroll down and peruse the many articles, Vietnam War book reviews, Videos, photos, and of course, information related to my two published books. Thanks for visiting!!!

darecadodemi

historietas con dibujos

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

La Escafandra.

Columnas de Historia, Ensayo, Opinión y Narrativa.

Desgranante

Despertador de sentimientos.

,

.

Diario.

Cuaderno

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Y entonces la Plumilla decidió volar

"Dicen que el amor es solo un juego y una estúpida ilusión y el estúpido resulta ser aquel que no ama a nadie de corazón"

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

Letras de una noche en vela.

Poemas y memorias de un navegante llamado tiempo

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

María Lago

Soy amante del arte; a los versos rotos y a los gritos en silencio.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

Sin Ombligo Project

Por Juan Andrés Fernández Torrado

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

ensimismada

¡ADVERTENCIA! blog triste, taciturno, desmoralizador, enervante, depresivo. Como la vida misma. La autora no responde de los perjuicios que pueda ocasionar la lectura de este sitio.

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena

Cuaderno de Sentimientos

Smile! You’re at the best.

Diamantes y Basura

Lo mejor del puto ser humano

alacarta2016blog

Blogs sobre restaurantes de la provincia de Barcelona