Posts Tagged ‘Frederick Abberline’

Otoño Sangriento: La historia de Jack el Destripador (22)

12 agosto, 2017

Severin Antonowicz Klosowski (1865 – 1903) alias George Chapman

Severin Klosowski nació en Nagoma, en Polonia, el 14 de diciembre de 1865. Por tanto, en el otoño de 1888 contaba con 23 años, lo que le hace demasiado joven si se lo compara con los sujetos descritos por los testigos, quienes generalmente aluden haber visto hombres más maduros acompañando a las víctimas en sus instantes postreros.

No está clara la fecha exacta en que arribó desde su patria a Inglaterra. Lo que sí se sabe es que se afincó en el East End londinense, y que su primera trabajo fue como asistente de barbero, contando con conocimientos rudimentarios de medicina, tales como extirpar verrugas y practicar cirugías sencillas. En mayo de 1890 inauguró una barbería en High Road Tottenhan, comercio que atendía junto con su novia Lucy Badersky, polaca, hermana de un sastre amigo suyo. El negocio pronto dio quiebra, pero la relación del joven con su novia prosperó y se casaron en aquel año, marchando luego la pareja rumbo a los EEEUU a probar fortuna. Vivieron en Jersey, donde abrieron otra barbería, emprendimiento que también fracasó. Cansada de las infidelidades de su esposo, su mujer lo abandonó retornando a Gran Bretaña, pero el polaco volvió tras ella a finales de 1891 intentando la reconciliación.

Al no tener éxito en su tentativa de reconciliarse con su esposa, se fue a vivir en 1893 con una tal Annie Chapman, sin relación con la segunda víctima canónica de Jack. Tras ello cambió su apellido por el de Chapman. Concluida esa vinculación amorosa, meses más tarde conoció a la viuda Isabella Spink, con la cual se casó (convirtiéndose en bígamo, dado que nunca se divorció de su primera cónyuge). A partir de entonces llevaría a cabo su serie de homicidios.

Abrió una taberna la calle City, la cual logró mantener gracias a los ahorros de su esposa que, tras una corta y repentina enfermedad, su esposa expiró el 25 de diciembre de 1897. El viudo contrajo enlace rapidamente con la que entonces era camarera en su negocio, una joven llamada Bessie Taylor… que también murió en forma abrupta el 14 de febrero de 1901, tras experimentar extraños síntomas que desconcertaron a los médicos. El viudo contrató a otra camarera, Maud March, con la que también se casó… y que también murió, con dolores y síntomas semejantes a los de las anteriores, en 1902.

El criminal, ya fuera porque se confiara en exceso o porque cometiera un error, optó para perpetrar su último crimen por un método más veloz, pero quedaron secuelas fáciles de detectar por los médicos. Ante una denuncia formulada por la madre de la difunta, quien sospechaba de su yerno, actuó la justicia. Se exhumaron los cadáveres de Isabella Spink y Bessie Taylor, demostrándose que sus muertes fueron provocadas por el mismo modus operandi utilizado para finiquitar a Maud March. Todas habían sido envenenadas. Juzgado por sus crímenes, Klosowski fue ejecutado en la cárcel de Wandsworth el 7 de abril de 1903.

Varios autores acusaron a Klosowski/Chapman de haber sido Jack el Destripador. Una de las teorías más imaginativas, como ya vimos en el caso del doctor Cream, apuntaba a que el barbero polaco perpetraba sus crimenes con la ayuda de un doble que guardaba un asombroso parecido físico con él. Para este papel de cómplice se proponía a Alexander Pedachenko, un ficticio médico ruso psicópata que cambiaba identidades con el polaco, ardid que permitía a ambos salir airosos de la persecución policial.​ Pero también este delincuente contó con acusadores más serios. El inspector Frederick Abberline creyó que el polaco era responsable de aquellos crímeness. A fines de 1888 trató de aprehenderlo, aunque sin suerte pues siguió pistas equivocadas. Tan persuadido estaba Abberline de la culpabilidad de Klosowski, que cuando el uxoricida fue capturado, el inspector exclamó: “Han atrapado a Jack el Destripador”.

Sin embargo… ¿podia un emigrante poalco recién llegado hablar fluiadmente en inglés tras apenas un año en Gran Bretaña y, tal y como lo describen los testigos, parecer un caballero? Además, su modus operandi, el veneno, no coincide con el de Jack, aunque los asesinos en serie aprenden de sus crímens y mejoran el estilo. De todos modos, en mi opinión, existe un abismo consdierable enter los salvajes asesinatos de 1888 y los envenenamientos cometidos por Klosowski/Chapman.

Anuncios

Otoño Sangriento: La historia de Jack el Destripador (16)

10 agosto, 2017

Thomas Neill Cream (1850-1892)

Nacido en Escocia en mayo de 1850, Cream era el mayor de ocho hermanos y hermanas. En 1854 la familia se trasladó a Canadá. Cream estudió medicina en el McGill College de Montreal, donde se graduó con honores en marzo de 1876. Poco después conoció a Flora Elizabeth Brooks, hija de un próspero hotelero. Cuando ella se quedó embarazada, Cream le practicó un aborto que casi le cuesta la vida a Flora. Su padre, enfurecido, insistió en que se debían casa, lo que sucedió el 11 de septiembre de 1876. Al día siguiente, Cream partió para Gran Bretaña, donde se registró como estudiante en el hospital St. Thomas de Londres.

Volvió en 1879 a Canadá, donde tuvo problemas con la ley por practicar abortos. Su carrera fue bien hasta que, en 1880, acuando fue acusado del asesinato de una joven, Kate Gardener, en el transcurso de un aborto frustrado. Logró salir libre y se marchó a Estados Unidos. En agosto de ese año Cream fue acusado del asesinato de otra mujer, Julia Faulkner, fallecida en extrañas circunstancias, aunque, de nuevo, logró salir indemne.

Otro de sus pasatiempos, aparte de provocar abortos y asesinar mujeres, fue elaborar su propio elixir contra la epilepsia, que pronto adquirió una cierta fama y adeptos… hasta que uno, un agente ferroviario de nombre Daniel Stott, envió a su mujer a la oficina de Cream para que la tratara. Julia Stott hizo algo más que tomar su medicamento con el buen doctor y cuando su marido empezó a sospechar, Cream añadió un poco de estricnina a la medicina. El señor Stott falleció el 14 de junio de 1881. Aunque su muerte fue considerada fruto de la epilepsia, Cream acusó al farmaceutico de la muerte y exigió una exhumación del cadáver, en el que se hallaron restos de estricnina. La suerte de Cream se había acabado, y acabó en la penitenciaria del estado de Illinois, en Joliett. Aunque fue condenado a cadena perpetua, se benefició con un indulto. En los registros de la prisión de Illinois consta que Thomas Neill Cream salió libre el 12 de junio de 1891. Tras viajar a Canadá para recoger una herencia, se marchó a Gran Bretaña, a donde llegó en octubre.

Dos semanas después de su llegada conoció a la primera de sus víctimas, una prostituta llamada Matilda Clover, que murió envenenada. Poco después le llegó el turno, mediante una cápsula con estricnina que ofreció pretextándo que se trataba de un medicamento, a Ellen Donwoth, de 19 años, que, antes de moriri, describió a su asesino como “un caballero alto, tuerto, de tupidas mejillas y sombrero de copa”.

Además de asesinar, a Thomas Neill Cream le fascinaba extorsionar a terceros. Tras su último asesinato remitió misivas bajo seudónimo a varias personas a quienes exigía grandes sumas a cambio de no denunciarlos ante la policía, afirmando que podía probar que ellos habían envenenado a la muchacha. El doctor William Broadbent denunció la felonía, y los detectives tendieron una trampa al extorsionista, pero Cream se olió el peligro y no asistió a la cita en la cual le proponían retirar el importe que el extorsionado fingió estar dispuesto a pagarle.

Tras un tiempo de “descanso”, Cream envenenó a otras dos mujeres, Alice Marsh y Emma Shrivell y, de nuevo, hubiera secaepado sin prbolemas de no haberse empeñado en acusar a su vecino de los dos asesinatos e incluso intentar extorsionarle.El vecino, un hombre llamado Joseph Harper,que se ne3gó a ceder a sus demandas. Cream lo dejó pero empezó a presumir de sus acciones ante otros, como John Haynes y a un tal McIntyre, que resultó ser un sargento de la policía. Finalmente, Cream fue arrestado. Juzgado, se le consideró culpable del asesinato de Matilda Clover, y fue condenado a ser colgado el 15 de noviembre de 1892. Justo antes de ser colgado, se dice que dijo “I am Jack…” (Yo soy Jack…”) antes de morir asfixiado por la soga. Por supuesto, todo el mundo identificó ese “Jack” con el Destripador.

Según Donald Rumbelow, en su The Complete Jack the Ripper, que Cream pronunciara esas palabras antes de morir, y en presencia del jefe de la policía de la City de Londres, Sir Henry Smith, presente en la ejecución, es significativo.

Pero, por supuesto, es imposible que Cream pudiera ser Jack, pues había estado encarcelado entre 1881 y 1891 en Joliet, Illinois. No han faltado, sin embargo, las voces sugieriendo que Cream tenía un doble, con el que se cambió para poder marcharse a Londre. Uno de los que opinan así es el escritor Donald McCormick que pretendió que Cream, valiéndose de sobornos, se evadió, y dejó ocupando su lugar a un doble. Tras esa treta habría viajado a Londres en 1888, ensañándose con prostitutas en Whitechapel.

Cuando Cream fue acusado de haber cometido bigamia, él rechazó los cargos afirmando que, en esas supusetas fechas, estaba encarcelado en Sidney. Comprobado este dato, resultó que alguien que se correspondía con la descripción de nuestro protagonista había estado en esa cárcel australiana. El abogado de Cream, Marshall Hall, estaba convencido que su defendido tenía un doble.

El Inspector Edmund Reid desestimó de plano que Cream interviniera en esos crímenes. En especial rechazaba la idea destacando que había una insalvable diferencia entre la manera de actuar de Cream con los feroces homicidios que perpetraba Jack el Destripador. Tampoco creía que el médico pudiera haberse evadido de la cárcel norteamericana dejando a un doble en su lugar, y viajase a Londres en 1888 para mutilar meretrices. Este parecer concordaba con el del Inspector Frederick Abberline. En la Pall Mall Gazette del 31 de marzo de 1903, se publicó un reportaje efectuado al por entonces ex inspector. En el curso de la entrevista se le sondeó acerca de la posibilidad de que Cream hubiese sido Jack el Destripador, atento a que, entre otras cosas, el mismo habría reclamado serlo a través de su agónica exclamación previa a perecer ahorcado. El ex policía reconoció que en efecto conocía esa historia, pero replicó que desechaba a ese sujeto como sospechoso válido, pues aquél ni siquiera estaba en Inglaterra cuando ocurrieron los asesinatos de Whitechapel. Frederick Abberline descartó totalmente a Cream, y concluyó enfatizando: “No, la identidad del diabólico individuo que cometió esos crímenes aún sigue sin descubrirse”.

Otoño Sangriento: La historia de Jack el Destripador (15)

9 agosto, 2017

David Cohen, alias Nathan Kaminsky

“David Cohen” es una ampliación de la teoría del “judio polaco”, que surge, a su vez, de tres fuentes principales.

-El informe Macnaghten presentó a Kosminski como uno de lso tres sospechosos, afirmando que “un residente judio polaco de Whitechapel que se volvió loco por muchos años de indulgencia en vicios solitarios, sentía un odio extremo por las mujeres, en especial por las prostitutas, además de tendencias homicidas; fue encerrado en un maniocomo hacia marzo de 1889”.

-La teoría sobre el asesino de sir Robert Anderson (Comisionado de Scotland Yard), publicadas por primera vez en 1895, y repetidas ligeramente modificads en su libro The Lighter Side of My Official Life (1910), que apuntaban a un “judio poalco de clase baja”. Aunque dijo saber la identidad de tal hombre, se negó a hacerla pública “porque nada bueno podría salir de ello”.

-Las notas de Swanson al margen de la biografía del superintendente Donald S. Swanson, que hacen referencia a un “judío polaco”. Tras identificarlo, cesaron los asesinatos en Londres”. El posible asesino, que acabó siendo enviado al asilo mental de Stephney y luego al de Colney Hatch, donde murió al poco tiempo, fue identificado por Swanson como Kosminski.

Esto llevo a considerar a Aaron Kosminski como el “judío polaco”, pero recientes estudios han demostrado que era un imbécil inofensivo con gradnes problemas mentales. No era ni violento ni suicida, y no llegó a Colney Hatch hasta febrero de 1891, viviendo hasta 1919. Nadie más le ha consdierado como posible sospechoso.

Fido, que buscaba a un lunático llamado Kosminski y que fue encerrado en un manicomio en la primavera de 1889 (según Macnaghten), no lo encontró, pero se topó con David Cohen. En diciembre de 1888, un joven y confundido judio polaco fue hallado en las calles, vagando y hablando sólo yiddish. Llevado a la comisaría de la calle Leman, acabó por ser enviado al albergue parroquial, pero tuvo un acceso violento que hizo que lo inmovilizaran. Al no tener ni su nombre ni su dirección, fue registrado en el albergue como “David Cohen” (una especie de “identificación” que se daba a todo judío desconocido del East End). Cohen demostró ser demasiado peligroso para cualquiera, incluído él, por lo que fue trasladado a Colney Hatch bajo fuerte vigilancia e inmovilizado. Podría sufrir esquizofrenia paranoide. Murió en octubre de 1889, aproximadamente.

Si él fue Jack, que pinta Kosminski en esto? Al comenzar a invsegtiar sobre los asesinatos, cuando “Jack el Destripador” era llamado “Leather Apron” (Mandil de Cuero) , se sospechó de un tal John Pizer, que fue exhonerado al no haber pruebas contra él. La investigación de Fido apuntaba a un judio polaco llamado Nathan Kaminsky, que podía haber sido “Leather Apron” y que vivía en Black Lion Yard, en el centro del escenario de los asesinatos. En marzo de 1888, tras ser diagnosticado con sífilis, fue increado en la enfermería de Whitechapel, de la que salió en mayo. Tras eso, desaparece de la faz de la tierra y no se vuelve a saber de él.

Según Fido, “David Cohen” y Nathan Kaminsky son la misma persona. Luego Macnaghten y Swanson confundieron a Aaron Kosminski con David Cohen. No hay razones para pensar que Kosminski tuviera problemas mentales, ni tampoco era violento. La theoría es que, según Anderson y Swanson, el testigo, problamente Lawende, identificó a David Cohen/Kaminsky y no Kosminski, y que Macnaghten y Swanson los confundieron, aunque parece una explicación/teoría demasiado complicad.

Lo cierto es que “David Cohen” es el único judío polaco que fue en encerrado en un manicomio para cuando cesan lso críemenes y el único lunático peligroso admitido en Colney Hatch entre 1888-1890 que se corresponde al violento sospecho descrito por Anderson, Macnaghten y Swanson. Y murió poco después de que cesaran los asesinatos de Jack.

De todos modos, el mismo Anderson en 1889 y Abberline en 1903 reconocieron no tener un sospechoso claro.

Otoño Sangriento: La historia de Jack el Destripador (3)

18 julio, 2017

En 1894, Sir Melville Macnaghten, entonces jefe de la policia metropolitana de Londres, escribió en un informe el nombre de los, para él, tres principales sospechosos. Aunque parte de la información referente a este sospechoso se hizo pública hacia finales del siglo XIX, sus nombres no se conoció hasta 1959. El principal era Montague John Druitt, un abogado convertido en profesor que se suicidó en 1888. Por desgracia para Macnaghten, todo lo que escribió de memoria estaba equivocado. Según él, Druitt era doctor, 41 años y se suicidó inmediatamente después del asesinato de Kelly. En realidad, Druitt tenía 31 años, no era doctor y se suicidó cerca de un mes después del último crimen oficial de Jack. Ningún otro policía apoyó las alegaciones de Macnaghten. En el mejor de los casos, su teoría se basaba en pruebas circunstanciales. Aunque tal vez Druitt hubiera podido ser el Destripador, falta información verificable que lo confirme. Por ello, Druitt es un candidato muy poco probable.

En 1903, Frederick Abberline, un detective retirado que había estado a cargo de la investigación, apuntó como sospechoso al envenenador múltiple Severin Klosowski, alias George Chapman. Como pasara con Macnaghten, nadie más apoyó esta teoría y los modernos criminalistas rechazan a Klosowski como candidato a ser Jack.

Macnaghten también señaló a otro sospechoso, Aaron Kosminiski. A comienzos de la década de 1980s un investigador descubrió la copia personal de Donald Swanson las memorias de Robert Anderson. Tanto Swanson como Anderson fueron policías que tomaron parte de la investigación; la autobiografía de Anderson fue publicada en 1910, y afirmaba en ella que la policía sabía quién era el Destripador. Según él, se trataba de un judío polaco que había sido internado en un asilo mental tras los crímenes, donde murió al poco tiempo. Swanson añadió algunas notas en el libro de Anderson e identificó al sospechoso como Kosminski. Por desgracia, esta teoría tiene un buen número de problemas. Nadie apoyó lo afirmado por Anderson y las notas de Swanson critican más que confirman la teoría de su superior. Ciertamente, Aaron Kosminski era un persona real que fue confinado a un asilo mental. Los informes nos indican que era un lunatico inofensivo y dócil que decía escuchar voces en su cabeza y que no murió hasta 1919. Algunas explicaciones para solventar este punto indican que el nombre era equivocado y que, en lugar de Kosminski, se trataba de otro judío polaco internado y que realmente era peligroso.

Otro sospechoso de Macnaghten, Michael Ostrog, sin que se haya podido demostrar nada más que su locura.

El doctor Francis Tumblety saltó a la palestra en 1993 cuando se descubrieron unas cartas pertenecientes a un periodista especializado en crímenes llamado G.R. Sims. Entre la correspondencia figuraba una misiva de John Littlechild, que formó parte de Scotland Yard durante las investigaciones. En 1913 Littlechild escribió a Sims: “Nunca escuché hablar de una Dr. D. (que muchos toman como una referencia a Druitt) con respecto a los asesinatos de Whitechapel pero entre los sospechosos figura el Dr. T . . . una quáckero americano llamado Tumblety . . . ” . Aunque no hay duda de que Tumblety es un buen sospechoso, Scotland Yard no lo consideró como un candidato probable. James Monro, que reemplazó a Warren y estaba a cargo del Departamento Secreto, pensó que el asesinato de Alice McKenzie en julio de 1889 fue obra del Destripador. En 1890 afirmó que desconocía el nombre del asesino de Whitechapel pero que estaba trabajando en una teoría al respecto.

Se ha escrito mucho sobre Jack, incluso mientas los crímenes estaban teniendo lugar. Tanta información (mucha de ella sin valor) sólo ha complicado la tarea de los investigadores. Hasta 1929 no apareció el primer libro serio sobre el misteriosos asesino, escrito por Leonard Matters, y comenzó a crecer a partir de los años cincuenta, con la serie televisiva de Dan Farson sobre Jack y descubrió una versión del memorandum de McNaghten. Los primeros libros buenos comenzaron a parecer en los años 60 (Otoño de Terror de Tom Cullen, Jack the Ripper in Fact and Fiction de Robin Odell). La fiebre se desató en los setenta cuando surgió la teoría de que el nieto de la reina Victoria, el príncipe Albert Victor, Duque Clarence y Avondale, era Jack el Destripador. Todo aquel que fuera famoso, era sospechoso de ser Jack. Fue la década de las vistosas pero absurdas teorías conspirativas repletas de masones, médicos de la corte real y conspiraciones ocultistas.

En este caos llegó el gran libro de Donald Rumbelow, The Complete Jack the Ripper. Se empezó a disponer de los archivos policias todavía existentes, de manera que en los años 80 llegó el aluvión de libros a costa del centenario de los crímenes. Se encontraron nuevas evidencias y las notas de Swanson. La Unidad de Comportamientos del FBI publicó un perfil de Jack. Los años 90 aportaron dos libros esenciales para todo “Ripperologist”: Jack the Ripper A to Z, de Paul Begg, Martin Fido, y Keith Skinner, y The Complete History of Jack the Ripper de Phillip Sungden, que reemplazó al libro de Rumbelow com fuente autorizada sobre Jack.

Desde entonces se ha desvelado más información sobre Jack y se ha investigado mucho en este misterio desde que el caso fuera cerrado oficialmente en 1892. Más de cien años después estos crímenes todavía nos fascinan. Si el caso puede ser resuelto es algo que está abierto a debate. Si la policía resolvió el misterio y averiguó la identidad de Jack, se acabará sabiendo, pero dudo que así fuera. El caso, simplemente, nunca fue resuelto. La cantidad de información perdida es considerable. Todos los ficheros de la policía de la City fueron destruidos por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Lo que queda de los archivos de la policía metropolitana, disponible al público, es escaso. Aunque se afirma que la información fue destruida para ocultar la verdadera identidad del criminal, la realidad es algo más prosaica: algunos se los llevaron los policías como recuerdos. Otros quemados o destruidos cuando tocó hacer sitio para nuevos casos. Cuando Abberline fue entrevistado en 1903, el periodista pudo ver que el inspector de Scotland Yard estaba rodeado por informes oficiaels. Al morir uno de los investigadores, se encontró entre sus posesiones una caja llena de informes. Algunos documentos fueron “tomados prestados” por investigadores a finales de los años 70 y comienzos de los 80, lo que hizo que se pusieran en microfilm los documentos restantes.

Quizás el nombre del asesino de Whitechapel esté oculto en alguno de esos informes. O tal vez no. El tiempo lo dirá, aunque yo no confío demasiado en ello.


Oh, Loth.

Soy metáfora de guitarra desafinada, por eso escribo.

Cambra 333

Parella d'amants de la vida. Entra amb nosaltres a la nostra cambra. Aquí qualsevol desig està permés i qualsevol fantasia la farem realitat.

Musica Jazz/Funk

Hablamos de todo aquello que nos inspira en la música.

Nada habitual

A mí no me nunca nadie porque ya yo ya.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

Cherries - A Vietnam War Novel

Ever wonder why young soldiers return home "changed" or "different" after their deployment to a war zone? The information found herein may provide an answer. Welcome to my website! Everything here is Vietnam War related, feel free to scroll down and read the many articles, Vietnam War book reviews, Videos, photos, and of course, information related to my two published books. Click below to discover more. Thanks for visiting!!!

darecadodemi

historietas con dibujos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

La Escafandra.

Compendio de pensamientos, opiniones, manias y sueños de esta alma mistica.

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

Entre pechos y espalda

TeTas poniendo fina

,

.

Cloesencia

Diseñadora con impulsos de escritora.

LA RUA

Buscando vínculos que nos unen

Diario.

Cuaderno

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

D-Generación Literaria

Libros,frases y más..

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Y entonces la Plumilla decidió volar

"Dicen que el amor es solo un juego y una estúpida ilusión y el estúpido resulta ser aquel que no ama a nadie de corazón"

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

Letras de una noche en vela.

Poemas y memorias de un navegante llamado tiempo

PUNTO APARTE

¿Cómo puedo hacerte feliz?

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

María Lago

Soy amante del arte; a los versos rotos y a los gritos en silencio.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

CLOSET ABIERTO

Blog temática Gay Incluyente

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

Asuntos triviales

para hablar catibía...

paulinetteblog

¿Dónde están tus letras cariño? Shh..

Sin Ombligo Proyect

Somos un medió o un movimiento que sin pretensiones busca: cambiar la manera en la que vemos el mundo. Te invitamos a Des-Ombligarte!

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando