Archive for the ‘Pensamientos’ Category

Otoño Sangriento: La historia de Jack el Destripador (20)

11 agosto, 2017

Hyam Hyams

Hyam Hyams nació en Aldgate el 8 de febrero de 1855. Su madre era Fanny (nacida Levy) y su padre Solomon Hyams, cigarrero de profesión según el censo de 1871. Hacia 1881 Solomon Hyams había abandonado a su familia y Hyam, vivía en el 29 de la calle Mitre, Aldgate, con su madre, tres hermanos y dos hermanas y el marido de una de ellas. Después de 1881 se casa con una mujer llamada Rachel, y, en 1888, tiene dos hijos con ella, William y Kate. A las 06:00 del 29 de diciembre de ese año, fue llevado a la comisaría de la calle Leman, Whitechapel, y de ahí a la enfermería de Whitechapel. Al parecer sufría un fuerte delirium tremens. Su dirección era, en ese momento, el 217 de la calle Jubilee, Mile End.

El 11 de enero de 1889 fue dado de alta, pero regresó el 15 de abril de ese año. Su dirección entoncse era el 4 de Bell Court Lane y constaba como hombre casado de 34 años de edad, de ocupación “tratante general”. Se le calificó como “de mente debil”, por lo que fue trasladado al manicomio de Colney Hatch. Allí fue descrito como “violento y peligroso, especialmente para su mujer (…) epiléptico e irritable tras los ataques, adicto a la bebida”. Fue dado de alta el 30 de agosto, pero ingresó de nuevo, a los diez días, en otro manicomio, en el City of London Lunatic Asylum de Stone, Kent, tras atacar a puñalar a su esposa. Al parecer, debido al comportamiento cada vez más demente de él, ella había sufrido cuatro abortos. Hyams creía que ella le era infiel.

El 4 de enero de 1890, Hyam Hyams fue transferido al hopsiptal mental Colney Hatch como el paciente #10757. Su estado mental continuó degenerando y llegó a pedir un cuchillo para sucidarse. Cuando logró hacerse con un trozo de acero afilado, atacó a un miembro del personal médico, hiriéndole levemente. Hyams faellció en Colney Hatch el 22 de marzo de 1913.

Es fácil iamginar porqué Hyam Hyams podría ser considerado sospechoso de ser Jack. Era un lunático cuyo estado mental fue empeorando. Atacó a varias personas con un cuchillo. Fue hospitalizado siete semanas despué del asesinato de Mary Kelly, tras lo que cesaron los crímenes. Creció en la calle Mitre, cercas de Mitre Square, donde fue asesinada Catharine Eddowes. Su cadáver, por cierto, fue hallado bajo la ventana trasera del 8 de la calle Mitre, donde un tal Mr. Taylor tenía su negocio en 1888… pero que, en 1861, había alojado el negocio de un tío de Hyams, Lewis Levy. Otro tío suyo vivía, según los censos de 1881 y 1884, otro tío suyo, John Levy, en el 254 de Whitechapel Road. En la puerta de al lado, en los escalones del 253, Thomas Coram halló un cuchillo envuelto en un cuchillo ensangrentado al día siguiente del Doble Evento.

Aparte de estas coinicidencias (por cierto, el cuchillo nunca fue relacionado con los asesinatos de Jack y el doctor Bagster Phillips, que lo examinó, rechazó que pudiera haber usado en la muerte de Stride), nada conecta a Hyams con los asesinatos y la policía no sospechó de él. Ni siquiera Sir Robert Anderson lo relacionó cuando propuso que Jack el Destrpador era judío.

Sin embargo, la locura y hábitos de Hyams, sus violentos ataques y el tiempo pasado en los manicomios le definen como un posible sospechoso de los crímenes de Whitechapel. Y si no fue él, se le parecía bastante (psicológicamente hablando).

Presente profano y sagrado de un vividor (1)

1 agosto, 2017

Acabo de reencontraerme de manera accidental con una mujer que tuvo un papel muy importante en mis inicios sexuales, una vez ya desvirgado. Con ella empecé a adentrarme en las veredas menos “convencionales” del sexo. No, no me descubrió nada escabroso, nada que hoy en día no sea normal. Pero hace veinte años algunos de esos usos no eran tan populares ni estaban reconocidos de la misma manera que hoy.

Con ella aprendí un par de artículos básicos que luego incorporé a mi “código ético sexual” (recuerdo con una sonrisa especialmente bonachona su temor a convertirse en un “monstruo depravado”) y a que desear tener algo no estaba mal aunque fuera en contra de lo que los demás podían opinar. Luego, años después, esa opinión se reafirmó cuando conocí, en 1997, a K.

Con ella se agolpan recuerdos de todo tipo. Verla descalza chapoteando en la piscina de sus padres; marchando de fiesta con el loco de Ozzy y conmigo y, sobre todo, los momentos de sexual intimidad a espaldas del mundo.

Cuando nos reunimos en 1999, a las puertas del milenio, ella ya no era la adolescente que conocí sino una joven mujer dispuesta a arrasar con todo. Voló tan y tan alto que al final la perdí de vista. Hoy, más adulta y más madura, tiene el encanto de todos aquellos ángeles caídos que nos quemamos las alas por volar demasiado cerca del sol. Y como todo ángel caído, acarrea un gran bagaje en su mochila. Tenemos mucho de lo que hablar.

Yours truly,
Jack.

De vez en cuando…

18 junio, 2017

… es bueno parar, contemplar la vida a tu alrededor un poco y reflexionar sobre el camino recorrido y el que queda por recorrer. Es bueno recordar de dónde venimos, qué hicimos para llegar dónde estamos, quién nos ayudó a seguir adelante y que sacrificamos para conseguir nuestras metas.

Es bueno parar de vez en cuando, a pesar de las prisas de la vida moderna, de sus urgencias, de su necesidad de tenernos siempre corriendo de un lado para otro como pollos sin cabeza. Es bueno parar para recordar quién y qué somos.

Yours truly,
Jack.

Entrevista a Valérie Tasso en El Español.

6 junio, 2017

Aparco un momento a mi estimado marqués de Sade para ocuparme de otro magnifico fruto de la viña francesa: Valérie Tasso.

Supongo, mis queridos lectores, que ya tenéis sobrado conocimiento de mi pasión por Valérie. Si no es así… repasaros este blog, que vais tarde. A la espera de su próximo libro (Sexo 4.0), me he leído la entrevista que le han hecho en un periódico español, en el Español, de Pedro J. Ramírez:

http://www.elespanol.com/cultura/libros/20170605/221478271_0.html

Superada la sorpresa primera de verla en tal medio de comunicación (Digamos que PedroJota no es de mi informantes favoritos), me he colocado el babero y dispuesto a leerla atentamente, como siempre. Y me he quedado con algunas cosas (además de comerme a besos a la dama, como siempre) que voy a proceder a comentar a renglón seguido.

A tenor de la facilidad para acceder a contactos sexuales mediante redes virtuales, dice Valérie: “Si tú quedas con una persona gracias a Twitter, Facebook o Tinder, mañana puedes volver a abrir la app y encontrar otros cuerpos. Nos hemos convertido en mercancías. Somos fácilmente sustituibles. Antes no, antes luchábamos más“. Aunque estoy de acuerdo con ella, tal vez sea por mi particular cinismo (hola, Tommassi), tengo la sospecha que hace ya mucho tiempo que somos mercancías. Twitter, Facebook et al sólo han ampliado el mercado y lo han hecho más accesible a todo tipo de usuarios. Si ahora somos fácilmente reemplazables es pura y simplemente porque ahora es más fácil, a priori, encontrar más gente y con mayor rapidez.

Esto es debido, como ella dice, a que “nuestro sistema ideológico neoliberal está construyendo unos seres humanos cada vez más egoístas“. Añadiría que también más gilipollas, pero tal vez me exceda. Educados desde pequeños por Hollywood nos hemos asentado en el “aquí y ahora” (por eso yo me siento como un genial pervertido cuando algo se demora y tengo que esperar y esforzarme por conseguirlo, pero, como ya sabéis, mis queridos lectores, yo soy un pervertido). Sabemos al dedillo que pasa en Qatar pero no conocemos al vecino de enfrente. Esta es una sociedad de informados asociales.

Otro tema que me ha hecho sonreír por como Valérie lo expone, es la moda de enviar los famosos “fotopenes” (la nueva tarjeta de visita virtual es un primer palano de un miembro en erección): “Yo recibo permanentemente fotos de penes… y me hacen reír. (…) yo entiendo que a mucha gente le pueda molestar, pero en realidad están equivocados: están confundiendo sexo con genitalidad. Los que envían este tipo de fotos de penes no han entendido absolutamente nada: piensan que el sexo son las tuberías, cuando el sexo es muchísimo más complejo“. Resalto este pequeño párrafo sobre el que volveré más adelante, no en este pequeño collage de unas cuantas ideas sueltas, pero volveré.

Algo preocupante… aunque no para mí. Dice Valérie: “El morbo ya ha desaparecido, porque hay una sobrenormalización del sexo. (…). Cuando empezamos a decir que el porno se tiene que normalizar, que un actor porno puede ser un gran intelectual y que la gente conozca mejor su nombre que el de Premios Nobel de Literatura… ¡bueno! El morbo desaparece, pero es que el pudor también lo hemos perdido ya. No sólo en cuestiones de sexualidad, sino a la hora de comunicar la muerte de alguien, por ejemplo“.

Me aterra pensar que, al perder el pudor dejemos de sentir morbo. O simplemente perderlo. Porque dejaremos de pensar por nosotros mismos, de pensar fuera de los límites marcados por la moral común. Porque dejaremos de ser personas humanas, únicas, y nos convertiremos en parte de ese rebaño eternos de borregos que sólo se sienten vivos delante de la caja tonta viendo el reality show de turno.

Yo siento morbo, gracias a Dios, a Buda, a Odín y a Afrodita, por diez mil pequeños detalles, sexuales o no. Y me relamo de placer cada vez que siento ese cosquilleo en mi columna vertebral que me anuncia que mi cerebro está procesando mil placeres por segundo y siento el cosquilleo por mis dedos. Siento morbo cuando me siento a tomar una cerveza con mi amiga favorita, porque nadie puede imaginar de lo que hablamos mientras permanecemos tan aparentemente serios y, a la par, tan risueños. Oh, si el mundo supiera…

Y va más allá cuando dice “es una paradoja, porque por una parte nos quieren hacer volver a un puritanismo… no sea que vayamos a molestar a alguien; pero por otra hay una hipernormalización del sexo“. Aquí tengo un déjà vu, porque me acuerdo de lo que la misma Valérie expone en su delicioso “Antimanual de Sexo” cuando dice que hemos normalizado el sexo. Hablamos de él a todas horas para evitar tener que tocar el tema realmente. Es una especie de disfraz, de máscara. Ponemos el sexo en primera línea, a la vista de todos, para no tener que hablar realmente de sexo, para no tener que enfrentarnos a él. Lo trivializamos para quitarle importancia, para poder quitárnoslo de encima. En cierto modo, la sociedad de hoy, 2017, es tan timorata como en los tiempos victorianos o alfonsinos.

Cuando dice que la cirugía estética es una concesión al deseo de los otros, es una verdad como un templo. ¿Qué mujer se pondría ‘más tetas”, por ejemplo, si nadie le hiciera caso? Esa operación está encaminada tanto a satisfacer el propio ego como las inseguridades de cada uno. Por experiencia propia con siliconas ajenas, puedo decir algo terriblemente obvio, la versión moderna del clásico «Quod natura non dat, Salmantica non præstat» (Lo que la naturaleza no da, Salamanca no (lo) otorga): Hoy, en 2017, este dicho rezaría así:

“Lo que la naturaleza no da, el bisturí no lo regala”.

Te puedes poner dos tallas de sujetador o extenderte el miembro cinco centímetros. Si sigues sin tener un cerebro que gestione eso, te va a valer de muy poco. Es más, como he podido ver, si el ego que administra esa nueva anatomía tenía inseguridades pre-ampliación, éstas permanecerán y empeorarán, porque la silicona no incrementa el número de neuronas disponibles y porque la vieja personalidad empezará a querer saldar viejas deudas con el pasado. Como tuiteaba ayer mi alter ego más canalla, vamos a tener viejos con viagra y tatuajes y viajas con silicona y espejos. Va a ser algo digno de verse. Creamos seres sin criterio ni ideas propias, pero con un montón de consejos vacíos procedentes de las revistas y de internet. Alea jacta est… si la Cosmopolitan lo permite.

Como dice la dama: “Mira, el “yo” siempre existe porque está el otro. El ser humano aislado, sin la mirada del otro, no existe, o acaso puede ser un homínido, pero no acaba de ser un ser humanizado“. ¿Hace ruido un árbol que cae en un bosque si nadie lo oye?

Sobre el resto del artículo… continuaré.

Yours truly,

Jack

Fe de erratas y disculpas

31 mayo, 2017

Ayer sospecho que se colaron varios avisos sobre nuevos posts de este blog que luego no aparecían.

El primero, sobre el suicidio, lo borré al poco de escribirlo porque no consideré apropiado que figure en estas páginas dispersas. El segundo, un poema para una amiga, es sólo para sus ojos y, mientras no me diga lo contrario, así permanecerá. Sin publicarse, porque esa no era mi intención.

Pido disculpas por todas las molestias que esos falsos avisos os hayan podido causar, mis queridos lectores.

Yours truly,
JAck.

Oliver Rath: el arte de la provocación

26 mayo, 2017

Oliver Rath (1978-2106)se hizo famoso por sus realistas y brutales fotografías, amén de su duro lenguaje visual. Para él no existían los tabúes ni los temas prohibidos. en su obra aparecen los desnudos frontales, los juguetes sexuales, el sexo. Todo era, en manos de Rath, arte.

Rath era uno de los foto-bloggers más famoso, en parte por sus retratos de celebridades y por sus retratos del Berlín edonista, combinados con humor, erotismo, sensualidad pura y dura y con una gran incorrección política.

Su arte era profundamente urbano, guardando un estrecho contacto con Berlín, teniendo la habilidad para hacer arte de cosas pequeñas e irrelevantes en apariencia. En sus fotografía aparecían los elementos básicos para hacer una gran fotografía: geometría, contrastes, perspectivas, disposición de los elementos… Su estética se basaba en las formas, en lo bello y l ofeo, en lo emocional y sexual. Con Roth no se puede estar seguro si la fotografía es improvisada o no, lo que demuestra sus grandes dotes artísticas.

Celebridades tales como Karl Lagerfeld, Tim Raue o Juergen Vogel posaron para él, pero Roth también se inspiraba con desconocidos de la vida nocturna berlinesa. Entre sus principales lugares de inspiración estaban clubs como el Berghain o el Horst Krzbrg. Curiosamente, aunque su obra erótica no es, ni de lejos, la principal parte de su arte, es la que le popularizó.

null

Todos los elementos del arte erótico están presentes en la fotografías de Oliver Rath. Su provocativa obra borra la linea entre la pornografía y la erótica. A veces son consideradas escandalosas. Mujeres desnudas fumando marihuana, objectos absuros, bizarros, impactantes.

Rath no tenía cortapisas en sus fotos ni reconocía límite alguno. A la hora de fotografía lo que él consideraba interesante, no tenía límites, su libertad era absoluta. Asimismo, su arte se caracterizaba por la incorrección política, el rechaza a la norma impuesta. No reconocía las normas sexuales de identidad; hombres y mujeres tenían igual representación en su obra, sin hacer caso a los estereotipos habituales.

Por eso el más valioso elemento de la obra de Oliver Rath era su completa libretad para fotografía lo que el consideraba digno de ser capturado por su cámara

Otra reflexión

13 mayo, 2017

Definimos lo que está “mal” a través de nuestros miedos y nuestros prejuicios, y esta definición es un proceso interminable y, por tanto, mutable. Reconocemos su presencia, su influencia sobre nuestras vidas y la absoluta necesidad de combatirlo. Nuestras acciones contrarias a la moral nos causan remordimientos, pero eso no nos exime de nuestros errores. Vivimos con nuestras culpas y nos acostumbramos a ello, y nos horrorizamos con la de los otros mientras rezamos para que no se descubran las propias.

El mal sólo puede ser reconocido en su proyección exterior y en su emergencia interior accidental. Nuestra moral interna reconoce la existencia del mal si no está condicionada por los intereses del yo o de la masa a la que pertenece. Pero, en principio, el ser humano es incapaz de profesar per se una confesión maligna, no vinculada a una causa superior. Simplemente no podría vivir con ello.

El mal no forma parte de nosotros. Procede de un lugar y de un tiempo desconocido y ajeno para nosotros, y puede ser vencido. Somos frutos de una tradición cristiana que nos hace creer en la bondad del ser humano y en su inevitable tendencia hacia él, en contradicción con la maldición en la que incurren Adán y Eva, que, por su pecado original, lastran a toda su descendencia con una tendencia hacia el mal. Hijos de un tronco común, todos estamos manchados por la misma falta.

Una reflexión

13 mayo, 2017

Leemos para aprender a vivir, de manera que los escritores se ocupan de poblar nuestras mentes con imágenes y experiencias. La vida no es lo que creemos o lo que planeamos, sino lo que se va desencadenando día a día. Las respuestas a las grandes preguntas, como el sentido de la vida, sólo llegan precisamente cuando la vida ha concluido y la urgencia por obtener tal información se ha vuelto superflua.

Si Freud estaba en lo cierto y los sueños son pensamientos, entonces los poemas, los cuentos y las novelas también lo son. Una obra postula siempre una realidad, siendo más o menos creíble según la habilidad de su autor.

Yours truly,
Jack

Reflexiones de un retornado

7 mayo, 2017

Una vez estuve muerto. En vida, que es la manera más curiosa de no existir. Respirar, tener carne sobre tus huesos, moverte, hablar, tener sombra y, sin embargo, no existir. No ser nadie. Y no hablo metafóricamente, como alguna lectora sabe. Yo era uno de esos seres humanos ante los que el resto de la humanidad aparta la vista. Si no lo ve, no hay problema. Si no hay problema, no hay nada de qué preocuparse. Que lo arregle otro.

Por eso a veces reflexiono sobre los días más oscuros de mi vida, aquellos en los que fui menos que nada, uno de tantos seres que no existen mientras se arrastran en los margenes de la vida, los que, a plena luz del día, son invisibles.

No entiendo a ese hombre que una vez fui. Esos actos, esa manera suicida de dejarse caer, de rendirse, de no hacer nada. Esa abúlica resignación, esa carencia de propósitos, de sentido, como si el desastre me hubiera aniquilado. En cierta manera, fue así. El desastre bloqueó mis sentidos uno a uno, apagando hasta el más primario instinto de supervivencia.

De eso sólo yo tuve la culpa. Yo fui mi propio asesino. Quienes pudieron ayudarme y no lo hicieron fueron simplemente mis cómplices. Por falta de acción u omisión voluntaria. Quienes me asestaron los golpes más terribles lo pudieron hacer porque yo se lo permití. No fueron verdugos, sólo actores secundarios con un papel mal escrito.

Pero no, no lo entiendo. No me entiendo, de hecho. Ese hombre cobarde que se rindió antes de empezar a luchar no soy yo. No se parece a mí más que por fuera. No, yo no pude ser así alguna vez en mi vida. Y sin embargo lo fui.

Me queda el consuelo de saber que, años después, cuando me enfrenté con una crisis parecida a la que me destruyó aquella vez, reaccioné a toda velocidad y, en parte por mis reflejos, en parte por la buena fortuna que, desde mi retorno de los infiernos, no me ha abandonado, evité volver a recorrer el mismo camino por segunda vez.

Quizás fuera un ejemplo del eterno retorno nietzscheano. El desastre regresó, y yo también, pero yo era más fuerte. Por eso siento una profunda estupefacción y un gran asco al reconocerme en ese ser débil y miserable que una vez fui. Lo curioso es que no me he vuelto más tolerante con las debilidades humanas, ni propias ni ajenas. Lo vivido me enseñó que la debilidad mata. Por eso asesiné al cobarde que yo fui. Después de todo, era eso lo que él quería. No existir.

Yours truly,
Jack.

El detective sexual (1)

5 abril, 2017

El primer caso que le ví tratar fue el del señor Antúnez, cuya esposa no se dejaba dar por el culo.  Tratándose de aquel culo, aquello era una verdadera tragedia.

Empecé a trabajar para Gerardo, el detective, porque andaba escaso de dinero y por puro aburrimiento. Me dije que ser el ayudante de un detective privado no iba a ser aburrido. Con Gerardo, no me equivoqué.

Cuando Gerardo le pidió al señor Antúnez que se bajara los pantalones le enseñara el miembro me dí la vuelta para consultar los archivos, no por pudor alguno, sino para que el pobre hombre no viera como se me escapaba la risa por debajo de la nariz. De rojo no perdí detalle de la escena, y ví que Gerardo pensaba lo mismo que yo: con aquella polla no había peligro de que la dama sufriera de un destrozo anal o que sufriera más dolor que goce.

-El otro día -dijo el desafortunado Antúnez- me desperté pegado a ella, desnudos ambos, mi pene pegado a sus nalgas. Se las abrí con extremo cuidado y le miré el ano, que, desesperado por mis atenciones, se abrió y se cerró en un segundo. Ansioso, le arrime mi verga, humedecí mi dedo y traté de preparar mi entrada -la cara de crispación del pobre hombre me provocaba unas tremendas ganas de reirme-, pero ella se despertó al momento y el culo se cerró como por encanto, y ella me dijo que no la molestara.

A tenor de lo explicado por el señor Antúnez, ese fue su momento de mayor acercamiento al culo de su mujer. Y, a juzgar por la expresión del rostro del caballero, su frustración debía de alcanzar cotas altísimas.

Cumpliendo los requisitos de Gerardo, en su mesa se agolpaban varias fotos de la susodicha. Su cara me recordaba un poco al de Michelle Pfeiffer, pero el culo… oh, aquella belleza de culo no tenía parangón alguno. Era precioso, redondito, sin igual, bellisimo. Vamos, que pedía a gritos que se lo rompieran a pollazos, porque era único.

 

Como el problema de su marido, ciertamente.


Nada habitual

A mí no me nunca nadie porque ya yo ya.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

Cherries - A Vietnam War Novel

Ever wonder why young soldiers return home "changed" or "different" after their deployment to a war zone? The information found herein may provide an answer. Welcome to my website! Everything here is Vietnam War related, feel free to scroll down and read the many articles, Vietnam War book reviews, Videos, photos, and of course, information related to my two published books. Click below to discover more. Thanks for visiting!!!

darecadodemi

historietas con dibujos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

La Escafandra.

Compendio de pensamientos, opiniones, manias y sueños de esta alma mistica.

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

Entre pechos y espalda

TeTas poniendo fina

srtox

Relatos de la actualidad reales , sensuales , intriga y mucho más

Cloesencia

Diseñadora con impulsos de escritora.

LA RUA

Buscando vínculos que nos unen

Diario.

Cuaderno

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

D-Generación Literaria

Libros,frases y más..

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Y entonces la Plumilla decidió volar

"Dicen que el amor es solo un juego y una estúpida ilusión y el estúpido resulta ser aquel que no ama a nadie de corazón"

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

Letras de una noche en vela.

Poemas y memorias de un navegante llamado tiempo

PUNTO APARTE

¿Cómo puedo hacerte feliz?

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

María Lago

Soy amante del arte; a los versos rotos y a los gritos en silencio.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

CLOSET ABIERTO

Blog temática Gay Incluyente

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

Asuntos triviales

para hablar catibía...

paulinetteblog

¿Dónde están tus letras cariño? Shh..

Sin Ombligo Proyect

Somos un medió o un movimiento que sin pretensiones busca: cambiar la manera en la que vemos el mundo. Te invitamos a Des-Ombligarte!

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

ensimismada

¡ADVERTENCIA! blog triste, taciturno, desmoralizador, enervante, depresivo. Como la vida misma. La autora no responde de los perjuicios que pueda ocasionar la lectura de este sitio.

Londongrad

Erotica City of London Russia Confessions

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena