Arios por la Gracia de Dios: el ideal visigótico (2)

30 noviembre, 2017

La idea de la posible arianización de Europa llegó a convertirse en una empresa integradora, aunque sus fines pudieran resultar algo dudosos. En ese saco se metieron a todos los posibles arios, desde los italianos (los ostrogodos y los lombardos se habían ocupado de dejar suficiente semilla en la bota como para asegurarse de ello, según Sigfried Fuchs -1-) hasta indios y persas, pasando por griegos y eslavos. También argumentaban que la Rusia Zarista, dirigida por arios en su mayoría (s.c.) había sido destruida por los judeobolcheviques. Este punto de vista cambiaría con el tiempo, pero no respecto a croatas y checos, a los que se consideró como “asimilables”.

De todos modos, esta teoría no era completamente nueva. En su día, Joseph Arthur de Gobineau había argumentando que, mientras que los campesinos franceses descendían de los galos, la nobleza y la realeza francesa tenía su orígen en los pueblos francogermanos.

Durante la visita de Heinrich Himmler a España en octubre de 1940, al visitar el Museo Arqueológico de Madrid, el Reichsführer comentó el aspecto ario de algunas de las piezas exhibidas y cómo la España moderna mostraba las huellas germánicas transmitida por la herencia visigótica. Antes de partir, se aseguró que Santa Olalla le diera permiso para que las SS realizaran copias de algunos de las piezas más significativas del museo. Todas estas impresiones respecto a la arianidad de los españoles se vieron confirmadas en una posterior visita a Toledo. Antes de su partida, Himmler tendría tiempo de buscar el Grial en el monasterio de Montserrat, regresando a Alemania el 24 de octubre, más o menos cuando finalizó el encuentro entre Hitler y Franco en Hendaya.

Arriba, el principal periódico de Falange, subrayaba los lazos de sangre que unían a alemanes y españoles en un artículo titulado “Entendimiento entre dos pueblos”, (publicado el 23 de octubre de 1940), si bien con la coletilla de que los españoles “no somos racistas”. Hasta en el New York Times aparecieron los comentarios de Himmler respecto a los españoles, que era germánicos y no latinos (NYT de 25 de octubre de 1940).

El mismo Hitler diría, tal y como recoge Trevor Roper en su “Hitler’s Secret Conversations”, que los españoles tenían una mezcla de sangre “franca, goda y mora”. Pese a saber de la herencia árabe y bereber de España, para los españoles Hitler reservó unos elogios que raramente hacía a las razas que él consideraba “degeneradas”.

El Generalisimo, por su parte, consciente de que en su pasado podían encontrarse algunos rastros judíos, optó por no meterse demasiado en todo el asunto.

-1- Doctorado en arqueología por la universidad de Heidelberg, Fuchs era subdirector del Instituto Arqueológico de Alemania y miembro de las SS desde los años 30. Como estudiante de postgrado escribió sobre la “indogermanización” de Grecia.

Anuncios

La Criolla: esplendor del Barrio Chino (2)

29 noviembre, 2017

¿Cómo pudo terminar La Criolla en una calle de tan mala fama y convertirse en el símbolo turístico de la Barcelona de los años 30?

La calle Cid se abre en 1835 y en las dos décadas siguientes, tanto en ella como en las calles de sus alrededores (Mina, Perecamps, Berengeur) se instalan fábricas, talleres y almacenes que utilizaban el vapor como la fuerza motriz. Hombres, mujeres y niños trabajaban en una condiciones miserables en jornadas interminables y conviviendo con la prostitución marginal y sus clientes, con los náufragos de la vida y otra gente de los bajos fondos.

Desde sus orígenes, la calle Cid estuvo marcada por el sufrimiento humano hasta convertirse en un polvorín a punto de estallar en cualquier momento. La fábrica más importante y más conflictiva de la calle Cid era la de hilados de Ferran y Arnau, situada en el número 7, abierta en 1844. En 1854, durante los disturbios que siguieron a la Vicalvarada fue reducida a cenizas junto con otras industrias de la zona.

A pesar de esto, la actividad de fábricas y almacenes fue creciendo. En 1860 Tomás Coma instala su fábrica en la calle Cid, esquina Perecamps, ocupando el territorio anteriormente ocupado por la fábrica de Ferran y Arnau. En 1861 se abría la fábrica de jabones y bujías esteáricas de Rocamora e Illa, situada en Arc del Teatre 65, con patio, cuadras y entrada y salida de carros en el 12 de la Calle Cid Rápidamente ambas crecieron y expandieron, pero, a finales de la década de 1870, la fábrica de Coma fue reduciendo su actividad hasta quedar reducido a convertirse en un almacén de borlas de algodón.

En 1881 se abre la primera central eléctrica de España en el antiguo taller de ebanistería del número 10 de la calle Cid. La Sociedad Eléctrica Española, de Tomàs Dalmau, era la sexta de empresa de esta clase e el mundo y situaba a Barcelona en el mapa internacional, sólo por detrás de Londres, Berlín, San Petersburgo, Chicago y Nueva York. A los pocos meses de comenzar a operar, doscientas personas trabajaban en ella. En noviembre 1882 se instalaba en el paseo de Colón el primer alumbrado público. Sus hilos conductores partían de la calle Cid. Tras la marcha de la Sociedad Eléctrica Española en 1888, su lugar fue ocupado por un fabricante de mantas y de lana y algodón.

A finales del siglo XIX el paisaje industrial de la calle cambia, y se empieza a transformar en una zona residencial o de almacénes de forma lenta, gradual a partir de hechos consumados.

Arios por la Gracia de Dios: el ideal visigótico (1)

28 noviembre, 2017

Nota: La base de esto es un artículo titulado “De españoles a alemanes, Himmler, la Falange y el ideal Visigótico”, de Wayne H. Bowen.

Dentro de la peculiar cosmología nacionalsocialista radica la obsesión de Hitler y Himmler por la raza aria y las raíces míticas de los alemanes. Dentro de ese particular sinsentido hallamos una empresa, a primera vista tan insensata como buscar los orígenes de los arios alemanes en las nevadas cumbres del Tibet, pero que no lo era tanto.

Cuando el Tercer Reich empezó a verse escaso de “mano de obra” propia, procedió a arianizar a diversos pueblos europeos para así ganar aliados potenciales en su lucha por el Lebensraum. Asimismo, secuestraron a gran número de niños con los adecuados rasgos arios para que fueran adoptados por familias alemanas “arias” sin hijos.

La idea de reivindicar la herencia aria de poblaciones enteras se basaba en “pruebas” arqueológicas muy exageradas basadas en los movimientos de las tribus germánicas durante y tras la caída del imperio romano. Como España recibió la visita de los godos, los nazis prestaron atención a la piel de toro para ver qué reditos podían sacar. Y todo ello con la colaboración de “intelectuales” pro-nazis de Falange. El problema radicaba en convertir una nación formada por árabes, berebéres, judios, hispanorromanos y celtíberos en un país puramente ario, digno de los sueños de Adolf Hitler.

Así, durante el periodo de colaboración entre las autoridades nazis y las franquistas, se produjo un acercamiento a Alemania, provocado en parte por el entusiasmo y la admiración de la gran potencia militar que Hitler había producido. Así surge el “ideal visigotico” cuando, a partir de 1940, varios intelectuales y jerarcas franquistas empiezan a promover la idea de, basado en la herencia visigoda, que los españoles eran racial y étnicamente arios.

Esta idea contó con el apoyo de Heinrich Himmler, el Reichsfuhrer de las SS, obsesionado como estaba el líder nazi en encontrar las raíces étnicas y raciales de todos los europeos y del resto del mundo, y de no pocos intelectuales españoles, que abrazaron con entusiasmo la idea de ser germanos. A pesar de la carencia de una base histórica o científica que la sostuviera, todo con la idea de volver a la población española, mediterránea, norteafricana y sureuropea en un aliado aceptable del Volk hitleriano con el marchamo de ario oficial u honorario, al estilo de los croatas de Ante Pavelic.

La Criolla: esplendor del Barrio Chino (1)

27 noviembre, 2017

Uno de los locales mencionados en mi larga serie sobre el Raval fue La Criolla, que ocupó algunas entradas que esbozaron por encima su historia.

Pero un local como aquel no puede quedar reducido al pequeño espacio en el que tuve que comprimir su historia. Por eso procederé a explayarme sobre la que fuera la puerta dorada al Barrio Chino de Barcelona y su máxima atracción.

“La Criolla” nació fruto de la ambición de un oscuro personaje, Antonio Sacristán, y su socio, Valentí Gabarró, que rehabilitaron los bajos de una antigua fábrica situada en el 10 de la calle Cid, una de las peores del Barrio Chino. ¿Como fue posible que un lugar como este se convirtiera en punto de atracción de no sólo de los elementos de la más baja estofa, sino también de un público burgués pudiente y que atrajera a los turistas de alto nivel económico, a la par que a la clase media, ahíta de diversiones y emociones fuertes, que suscitó no poco asombro no sólo entre los sorprendidos barceloneses que la visitaron o conocieron de oídas, sino también, como ya he dicho, en todos aquellos que cruzaron las fronteras para adentrarse en su promesa de diversión, lujuria y libertad a lo largo de su vida, que se extiende desde la Dictadura del General Primo de Rivera hasta la guerra civil española.

En las próximas entradas descubriréis la historia del local que, en palabras del escrito francés Pierre Mac Olan, llevó la locura de la vida nocturna hasta la exasperación.

Futuros proyectos

26 noviembre, 2017

Ahora que he terminado con mi narración sobre la resistencia alemana contra Hitler, voy a continuar con tres proyectos a la vez.

Retomaré mi pasión por el Raval hablando de La Criolla y, de paso, empezaré dos nuevos relatos, uno de ellos de terror y el otro… diferente a lo que suelo escribir y, a la vez, idéntico a todos mis relatos eróticos. Tendréis que leerlo para ver porqué es diferente.

Ya intenté una vez escribir una “historia de miedo” y no gustó demasiado a casi nadie, empezando por mí. Por eso me voy a sacar la espinita intentándolo otra vez.

El relato erótico diferente y, a la vez, igual… bueno, digamos que es una historia que hace meses que me baila por la cabeza y la voy a unir con un proyecto que por ahí anda perdido. A ver qué sale.

En fin, esto es lo que hay. Iré intercalando cada proyecto, empezando por La Criolla mañana lunes, y así iremos haciendo.

Ya me diréis si os gusta…

Yours truly,
Jac.

Der Widerstand: la resistencia alemana contra Hitler (8)

25 noviembre, 2017

Cuando escuchan que sus camaradas no han hecho nada, Stauffenberg grita furioso. ¿“Por qué no publicasteis las órdenes de la rebelión?”, espeta a Olbricht por teléfono. ¡“Debes publicarlas ahora! Hitler está muerto!”. Olbricht, determinado a actuar, fue a la oficina del comandante en el jefe del ejército de reserva, general Fromm, y le pide publicar las órdenes de la rebelión, pues Hitler está muerto. Fromm llama Keitel y éste le dice que Hitler está vivo. Olbricht, confundido, vuelve a su oficina. Después de algunos minutos, Stauffenberg llega al edificio. Le dice a Olbricht y a los otros conspiradores que Hitler está muerto y que Keitel está mintiendo. Pide ayuda a Olbricht y al coronel Albrecht Ritter Mertz von Quirnheim, que estaba implicado en los planes del golpe, para publicar las órdenes, incluso sin el permiso de Fromm.

Va con Olbricht a la oficina de Fromm, con la esperanza de convencerle para que coopere. Stauffenberg le dice que Hitler está muerto, y que ya habían publicado ya las ordenes de la rebelión. La reacción de Fromm fue arrestarlos. Le grita Olbricht e intenta golpear a Stauffenberg, pero Haeften le apunta con su arma, y le convence de que no puede oponerse. Stauffenberg y Olbricht lo encierran una de las oficinas y Hoeppner lo reemplaza tomando el mando del ejército de reserva en nombre del nuevo gobierno. A esa hora, la mayor parte de los conspiradores llegaron al centro del golpe: Gisevius, Yorck, Schulenburg, von Helldorf y muchos otros. El general Beck llega al edificio a las 16:00, y es designado líder de Alemania y se espera que forme el nuevo gobierno, mientras que Stauffenberg estaba a cargo de las acciones militares.

Mientras tanto, las ordenes llegan a las unidades militares en Alemania y los diversos frentes. El mensaje era: “Hitler está muerto, y un grupo de traidores nazis ha intentado asumir el control el gobierno. En esta situación de emergencia, el ejército está tomando el control del Reich. Toda la organización del partido nazi, la policía, el sistema del transporte, deben de ser ocupado por las unidades de ejército. Las SS debe ser desarmadas. Los comandantes militares deben ocupar las instalaciones de comunicación y acabar con el el S.D.
Coronel von Stauffenberg,
En nombre del mariscal de campo von Witzleben“

Un poco después, los conspiradores enviaron otra orden que ordenaba a los generales que arresten a los líderes y a los soldados de las SS en sus distritos. Estas ordenes fueron firmados en nombre de generales importantes y fueron aceptados en una gran confusión. Los generales de todas partes de Europa llaman a Stauffenberg pidiendo una explicación para estas ordenes, persuadiéndolos y logrando que muchos de ellos acepten esas ordenes. El comandante de Francia, general Stulpnagel, un veterano de la resistencia, en cuanto recibe las órdenes, llama a sus comandantes, y ordena arrestar a todos los SS de París. Stulpnagel pide permiso para fusilar a los líderes inmediatamente, y se preparan las ejecuciones en los jardines del cuartel general. Todos los comandantes en Francia estaban con el resistencia, así que esta área estaba bajo control completo de los anti-nazis. Más buenas noticias llegan de Munich y de Viena. Los comandantes de allí arrestaron a todos los SS también, y estas ciudades estaban bajo control de los conspiradores. Los comandantes militares en Francfort y Praga declararon lealtad al nuevo gobierno, pero no hicieron nada para ayudarle.

Las fuerzas anti-nazi toman, pues el control de París, de Viena y de Munich. Pero… ¿y Berlín? La policía, al mando de von Helldorf, era anti-nazi y leal al gobierno de Beck. Pero Helldorf prefería que llegara el ejército ant-nazi a Berlín antes de que él arrestara a los líderes nazis. Stauffenberg intentó conseguir que enviaran a las tropas panzers y de infantería desplegados cerca de Berlín, pero cuando el comandante los panzers escucha que Hitler está vivo, rechaza cooperar. El comandante de la infantería, leal a Beck y a Stauffenberg, estaba en un entierry su segundo al mando estaba en un entrenamiento con su unidad. Cuando éste, el coronel Muller, regresa, es demasiado tarde. Pero aún queda una esperanza.

Una unidad, al mando de un joven oficial, Otto Remer, llega a Berlín para ayudar al golpe. Remer era leal a Hitler, pero fue persuadido de que el Führer había muerto. Sus soldados marcharon a Berlín y Remer fue a la oficina del General von Haase, el comandante de Berlín, a recibir ordenes, Haase antinazi y leal a Beck, ordena que bloquee el barrio gubernamental con su unidad y que espere órdenes. Stauffenberg sabía que se debe neutralizar los leales de Hitler en el área de Berlín e invitó al comandante nazi del districto. Una vez llegó, lo arrestó pero aún faltaba alguien más: Goebbels, el ministro de propaganda y uno de los líderes nazis más importantes. Stauffenberg pidió al coronel Jaeger que arreste a Goebbels. Él esperó a las tropas de infantería de Muller para ocupar la estación de radio, y después los campos de concentración cercanos a Berlín. Beck y Gisevius prepararon un aviso especial para la población a ser transmitidos en el momento a que la radio fierá ocupada.

En ese momento, comienza el contragolpe nazi. Hitler llamó a Goebbels en Berlín y después de que oyera que Remer rodeaba el edificio con su unidad, ordenó a Goebbels que le dejara hablar con Remer e intentó convencerle a que luche contra el golpe. Es un momento dramático: Remer le dice a Goebbels que está detenido, y Goebbels le pidió que le dejara hacer una llamada telefónica. Telefonea a Hitler, y éste habla con Remer, que de inmediato, actúa contra el golpe. La única unidad en Berlín que era leal a Beck lo traiciona y el coronel Jaeger no tiene bastantes fuerzas para arrestar a Goebbels sin la ayuda de Remer.

Desafortunadamente, la suerte estaba contra los conspiradores. El sino del golpe en Berlín fue sellado en ese momento. Pero todavía había una esperanza pequeña de éxito: el oeste. Beck llamó al mariscal von Kluge, el comandante en jefe del ejército occidental, e intenta convencerle para que coopere. Todo es vano. Cuando Kluge oyó que Hitler estaba vivo, a pesar de la petición de sus compañeros anti-nazi, a pesar de sus lazos con la resistencia, rechaza utilizar a su ejército para ayudar al golpe.

La situación empeoraba. Las fuerzas nazis asumían el control por todas partes. La mayor parte de las ciudades eran leales a Hitler desde el principio. Ahora también lo eran Viena, Munich y París. Viena y Munich se rindieron sin lucha, y solamente las fuerzas en París, del general Stulpnagel, permanecían leales a las fuerzas de la libertad. París era la única ciudad anti-nazi en ese momento.

A las 11:00, momentos antes del desastre final, el coronel Muller de la base de infantería declaró su lealtad al gobierno de Beck y que traería su fuerza a Berlín para capturar la radio y destruir a las SS en el área. Las ordenes fueron firmadas por Hoeppner, y todos los reistentes de la libertad se animaron. ¡Por fin tienen al ejército a su lado! Desafortunadamente, debería haber sucedido algunas horas antes. Era demasiado tarde ahora. La bestia nazi asumió el control. Enseguida después las fuerzas de Remer rodearon el centro del golpe y esperaban a las SS para ocuparlo. Los oficiales de menor rango en el edificio, que habían declarado su lealtad a Beck, le traicionaron y arrestaron a todos los conspirados: Beck, Stauffenbg, Olbricht, Hoeppner, Mertz,Haeften y a los otros líderes antinazis. Antes de que llegaran las SS, Fromm apareció y arrestó a todos los líderes del golpe. Les dio el permiso para escribir cartas a su familia para despedirse de ella. Stauffenberg y Haeften no hicieron nada, mientras Olbricht y Hoeppner escribían a sus esposas. En ese momento, Beck intentó sucidarse, pero falló y tuvo que ser rematado por un sargento.

Tras esto, Fromm declaró que Olbricht, Mertz, Stauffenberg y Haeften habìan sido condenados a muerte. La ejecución tendría lugar en el patio inmediatamente. Los arrastraron a fuera, frente al pelotón de fusilamiento. Un momento antes de que los fusiles disparan, Stauffenberg hizo un ultimo gesto de desafío y gritó: “Larga vida a nuestra Alemania eterna!” (es lebe das geheiligte Deutschland!) antes de ser fusilado.

En París, Stulpnagel había oído el fracaso del golpe en Berlín. Considera continuar el golpe solo, pero estaba sin apoyos, y von Kluge lo abandonó a su suerte. Stulpnagel se entregó y liberó a los presos de las SS antes de que ocurrieran sus ejecuciones. Intentó eliminar su agonía con alcohol. Borracho, fue arrestado y escoltado hasta un coche, que debía llevarlo a su rastro en Alemania. En el camino, pidió que pararan el coche en un lugar donde luchó en la Gran Guerra. “Esperen un momento. Deseo dar un vistazo a un lugar que conozco bien.”. Se dirigió al campo y entró en el río, totalmente bebido, y alló , tras sacar su arma, se disparó en la cabeza. Por su estado, falló, y no se mató, sino que se hirió gravemente. Lo encontraron flotando inconsciente, sangrando y totalmente ciego. Lo llevaron a Berlín para que fuera juzgado y ejecutado. En Rusia, Fabian von Schlabrendorff dio a Treskow las malas noticias. Treskow opta por el suicidio para no para ser torturado y traicionar a sus amigos. Marcha al frente en su coche y se despidió de su amigo. Schlabrendorff recordó sus palabras:

“Ahora cada uno de nosotros será vilipendiado e injuriado. Pero no me arrepiento, hemos hecho lo que tocaba. Hitler no es simplemente el enemigo de Alemania, sino de todo el mundo. En breve momentos estaré ante Dios… Pienso que puedo estar ante Él con una conciencia clara por mi parte en la lucha contra Hitler. Dios prometió una vez que él ahorraría el destino a Sodoma si encontraban a diez hombres justos en la ciudad. Creo que Él salvará Alemania por lo que hicimos, y que no la destruirá. La vida de un hombre vale si puede sacrificarla por sus valores y creencia. “ Después, le estrechó la mano a Schlabrendorff y fue a un campo cerca de la línea del frente. Allí hizo detonar una granada de mano contra su cabeza.

A las 12:00 exactamente, los ciudadanos de Alemania oyeron a Hitler hablar en la radio, hablando sobre el golpe.

La revuelta había acabado.

Ahora vendrían las represalias.

Der Widerstand: la resistencia alemana contra Hitler (7)

23 noviembre, 2017

La batalla final: el 20 de Julio de 1944

Tras el arresto de los socialistas, Stauffenberg quería salvar a Leber y Reichwein de ser ejecutados y tenían que hacer frente a la crítica situación bélica. Los aliados habían desembarcado en Normandía y era cuestión de tiempo que el frente occidental se viniera abajo. En el este, con la destrucción del Grupo de Ejércitos Centro la situación era peor, pues nada podía parar a los rusos, de manera que hizo pensar a Beck y a Treskow que el Ejército Rojo llegaría a Berlín en 10 días. Los conspiradores sabían que debían acabar con el régimen de Hitler antes de que el ejército alemán se colapsara. Debía salvarse a Alemania y demostrar al mundo que todavía existían alemanes “buenos” y debía detenerse al holocausto judío, además del terror nazi en los países ocupados. Tenían que hacerlo rápidamente, pues se les acababa el tiempo.

Mientras Stauffenberg buscaba una oportunidad para matar a Hitler, Beck comenzó a planear un nuevo gobierno mientras Goerdeler viajaba por toda Alemania y los frentes, buscando aliados para el movimiento, planeando y formando gobiernos en la sombra, de manera que, a finales de junio, algo parecido a un gobierno oculto estaba listo. Beck sería la cabeza del estado y Goerdeler su primer ministro. Leber sería ministro del Interior, Popitz de educación, el general Olbricht de la guerra; Stauffenberg sería secretario de estado en el consejo de guerra, y Yorck secretario de estado en la oficina del primer ministro. Luchner, socialista, sería vice canciller y Witzleben se convertirá en el comandante en jefe del ejército, recibiendo Hoeppner el mando del ejército de reserva. Para el ministerio de asuntos exteriores, se dudaba entre Ulrich von Hassel, por sus conexiones con el oeste, o por el conde von der Schulenburg, por sus contactos con la URSS. Este fue un dilema que nunca tuvo solución.

Entonces, dos desastres golpearon duramente a la resistencia. La GESTAPO recibió ordenes de arrestar a Carl Goerdeler (tras enviarle una carta a Hitler pidiéndole el cese de la represión contra judíos y la iglesia) y el líder anti nazi tuvo que esconderse. Peor aún, Rommel fue herido gravemente y no podría apoyar la revuelta con sus fuerzas. ¿Cómo podría la revuelta seguir adelante sin su primer ministro ni uno de sus comandantes más importantes?

Los conpsiradores decidieron seguir adelante. El 11 y el 15 de julio Stauffenberg es invitado a un encuentro militar con Hitler. No activa la bomba por que no está presente Himmler, y Stauffenberg creía que debía ser asesinado junto a Hitle. En otra ocasión no la activa porque es incapaz de hacerlo. El 20 de julio participa en otro, habiendose confesado el día antes con el obispo católico de Berlín. Esa noche se entrenó en cómo activar la bomba. El destino de Alemania, pues, dependía ahora de él. Se levantó pronto al día siguiente. Así, a las 06.00 del 20 de julio de 1944 el conde Claus Schenk von Stauffenberg se dirigía en coche al aeropuerto de Berlín. Junto a él, su amigo y asistente, el teniente Werner von Haeften, intimamente ligado con la conspiración.

El 20 de julio amaneció luminosos entre las ruinas del una vez hermoso Berlín. Ambos, Stauffenberg y Haeften llevaban una bomba de origen inglés cada uno. A las 10:00 su avión aterrizaba en Rastenburg, Prusia Oriental, donde un coche les llevó al cuartel de Hitler. Superados los puestos de control, se dirigieron a la oficina del comandante de la base. A las 12:00 la reunión está a punto de comenzar. Stauffenberg marcha para entrevistarse con Keitel. Al llegar a la habitación donde va a tener lugar la reunión, Stauffenberg le dice Keitel que se ha dejado algo y que tiene que pedírselo a Haeften. Cuando están a solas, activan las bombas. Pasa un minuto, Stauffenberg activa su bomba, que estallará en diez minutos, pero, cuando von Haeften está a punto de activar la suya, un oficial les hace apresurarse.
Stauffenberg, que se da cuenta de que no hay modo de activar la bomba, marcha hacia la reunión con una sola. Desafortunadamente, él no sabía que si su bomba estallaba, activaría la segunda, y el efecto sería devastador, matando a todos los reunidos en la sala. Cuando entra, la reunión ya ha empezado. Hitler escucha el resumen que Heusinger del frente del Este. Stauffenberg saluda a Hitler, y Keitel detiene a Heusinger para explicar la naturaleza del informe de Stauffenberg. Hitler responde que ya lo escuchará luego y Keitel se sienta cerca del Führer. Stauffenberg pone su cartera con la bomba debajo de la mesa. Son las 12:35, y Heusinger continúa con su informe. Stauffenberg se marcha de la habitación y se reúne con el general Fellgiebel, jefe de las comunicaciones y miembro de la resistencia. Están fumando un cigarrillo cuando estalla la bomba. Antes, el coronel Brandt, al inclinarse para ver mejor el mapa, ha apartado la bomba de Stauffenberg. Ahora una pesada mesa de madera se interpone entre Hitler y la muerte. El trueno de la explosión retumba en la habitación.

La habitación es un manojo de ruinas. Berger, Korten, Schmundt y Brandt mueren instantaneamente. Jodl es herido en la cabeza y Hitler tiene un brazo paralizado, el pelo quemado, los pantalones rotos y ligeramente ensordecido. Pese a estar en estado de shock, trabaja con normalidad las siguientes 4 o 5 horas. Stauffenberg ve la explosión y oye los gritos. Cree que nadie puede haber sobrevivido. Entonces, ordena a Fellgiebel que informe de la muerte de Hitler a los líderes de la resistencia, que corte las comunicaciones y que lance la palabra clave, Tras esto marcha a Berlin, donde se encuentra el general Freidrich Olbricht, que debe poner del lado rebelde a las unidades militares que deben detener a los líderes nazis y a las SS, ocupar las comunicaciones y detener las actividades de los campos de concentración. Beck formará su gobierno antinazi en Berlín y tratará de alcanzar una paz honorable con los aliados.

Mientras Stauffenberg va camino del aeropuerto, Fellgiebel descubre que Hitler está vivo. Avisa a Olbricht y a Hoeppner, que no le acaban de entender por problemas en la comunicación, por lo que deciden esperar a Stauffenberg. Así se pierden unas valiosas horas mientras Hitler está fuera de contacto con el mundo. Simplemente se sientan y esperan a Stauffenberg. No se hace nada hasta que Stauffenberg llega a Berlin a las 3:45.

Der Widerstand: la resistencia alemana contra Hitler (6)

21 noviembre, 2017

En 1943 el primer y ultimo movimiento espontáneo anti nazi aparece por ensalmo. No estaba bien organizado, como el movimiento de la resistencia que ya hemos visto. Fue un grupo de jóvenes, profesores y estudiantes, que estaban hartos de la tiranía nazi. Se agruparon en lo que fue denominado el movimiento de la “rosa blanca”. Su principal zona de actuación era la universidad de Munich y estaba dirigido por unos jóvenes estudiantes idealistas: Hans Scholl, Christof Probst y Alex Schmorell- estudiantes de medicina, y Sophie Scholl, estudiante de filosofía y biología, hermana de Hans. El guia espiritual del grupo era un profesor de filisofía, psicología y musica llamado Kurt Huber. A estos cinco se suma otro estudiante, George Wittenstein, el único superviviente del grupo. Tras ellos hay numerosos estudiantes y profesores de la universidad de Munich y otras de Alemania – George Wittenstein los estima en 300 hombres y mujeres.

La niñez de Hans Scholl, como la de miles de chicos alemanes, estuvo marcada por la influencia del nazismo. Se unió a la Hitlerjugend junto con su hermana Sophie, pero su entusiasmo inicial no duró mucho, sbore todo al ver como sus amigos judíos eran humillados y expulsados de la ciudad. Intentó entonces Hans cambiar el movimiento desde dentro, pero sólo se ganó la expulsión y ser arrestado. Tras esto, se convirtió en un determinado anti-nazi. Sus opiniones se volvieron más fuertes con las humillaciones y violencias contra los judíos alemanes y el terror en los países ocupados. Cuando comenzó a estudiar religión y filosofía, su espíritu antinazi se convirtió en una ideoología idealista. Hans se apunta en la universidad de Munich y allí conoce a un grupo de intelectuales, estudiantes de medicina, con los que mantiene largas charlas en las que participan profesores, escritores y músicos. No se hablaba, sin embargo, de política. En este momento es cuando nace “La Rosa Blanca”. Las noticias de las atrocidades en el este, las deportaciones, les hacen cambiar la opinión y deciden actuar.

La base del movimiento la asientan Hans Scholl y Alex Schmorell. Schmorell era un alemán cuya familia procedía de Rusia. Su padre era alemán, y su madre rusia. Como medio ruso, odia al racista régimen nazi que contempla a los eslavos como una subraza. Mantiene con Hans una buena amistad y comienza a trabajar en las primeras actividades políticas del movimiento. En el verano de 1942 empiezan a escribir y propagar panfletos que circulan pronto por toda Alemania, lo que hace que la GESTAPO investigue, infiltrando sus agentes, pinchando las líneas telefónicas. Pero los estudiantes tienen una idea brillante: dan los panfletos para que los repartan chicas, que no son tan vigiladas por la GESTAPO. Poco después del comienzo de esta fase, Sophie, la hermana de Hans, comienza a estudiar biología y filosofía en la universidad. Una valiente anti-nazi, devota pacifista, se une rápidamente al movimiento. Hans intenta impedirlo, pero no lo logra. Sophie se convertirá, con el tiempo, en una de los líderes del movimiento. En este tiempo se une al grupo Christof Probst, el único miembro casado del grupo. No estaba tan políticamente envuelto en los asuntos políticos como sus compañeros.

Los panfletos, titulados como “las hojas de la rosa blanca”, atacaban al régimen nazi y mencionaban sus crímenes, desde el exterminio masivo de los judíos y el asesinato de la nobleza polaca y su elite intelectual, incluyendo la dictadura y la eliminación de las libertades personales en Alemania. Una de sus afirmaciones era que no eran espías de los aliados: “Enfatizamos que la Rosa Blanca no está pagada por ningún gobierno extranjero. Aunque conocemos que el nacionasocliasmo debe ser destruido militarmente, buscamos reavivar el gravemente herido espíritu alemán”. Añadía. “No te olvides de ninguna alimaña del sistema. Apunta sus nombres, para que nadie se escape. No callaremos, somos vuestra mala conciencia. ¡La Rosa Blanca no os dejará en paz!”. En el verano de 1942 los nazis enviaron a todos los estudiantes de medicina, incluidos nuestros protagonistas, al frente ruso, a trabajar en los hospitales de campaña. En el tren se encontraron a otro protagonista fundamental de esta historia: Willy Graf. Otro estudiante de medicina enviado al frente como soldado. Anti-nazi, Graf se convirtió en un buen amigo de Hans y Alex, y cuando regresaron a Munich se unió al grupo. Pasaron tres meses en Rusia y varios días en Varsovia, quedando impresionados por la destrucción sufrida por la ciudad y por el aspecto y condiciones de vida en el ghetto de Varsovia.

Cuando regresan a Alemania intentan añadir más miembros al grupo. La moral, consideran, está baja por la derrota de Stalingrado y los bombardeos alemanes. En ese momento, se les suma el profesor Kurt Huber, que enseña filosofía en la universidad de Munich. Un gran profesor, siempre daba clases sobre temas prohibidos. Explicando Leibnitz, usó sus ideas para atacar al régimen, y dio diversas clases sobre Spinoza, filósofo judío prohibido por el régimen nazi. Huber solaboró en escribir los panfletos y se convirtió en el guía espiritual de algunos miembros del grupo. El 13 de julio de 1943, el gobernador de Bavaria, el brutal y barbaro Paul Gisler, convocó a todos los estudiantes de Munich a una reunión especial, donde dijo que todos los chicos que no pudieran unirse al ejército debían trabajar en las fábrica y que las chicas también podían dar su contribución al Reich: le debían dar un hijo a Hitler cada año. Todas las estudiantes se marcharon del miting, y Gisler ordenó su arresto. Entonces los chicos se rebelaron. El lider de los estudiantes nazis fue tomado como rehén y Gisler expulsado con sus guardias, bajo una lluvia de objetos. Después de esto, los estudiantes se lanzaron a las calles de Munich y se manifestaron, la primera y última vez que esto pasaba en el III Reich. Se lanzaron panfletos que promovían la destitución de Hitler y se escribieron en las paredes lemas como “Fuera hitler!” o “Libertad”, mientras las esvásticas eran cubiertas con pintura negra.. La Rosa Blanca aprovechó la ocasión y publicó un último, largo panfleto, escribo por el profesor Kurt Huber, pidiendo el fin de los abusoos hitlerianos y el terrible baño de sangre que arrasaba Europa, amen de restaurar el honor alemán e instaurar una nueva, intelectual y espiritual Europa.

Tras esto llegó el fin. El 18 de febrero de 1943, Hans y Sophie comenzaron a lanzar propaganda por la universidad de Munich. La Gestapo no tardó en detenerlos. Se organizó un “tribunal popular” para ellos, además de para. Christof Probst. La Gestapo les trató de manera “especial”, de manera que Sophie llegó a la corte con una pierna rota. Pese a ello, se encaró con el juez Freisler: “Hemos perdido la guerra! Todo el mundo lo sabe! Porque eres tan cobarde que no lo reconoces?!”. Freisler escribió en su sentencia:

“Hans Fritz Scholl, Sophia Magdalena Scholl y Christof Hermann Probst estan acusados de lanzar panfletos pidiendo el sabotaje del esfuerzo bélico y la deposición del modo de vida nacional socialista. Han lanzado ideas derrotistas y difamado de la manera más vulgar al Führer, dando así ayuda a los enemigos del Reich y debilitando las defensas de la nación. Por ello se les condena a Muerte. Su honor y sus derechos como ciudadanos les son anulados de por vida”.

Ese mismo día, Hans, Sophie y Christof fueron guillotinados. Fue el final de la Rosa Blanca. Alex Schmorell intentó escapar a Suiza, pero lo impidió la nieve. Traicionado por una ex novia, fue condenado a muerte junto a Willy Graf y el profesor Huber. Cientos de personas conectados con la “Rosa Blanca” fueron detenidos y condenados a diversas penas de cárcel. El único en escapar fue George Wittenstein, y participaría, tras ser herido en el frente ruso, en el único golpe exitoso contra el nazismo. Pocos días antes de la toma de la ciudad por los aliados, el doctor Dr. Repeat Grengaros, robó armas y estableció el “Movimiento de liberación bávaro”, tomando las comunicaciones de Munich y capturando al gobernador junto a otros líderes nazis. Lucharon contra las SS y pusieron banderas blancas en los edificios más importantes de la ciudad, entregándolos sin lucha a los aliados, de manera que se salvó la ciudad el terrible destino de una lucha callejera. Tras la guerra, George Wittenstein continuó sus estudios y se convirtió en doctor. Fue condecorado por el gobierno de la RFA por su heroísmo.

Der Widerstand: la resistencia alemana contra Hitler (5)

19 noviembre, 2017

Beck ha sido descrito como la cabeza de la resistencia. Él daba la ordenes y aprobaba los planes. Goerdeler era el corazón: cuando todo el mundo desesperaba, Goerdeler les daba una esperanza y les animaba para seguir. Stauffenberg era el alma. Carismático, atrajo a numerosos oficiales a la resistencia. Durante la guerra, Stauffenberg había servido en el frente ruso, como oficial de suministros, y había visto los terrores nazis en la retaguardia rusa. Había intentando impedir o anular orden mediante formulismos, pero fracasó en su empeño. Tras servir en la Francia ocupada, lo horrores que vio en Rusia le transformaron por completo. Destinado a Africa, fue herido en un ataque aéreo, perdiendo un ojo, una mano y dos dedos de la otra mano. Desahuciado por los médicos, gracias a los cuidados de su esposa, la condesa Nina, se recuperó. Tras salir del hospital, un nuevo espíritu se apoderó de Stauffenberg: quedó convencido que su vida había sido salvada por un milagro, por una causa, la eliminación del régimen nazi. Conectado a la resistencia a través del general Friedrich Olbricht, Stauffenberg consiguió ser destinado en el ejército de reservas, bajo las ordenes de Olbricht.

Stauffenberg conoció a Beck y comenzaron a trabajar inmediatamente, reuniendo las ruinas de la sección militar de la resistencia y reuniñendola, atrayendo a nuevos oficiales, incluido su hermano Berthold, juez militar de la marina. Beck, animado por el entusiasmo de Stauffenberg, comenzó a planificar junto a él el golpe que debía poner fin a Hitler. Con cada día que pasaba, más oficiales se sumaban a la resistencia, atraído por el magnetismo de Stauffenberg. Esto causó algunas tensiones en el grupo, cuando algunos de sus antiguos miembros, incluido Goerdeler, empezaron a a considerar que Stauffenberg y los nuevos reclutas no eran los suficientemente anti-nazis, y que sólo eran unos oportunistas. Beck consiguió, sin embargo, que la “vieja guardia” trabajara con la “joven”.

Stauffenberg, con la ayuda de Fritz von der Schulenburg, y siguiendo las ideas de Treskow, comenzaron a idear como matar a Hitler, y, a finales de 1943, encontraron el candidato, el capitán Axel von dem Bussche, que servía en el frente ruso, un devoto y fanático anti- nazi que perdió su fe en el nazismo tras presenciar una masacre de judíos en Ukrainia. Así pues, tras hablar con Schulenburg y Stauffenberg, accedió a sacrificar su vida matándose con el odiado dictador. Bussche debía presentar los nuevos uniformes ante Hitler y sus oficiales. El general Helmuth Stieff consiguió una bomba y Bussche la llevaría bajo el nuevo uniforme. Por desgracia, cuando el momento llegó, los uniformes fueron destrrídos en un ataque aéreo y Bussche herido en el frente. Este fue el primer fracaso de Stauffenberg, pese a lo cual no se rindió y continuó buscando a otro voluntario suicida. El siguiente candidato fue el teniente Ewald Heinrich von Kleist, hijo del antiguo miembro de la resistencia Ewald von Kleist.

Cuando Stauffenberg explicó a Kleist su misión, éste consultó con su padre, el cual, con la muerte en el alma, le dio su bendición. Pese a todo Stieff canceló el intento, pues Himmler había anulado sus asistencia, y no querían matar sólo a Hitler. Tras el intento del 20 de julio, Ewald Heinrich se salvó de la persecución anzi, pero su padre fue ejecutado. Sus ultimas palabras fueron: “Es más fácil para mi recibir el castigo que para tí darmelo”.

Al fallar estos intentos Stauffenberg decidió que se debía cambiar el método de asesinato y que sólo un hombre podía matar a Hitler: El mismo Stauffenberg. Se ofreció voluntario, pero esto causaba numerosos problemas, pues su presencia era requerida para el golpe en Berlín. Pero Stauffenberg estaba decidido. Los planes del golpe se prepararon en el ejército de reserva, como preparativos contra la revolución de los trabajadores extranjeros en Berlín. Su propósito verdadero era, por supuesto, derrocar el régimen nazi. Stauffenberg buscó una oportunidad de estar cerca de Hitler y volarlo por los aires. Entonces, llegó otro desastre: la sección socialista de la resistencia fue destruída. Habían querido compartir los planes del golpe con los comunistas, uno de los cuales era un espía nazi. Leber y Reichwein fueron detenidos, y con ellos llegó el final de la sección socialista. Stauffenberg, que era amigo íntimo de Leber, dijo que el golpe se debía hacer sin demora para salvar Leber. Stauffenberg buscó una oportunidad de estar cerca de Hitler, y, entonces, uno de los hombres más importante del Rreich se unió a la resistencia: el mariscal de campo Erwin Rommel, uno de los comandantes principales en el frente del oeste, y el general más popular de Alemania. Quería salvar Alemania del desastre, y por eso se unió a la resistencia. Rommel, que tenía una gran fuerza militar bajo su mando, podría ser una gran ayuda al golpe. Pero había más malas noticias para la resistencia. Hassel y Adam von Trott fracasaron en su misión. Los aliados se negaron a ayudar a la resistencia, lo que desesperó a muchos, que vieron que el destino del Alemania quedaba sellado para ser destruida. Goerdeler se opuso a matar a Hitler y sugirió que un golpe de estado sería la mejor opción. Stauffenberg y Treskow pusieron la conspiración en marcha. Entonces, les llegó el ejemplo de cómo aplastar al enemigo, en la manera que los nazis acabaron con el movimiento de la “Rosa Blanca”.

Der Widerstand: la resistencia alemana contra Hitler (4)

17 noviembre, 2017

Entonces llegó otro desastre. Los comandantes del Abwehr, Canaris y Oster, con la ayuda de agentes antinazis (Dohnany, Bonhoeffer y Muller) llevaron 15 judíos de Alemania a Suiza con gran cantidad de dinero. La GESTAPO descubrió lo sucedido y Dohnany, Bonhoeffer y Muller fueron detenidos, Oster expulsado del Abwehr y puesto bajo arresto domiciliario mientras la GESTAPO le vigilaba estrechamente. Poco después el Abwehr fue combinado con las SS, sufriendo la resistencia el peor de los desastres. Su líder, Oster, estaba neutralizado, y su centro en el Abwehr eliminado. La resistencia tenía ahora problemas para comunicarse y Beck no podía controlarles como antes. Treskow, que comprendió lo sucedido, obtuvo un permiso y regresó directamente a Berlín para reconstruir el movimiento, que parecía haber sido herido de muerte.

La llegada de un joven, energético y dinámico oficial lo cambiaría todo. Anti-nazi hasta la médula, puso de nuevo la resistencia en movimiento, tomando el lugar de Oster y poniendo toda su pasión en una sola causa: el final de Hitler. Este hombre era el conde Claus Schenk von Stauffenberg.

Pero antes de conocer la fascinante historia de este héroe, hablemos de otro grupo de resistentes: el circulo Kreisau. Claus von Stauffenberg, Goerdeler y Beck tenían como máximo objetivo acabar con el régimen nazi. Pero, ¿que pasaría después? ¿Cómo se limpiaría Alemania de su maléfica influencia? Documentos de la resistencia prueban que los conspiradores tenían numerosos pensadores y escritores dedicados a este asunto, incluidos el Goerdeler y el socialista Leber. Pero el grupo que realmente estudió como sería todo tras la muerte de Hitler fue el círculo de Kreisau, que elaboraron un plan que incluía temas como la economía, política exterior, justicia, religión, cultura, educación e incluso los juicios para los criminales nazis. Estos planes fueron aceptados parcialmente por muchos de los líderes de la resistencia, como Stauffenberg, mientras que otros los rechazaban (Goerdeler y Leber).

El círculo de Kreisau fue fundado por Helmuth James von Moltke, descendiente del famoso mariscal Helmuth von Moltke. Helmuth von Moltke era un pacifista, que creía firmemente en la democracia, la libertad y la igualdad. Tenía sangre inglesa en sus venas, y se veía como un ciudadano europeo. Abogado en Berlín, intentó ayudar a escapar a sus clientes judíos de Alemania. Incluso fue al cuartel de la Gestapo en Viena para ayudar a dos de ellos. La llegada de los nazis al poder demostró que Moltke no tenía nada que ver con ellos, y se convirtió en un ferviente anti-nazi.

En el verano de 1940 Moltke conoció a Peter Yorck von Wartenburg, un joven de la nobleza emparentado con Moltke, que había estudiado leyes y economía, y que era también un anti nazi. A diferencia de Moltke, no se sentía como un ciudadano del mundo, sino como un patriota alemán. Moltke, Yorck y sus esposas se convirtieron en grandes amigos. Otro de sus amigos fue Adam von Trott, que estudió economía, ciencias políticas y filosofía en Oxford. Trott pertenecía a la resistencia y ayudó a que se incorporaran Moltke y Yorck, formándose el circulo de Kreisau. Poco después se unirán al círculo el profesor Adolf Reichwein, filósofo socialista; el párroco Dr. Eugene Gerstenmaier, y dos jesuitas: Delph y Rocs, junto a otro párroco, Dr. Herald Polchau; Hans Peters, profesor de filosofía; Paulus von Husen, abogado internacional; Horst von Einziedel, economista, Hans Lukaschek, presidente de Silesia y Dr. Theodor Stelzer, activo miembro del movimiento para la unificación de la iglesia protestante. Posteriormente se sumaron diversos políticos socialistas: Haubach, Leber y Mierendorff. Su mayor interés radicaba en los temas políticos, económicos, legislativos y culturales que tendrían que afrontar el nuevo gobierno alemán tas ser depuesto Hitler.

Al comienzo, Moltke y la mayoría de sus compañeros se oponían a una deposición violenta del régimen. Una vez comenzaron a llegar las noticias del exterminio de los judíos, la situación cambió radicalmente, actitud que se reforzó con la llegada de Stauffenberg. Mientras tanto, Moltke y Stelzer ayudaron a escapar a un numero desconocido de judíos en Noruega.

En agosto de 1943, el círculo de Kreisau finalizó sus planes: Alemania sería un estado federal, con cada federación con sus propios representantes y consejos. El gobierno sería dueño de las industrias más importantes, siendo el resto privados. Excepto en las industrias más importantes, el mercado sería libre, no habría monopolios y la industria sería organizada con la cooperación de industriales y trabajadores. Las leyes antijudías y contra otros no arios serían anuladas sin perdida de tiempos. Todas las razas y religiones serían iguales en derechos. Se juzgaría a los criminales de guerra nazi ante un tribunal internacional. El nuevo estado sería organizado siguiendo los principios morales cristianos y la escuela sería purgada de nazis. Tras esto, el trabajo del círculo de Kreisau estaba acabado, y miembros como Gerstenmaier, Yorck y Trott, que apoyaba el golpe, se incorporaron activamente en sus actividades. Moltke fue arrestado en diciembre de 1943.


AMO BARCELONA BLOG

BDSM en català (diari d'un Amo)

Con 40 y.....Salvaje!!!!!

La mujer.. la madre... Con 40 años y.... salvaje

Cambra 333

Parella d'amants de la vida. Entra amb nosaltres a la nostra cambra. Aquí qualsevol desig està permés i qualsevol fantasia la farem realitat.

JazZ / Funk

Hablamos de todo aquello que nos inspira en la música

Nada habitual

A mí no me nunca nadie porque ya yo ya.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

Cherries - A Vietnam War Novel

Welcome to my website! Did you ever wonder why young soldiers return home "changed" or "different" after their deployment to a war zone? The information found herein may provide an answer. You'll find that most everything is Vietnam War related, but much of what is discussed below also impacts today's soldiers. Please scroll down and peruse the many articles, Vietnam War book reviews, Videos, photos, and of course, information related to my two published books. Thanks for visiting!!!

darecadodemi

historietas con dibujos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

La Escafandra.

Columnas de Historia, Ensayo, Opinión y Narrativa.

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

,

.

Cloesencia

Diseñadora con impulsos de escritora.

Diario.

Cuaderno

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

D-Generación Literaria

Libros,frases y más..

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Y entonces la Plumilla decidió volar

"Dicen que el amor es solo un juego y una estúpida ilusión y el estúpido resulta ser aquel que no ama a nadie de corazón"

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

Letras de una noche en vela.

Poemas y memorias de un navegante llamado tiempo

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

María Lago

Soy amante del arte; a los versos rotos y a los gritos en silencio.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

Sin Ombligo Proyect

Somos un medió o un movimiento que sin pretensiones busca: cambiar la manera en la que vemos el mundo. Te invitamos a Des-Ombligarte!

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

ensimismada

¡ADVERTENCIA! blog triste, taciturno, desmoralizador, enervante, depresivo. Como la vida misma. La autora no responde de los perjuicios que pueda ocasionar la lectura de este sitio.

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena

Gabrielle Heathcliff

Escritora de relatos; soñadora de momentos.

Cuaderno de Sentimientos

Smile! You’re at the best.

Diamantes y Basura

Lo mejor del puto ser humano