Archive for the ‘historia’ Category

El vuelo final del “Lady Be Good” (5)

21 agosto, 2017

La discusión en cabina.

Después que el “Lady Be Good” girase al oeste hacia Nápoles el teniente John Woravka, el bombardero, escribió tres preguntas en una nota y los mostró a Dp. Hays. Los dos miembros de tripulación fueron al morro del aparato. Las preguntas no se pueden haber escrito al mismo tiempo, pero son consecutivas:

1. ¿De qué se está quejando?
2. ¿Qué sucede?
3. ¿Nos vamos a casa?

Woravka se refería probablemente a algo sucedido en la cabina del piloto. Estas preguntas se escribieron probablemente a una gran altura, cuando la tripulación estaba en el oxígeno. Las respuestas de Henys son desconocidas. Woravka devolvió el bloc al bolsillo izquierdo del pecho de su camisa, donde fue hallado junto a sus restos en 1960. Las primeras dos preguntas se escribieron probablemente antes de los 20,52 de la tarde; el último implica claramente que el avión estaba a punto de hacer o ya había hecho su vuelta a casa registrado a las 20,52.

Las preguntas en el bloc de Woravka pasaron, inexplicablemente, desapercibidas durante años después quee fueron encontrados en agosto de 1960.

¿La culpa fue del navegante?

Al principio, la culpa de la pérdida del “Lady Be Good” fue atribuida a Hays. Se ha dicho que su registro de vuelo estaba mal. Esto es sólo en parte cierto -sólo estaba incompleto después de las 20,52. Se ha dicho que él era inexperto, lo que es cierto. Se ha dicho que algunos de sus instrumentos estaban sin abrir y que nunca fueron utilizados. Esto es también verdad. Se ha dicho que las ubicaciones que él anotó cuando volaban sobre el Mar Jónico están equivocadas. Es probable.

A las 23:10 el mando de la base de Soluch tenía 23 aviones en tierra- Faltaba el ”Lady be Good” En su vuelo de regreso este B-24 había perdido contacto por radio con su grupo y con la base. A las 00:10 del 5 de abril se contacta por radio con el avión, que pide su rumbo porque no sabía su situación. La estación le proporcionó unas coordenadas, suponiendo que el Liberator se había perdido en el mar, puesto que las antenas de aquella época no podían medir si los aparatos se acercaban o se alejaban. La estación pensó que los vientos habían ralentizado, como solía pasar, al Liberator y le dieron las coordenadas rumbo 330º. La tripulación dio por bueno el dato y siguió la ruta marcada. Este dato lo que hizo fue alejar 20km hacia el oeste al Liberator de la base de Soluch y adentrarlo de lleno en el Sahara. Por la noche el desierto se confunde con el mar desde la altura, no distinguiendo la costa por las brumas, el ”Lady be Good” no se percató de que había cruzado la costa y se dirigía al desierto.

¿Si había sido Hayns tan mal navegante, por qué el “Lady Be Good” volaba sobre o muy cerca de Bengasii alrededor de la medianoche? Esta crítica poco meditada de Hayns implica que él era incompetente, que él no tuvo la menor idea donde estaba su avión y que él no tuvo sentido de la orientación. Esto, ciertamente, no es verdad.

Hayns y la tripulación supieron que se habían apartado de su ruta, que 360 grados estaba el Este, que 360 grados el Norte, que 140 grados el Sur, y que el Este apuntaba a Soluch. La evidencia de esto es que a las 20,52 de la tarde Hays escribió: “Marcación. 140 grados.” Hays, como cualquier navegante en su primera misión, puede haber tenido sus defectos, pero no era tonto.

El fracaso al no reconocer Creta, a 350 millas de Bengasi, pudo ser determinante. En 1943 los cazas nocturnos Junkers Ju 88 basados en Creta a menudo estaban al acecho en los cielos para eliminar a los aviones que volvían a Bengasi después de realizar sus misiones. Por cierto. además de las estaciones de Benina y Soluch, había otra en Benghazi. Con el paso de los años se alegó —y nadie jamás lo ha negado— que alrededor de la medianoche, el 4-5 de abril de 1943, la radio de Benghazi oyó una llamada del piloto del “Lady Be Good” solicitando su posición. Se ha informado repetidas veces que el teniente William Hatton dijo “Mi ADF ha fallado. Deme por favor un QDM.” (En el habla corriente, Hatton decía que su ‘radiogoniómetro’ no trabajaba, y él pedía su posición) Su llamada no tuvo respuesta, pues se temió que el aviòn fuera un Junkers 88 enemigo. Esto, han dicho algunos, causó una discusión entre dos oficiales norteamericanos en la torre de Benghazi. Se dijo que un oficial inglés estaba también presente en la torre.

No puede caber duda de que el avión que solicita que un informe de la posición era un Liberator y que era el “Lady Be Good”, y aquí está el por qué: No podría haber sido un avión alemán porque el sonido de sus motores eran agudamente diferentes de los del B-24. No se habían lanzado bengalas en Soluch de no ser así. Y los tres otros Liberators de ‘la Misión 109’ no había vuelto a Soluch, pues aterrizaron en Malta.

El fracaso para reconocer que esta llamada fue, probablemente, la razón que el “Lady Be Good” siguió volando y desapareció.

El vuelo final del “Lady Be Good” (4)

20 agosto, 2017

Qué sucedió probablemente:

La Misión 109 tuvo problemas desde el principio por la tempestad de arena que soplaba al norte del Sáhara, que no afectó el despegue del grupo A, compuesto por 12 aparatos, pero sí al grupo B del que formaba parte el ”Lady be Good”, número de serie 41-24301, nº 64 del 514 escuadrón. La tormenta de arena impidió que el grupo al completo pudiera realizar la misión, pues sólo pudieron despegar 4 aparatos, entre ellos el ”Lady be Good”. Cuando el bombardero alzó el vuelo, fuerte vientos soplaban de oeste a este a través del Mediterráneo. Estos vientos iban a influir mucho en su destino.

Dos bombarderos le seguían, pero al poco los motores de estos dos aparatos comenzaron a fallar debido a la arena que les había entrado durante el despegue. El “Lady Be Good” parecía volar sin problemas. En este momento, la mezcla de vientos del Norte y Oeste empujaba al Este y al Norte, llevando a los tres bombarderos lejos de su curso noroeste de 330 grados. En vez de cruzar la costa libia en Bengasi, los 3 aviones lo hicieron bastante más al este, cerca de la marcación 360°. Una corrección del curso fue hecha a 330°. No mucho tiempo después, cerca de las 16,30, los problemas con los motores forzaron a los dos Liberators a regresar a la base, dejando al “Lady Be Good” solo en su primera misión. De este punto en adelante los vientos de al oeste al Este eran intensos. El “Lady Be Good” volaba por encima de nubarrones de tormenta.

En el diario de vuelo de Hayns está claro que se hicieron varias correcciones de curso para compensar los vientos. ¿Era consciente de lo apartado del rumbo que estaban? Probablemente no, pero todos sabían que estaban separados de ‘la Misión 109’ y fuera de contacto. No se atrevieron a romper el silencio de radio por el temor a los cazas del Eje. De hecho, es probable que el “Lady Be Good” estuviera volando sobre el Mar Jónico, con Sicilia y e Italia al oeste y Grecia al este.

Sobre las 7 de la tarde, el “Lady Be Good” estaba cerca del tacón de Italia, y comenzó a girar al oeste hacia Nápoles. En este punto, estando a unas 200 millas de Nápoles,  la oscuridad se cernía en torno al avión. Hay indicios que, después que la vuelta al rumbo de 270 grados pero antes de las 20:52, hubo probablemente una disputa en la cabina del piloto. En este momento es muy probable que el bombardero estuviera sobre Nápoles o muy cerca. Aunque la oscuridad reinaba por todas partes, la tripulación no podía haberse perdido, pues la ciudad estaba iluminada por los fuegos producidos por los ataques anteriores. A las 20:52 el navegador escribe su última entrada: “Rumbo 140 grados.” Es decir, el aparato se dirigía a Soluch. Después que tratar de confirmar su rumbo con Malta, el “Lady Be Good” continuó cerca de la costa occidental de Italia con rumbo hacia la costa libia, hacia Soluch. A las 22 dejó caer sus bombas en el Mediterráneo. Alrededor de la medianoche alcanzó la costa libia.

¿Cómo podía el “Lady Be Good” volar delante de Liberator de Worley a las 19,45 de la tarde, y a las 00,12 de la mañana, una hora y dos minutos detrás del aparato de Worley, que había aterrizado en Soluch en 23,10?

El vuelo final del “Lady Be Good” (3)

19 agosto, 2017

El B-24D “Lady Be Good” era el 21o de 25 bombarderos que despegaron en medio una tempestad de arena el 4 de abril de 1943 para atacar Nápoles desde el aeródromo de Soluch, construido apresuradamente a unas 30 millas al sur de Bengasi, Libia. La misión, que cubriría 700 millas, empezó a las 15,10.

El “Lady Be Good” no bombardeó Nápoles. A las 22 horas, al volver a Soluch, en la longuitud 140°, dejó caer las bombas en el Mediterráneo. Apenas pasada la medianoche sus motores se oyeron sobre Bengasi y Soluch. Para entonces todos los aviones, salvo el “Lady Be Good” y tres bombarderos más, habían regresado a la base. Los otros tres habían aterrizado en Malta. Se lanzaron bengalas sobre Soluch para orientar al “Lady Be Good” pero nadie en el avión los vio. A las 12,12 de la mañana, 5 abril, la estación de radiogoniómetría de Benina —cerca de la estación al norte de Soluch y el este de Bengasi— recibió un mensaje codificado de un avión que solicitaba una orientación a Benina. Benina dice haber respondido, pero el “Lady Be Good” o no recibió la información, o lo leyó mal y siguió volando (Esto último ha sido creído durante años).

El “Lady Be Good” sobrevoló el área de Soluch y sudeste continuado sobre el desierto en la marcación de 140°. (Es probable que el “Lady Be Good” nunca recibiera los datos, pues de lo contrario no habría volado durante dos horas más de 400 millas). La entrada del diario del 4 de abril de 1943 del sargento Ripslinger se lee “Perdido al regresar.” Y en la misma fecha, el diario del teniente Toner informa “Perdido al volver.” No hay ninguna mención en el diario acerca de una señal de Benina. Cerca de las 2 de la mañana el “Lady Be Good” se quedó sin combustible y su tripulación se lanzó en paracaídas, pensando que estaban todavía sobre el Mediterráneo. El bombardero entonces voló 16 millas más antes de estrellarse en el desierto. Para los próximos 16 años, lo que sucedió al avión y su tripulación quedó cubierto por el misterio. Estos hechos son indiscutibles.

Lo que no sucedió:
Se ha postulado una teoría sobre la posición del “Lady Be Good” a las 19:45 durante la Misión 109. Se basa en información que no concuerda con el ‘diario del navegante’ del teniente Hays: El “Lady Be Good”despega a la cola de la Sección B a las 15:10. La sección A había comenzado a alzar el vuelo a las 13,30. Debido al mal tiempo y las tormentas de arenas se retrasaron las salidas de los aviones y los 25 B-24 que comprendían la escuadrilla se dispersan. La cola de la Sección A está una hora o más por delante de la Sección B. Varios aparatos de la Sección B regresaron a la base con problemas en los motores. Los restantes queda muy separados de la Sección A en tiempo y distancia.

A y B vuelan hacia el noroeste hacia Italia en una marcación de 330°. El plan es este: en el “dedo de Italia,” los aviones giran al oeste por la costa del norte de Sicilia, entonces al norte hacia Nápoles en su misión de bombardeo. A las 19,45, con la oscuridad cerca, este plan casi ha sido completado por la Sección A. Todos salvo un avión de esta sección han bombardeado Nápoles y ahora vuelven a Soluch.

Cerca de las 19,45, se supone que el “Lady Be Good” está cera de Nápoles, delante de tres B-24 Liberator y que los dirige hacia Nápoles en el ataque. En este punto algo misterioso sucede. Aunque hay la luz suficiente para bombardear Nápoles, el Liberator que va en cabeza —aparentemente el “Lady Be Good”— abandona el objetivo se dirige a Soluch sin dejar caer su bombas. Los tres aviones detrás hacen lo mismo. En ese momento nadie que vuela detrás del líder tiene idea de quien es y por qué no ataca el objetivo. Años más tarde, cuando el “Lady Be Good” fue encontrado, se estudiaron los informes de salida de los tres pilotos que volaron detrás del avión que giró y no atacó Nápoles. Un piloto, el Segundo Teniente L. A. Worley, escribió en su informe, “Creo que el 64 nos dirigía.”
¿Creo?

El Liberator delantero no podría haber sido el “Lady Be Good” porque Worley y los otros dos aviones siguientes habían despegado entre una una hora y treinta minutos antes que este avión. El el avión que les dirigió a Nápoles era probablemente el 37, cuyo piloto era e primer teniente Brian W. Flavelle de Sección A, 512th squadron. (Al cabo de 4 meses de la Misión 109 los tenientes. Flavelle y Worley murieron. Flavelle fue derribado en el ataque contra Ploesti, el 1 de agosto, y Worley murió en combate el 4 de julio.)

El vuelo final del “Lady Be Good” (2)

18 agosto, 2017

Otro “anciano” era el oficial bombardero, John S. Woravka, 26 años, de Cleveland, Ohio. La tripulación lo apodó “Lefty”. Harold Ripslinger, 22 años, era el mecánico de vuelo. Se había graduado con Vernon Moore, 21, que formaba parte también de la tripulación. Ripslinger, de Saginaw, Michigan, era un joven de poderosas creencias católicas y Moore, de New Boston, Ohio, era algo tímido; se decía de él que se parecía a un joven Roddy McDowell. Otros tres hombres se unieron también a Hatton. Robert LaMotte, 25, Guy Shelley Shelley, 26, y Samuel Ellis Adán, 24, eran todos artilleros. LaMotte, de Lake Linden, Michigan era de la extracción franco-canadiense, era también un católico estricto Shelley, de Harrisburg, Pennsylvania, venció la mala salud de su juventud, prosperando físicamente y asombrando todos por su energía. Adán, de Eureka, Illinois, había nacido en Speedwell, Kentucky y había sido padre recientemente —el único miembro de la tripulación con hijos. Profesaba una fuerte fe protestante fuerte.

Así, a finales de 1942, los nueve hombres -cuatro oficiales y cinco sargentos- llegaron por varios medios a Topeka para entrenarse juntos. Ya que estaban todos por encima de la edad media de tripulaciones de la época, debió complacerles que las órdenes les hubieran juntado por casualidad.

Si les gustó o no por la paga extra que recibieron por “volar misiones peligrosas” es otro asunto. Pero ciertamente eso tuvo que hacerles pensar: la amenaza de la muerte siempre ayuda a concentrar la mente. Hatton y sus hombres fueron asignados al 367 Grupo de Bombardeo y fueron enviados a Soluch, Libia. Cuando llegaron alrededor del 18 de marzo, el B-24 que ellos habían llevado hasta allí fue dado a una tripulación con más experiencia, pues había más tripulaciones que aviones. Esto dejó a Hatton y compañía sin avión, y por un tiempo estuvieron en el limbo. Después de unos pocos días que la tripulación aprovechó en una misión de la familiarización, fueron clasificados como aptos y listos para la acción.

Un B-24 Liberator, que pronto fue denominado “Lady Be Good”, llegó a Soluch en el 25 de marzo, cerca de una semana después de la llegada de Hatton y sus hombres. El piloto el teniente Samuel Dawson Rose. Quién bautizó así al avión es un misterio, pero no fue ni Rose nadie de su tripulación. El nombre, se cree, es probable que viniera de uno de los mecánicos. El 4 de abril, Hatton y su tripulación recibieron su primera llamada a la acción. Sam Rose y su tripulación estaba en Malta con avería del motor en otro Liberator, y el “Lady Be Good” estaba sin hacer nada en Soluch.

Ellos participarían en un ataque a alta altitud sobre Nápoles junto a otros 24 aviones, a plena luz del día y sin escolta de combatiente, para llegar en el objetivo rozando el atardecer. Ellos entonces regresarían a casa al amparo de la oscuridad. El viaje a Nápoles y la vuelta durarían 9 horas, y los Liberators recibieron combustible para 12 horas.

El número de serie de “The Lady Be Good” era el 1-24301 y su misión eran la número 109. Volaba en la Sección B, Escuadra 514, 376 Grupo de Bombardeo, 9a Fuerza Aérea. Su número identificativo era un grande 64 a ambos lados de su morro. Lo último que en la base vieron del aparato fue su partida. Así lo describe Richard R.. Dahlstedt, miembro del personal de tierra en el aeródromo de Soluch: “De la partida del terrible campo de Soluch, lo único que puedo describir es que sólo ella parecía reacia subir. Ella tuvo que luchar por ponerse en marcha.” El “Lady Be Good” trepó al cielo, y luego, por espacio de 15 años, desapareció en el misterio.

El vuelo final del “Lady Be Good” (1)

17 agosto, 2017

Esto que viene ahora lo escribí hará diez años. Casi nada.

Y, mientras lo reescribo para este blog, sigo estremeciéndome ante la odisea de los desdichados protagonistas de lo que vais a leer ahora.

Tempus fugit.

El vuelo final del “Lady Be Good”
1942 presenció los días oscuros de la segunda guerra mundial. En Europa Hitler dominaba y los Aliados estaban en apuros. Gran Bretaña resistía sola mientras América se movilizaba. La imagen de Churchill se hundía debido a la calamitosa situación bélica. Atlee dijo en el Parlamento, “Nuestro primer Ministro gana cada debate y pierde cada batalla.” En el Este los alemanes marchaban hacia Moscú. En el Atlántico sus submarinos hundían los buques aliados a mansalva, y sobre Gran Bretaña seguían cayendo sus bombas. Entonces, Montgomery venció en El Alamein y todo empezó a cambiar. Tras esta batalla, Churchill diría: “antes de El Alamein nosotros no disfrutamos de una victoria; después de El Alamein, nosotros nunca sufrimos una derrota.”

Churchill se refirió a Italia como “el punto dèbil” de Europa. Era el próximo objetivo del torrente constante de los bombarderos pesados B-24 americanos que llegaban a Africa del Norte en número creciente. Uno de estos aterrizó en Soluch, Libia, tras haber despegado de Topeka, Kansas, el 25 de marzo de 1943. Pocos días después alguien lo bautizó como “Lady Be Good.” Una tripulación de nueve hombres, recién llegados de América, fue asignada a este avión. Eran mayores (para los estándares de la época) pero a la vez inexpertos. Su primera misión tendría lugar el 4 de abril: bombardear el puerto de Nápoles. El “Lady Be Good” despegó evitando una tempestad de arena, se dirigió hacia el Mediterráneo, y desapareció.

En 1941-42, América estaba desesperada por conseguir tripulaciones para sus aviones y el Cuerpo Aéreo empezó alistar a adolescentes. Esto significó que las alas se daban jòvenes de 18 años. Tan severa era la necesidad de aviadores que los cursos de piloto fueron reducidos a siete meses y medio. El cadete William Hatton se creyó un anciano cuando comenzó la instrucción en 1942: tenía 25 años. Originalmente entrenado como piloto de caza, la decisión de convertirlo a piloto de bombarderos era no sólo una desilusión, sino un misterio para él. Hatton era un hombre amable y decente con un corazón abierto que escribió constantemente cartas a su madre, Rose. En ellas le describe que él, su esposa Millie y sus compañeros pilotos habían conocido a Bing Crosby. Y el cadete destinado a ser su copiloto, Robert F. Toner, que se entrenó como piloto en la Royal Canadian Air Force antes de que América unió la guerra, era un año mayor que Hatton. Aunque Toner tuviera más de 200 horas de vuelo en su haber, se tuvo que examinarse de nuevo para el Tío Sam. Tanto él como Hatton eran católicos devotos.

Otro oficial destinado para la tripulación de Hatton era el navegante Dp Hays. Antiguo empleado de banco, nunca recibió nombre de pila, solo las iniciales Dp, que le fueron dadas por que su padre se llamaba David Peter. Tenía 23, era parcialmente calvo, y su escaso se estaba volviendo gris. La tripulación lo llamó “Deep”.

Las Fosas de Katyn (8)

16 agosto, 2017

Durante los juicios de Nuremberg los soviéticos estaban a cargo de ejercer como parte acusadora en los crímenes de guerra cometidos en el Este, según el acuerdo de Londres de 1945. Curiosamente, los rusos fallaron a la hora de demostrar la culpabilidad alemana. Acusaron al coronel Ahrens, comandante del regimiento de Señales 537, como director de la matanza. Ahrens testificó que no llegó a Katyn hasta noviembre de 1941, como certificó posteriormente el general Oberhaeuser. Es significativo que el tribunal internacional no le acusara de tales cargos. El antecesor del coronel Ahrens, el coronel Albert Bedenek, llegó a Smolensko el 28 de julio de 1941 y estableció los cuarteles del regimiento a mediados de agosto de 1941. En ese momento, los efectivos de su unidad eran 17 hombres –5 o 6 de los cuales eran oficiales, cuatro suboficiales y el resto tropa. Con esos efectivos los rusos afirmaron que se asesinaron a 11.000 prisioneros. Aún estando el regimiento al completo, este no contaba más que con 150 pistolas del calibre 7.65 mm –insuficientes para llevar a cabo tal matanza. Además, el regimiento estuvo ampliamente desplegado por el área de Smolensko, con lo que nunca estuvo concentrado en la zona de Katyn, al menos, no en los números requeridos para llevar a cabo la matanza. Además, según los rusos, los prisioneros de Ostashkov, Kozelsk, Starobielsk cayeron en manos alemanas y fueron ejecutados. Los de Griazoviec no lo fueron y sobrevivieron. Sin embargo, se encontraron cadáveres polacos en Mednoje –243 cadáveres con balas de 7.65 en la cabeza y documentación, que probaron que eran los prisioneros de Osthashokovskij- y Pyatikhatki. A esas zonas no llegaron los alemanes

En 1989, después del colapso de la URSS, Gorbachov admitió que la NKVD había ejecutado a los polacos y confirmaba la existencia de otros dos lugares más de ejecución similares – Mednoje y Pyatikhatki-., además de Katyn, donde siguiendo las órdenes de Stalin, en marzo de 1940, la NKVD había dado muerte a 25.700 polacos. En mayo de 1992, en un bosque cerca de Kharkov, investigadores privados rusos descubrieron una fosa común conteniendo 3.891 cuerpos de oficiales polacos procedentes de Starobielsk. En Junio, autoridades rusas descubrieron 30 fosas comunes en Miednoje, 100 millas al noroeste de Moscú. Contenían los restantes 6287 prisioneros polacos del campo en la isla Ostashkov en el Lago Seliguer. En otros lugares del bosque de Katyn se encontraron otras tumbas, conteniendo cuerpos de políticos rusos prisioneros quienes fueron ejecutados por la NKVD antes de la guerra. Parece ser que el Bosque de Katyn fue el lugar principal de ejecuciones de la NKVD de Stalin. El 13 de Abril de 1990, cincuenta años después de la masacre, Boris Yeltsin oficialmente admitió la responsabilidad de la URSS en el crimen de Katyn y el 14 de Octubre de 1992, envió al presidente polaco Lech Walesa los archivos secretos del caso. En Marzo de 2005 la comisión rusa, presidida por Alexander Savenkov declaró que las masacres no eran ni un genocidio, ni un crimen de guerra ni un crimen contra la humanidad, sino un crimen militar y que al haber transcurrido 50 años, había expirado y no había, en consecuencia, razones para emprender acciones legales. Vladimir Putin rechazó que investigadores políticos visitaran Moscú a finales de 2004 y 116 de los 183 volúmenes que contienen los resultados de las investigaciones han sido clasificados como secretos.

Las Fosas de Katyn (7)

16 agosto, 2017

El corresponsal sueco Christer Jaederlunt, del Stockholm Tidningen, fue invitado por el ministerio de propaganda nazi para visitar Katyn. Al principio sospechó que se trataba de un montaje nazi para lanzar una diatriba anticomunista. Sin embargo, al llegar a Katyn, y tras realizar unas cuantas investigaciones, Jaederlunt tuvo que reconocer que no podía tratarse de un montaje propagandístico nazi: “No nos fiábamos de Goebbels y pensamos que podía tratarse de un montaje. Pero cuando estuve frente a las fosas, todas mis sospechas se desvanecieron. “

Casmir Skarzynski de la Cruz Roja polaca establecida en la Polonia ocupada testificó que la Cruz Roja no quería participar en el comité que iba a investigar la masacre, porque lo consideraron un “mero movimiento propagandístico”. Una vez en Katyn, la magnitud de la tragedia le conmovió y se convenció de que el ejército alemán era inocente, y que por ello testificaba, debido a su convencimiento.

El teniente coronel Donald B. Stewart y el coronel John H. Van Vliet, Jr., del US Army habían sido capturados por los alemanes en África del Norte. Ellos, junto con dos oficiales ingleses visitaron Katyn en Mayo de 1943. Como en el caso de Christer Jaederlunt , Stewart también sospechaba sobre las intenciones alemanas, y él estaba decidido a no participar en ningún acto propagandístico nazi. Van Vliet afirmó: “Odiaba a los alemanes. No quería creerles. Al ser invitado para ir a Katyn, me di cuenta que los alemanes querían manipularme para hacer creer al mundo que Soviética era culpable. Y me propuse no dejarme convencer”. La visión de los cadáveres les hizo cambiar de opinión. Los dos oficiales comentaron el excelente estado de las ropas, especialmente las botas. Por su experiencia como prisioneros de guerra de los alemanes, ambos oficiales afirmaron que las ropas no podían haber estado en ese estado si hubieran sido llevadas por un año en un campo de prisioneros. Si los oficiales polacos hubieran sido usados para construir carreteras, como indicaban los soviéticos, las ropas y las botas hubieran mostrado un evidente desgaste, y ese no era el caso.

Zbigniew Rowinsk estaba prisionero en Woldenberg cuando fue llevado a Katyn en abril de 1943. Afirmó que no todos los prisioneros fueron ejecutados por un disparo en la cabeza: “Supongo que sólo los que quisieron defenderse fueron atados, porque vi varios cadáveres con serrín en sus bocas y algunos con sus cabezas cubiertas por sus abrigos, con una cuerda alrededor del cuello y conectada con las ligaduras que le ataban las manos. Por tanto, si se movían para liberar sus manos, debieron ahogarse ellos mismos”.

El testigo identificado como “John Doe” mantuvo que el y un compatriota habían visto a los soviéticos ejecutar a 200 prisioneros polacos en lo que el supuso que era el bosque de Katyn. Estas observaciones fueron efectuadas por el testigo y sus compañeros tras escaparse del campo de prisioneros de Pavilschchev Bor, a principios de noviembre. Tras narrar como observaron como eran llevados los prisioneros polacos al bosque, el testigo continuó: “Dos de ellos [soldados soviéticos] les ataron las manos a la espalda y uno de ellos levantó su barbilla –la de la víctima- abrió su boca y se la llenó con un puñado de serrín”. Añadió el testigo que vio a la mayoría de los prisioneros ejecutados con un tiro en la nuca, pero que algunos fueron lanzados vivos a las tumbas para que se asfixiaran. “John Doe” añadió que varios prisioneros fueron maniatados con alambre de espino. Debe hacerse notar que cuando “John Doe” testificó estos hallazgos no se habían hecho públicos, aunque se encontraban testimonios similares entre el material recogido por el gobierno polaco relativo a la masacre. Estos testimonios fueron confirmados por el doctor Tramsen, de la comisión médica alemana, y por el Dr. Naville, de Suiza, de la comisión médica internacional. Varios testigos alemanes confirmaron estos detalles.

Boris Olshansky, ex oficial del ejército soviético que escapó en 1946 a EEUU, relató sus conversaciones con N. N. Burdenko, director de la comisión especial soviética que investigó la masacre en enero de 1944 y que afirmó que ésta tuvo lugar en otoño de 1941. Olshansky testificó que Burdenko le dijo que el informe era falso, que Stalin le había nombrado personalmente para ocuparse del asunto, que todos los cadáveres tenían una antigüedad de 4 años, y que, finalmente, todo se había tratado de un error del NKVD. Olshansky añadió que Burdenko le aseguró que en Soviética existían más Katyns en la URSS.

Las Fosas de Katyn (6)

15 agosto, 2017

El 5 de marzo de 1940, siguiendo indicaciones de una nota enviada a Stalin por Beria, los miembros del Politburo — Stalin, Vyacheslav Molotov, Lazar Kaganovich, Mikhail Kalinin, Kliment Voroshilov, Anastas Mikoyan y Beria — firmaron la orden de ejecución 25,700 “nacionalistas y contrarevolucionarios” polacos mantenidos en los campos. Los oficiales polacos ejecutados lo fueron, pues, porque eran considerados “criminales de estado” y “enemigos de los soviets”. ¿Por qué? Porque eran terratenientes, aristócratas, social demócratas o “Pilsudskistas” (lo cual era un crimen durante el mandato de Stalin).

Entre el 3 de abril y el 19 de mayo de 1940 22.000 prisoneros polacos fueron ejecutados:
-de los campos de Kozelsk, Ostashkov y Starobelsk1: 14,700 [según el informe número 13 del Politburo del Comité central de 5 de marzo de 1940]-15,570 [según Zawodny, Janusz K., Death in the Forest: The Story of the Katyn Forest Massacre, University of Notre Dame Press, 1962,]
-En Bielorrusia y Ucrania: 11,000 [según el informe numero 13 del Politburo del Comité central de 5 de marzo de 1940]
Un informe de 1956 del jefe del KGB Alexander Shelepin a Nikita Khrushchev confirmó 21,257 de estos asesinatos, distribuidos del siguiente modo: Katyn–4.421, Starobelsk –3.820, Ostashkov –.6.311, otros lugares –7,305. [Malcher,G. C. Blank Pages: Soviet Genocide Against the Polish People. Surrey (U.K.): Pryford Press) 1991, p. 168]. Los muertos en Katyn incluían un almirante, 2 generales, 24 coroneles, 79 tenientes coroneles, 258 comandantes, 654 capitanes, 17 capitanes navales, 3.420 suboficiales, 7 capellanes, 3 terratenientes, un príncipe, 43 empleados públicos, 85 oficiales y 131 médicos. Entre los muertos se incluían 20 profesores universitarios, 300 médicos, varios cientos de abogados, ingenieros y maestros, 100 escritores y periodistas y 200 pilotos. En total, el NKVD eliminó la mitad del cuerpo de oficiales polacos. Sólo se libran los 400 de Griazovtez –de hecho, 448: 245 oficiales de Kozielsk, 79 de Starobielsk y 124 de Ostashkor -. Según el testimonio de Dmitri Stepanovich Tokariev , antiguo jefe del NKVD de Kalinin, los internos de Kozelsk fueron ejecutados en Katyn, los de Starobielsk en la prisión del NKVD de Kharkov y enterrados cerca de Pyatikhatki y los de Ostashkov en la prisión del NKVD de Kalinin (Tver) y enterrados en Miednoje (Mednoye). Las ejecuciones comenzaron el 4 de abril de 1940, y se usaron pistolas Walther suministradas por Moscú.

Y he aquí lo cínico dentro de la tragedia.

El 1 de octubre de 1939 un comité dirigido por Zhdanov dividió los POWs polacos en 6 grupos: a) Soldados Ucranianos, Bielorusos, Lituanos y Polacos étnicos de origen campesino u obrero, con residencia en la Polonia ocupada (en teoría iban a ser liberados, pero acabaron como esclavos del NKVD); b) Mismo origen étnico y social, pero con residencia en la zona ocupada por el III Reich (para ser devueltos a los alemanes); c) oficiales desde teniente coronel a general d) otros rangos de la oficialidad; e) agentes de los servicios de inteligencia y contrainteligencia, policías militares, policías f) 800 POWs Checos, retenidos hasta el fin de la guerra. El 2 octubre Stalin aprobó esta clasificación y ordenó al NKVD que liberar a los POWs Checos, después de que estos prometieran no combatir en guerras anti-sovieticas, una vez conseguidos fueron enviados a Rumania en la primavera de 1941. ¿Que pasó con los soldados del grupo b? Muy sencillo: 42.492 soldados polacos fueron entregados a Alemania en 23 de noviembre de 1939, incluidos los soldados de origen judío, cuyas peticiones para permanecer en la URSS fueron rechazadas.

Entre los cadáveres de Katyn se hallaba el de una mujer, Janina Lewandowska. Nacida Janina Dowbor-Musnicka hacia 1910, halló la subteniente Janina Dowbor Musnicki Lewandowska un trágico fin en Katyn. A los 20 años fue la primera mujer en Europa en saltar en paracaídas desde una altura superior a los 5 kms. Por su bella y carismática voz -era una gran cantante- fue bautizada como Slowik Poznanski, el ruiseñor de Poznan. En 1938, casó con el Teniente Coronel Lewandowski. En 1939 fue movilizada para defender Polonia, incorporandose al Ejército polaco de Poznan, en Wielkopolska. Derribada, fue capturada por los alemanes, que la transferieron a los rusos el 24 de septiembre de 1939 e internada en el campo de prisioneros de Ostakov. El 15 de abril de 1943 su cadáver fue hallado en Katyn.
.
En 1952 un comité selecto del senado publicó un informe sobre Katyn, en dos volúmenes: “The Katyn Forest Massacre,” House Report No. 2505, 82nd Congress, 2nd Session (December 22. 1952). En el se recoge el testimonio de 26 oficiales que habían sido originalmente prisioneros en Kobielsk, con otros 5.000 compañeros; Starobielsk, que contenía a 4.000 cautivos; y Ostashkov, en el que estaban internados 6.400 polacos.
En la ultima entrada del diario hallado en el cadáver del mayor Adam Solsk, fechado en 8 de abril de 1940, se lee: “Desde las 12 de la noche estamos en Smolesko.
“9 de abril, 1940, faltan unos pocos minutos para las 5 am, y comienzan los preparativos para partir. ¿A donde vamos, y entonces que?
“Desde el amanecer, el día ha comenzado de una manera particular. Nos trasladan en camiones, a un lugar en el bosque, una especie de estación veraniega. Entonces nos sometieron a un intenso registro, me quitaron el reloj, en el que vi que eran las 6.30 am (8.30), mi alianza de matrimonio, mis rublos, mi cinturón y mi cuchillo de bolsillo.”
Aquí acaba el diario.

Los prisioneros evacuados desde Starobielks testificaron haber visto inscripciones de sus compañeros que decían “Nos llevan a Kharkov.” El rastro de los prisioneros evacuados de Ostashkov finaliza en Wiasma, según aseguró el testigo Zygmunt Luszczynski: “Nos llevaron de Ostashkov a Wiasma, donde nos quedamos durante 3 días. Entonces, seis de los siete vagones del tren fueron desenganchados y se los llevaron a otra parte, mientras que a nosotros nos llevaron a Babynino (en ruta a Pavlishev Bor). Otro prisionero asegura firmemente que los prisioneros de Ostashkov fueron ahogados en la mar Blanco. Adam Moszynski, ex prisionero de Starobielsk, testificó: “Hay tres Katyns en el mundo: Uno en el bosque de Katyn, cerca de Gniezdovo (Smolensk); el segundo, los de Starobielsk, cerca de Kharkov, y los de Ostashkov, en el mar Blanco”.
El coronel George Grobicki, que estuvo internado en Kozielsk, testificó: “todos estabamos vestidos al abandonar los campos como cuando fuimos hechos prisioneros. Mucha gente llevaba sus abrigos cuando dejaron los campos.” Evidentemente, si los prisioneros hubieran sido ejecutados por los nazis en agosto, es dudoso que llevaran sus abrigos de invierno. Según el testimonio de Geobicki, cuando leyó los informes alemanes sobre como se hallaban los cadáveres en las fosas, se dio cuenta de que habían sido enterrados siguiendo las mismas agrupaciones que formaban cuando fueron evacuados de Kozielsk. Es difícil de creer que los prisioneros seguirían agrupados del siguiente modo si hubieran sido ejecutados por los alemanes en agosto de 1941.
El 5 de abril de 1940 el oficial polaco de mayor rango en Starobielsk eran el comandante Niewiarowski. A las 9:00 a.m. el comandante del campo, teniente coronel Boreshkov, y Kirshov, el comisario político, le dijeron que ese mismo día el primer contingente de oficiales –195- abandonaría el campo,
“A dónde van?” preguntó Niewiarowski.
“A dónde ?’ Boreshkov preguntó, “A casa! Primero serán enviados a campos de transito, y de ahí a vuestro lugar de orígentes, con vuestras mujeres”.
A.Woronecki, preguntando a uno de sus guardianes sobre los soldados desaparecidos, obtuvo la siguiente respuesta: “No los volveréis a ver. No han sido enviados a casa, ni a campos de trabajo […] Los han ahogado”.

Las Fosas de Katyn (5)

15 agosto, 2017

Cuando la URSS recupera sus territorios ocupados, inmediatamente vuelven a exhumar los cadáveres y emiten informes probatorios de los “verdaderos autores de la masacre” es decir los alemanes. Para entonces, como se supo más tarde, no había un político británico que creyera remotamente en la culpabilidad alemana, aunque públicamente manifestaran el descargo de culpa del aliado soviético. El tema Katyn no fue olvidado, sin embargo, y uno de los impulsores de investigar (Sikorski), tuvo un final trágico el 4 de julio de 1943 cuando regresaba de inspeccionar las tropas polacas en Medio Oriente y su avión cayó al Mediterráneo por causas desconocidas. En 1945 se abre una nueva investigación promovida por el ministro de justicia Swiatlovski, dirigida por el procurador general de Cracovia, Román Martini, que, durante la investigación, descubre la relación de oficiales rusos que dirigían los campos de Kozielsk y Starobielsk, además algo desconcertante: en las fosas habían sido encontrados cartuchos de proyectiles de fabricación alemana, de la empresa Gustav Genschow, ubicada en las proximidades de Kalsruhe, cartuchos con la marca de la fabrica GECO 7,65. Martini se preguntaba como era posible que si los alemanes quisieran atribuir la matanza a los rusos hubieran empleado proyectiles propios en vez de soviéticos de los cuales tenían abundante provisión después de la derrota del ejercito ruso. Martini continuó la investigación y descubrió que en 1924 Genschow había sido autorizado a exportar municiones a la URSS en grandes cantidades pero también recibieron esa munición los países bálticos y Polonia.

Martini acabó la investigación en febrero de 1946, volvió a Polonia y envió un memorial con sus conclusiones al Ministro de Justicia, tras depositar previamente una copia en un notario en Suecia, para “abrir en caso de muerte ó desaparición”. En la noche del 12 al 13 de marzo Martini resultó muerto en su casa de Cracovia por disparos de ametralladora por dos jóvenes, era una pareja de 19 y 17 años, miembros del comité para la amistad soviético-polaca. Son detenidos al día siguiente y encerrados en la cárcel de San Miguel de Cracovia, una de las más rigurosamente custodiadas; a los tres días se fugan de la prisión durante la noche. Nunca más se sabrá de ellos. Nada sale de lo descubierto por Martini. Durante el juicio de Nuremberg se intentó, bajo presión soviética y la indiferencia británica, de investigar y acusar a los “culpables” alemanes del crimen en masa de Katyn. Incluso se pretendió incriminar a oficiales superiores incluso generales, que no habían sido incriminados en otros supuestos actos criminales. Por los archivos del juicio, en virtud de los Estatutos de Nuremberg según los cuales los informes de las comisiones de encuestas aliadas tenían el valor de prueba, el informe soviético sobre Katyn, acusando a los alemanes de la matanza de 11.000 militares y civiles polacos fue aceptado por los vencedores como prueba auténtica, indiscutible, el 8 de agosto de 1945. Finalmente, no hubo pruebas suficientes y la causa fue desestimada. Sostienen que una comisión especial organizada por la URSS investigó los crímenes formaban parte de dicha comisión entre otros la hija del embajador de EEUU en Moscú y el escritor Alexis Tolstoi. Dicha comisión se puso a trabajar inmediatamente después de la liberación de Smolensko, interrogando a los habitantes de la zona y exhumando los cadáveres. La comisión llegó a las siguientes conclusiones

-Los prisioneros de guerra polacos recluidos en tres campos por los rusos al oeste de Smolensko y ocupados en diferentes trabajos siguieron allí tras la ocupación alemana de Smolensko en julio del 41.
-Los alemanes exterminaron a los prisioneros polacos en otoño del 41.
-Los fusilamientos en masa fueron hechos por unidades alemanas preparadas específicamente para esa misión, camufladas con el nombre convencional de comando 537, un batallón de ingenieros a las órdenes del teniente Arnes y los subtenientes Rocht y Hotte.
-En 1943 los alemanes trataron de atribuir los asesinatos a los soviéticos y se procuraron con torturas y amenazas algunos testigos falsos entre los habitantes de Smolensko y alrededores. Se llama a declarar al alcalde de Smolensko durante la ocupación alemana y dice que un interprete le había comunicado que los alemanes tenían intención de fusilar a los soldados polacos. Otro testigo es uno de los médicos que formaron parte de la investigación llevada a cabo por los alemanes, el doctor Markov, de la universidad de Sofía y comenta que la investigación fue muy breve y que cuando llegaron las fosas estaban abiertas y que las autopsias fueron realizadas a solo 8 cadáveres. Además no se les permito a los miembros de la comisión ver los objetos encontrados. Posteriormente a preguntas sobre porqué había firmado el acta de la investigación el doctor Markov declaró que de regreso a Bulgaria y en un aeropuerto en el que hicieron escala les presentaron el acta a firmar. Viendo que estaban rodeados de soldados alemanes firmó, ya que estaban en una situación delicada, pero que al llegar a Bulgaria presentó una protesta y el asunto no llegó a más. El veredicto fue de absolución contra 22 jefes alemanes por la matanza de Katyn.

Posteriormente a los tres años, un periodista americano investigó el asunto y supo de la carta de y la recuperó. Hubo una última investigación del congreso de EE.UU presidida por el senador Maiden, celebrada en Francfort y fueron invitados soviéticos y polacos, interrogándose a numerosos testigos. Entre dichos testigos se encontraba un coronel americano, que comentó que aunque odiaba a los nazis tuvo que reconocer que la matanza había sido cosa de los rusos y otro teniente coronel afirmó que dejó Katyn convencido que habían sido los rusos autores de la matanza. Todos los médicos de la comisión, a excepción de Markov, afirmaron no haber sufrido presiones para firmar el acta El médico suizo Neville dijo que estaba claro que Markov había recibido amenazas lo que no quedaba claro era si habían sido los soviéticos ó los alemanes los autores de ellas.

Las Fosas de Katyn (4)

14 agosto, 2017

Abril normalmente trae la primavera a los bosques de Katyn, pero el invierno de 1939-40 había sido muy frío, y cuando los primeros soldados polacos llegaron de Kozielsk el 8 de abril aún habían ocasionales parches de nieve sobre el terreno, y el barro cubría el camino que llevaba desde la estación a la Kosogory ó “colina de las cabras”. En Gniezdowo los vagones de Kozielsk, Starobieisk y Ostashkov descargaban sus pasajeros en unas jaulas de alambre de espino rodeada de una fuerte escolta de soldados soviéticos. Esto no pudo resultar demasiado tranquilizador a los oficiales polacos, que seguro que recordarían que el bosque de Katyn había sido usado ya 1919 para la ejecución de numerosos oficiales zaristas. Desde las jaulas los prisioneros fueron llevados en camiones hasta la Colina de las Cabras, y bajados con las manos atadas. Es fácil imaginar su desespero y horror ante el destino que les esperaba. Si un hombre luchaba o se resistía, parece ser que sus ejecutores ponían su abrigo sobre su cabeza, atándoselo alrededor de su cuello y llevado a rastras a la fosa en la que caería una vez asesinado. Esto ha sido sugerido por la evidencia de numerosos cadáveres que tenían el abrigo alrededor de la cabeza y que el abrigo estaba agujereado por la bala que se había alojado en la base del cráneo.

Es difícil imaginar el estado de ánimo de aquellos que fueron pacíficamente al encuentro de la muerte, con la espantosa imagen de sus camaradas caídos en las fosas, apretados, como sardinas en una lata, ordenadamente dispuestos, mientras los ejecutores se movían arriba y abajo, moviendo los cuerpos como si estuvieran en un matadero. Una vez finalizada la matanza, los asesinos se dedicaron a la más inocente, en apariencia, de las ocupaciones: aplanar el terreno y plantar árboles las tumbas. Y aquí cometieron el primer error. Evidentemente, si los alemanes hubieran asesinado a los polacos en 1941, es dudoso que los ejecutores, de ser alemanes, se hubieran tomado la molestia de plantar árboles para cubrir la masacre. Después de todo, estaban en los umbrales de la victoria. Además, analizados estos jóvenes árboles, un competente botánico reveló sin lugar a duda que el último árbol había sido plantado en mayo de 1940. En 1940 no había nazis por la zona.

Los nazis convocan una comisión que Leonard Conti, profesor de 40 años y responsable de los Asuntos de Salud del Reich, (que se suicidaría el 6 de octubre de 1945 en una prisión aliada donde estaba a la espera de juicio por su participación en el programa de eutanasia). Dicha comisión está formada por científicos y médicos de Finlandia, Rumania, Hungría, Suiza, Holanda, Checoslovaquia, Bulgaria, Yugoslavia, Bélgica y Dinamarca y que también incluye un periodista polaco. Dicha comisión sale hacia Katyn a finales de abril. Al llegar a Katyn, en el centro del bosque encuentran una loma, llamada Kosogory ó “colina de las cabras”. Bajo sus los abetos han sido descubiertas 8 fosas comunes de una longitud de unos 25-28 metros por 16 de ancho que contienen hasta 12 capas de cadáveres 7 están unas al lado de otras la octava esta apartada hacia el Dnieper. Los trabajos de investigación son supervisados por los alemanes, pero el verdadero y propio trabajo está dirigido por la Cruz Roja polaca, con el doctor Wodzinski como responsable de la investigación, que tiene a su disposición vecinos de pueblos cercanos y a un grupo de prisioneros de guerra rusos. Los cadáveres son sacados y colocados en fila unos junto a otros, examinados y se sacan los objetos que tienen en los bolsillos. Los uniformes, aún en buen estado, sólo han perdido un poco el color y es imposible desabrochar los bolsillos ni sacar las botas. Para poder sacar los objetos personales y hacer un registro minucioso proceden a cortar las ropas con cuchillos. Como ya mencionó radio Berlín, los muertos presentan un tiro en la nuca. Además, numerosos prisioneros, ente ellos los generales polacos Smoravinski y Bohatyrewicz, presentan además heridas de bayoneta. Todos los cadáveres tienen sus manos atadas con nudos especiales usados solo en Rusia. Los cuerpos habían sido sistemáticamente enterrados en fosas comunes, apilados a razón de unos 500 cadáveres por fosa. Sin embargo, a pesar del cuidado que tuvo la policía para evitar dejar rastros y testigos, cometieron otro error, mayor que el de los árboles: muchos de los cuerpos fueron enterrados sin quitarles sus pertenencias, posiblemente debido a la premura con que se efectuaban las ejecuciones.

Todas las objetos hallados (carteras, fotos, medallas, libros, anillos, encendedores, etc.) son numerados y el cadáver que los portaba recibe el mismo número. Entre los muertos se encuentran recortes de periódicos editados por los rusos en lengua polaca, postales, cartas, cuadernos y diarios. Todos ellos tienen fechas anteriores a abril de 1940. Adicionalmente, se descubre que los abetos del bosque tenían cinco años y habían sido trasplantados con dos años de edad, por lo que habían pasado tres desde el trasplante hasta la apertura de las fosas. Por si fuera poco habitantes de la zona prestaron declaración sobre como y donde ocurrieron las matanzas. Un obrero, Krivozehrtzov, comentó que en la primavera de 1940 fue a trabajar a la estación de Gniezdovo y que a primeros de marzo vio llegar trenes con prisioneros polacos que eran después llevados en camiones cerrados hasta el bosque de Katyn y que los lugareños los llamaban (a los camiones) “ciornyj woron” – cuervos negros -. Con los camiones iban autos civiles que les precedían y cerraban la comitiva. Luego supo que los prisioneros eran polacos y procedían de Kozielsk.

A 30 de abril de 1943 se han exhumado 982 cuerpos y se ha identificado un 70 % de ellos. El profesor Buthy lleva a cabo numerosas disecciones de los cadáveres, y se confirma que todos murieron por heridas de bala en la cabeza, hallándose el orificio de entrada en la nuca. En la mayoría de los casos sólo se disparó una bala, pero se encuentran algunos cráneos con dos balas en su interior, y un caso extraordinario con tres balas. Todos los proyectiles tenían menos de 8 mm –7.65mm, para ser exactos. Por los daños causados se presume que los disparos fueron realizados con el cañón presionando la nuca o a muy corta distancia de esta. La asombrosa regularidad de las heridas permite presuponer que todos los disparos fueron hechos por manos experimentados. Asimismo, los cadáveres mostraban un método similar de atar las manos y en algunos casos, heridas causadas por bayonetas. El método era similar al hallado en los cadáveres de civiles rusos encontrados posteriormente en el bosque de Katyn.

Tampoco había lugar a dudas de la nacionalidad de los uniformes, extremadamente bien conservados. Además, era ropa de invierno. Los uniformes se correspondían perfectamente con las medidas del portador. Curiosamente, no se encontraron anillos ni relojes en los cadáveres, aunque los diarios hallados en los cadáveres permite suponer que sus dueños aún los conservaban en sus últimos días, quizás horas, de vida. Además, los diarios, periódicos y la correspondencia hallada en los cadáveres correspondían al periodo comprendido entre el otoño de 1939 y marzo y abril de 1940. El periódico más reciente estaba fechado en 22 de abril de 1940.


Nada habitual

A mí no me nunca nadie porque ya yo ya.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

Cherries - A Vietnam War Novel

Ever wonder why young soldiers return home "changed" or "different" after their deployment to a war zone? The information found herein may provide an answer. Welcome to my website! Everything here is Vietnam War related, feel free to scroll down and read the many articles, Vietnam War book reviews, Videos, photos, and of course, information related to my two published books. Click below to discover more. Thanks for visiting!!!

darecadodemi

historietas con dibujos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

La Escafandra.

Compendio de pensamientos, opiniones, manias y sueños de esta alma mistica.

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

Entre pechos y espalda

TeTas poniendo fina

srtox

Relatos de la actualidad reales , sensuales , intriga y mucho más

Cloesencia

Diseñadora con impulsos de escritora.

LA RUA

Buscando vínculos que nos unen

Diario.

Cuaderno

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

D-Generación Literaria

Libros,frases y más..

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Y entonces la Plumilla decidió volar

"Dicen que el amor es solo un juego y una estúpida ilusión y el estúpido resulta ser aquel que no ama a nadie de corazón"

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

Letras de una noche en vela.

Poemas y memorias de un navegante llamado tiempo

PUNTO APARTE

¿Cómo puedo hacerte feliz?

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

María Lago

Soy amante del arte; a los versos rotos y a los gritos en silencio.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

CLOSET ABIERTO

Blog temática Gay Incluyente

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

Asuntos triviales

para hablar catibía...

paulinetteblog

¿Dónde están tus letras cariño? Shh..

Sin Ombligo Proyect

Somos un medió o un movimiento que sin pretensiones busca: cambiar la manera en la que vemos el mundo. Te invitamos a Des-Ombligarte!

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

ensimismada

¡ADVERTENCIA! blog triste, taciturno, desmoralizador, enervante, depresivo. Como la vida misma. La autora no responde de los perjuicios que pueda ocasionar la lectura de este sitio.

Londongrad

Erotica City of London Russia Confessions

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena