Posts Tagged ‘deseo’

Otra vez a vueltas con el deseo y los celos

11 diciembre, 2016

Creo que en este blog he hablado tantas veces del deseo y los celos como de Sade. Empieza a convertirse en una costumbre. En fin, cosas veredes.

El deseo sexual ha sido vilipendiado y considerado por muchos como una fuerza destructiva. El famoso mito de la mujer maligna y peligrosa que sólo existe
para arrastrar al hombre a la perdición (véase la historia de Lilith en http://wp.me/p5Qvf-6o). Luego en la época victoriana dieron la vuelta a esto y el hombre se convirtió en un ser voraz y depredador que debía de ser controlado por las mujeres mediante su pureza y su asexualidad.

Este tipo de razonamiento (controlador, exclusivista y excluyente)parece pensado para conseguir que la gente se sienta segura, pero a costa de controlar a otra persona adulta, lo que no es algo demasiado ético que digamos y que condena a esa persona (el/la controlador) a asumir la obligación de tener que hacer una función que tal vez no le entusiasme o, peor todavía, para la que no está cualificada.

Ese sentimiento controlador, como el de los celos, sólo son síntomas de un trastorno que pueden acarrear mucha infelicidad, tanto al trastornado como a su víctima.

Yours truly,
Jack.

Anuncios

Reflexiones (in)morales (2) a costa de Sade

25 julio, 2016

Existen trampas del intelecto para intentar orillar las reflexiones que nos resultan desagradables (por ejemplo, entender las razones de un asesino para matar). Son formas de calmar la conciencia y de imponer distancia entre nosotros y el elemento en cuestión. Se puede argumentar, por ejemplo, que un maltratador es un enfermo -y lo es, ciertamente- pero eso no haría más que poner el objeto de la pregunta en otra parte. Siempre hay claves biográficas, que ofrecen también elementos de reflexión, y que tienen su importancia cuando lo que se pretende es comprender, más que juzgar.

Si hacemos caso a Sade, todo se debe a que, desde nacimiento, tendemos hacia la crueldad. El Buen Salvaje de Rousseau no existió nunca, pues la Naturaleza nada tiene de bondadoso ni de ingenuo. Como dice Dolmancé en “la Filosofía en el Tocador”: “la crueldad es el primer sentimiento que imprime en nosotros la naturaleza“. Mientras que para Sade la Naturaleza tiende hacia el crimen, yo creo que tiende hacia la crueldad (no hay nada más cruel que un niño). La denuncia del orden absurdo e impuesto aparece repetidamente en las obras de Sade y es obvio que la vivió en sus propias carnes, en la experiencia carcelaria, pero jamás llega a formular ninguna alternativa , pues, aunque Sade sabe perfectamente lo que no quiere, no sabe realmente lo que quiere. Eso nos pasa a todos a veces. O a menudo.

Una de las creencias del padre del Divino Marqués, Jean-Baptiste François Joseph de Sade (1702-1767), fue que “gozo de una cosa que los reyes no pueden dar, pues no poseen, la libertad“, referente de la escritura sadiana. Pero hay muchos otros elementos “familiares” en Sade, como la obsesión por moralizar sin venir a cuento, la negación -por vulgar- de todo pragmatismo, el desprecio hacia el poder político, que es considerado como una intolerable intromisión en la vida privada. Pero no por ello desprecia la ley.

Para Sade el objetivo de la ley no es castigar el crimen sino prevenirlo. Para Sade son necesarias las leyes y las habrá por todas partes. Incluso en el castillo de “Los Ciento Veinte Días de Sodoma”, donde establece un código de leyes que rige la vida de los cuatro libertinos y la de sus esclavos: incluso las orgías necesitan un orden para maximizar el placer. Como postula Huges Chalon, “las sociedades libertinas son sociedades de orden en que la crueldad se da sus propias leyes y se erige en sistema“.

Y esto debe generar un problema, pues disfrutar del placer queda suscrito a los límites que prescriba la ley, asfixiante y omnipresente. Por muy laxa que sea la ley, nunca nos dejará liberarnos definitiva y completamente, lo que, de manera inevitable, lleva a la neurosis de la sociedad, atrapada entre sus deseos más inconfesables y los límites que marca la ley.

Pensando sobre el deseo y las perversiones (2)

24 mayo, 2016

La persistencia en ser uno o una mismo es una de las características que nos definen como seres humanos. Y una de las maneras de hacerlo es a través del deseo.

Pequeño recordatorio: las fantasías nunca se cumplen, los deseos sí, aunque ambos se muevan dentro de la misma zona alegórica. Continuemos.

Sea el deseo de poder (la libido dominandi de San Agustín), de conocimiento (la libido sciendi) o la del placer físico (la libido sentiendi), todas son una y lo mismo, deseo puro y duro.

Es a través del deseo como nos amos conociendo un poco mejor a nosotros mismos.

Yours truly,
Jack.

Pensando sobre el deseo y las perversiones

22 mayo, 2016

El deseo difuso, sin intencionalidad precisa… de dónde sale? Deseo y amor son esfuerzos del ser primitivo para reencontrarse, decía Sartre. El deseo completa la unidad del ser, y es lo que acerca a lo que Sarte define como el gran objetivo del ser humano: convertirse en Dios, en el sentido de ser un ser perfecto y completo en sí mismo.

Así que mientras que Freud considera que el sexo es meramente “instinto sexual”, es decir, tenemos sexo porque tenemos órganos sexuales y eso general unas necesidades fisiológicas, Sarte rescata el deseo de su mera funcionalidad física. El deseo no puede ser un mero fenómeno genital. El instinto, el deseo ya existe en niños pequeños que no tienen todavía ni idea de cómo sus genitales pueden producirles satisfacción como a un adulto. O los eunucos, que no dejaban de sentir deseo a pesar de la perdida de sus órganos.

Así, según su teoría, cuando se producían desviaciones en el deseo, Freud argumentaba que estas “perversiones” daban pistas a la naturaleza del desarrollo humano. Hoy en día esta teoría ha caído en desuso.

Lo cierto es que analizar el deseo “estándar” aporta poco a investigar el origen de las perversiones. Lo curioso del caso es que en los hombres la causa del deseo aparecer más o menos clara. Lo que el cerebro y el pene “piensan” va en sintonía, mientras que en la mujer tiene causas mas difusas. Al menos, eso dice la teoría.

Curiosamente, la mayoría de los “pervertidos” son hombres. No deberían ser las mujeres, que usan más la imaginación para excitarse? Una vez más, las teorías se contradicen, como le pasara a Freud.

yours truly,
Jack

Reflexiones breves sobre el sexo (2)

14 marzo, 2016

El deseo no es algo tangible. Ni siquiera cuando deseamos algo “fisico” (un coche, un apartamento, un hombre o una mujer) podemos decir exactamente qué es lo que nos estimula realmente a tener ese deseo.}

El deseo nos remite a un antecedente, conscientemente o no (casi siempre no), a algo que a su vez nos hace retroceder hasta otro caso anterior. Por eso, como todo deseo se compone de una miriada de casos anteriores, para ordenar este entramado de imágenes, nos montamos una “película” en la que dotamos de coherencia y contenido a nuestro deseo.

Por eso cuando deseamos escribimos e idealizamos al objeto de deseo por el cúmulo de antecedentes “ideales” que tenemos en la mente. Inconscientemente, ponemos a nuestro objeto de deseo por encima de todo “modelo” comparable.

Yours truly,
Jack.

Reflexiones breves sobre el deseo (1)

12 marzo, 2016

Spinoza decía que el deseo era la verdadera esencia del hombre. Hoy diríamos que el deseo constituye aquello que nos define como seres humanos. La perseverancia en ser uno mismo, ese ansia irrefrenable, es la esencia que nos identifica tanto de manera individual como de manera colectiva, y esto sólo se logra mediante el deseo.

Y esta esencia, este deseo, esta fuerza es tan grande y tan potente que la mal interpretamos. Como ya comenté en otra entrada de este blog, tiempo ha, a veces confundimos el deseo con la fantasía. La diferencia entre ambas es muy sencilla: las fantasías nunca se cumplen. Las fantasías “pertenecen al imaginario erótico personal e intransferible de cada uno de nosotros, y si bien operan con los mismos elementos imaginativos y narrativos que los deseos, nunca se llevan al plano de la realidad (al menos voluntariamente)” -Valérie Tasso, Antimanual de sexo(2008))-.

Yours truly,
Jack.

Malos tiempos para la lírica

28 febrero, 2016

A veces me pregunto, mi querido lector/a, hypocrite lecteur, — mon semblable, — mon frère, ma soeur!, si yo soy un anticuado o el resto del mundo algo zafio, pero es que no es plan de ir así por el mundo. Me explico.

El jueves pasado quedé con una dama achuchable y adorable ella para comer sushi y charlar. Al final casi merendamos, porque se nos juntaron las palabras y no había manera de desenredarlas.

Como solemos hacer cada vez que nos encontramos, tomamos fotos del gentil evento y ella subió una a su cuenta de Twitter. No faltó el acelerado (dejémoslo en eso) que preguntara a la dama si el postre del sushi sería un polvazo con este juntaletras que escribe esto. Al menos lo hizo mediante mensaje privado, no a lo bestia y en público. Fue algo prudente. Algo es algo.

Hoy otro que tal, un curioso elemento con un cierto complejo falocentrista. Todo ha empezado cuando yo, bromeando a causa de uno de los tweets de esta amiga, le he dicho con otro tweet que si se resfría, el resfriado no se le irá del pecho (jugando con el hecho de que la dama tiene dos bellas razones para la lírica que son muy dos pero qué dos por Dos, Dos mío!!!). En esa tesitura ha llegado el elkemento falocentrista, que, lleno de sutileza, me pregunta si he tenido el gusto de catar el busto portentoso de la dama.

Casi se me disloca el esfínter y tengo un esguince anal al leer semejante cuestión. “Dionmío”, pienso mientras me pregunto qué narices contestar sin causar la tercera guerra mundial de golpe, “que hubiera dicho Ozzy en estos casos”. Y mientras me imagino a la versión catalónica del Osbourne y veo a mi amigo y escucho en mi cabeza alguna de sus graciosas borderías que nos hicieron terminar a mi compadre de desmadres y a mí en comisaría más de una vez, me modero y contesto con cierta contención. Cierta, que no toda. Vamos, lo admito, lo justito. La puntita.

Si algo me aburre en este mundo es la gente poco sutil que se quiere enterar de todo. especialmente de lo que no le incumbe. En fin, la gente pregunta lo que le sale del orto y yo respondo lo que me sale del ojo de Mordor (un lugar injustamente ignorado por los guiris, todo sea dicho). Y el pobre falocéntrico va y me mal interpreta cuando le digo que “no hace falta catar lo que salta a la vista de cualquiera con ojos y neuronas“. Digamos que ha quedado peor que si hubiera callado, porque se ha dado por ofendido, el muy aneuronal. En fin, cosas que pasan.

En resumen. Un primate que presupone que la dama queda conmigo para comer algo y follar. Y otro primo suyo que, por una broma, presupone que yo ando tocando a la dama y que ella se deja tan alegremente.

Y yo, que debo de estar más ingenuo de lo que recordaba, me pregunto dónde se dejan algunos el seso (por lo modales ya ni pregunto) cuando se meten en internet. Se envalentonan y, como decía aquel, se encabronan, se aceleran y no saben por dónde van y quieren cantar las cuarentas con dos sotas el as de bastos.

Nada nuevo, damas y caballeros, si no más de lo de siempre: que parece que en este país de romerales, si enseñas cacho, eres una facilorra, una cualquiera o todo a la vez. Y pensando que no hay dos sin tres, me pregunto por dónde nos saldrá el tercer virtuoso del lirismo equivocado y llamado a deshora.

Como dijo un panda algo sabio “piensa mal, si quieres… pero al menos afina un poco, coño!”.

La sottise, l’erreur, le péché, la lésine
Occupent nos esprits et travaillent nos corps,
Et nous alimentons nos aimables remords,
Comme les mendiants nourrissent leur vermine.
Yours truly,
Jack.

Historia de Candaulio (3)

29 enero, 2016

De vuelta en su país, Gigo fue presa de unas extrañas fiebres que lo postraron en cama durante varias semanas. Al levantarse del lecho del dolor, era otro hombre.

La fiebre le había dejado una sombra en la mirada, como si en el fondo de sus ojos negros un mar encrespado se lanzara contra las rocas de un acantilado. Su sonrisa era la de un hombre ausente, y se movía con la seguridad de un sonámbulo.

Sus planes se vieron cortados de raíz cuando le llegó una petición urgente de ayuda del rey Candaulio. Los cimmerios habían invadido Lidia y sus ejércitos se aproximaban raudas a la capital. Gigo, sin dudar, movilizó sus fuerzas y salió al encuentro de su rey y amigo, listo para defender el reino otra vez.

La batalla fue dura y encarnizada. Los invasores estuvieron a punto de ganar la batalla varias veces y el reino en trance de perderse, pero el arrojo y la valentía de Gigo inclinaron el balance en favor de los lidios, de manera que los cimmerios, tras perder grandes cantidades de valientes guerreros, se retiraron.

Para celebrar la victoria, se reunieron en la gran llanura a Salisberio. Fue un gran banquete, en el que todos hablaron y rieron, celebrando la victoria. Pero antes, Gigo había reunido a sus capitanes y las había dicho que se guardaran un cuchillo en la bota. ‘Y cuando os convoque y diga “Eu Nimet Saxas”, entonces desenvaináis vuestros cuchillos, y caéis sobre ellos, pero no matéis al rey.

Y así cenaron, hablando de una manera amistosa, mientras tanto estaban pensando como lo haría un lobo, y de manera cordial se sentaron hombre junto a hombre (es decir, un hombre de Gigo junto a uno de Candaulio). Giges, por fin, como había dicho, dio loa orden y todos los caudillos del rey Candaulio allí presente fueron asesinados, siendo el último en morir el mismo rey, que cayó apuñalado a manos de su amigo y fiel vasallo, Gigo.

Muerto el rey, Gigo marchó a la capital, a reclamar a la reina.

Historia de Candaulio (2)

27 enero, 2016

Al fin, una noche, Candaulio escondió a Gigo dentro de los aposentos de su esposa. Cuando esta entró a desnudarse para irse a la cama, Gigo gozó del placer prohibido de espiar a su soberana. Y como Candaulio le había dicho, era ella la más bella de todas las mujeres y su cuerpo es más maravilloso de todos cuantos Gigos había visto o gozado. Era una mujer esbrelta y estilizada, con una larga melena rubia que caía por su espalda como las aguas de una cascada.

Cuando Circe se acostó, Gigo, con gran sigilo, abandonó la habitación de la reina, pero no pudo evitar que ella lo viera. Circe no dijo nada, pero se estremeció en silencio.

Durante el resto de la noche Gigo no pudo conciliar el sueño. Por un lado la visión del cuerpo desnudo de Circe le martirizaba con pensamientos impropios de él. Por otro, el temor al rey, pues, por mucho que Candaulio estuviera orgulloso de la belleza de su esposa, Gigo dudaba de que pudiera tolerar ver el deseo que ahora inflamaba la mente de Gigo.

Por eso, cuando el sol despuntó aquella mañana, Gigo abandonó la capital del reino y huyó como alma que persigue el diablo de vuelta a sus tierras, temiendo por su vida y queriendo poner tierra de por medio entre su pasión demente y ella.

Cuando Candaulio se despertó al día siguiente y nadie pudo explicar ni dónde estaba Gigo ni el motivo de tal ausencia, el rey se quedó conturbado, pues no entendía que le podía pasar a su fiel vasallo y amigo.

Su reina, tan discreta como siempre, tampoco le dio motivos para la extrañeza, a pesar de la turbación que ella sentía en su alma por la traición sufrida a manos de su marido, que había atentado contra su honor.

(continuará…)

Caramba… ¡soy un sádico!

4 enero, 2015

Una vez dijeron de mí que yo era un cínico en el sentido clásico del término, no en el más común y denostado. A eso añado que soy un sádico, en el sentido también clásico de la palabra y no del de la psicopatía.

Me explico.

Una de las frases del marqués de Sade más repetidas últimamente es “Ver sufrir sienta bien, hacer sufrir es aún mejor”. Sade habla del placer que resulta de infligir dolor y sufrimiento a otros. Sensualista como Condillac, La Mettrie o D`Holbach, cree que el hombre es un conjunto de nervios y órganos y nada más, que no existe nada parecido a lo que llamamos alma o corazón (en un exceso de materialismo, no cree en lo que no puede ver o tocar). Así, para Sade todo procede de las sensaciones y que el placer es una excitación de los nervios, y añade que esa excitación es tanto mayor cuanto más truculentamente transgresor y vicioso es el comportamiento sexual; el vicio da a los nervios una vibración particular, fuente de voluptuosidades, y la voluptuosidad que más éxtasis depara es la que resulta del golpe que produce en el cuerpo propio el dolor de los demás.

En ese sentido soy sádico. Encuentro placer en satisfacer mis instintos, en gozar, y transgredir ciertas reglas (sociales, morales, etc) me fascina. Sin saltarme la ley (puedo ser transgresor, pero no suicida) ni los principios morales que rigen mi existencia.

A la vez, soy un mal sádico por cuanto siempre busco el equilibrio en esa transgresión, porque mi placer no se engrandece si los “cómplices” de mis “excesos” no disfrutan también. Mi placer es un contrato entre iguales.

Del equilibrio depende la felicidad, se lee en el Kamasutra. Pero para Sade todo consiste en lograr una plena satisfacción del deseo, con frecuencia en grupo, pero siempre a partir del individuo, ejerciendo un dominio absoluto sobre los recursos ofrecidos por los cuerpos que le o les están sometidos. Ahí me diferencio de Sade. No me gusta dominar, prefiero el juego de tú a tú, entre iguales (aunque me encanta que me dominene de vez en cuando…). Y me lo paso viciosamente bien viendo gozar a mis complices de juegos…

Ya volveré a este particular en otro momento…

Yours truly,
Jack.


AMO BARCELONA BLOG

BDSM en català (diari d'un Amo)

Con 40 y.....Salvaje!!!!!

La mujer.. la madre... Con 40 años y.... salvaje

Cambra 333

Parella d'amants de la vida. Entra amb nosaltres a la nostra cambra. Aquí qualsevol desig està permés i qualsevol fantasia la farem realitat.

Musica Jazz/Funk

Hablamos de todo aquello que nos inspira en la música.

Nada habitual

A mí no me nunca nadie porque ya yo ya.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

Cherries - A Vietnam War Novel

Welcome to my website! Did you ever wonder why young soldiers return home "changed" or "different" after their deployment to a war zone? The information found herein may provide an answer. You'll find that most everything is Vietnam War related, but much of what is discussed below also impacts today's soldiers. Please scroll down and peruse the many articles, Vietnam War book reviews, Videos, photos, and of course, information related to my two published books. Thanks for visiting!!!

darecadodemi

historietas con dibujos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

La Escafandra.

Compendio de pensamientos, opiniones, manias y sueños de esta alma mistica.

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

,

.

Cloesencia

Diseñadora con impulsos de escritora.

Diario.

Cuaderno

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

D-Generación Literaria

Libros,frases y más..

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Y entonces la Plumilla decidió volar

"Dicen que el amor es solo un juego y una estúpida ilusión y el estúpido resulta ser aquel que no ama a nadie de corazón"

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

Letras de una noche en vela.

Poemas y memorias de un navegante llamado tiempo

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

María Lago

Soy amante del arte; a los versos rotos y a los gritos en silencio.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

Sin Ombligo Proyect

Somos un medió o un movimiento que sin pretensiones busca: cambiar la manera en la que vemos el mundo. Te invitamos a Des-Ombligarte!

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

ensimismada

¡ADVERTENCIA! blog triste, taciturno, desmoralizador, enervante, depresivo. Como la vida misma. La autora no responde de los perjuicios que pueda ocasionar la lectura de este sitio.

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena

Gabrielle Heathcliff

Escritora de relatos; soñadora de momentos.

Cuaderno de Sentimientos

Smile! You’re at the best.

Diamantes y Basura

Lo mejor del puto ser humano