Posts Tagged ‘Hitler’

La Brecha de Hochwald (6)

1 mayo, 2019

Comienza Blockbuster
Tan pronto oscureció el 25 de febrero las tropas de la 2ª División Canadiense comenzaron a tomar posiciones en los embarrados campos al SOE de Calcar. El enemigo, que esperaba este movimiento, comenzó a bombardear el área de reunión. El suelo, blando, complicaba los movimientos de los tanques, pero gracias a los ensayos y las buenas comunicaciones, el movimiento se realizó sin demasiados problemas y, antes del horario previsto, cinco batallones de infantería estaban desplegados en un frente de 5 kms al Oeste de la carretera Goch-Calcar. En la zona de Heselerfeld, capturada con tan grandes pérdidas el 17, se hallaba Le Régiment de Maisonneuve con The Black Watch (Royal Highland Regiment) of Canada a la derecha. Cubriendo el flanco izquierdo de la división estaba la 6ª Brigada (de norte a sur: The South Saskatchewan Regiment, Les Fusiliers Mont-Royal y The Queen’s Own Cameron Highlanders of Canada).

A primeras horas del 26, paracaidistas alemanes, apoyados por seis tanques, lanzaron un inesperado ataque contra la derecha de la 2ª División Canadiense, defendido por la 4ª Brigada para usar esta parte como base de la ofensiva principal. Era un momento crucial. Sin embargo, la compañía de la Royal Hamilton Light Infantry, a pesar de la dureza del ataque, rechazó a los alemanes con el apoyo de la artillería y de una sección de los Fort Garry Horse que llegaron a tiempo para destruir un Pantera. El frente quedó tranquilo quince minutos antes de que la preparación artillera para Blockbuster comenzara.

A las 3:45 a.m. comenzó el bombardeo. Los tres batallones de la 6ª Brigada, todos acorazados, cruzaron la línea de comienzo siguiendo una barrera artillera que avanzaba al ritmo de los tanques. A la derecha los Cameron Highlanders y un escuadrón de los Sherbrooke Fusiliers avanzaron en tres columnas, tanques en cabeza, seguida por la infantería montada en los Kangaroos del 1st Canadian Carrier Regiment. A la izquierda, el regimiento South Saskatchewan, también usando Kangaroos, y apoyados por un segundo escuadrón de los Sherbrooke, atacaba en dos columnas. En el centro, dos escuadrones de los Fort Garry Horse comenzaron a marchar hacia los Fusiliers Mont-Royal, apoyados por el resto de los Sherbrooke. Su usaron focos reflejados en las nubes bajas para crear una luna artificial, mientras que las trazadoras de los cañones Bofors marcaban la ruta de la marcha de las tropas.

El objetivo más cercano de la 6ª Brigada estaba al este de la carretera Calcar-Üdem. Aunque diez de los tanques quedaron atascados y uno topó con una mina, el batallón del teniente coronel Dextraze tomó sus objetivos a las 5:10 a.m. A la izquierda, los South Saskatchewan llegaron sin problemas a sus posiciones situadas en las alturas cercanas a la vía férrea Cleve-Xanten a pesar del fuego de ametralladoras enemigo. Los Cameron tenían su objetivo en la sierra de Calcar, a 3 kilómetros de la línea de partida, pero tan pronto como iniciaron el ataque, el terreno blando y las minas situadas a lo largo de la carretera Calcar-Üdem les forzó a girar hacia el norte y avanzar por el eje usado por los Fusiliers Mont-Royal. Eran las 7 en punto.

Se había perdido la barrera artillera y los Cameron cayeron bajo intenso fuego enemigo. Su comandante, el teniente coronel E. P. Thompson, fue mortalmente abatido por un francotirador. La captura y consolidación de los objetivos del batallón, vital para el éxito de la brigada y el cuerpo entero, fue debido en gran parte al valor del comandante de la compañía “A”, el mayor D. M. Rodgers, que ganó la D.S.O. En solitario limpió dos casas de francotiradores que bloqueaban el avance de su compañía y se ocupó personalmente de eliminar a los ocupantes de una tercera que estaban acribillando la zona del cuartel general. Visitando cada compañía se aseguró de la toma de todos los objetivos y de su defensa ante cualquier posible contraataque. A mediodía del 26 la 6ª Brigada había cumplido con su objetivo en la Fase Uno de “Blockbuster”. A un coste de 140 bajas, la brigada capturó entre 400 y 500 prisoneros y causó numerosas bajas al enemigo.

Anuncios

La Brecha de Hochwald (2)

23 abril, 2019

Tras el lento avance de los últimos días, el teniente general Guy Simonds decidió que un ataque concentrado podría tomar Xanten y el Hochwald: era la operación Blockbuster, que comenzó el 26 de febrero.

En la tarde del 21 de febrero se deciden los planes. El 22 la 15ª División (Escocesa) atacará la zona boscosa al noreste de Weeze; el 25 la 53ª (Galesa) avanzará hacia el sur desde Goch, tomará Weeze y romperá hacia el sudoeste. El 26, el II Cuerpo canadiense intentará tomar el Hochwald y llegar a Xanten. Para este fin se incorporan al plan a las divisiones acorazadas 4ª canadiense y 11ª británica.

El objetivo es lanzar una ofensiva contra la sierra que se curva hacia el sudoeste desde Calcar y más allá de Üdem, y, rotas las fuertes defensas del Hochwald, avanzar hacia Xanten y Wesel. Para mantener la mayor presión sobre el enemigo, se desplegarían en un estrecho frente y de manera simultánea todas las divisiones disponibles. Se esperaba que la toma de las posiciones al sudeste del Hochwald lograría los mejores resultaron, pero para ello era necesario tomar primero la sierra Calcar-Üdem, para resistir los contraataques y disponer una base desde la que los carros podrían marchar por los campos frente al Hochwald.

Como ya he señalado, los problemas en las comunicaciones causadas por el mal estado de las carreteras dificultaron al concentración de tropas. Afortunadamente, en el centro, la línea ferroviaria Goch-Xanten estaba intacta, y atravesaba la brecha que separaba el Hochwald del bosque Balberger.

El golpe inicial caería sobre el llano al sur de Calcar; tanto por su importancia táctica como por distraer al enemigo sobre la verdadera dirección del ataque, dejando Üdem y la parte sur de la sierra vulnerable.

La 2ª División canadiense atacó a las 0430 del 26, con el apoyo de 2 regimientos de la 2ª Bda Acor canadiense: dos de sus brigadas atacarían a lo largo de la carretera desde Goch y de ahí subiría por encima de la sierra. Al mismo tiempo, a la derecha un batallón de la 8ª Bda de Inf. canadiense de la 3ª División canadiense tomaría las alturas al norte de Keppeln, un punto fuerte para las defensas alemanas. Tras esto comenzaría la segunda fase de Blockbuster, con la toma de Keppeln y el avance hacia el sur hasta llegar a Todtenhügel. En la tercera fase, el III Cuerpo avanzaría hacia el sur mientras la 9ª ª Bda de Inf. atacaría hacia Üdem, que sería amenazada por el noreste por la 4ª Bda Aco. Al mismo tiempo, la 11ª División acorazada avanzaría por el sur de Üdern para tomar el extremo sur de la sierra.

La fase final sería la ruptura acorazada: cruzando la sierra al este de Üdem la brigada de infantería de la 4ª División Acorazada avanzaría por la llanura para tomar posiciones a lo largo de la vía férrea que cruzaba la brecha de Hochwald. A su derecha, la 11ª División Acorazada avanzaría hacia el sudeste, tomando Sonsbecky poniendo una brigada al norte. Las dos divisiones canadiense asegurarían los flancos de las fuerzas acorazadas.

El apoyo artillero sería gigantesco. Para la primera fase se contaba con 12 regimientos de artillería de campaña, seis medios y tres pesados para apoyar a la 2ª Division, y siete de campaña y dos medios en el frente de la 3ª. Un apoyo similar estaba previsto para la 3ª fase. Durante el ataque final, cada división acorazada sería apoyada por tres regimientos de campaña y cinco pesados.

También se utilizarían todos los aviones disponibles.

La Brecha de Hochwald

19 abril, 2019

El momento era la operación Blockbuster, sucesora de Veritable. Los auspicios no eran para nada buenos.

Las pocas carreteras que llevaban a la zona de concentración para Veritable estaban en malas condiciones y era complicado mantener el secreto necesario para lograr la sorpresas y, a la par, mover las tropas y el material necesario.

De postre, el terreno favorecía a los defensores. Para reducir esta ventaja se lanzaron grandes bombardeos artilleros y aéreos, aunque relativamente breve, esperando que no sólo destruirían las defensas enemigas en el Reichswald sino también su moral. Como muestra de la complicación del terreno, en cuanto empezó la ofensiva Veritable, los alemanes abrieron las presas del río Rur (no confundir con la zona industrial del Ruhr) y las del Urft. El valle del Mosa quedó inundado durante dos semanas.

Pese a ello el XXX Cuerpo británico logró avanzar entre el Mosa y el Waal al este de Nimega, pero el 9º Ejército americano tuvo que esperar tres semanas a que bajaran las aguas antes de poder hacer algo. Hitler, en su habitual línea de “no retirarse ni un palmo”, no permitió que von Rundstedt se replegara tras el Rín. Así, de esta manera, entre Hitler y la inmovilidad americana, los alemanes pudieron concentrar sus tropas para hacer frente al asalto anglocanadiense

Los aliados hicieron uso de vehículos anfibios Buffalo, y ahora la inundación empezó a inutilizar las defensas alemanas, inutilizando los campos de mina y aislando a las unidades germanas en islotes. Tras tomar el Reichswald tras duros combates, a finales de febrero comenzó Blockbuster: los aliados marchaban hacia el Hochwald.

El retorno de Fu Manchú (7)

4 enero, 2019

Karinehall, Alemania,
1 de octubre de 1936

Heinrich Himmler se reclinó en su asiento con una suspiro satisfecho. Sostenía en su mano un copa de excelente brandy francés Martel mientras un agradable fuego caldeaba la chimenea y lanzaba sombras danzantes por toda la enorme habitación, decorada con un peculiar estilo “cazador”, con grandes descripciones pictóricos de escenas de caza y de vida salvaje. Las paredes estaban decoradas con trofeos y armas de todas las épocas.

-Lo admito, mi querido Reichsmarschall, que sabe cómo cuidar a sus invitados. Esa ensalada era deliciosa. Y este brandy es estupendo! Normalmente no bebo, como ya sabe, pero hoy hago una excepción. Después de todo, ¡esta es toda una ocasión para celebrar!

Goering, una masa colosal medio oculto por las sombras que el sillón lanzaba, observaba desde detrás del mismo a su invitado. Al moverse en busca de un asiento, lanzó una especie de gruñido.

-Me satisface que esté feliz, Heinrich. Pero no nos olvidemos de la amenaza que nos ha traído aquí, una amenaza de la que debemos ocuparnos inmediatamente.

-Soy consciente de eso, mi querido amigo. Después de todo, fue uno de mis hombres, el SS-Grüppenführer doctor Karl Brandt el que nos puso en alerta sobre la influencia de ese farsante de Morell sobre nuestro Führer. Cuando alguien tiene esa clase de acceso a nuestro Führer, eso me pone muy nervioso.

-Completamente de acuerdo. ¿Estamos de acuerdo sobre lo que tenemos que hacer?

-Sí. Hemos de investigar a Morell, y descubrir cómo lo podemos desacreditar ante los ojos del Führer. Para investigarlo hemos de ser prudentes y no usar a nuestra gente, por lo que la Gestapo no es una opción. Pero tengo a mano a un joven de lo más capaz, que aspira a entrar en las filas de las Waffen-SS. Es un ingeniero, de probada lealtad al partido y un austríaco leal, además de un excelente atleta y muy inteligente. Pero no hay nada que pueda unirlo a nosotros.

-¿Su chico tiene acceso al Führer? Porque esa es la clave de todo si queremos acabar con Morell. Mi agente sí puede hacer eso y, además, tiene conocimientos médicos. Ah, y posee encanto y buen aspecto físico, algo que seguramente ayudará en esta investigación.

-Muy interesante, Hermann… Llamemos a nuestros agentes para salir de dudas.

-Por supuesto. ¡Guardias! ¡Que pasen! -aulló Goering.

Las puertas dobles se abrieron y dos figuras, una diminuta y otra gigantesca penetraron en la habitación, apenas distinguibles en la oscuridad de la habitación. Se detuvieron a unos pasos del hogar de la chimenea y levantaron su brazo derecho a la vez.

-Heil Hitler!

-Heil Hitler! -replicaron los dos líderes nazis. Goering sonrió a la mujer. -Bienveida, fräulein Reitsch. Me alegro de que haya podido venir.

-Me dijeron que el Reich y el Führer me necesitaba, y por eso he venido -replicó Hannah Reitsch, extraordinaria piloto y antigua estudiante de medicina. Tenía unos veinticinco años y su baja estatura pasaba disimulada por su brillante melena rubia.

-También le damos la bienvenida, herr Skorzeny – Himmler saludó al enorme hombre situado al lado de Hannah-. ¿Está listo para cumplir con su deber?

-¡Sí, señor! – el acento de Otto Skorzeny era profundamente austríaco. Era alto y musculoso, de unos 30 años y con una presencia intimidante para todo hombre de cualquier edad. Su cara, atractiva, estaba marcada por una larga y reciente cicatriz.

-Sirven, Heinrich, son perfectos – exclamó Goering satisfecho -. Juntos podrán ocuparse de todo lo que aparezca en su camino. Fräulein Reitsch siempre es bienvenida por el Führer, es una heroína nacional y eso le abrirá muchas puertas. Y su chico tiene un aspecto intimidante…

-Entonces, ¿cuál es nuestra misión? – preguntó Reitsch con un tono de duda Debo decirle que no participaré en ninguna maquinación del partido contra el Führer.

-Oh no, -replicó Himmler sonriendo-. Somos los dos más leales seguidores del Führer, ¿no es cierto, Hermann?

– Por supuesto, Heinrich, por supuesto. Verá, fräulein. Tenemos un personaje demasiado cerca del Führer, un tipejo llamado Theodor Morell. Sospechamos que la bondad natural del Führer le ha cegado y permitido que este doctor, que es el que administra al Führer sus inyecciones casi diarias, haya ganado una considerable influencia sobre él. Por eso necesitamos que ustedes dos investiguen a este hombre para saber si es de confianza.

-Entendido -replicó Hannah-. Haremos lo que nos piden. Por el Reich y por el Führer, ¿verdad, Otto?

– ¡Por el Reich y por el Führer, Hannah!

Aktion T4, el otro holocausto nazi

27 julio, 2018

En la ciudad de Alkoven, Austria, se levanta el bucólico y encantador castillo de Hartheim. Su color blanco y su césped verde, no dan ninguna pista de lo que allí sucedió. Este castillo fue uno de los centros donde el régimen nazi llevó a cabo su programa eugenésico llamado Aktion T4, para asesinar bajo supervisión médica a enfermos y discapacitados. Se llamaba T4 porque era en la calle Tiergartenstraße 4, donde se ubicaban el departamento de la cancillería que se ocupaba de reclutar y pagar al personal implicado en esta horrenda actividad.

El programa se realizó en seis centros situados en Alemania y en la Austria anexionada: Grafeneck (Baden-Wurtemberg), Brandeburgo, Bernburg (Sajonia-Anhalt), Hartheim (Austria), Sonnenstein (cerca de Pirna, Sajonia) y Hadamar (cerca de Limburgo, Hesse).

Ya en julio de 1933 se aprobó la “Ley para la Prevención de Progenie con Enfermedades Hereditarias” con lo que se legaliza la esterilización forzosa de personas consideradas por los nazis como biológicamente inferiores” y que incluye a los afectados por enfermedades consideradas hereditarias, como la esquizofrenia, la epilepsia y otras. Este proceso también afectaba a los que sufría nde alcoholismo crónico y otras formas de “corrupciones sociales”. El Ministerio del Interior, dirigido por Wilhelm Frick, dirigió el proceso a través de sus Cortes sobre Enfermedades Hereditarias (Erbgesundheitsgerichte), que seleccionaban quién debía se esterilizado.

El régimen nazi consideraba que estos enfermos, no solo no aportaban nada a la “raza aria”, sino que conllevaban un gasto a la nación, y por cuestiones de “higiene racial”. Los enfermos eran desnudados, despojados de sus efectos personales y llevados a cámaras de gas, donde, mediante la inhalación de monóxido de carbono, eran asesinados. Posteriormente, los cadáveres eran incinerados en un crematorio y sus cenizas remitidas a los familiares con un falso certificado de defunción.

El programa Aktion T4 fue funcional a los propósitos e intereses específicos de la economía alemana en ese momento. Por ejemplo, tales recursos sanitarios (camas, personal, etc.) y los eventuales ahorros presupuestarios pudieron reocuparse o redirigirse hacia otras necesidades económicas, determinadas principalmente por la guerra y la ocupación de los países del este de Europa que comenzó poco tiempo después de iniciado el programa de eutanasia, que fue extendidos a presos de los campos de concentración que mostraban un deterioro físico especialmente marcado y no servían ni para los trabajos forzados del campo ni para la experimentación médica. Esta operación fue denominada por los nazis como Aktion 14f13, la antesala de la implementación de los campos de exterminio masivo como el de Auschwitz, donde fueron utilizados los métodos -ahora en escala ampliada- y en determinados casos también el personal médico y sanitario de la Aktion-T4. Precisamente, como se mencionó más arriba, se sostuvo e hizo hincapié reiteradamente (por ejemplo, en la propaganda respectiva) en que estos programas médicos, como el de eutanasia y el de eugenesia, constituían una higienización de la sociedad necesaria para la buena salud de la economía, pues todas estas personas eliminadas eran consideradas y presentadas como un lastre para la sociedad.

Por eso Adolf Hitler firmó el “decreto de eutanasia” en octubre de 19309 pero fechado el 1 de septiembre de 1939, y que autorizaba al Reichsleiter Philipp Bouhler, jefe de su Cancillería (no la Cancillería del Reich), y a Karl Brandt su médico personal, a llevar a cabo las muertes. Brandt sería ejecutado en Nuremberg por su participación en este crimen y Bouhler se sucidaria para evitar el juicio.

Entre las personas asesinadas se encontraban hombres y mujeres de todas las edades, desde niños —que fueron los primeros asesinados—​ hasta ancianos. Había entre ellos enfermos mentales y portadores de enfermedades o defectos hereditarios, según criterios médicos. Por ejemplo, determinados grados de epilepsia podían suponer el asesinato del enfermo.

Se estima que entre enero de 1940 y diciembre de 1944 fueron asesinados en Hartheim 18.269 enfermos y discapacitados. Aktion T4, que supondría entre 275.000 y 300.000 asesinatos, fue el ensayo para la Solución Final adoptada en la conferencia de Wannsee en 1942. Muchas víctimas procedían de asilos regidos por las autoridades protestante y católicas de los centros, que dieron su visto bueno al traslado. El Papado condenó esta acción el 2 de diciembre de 1940 por ser contraria a las leyes humanas y divinas, pero no fue hasta el verano de 1941 que algunas autoridades católicas alemanas protestaron contra el programa T4.

Los mismos médicos de estos centros de la muerte participaron en el Holocausto, utilizando equipos y sistemas parecidos a los que usaban en sus labores. Sirva como ejemplo el médico Irmfried Eberl, psiquiatra austríaco y director de los centros de eutanasia de Brandenburg y Bernburg. El SS-Obersturmführer Irmfried Eberl llegó a ser comandante del campo de Treblinka. ¿Existe peor aberración que la de un nombramiento de un médico como comandante de un centro para asesinar?

En Hartheim, hubo 436 españoles procedentes del cercano Mauthausen. El asesinato de estos españoles se llevó a cabo dentro de la operación 14f13: los médicos iban a los campos y se llevaban a los centros T4 a los que estaban en peor estado. Así asesinaron a 10.000 personas. Manuel Herruso García fue uno de estos españoles asesinados en el infierno de Hartheim.

Cuando los nazis vieron la guerra casi perdida, encargaron a un español en Hartheim a hacer desaparecer las pruebas. Para ellos, los nazis mandaron a una brigada de albañiles a tapiar las puertas de las cámaras de gas. E entre estos albañiles, estaba Miguel Yuste. Miguel escribió una nota que decía: “Esta puerta la cerró el español Miguel Yuste, prisionero en Mauthausen. 18/12/44”. Escondió la nota dentro del muro que levantaron para tapiar la cámara de gas.

Bombas sobre Barcelona (1936-1939) -3-

23 marzo, 2018

Comienzan los ataques (octubre de 1936 – febrero de 1937)

2. Ataque naval fallido contra Barcelona

El 10 de noviembre de 1936 se produce el primer ataque contra Barcelona, si bien, a fuer de ser sinceros, casi nadie en la ciudad se enteró de ello. El crucero Canarias, aprovechando la oscuridad, se aproxima a Barcelona y, hacia las diez de la noche, abre fuego contra los gasómetros de Montjuich, disparándose cinco cañonazos por torre, salvo por la 2, que sólo realiza 4.

¿El resultado? Escaso. Pese al largo alcance de las piezas del Canarias, la mayoría de sus proyectiles se quedan cortos, a mucha distancia de las playas. Tan desapercibido pasó el ataque (salvo, claro está, para las zonas cercanas al mismo) que ni se dio la alarma ni Radio Barcelona interrumpió sus emisiones.

3. Precauciones defensivas

El reconocimiento por parte de Hitler y Mussolini del régimen de Franco motiva honda preocupación entre los defensores de Barcelona, que intuyen, correctamente, que se pueden recibir ataques aéreos desde Mallorca, sentimiento reforzado por la llegada de bombarderos Savoia S.81 a la isla, y por ello se empiezan a reforzar las defensas, empezando por la colocación de reflectores, se publican instrucciones sobre medidas a adoptar en caso de ataque y se realizan simulacros, como el de la noche del 19 de noviembre de 1936. Los resultados parecen ser satisfactorios para las autoridades republicanas. El 2 de diciembre Valencia comenzará a adoptar medidas similares.

Se inspeccionan las defensas de Barcelona para prevenir un desembarco, peligro que, si bien no es considerado inmediato, no se descarta tampoco.

En una entrevista para La Vanguardia (7 de diciembre), el consejero de Defensa, Díaz Sandino, y su subsecretario, Vicente Guarner, desestiman el peligro de un ataque áereo sobre Barcelona, considerando que el frente de Madrid ocupa a la mayoría de los efectivos aéreos nacionalistas. Por otra parte se afirma que sólo los cruceros Canarias y Almirante Cervera están en condiciones de atacar Barcelona, pues el poco calibre artillero de las otras unidades les forzaría a aproximarse demasiado a la costa y eso les haría entrar dentro del alcance de las piezas costeras. Por si acaso, la marina republicana tomará algunas medidas al respecto, como veremos a continuación.

Arios por la Gracia de Dios: el ideal visigótico (2)

30 noviembre, 2017

La idea de la posible arianización de Europa llegó a convertirse en una empresa integradora, aunque sus fines pudieran resultar algo dudosos. En ese saco se metieron a todos los posibles arios, desde los italianos (los ostrogodos y los lombardos se habían ocupado de dejar suficiente semilla en la bota como para asegurarse de ello, según Sigfried Fuchs -1-) hasta indios y persas, pasando por griegos y eslavos. También argumentaban que la Rusia Zarista, dirigida por arios en su mayoría (s.c.) había sido destruida por los judeobolcheviques. Este punto de vista cambiaría con el tiempo, pero no respecto a croatas y checos, a los que se consideró como “asimilables”.

De todos modos, esta teoría no era completamente nueva. En su día, Joseph Arthur de Gobineau había argumentando que, mientras que los campesinos franceses descendían de los galos, la nobleza y la realeza francesa tenía su orígen en los pueblos francogermanos.

Durante la visita de Heinrich Himmler a España en octubre de 1940, al visitar el Museo Arqueológico de Madrid, el Reichsführer comentó el aspecto ario de algunas de las piezas exhibidas y cómo la España moderna mostraba las huellas germánicas transmitida por la herencia visigótica. Antes de partir, se aseguró que Santa Olalla le diera permiso para que las SS realizaran copias de algunos de las piezas más significativas del museo. Todas estas impresiones respecto a la arianidad de los españoles se vieron confirmadas en una posterior visita a Toledo. Antes de su partida, Himmler tendría tiempo de buscar el Grial en el monasterio de Montserrat, regresando a Alemania el 24 de octubre, más o menos cuando finalizó el encuentro entre Hitler y Franco en Hendaya.

Arriba, el principal periódico de Falange, subrayaba los lazos de sangre que unían a alemanes y españoles en un artículo titulado “Entendimiento entre dos pueblos”, (publicado el 23 de octubre de 1940), si bien con la coletilla de que los españoles “no somos racistas”. Hasta en el New York Times aparecieron los comentarios de Himmler respecto a los españoles, que era germánicos y no latinos (NYT de 25 de octubre de 1940).

El mismo Hitler diría, tal y como recoge Trevor Roper en su “Hitler’s Secret Conversations”, que los españoles tenían una mezcla de sangre “franca, goda y mora”. Pese a saber de la herencia árabe y bereber de España, para los españoles Hitler reservó unos elogios que raramente hacía a las razas que él consideraba “degeneradas”.

El Generalisimo, por su parte, consciente de que en su pasado podían encontrarse algunos rastros judíos, optó por no meterse demasiado en todo el asunto.

-1- Doctorado en arqueología por la universidad de Heidelberg, Fuchs era subdirector del Instituto Arqueológico de Alemania y miembro de las SS desde los años 30. Como estudiante de postgrado escribió sobre la “indogermanización” de Grecia.

Arios por la Gracia de Dios: el ideal visigótico (1)

28 noviembre, 2017

Nota: La base de esto es un artículo titulado “De españoles a alemanes, Himmler, la Falange y el ideal Visigótico”, de Wayne H. Bowen.

Dentro de la peculiar cosmología nacionalsocialista radica la obsesión de Hitler y Himmler por la raza aria y las raíces míticas de los alemanes. Dentro de ese particular sinsentido hallamos una empresa, a primera vista tan insensata como buscar los orígenes de los arios alemanes en las nevadas cumbres del Tibet, pero que no lo era tanto.

Cuando el Tercer Reich empezó a verse escaso de “mano de obra” propia, procedió a arianizar a diversos pueblos europeos para así ganar aliados potenciales en su lucha por el Lebensraum. Asimismo, secuestraron a gran número de niños con los adecuados rasgos arios para que fueran adoptados por familias alemanas “arias” sin hijos.

La idea de reivindicar la herencia aria de poblaciones enteras se basaba en “pruebas” arqueológicas muy exageradas basadas en los movimientos de las tribus germánicas durante y tras la caída del imperio romano. Como España recibió la visita de los godos, los nazis prestaron atención a la piel de toro para ver qué reditos podían sacar. Y todo ello con la colaboración de “intelectuales” pro-nazis de Falange. El problema radicaba en convertir una nación formada por árabes, berebéres, judios, hispanorromanos y celtíberos en un país puramente ario, digno de los sueños de Adolf Hitler.

Así, durante el periodo de colaboración entre las autoridades nazis y las franquistas, se produjo un acercamiento a Alemania, provocado en parte por el entusiasmo y la admiración de la gran potencia militar que Hitler había producido. Así surge el “ideal visigotico” cuando, a partir de 1940, varios intelectuales y jerarcas franquistas empiezan a promover la idea de, basado en la herencia visigoda, que los españoles eran racial y étnicamente arios.

Esta idea contó con el apoyo de Heinrich Himmler, el Reichsfuhrer de las SS, obsesionado como estaba el líder nazi en encontrar las raíces étnicas y raciales de todos los europeos y del resto del mundo, y de no pocos intelectuales españoles, que abrazaron con entusiasmo la idea de ser germanos. A pesar de la carencia de una base histórica o científica que la sostuviera, todo con la idea de volver a la población española, mediterránea, norteafricana y sureuropea en un aliado aceptable del Volk hitleriano con el marchamo de ario oficial u honorario, al estilo de los croatas de Ante Pavelic.

Der Widerstand: la resistencia alemana contra Hitler (8)

25 noviembre, 2017

Cuando escuchan que sus camaradas no han hecho nada, Stauffenberg grita furioso. ¿“Por qué no publicasteis las órdenes de la rebelión?”, espeta a Olbricht por teléfono. ¡“Debes publicarlas ahora! Hitler está muerto!”. Olbricht, determinado a actuar, fue a la oficina del comandante en el jefe del ejército de reserva, general Fromm, y le pide publicar las órdenes de la rebelión, pues Hitler está muerto. Fromm llama Keitel y éste le dice que Hitler está vivo. Olbricht, confundido, vuelve a su oficina. Después de algunos minutos, Stauffenberg llega al edificio. Le dice a Olbricht y a los otros conspiradores que Hitler está muerto y que Keitel está mintiendo. Pide ayuda a Olbricht y al coronel Albrecht Ritter Mertz von Quirnheim, que estaba implicado en los planes del golpe, para publicar las órdenes, incluso sin el permiso de Fromm.

Va con Olbricht a la oficina de Fromm, con la esperanza de convencerle para que coopere. Stauffenberg le dice que Hitler está muerto, y que ya habían publicado ya las ordenes de la rebelión. La reacción de Fromm fue arrestarlos. Le grita Olbricht e intenta golpear a Stauffenberg, pero Haeften le apunta con su arma, y le convence de que no puede oponerse. Stauffenberg y Olbricht lo encierran una de las oficinas y Hoeppner lo reemplaza tomando el mando del ejército de reserva en nombre del nuevo gobierno. A esa hora, la mayor parte de los conspiradores llegaron al centro del golpe: Gisevius, Yorck, Schulenburg, von Helldorf y muchos otros. El general Beck llega al edificio a las 16:00, y es designado líder de Alemania y se espera que forme el nuevo gobierno, mientras que Stauffenberg estaba a cargo de las acciones militares.

Mientras tanto, las ordenes llegan a las unidades militares en Alemania y los diversos frentes. El mensaje era: “Hitler está muerto, y un grupo de traidores nazis ha intentado asumir el control el gobierno. En esta situación de emergencia, el ejército está tomando el control del Reich. Toda la organización del partido nazi, la policía, el sistema del transporte, deben de ser ocupado por las unidades de ejército. Las SS debe ser desarmadas. Los comandantes militares deben ocupar las instalaciones de comunicación y acabar con el el S.D.
Coronel von Stauffenberg,
En nombre del mariscal de campo von Witzleben“

Un poco después, los conspiradores enviaron otra orden que ordenaba a los generales que arresten a los líderes y a los soldados de las SS en sus distritos. Estas ordenes fueron firmados en nombre de generales importantes y fueron aceptados en una gran confusión. Los generales de todas partes de Europa llaman a Stauffenberg pidiendo una explicación para estas ordenes, persuadiéndolos y logrando que muchos de ellos acepten esas ordenes. El comandante de Francia, general Stulpnagel, un veterano de la resistencia, en cuanto recibe las órdenes, llama a sus comandantes, y ordena arrestar a todos los SS de París. Stulpnagel pide permiso para fusilar a los líderes inmediatamente, y se preparan las ejecuciones en los jardines del cuartel general. Todos los comandantes en Francia estaban con el resistencia, así que esta área estaba bajo control completo de los anti-nazis. Más buenas noticias llegan de Munich y de Viena. Los comandantes de allí arrestaron a todos los SS también, y estas ciudades estaban bajo control de los conspiradores. Los comandantes militares en Francfort y Praga declararon lealtad al nuevo gobierno, pero no hicieron nada para ayudarle.

Las fuerzas anti-nazi toman, pues el control de París, de Viena y de Munich. Pero… ¿y Berlín? La policía, al mando de von Helldorf, era anti-nazi y leal al gobierno de Beck. Pero Helldorf prefería que llegara el ejército ant-nazi a Berlín antes de que él arrestara a los líderes nazis. Stauffenberg intentó conseguir que enviaran a las tropas panzers y de infantería desplegados cerca de Berlín, pero cuando el comandante los panzers escucha que Hitler está vivo, rechaza cooperar. El comandante de la infantería, leal a Beck y a Stauffenberg, estaba en un entierry su segundo al mando estaba en un entrenamiento con su unidad. Cuando éste, el coronel Muller, regresa, es demasiado tarde. Pero aún queda una esperanza.

Una unidad, al mando de un joven oficial, Otto Remer, llega a Berlín para ayudar al golpe. Remer era leal a Hitler, pero fue persuadido de que el Führer había muerto. Sus soldados marcharon a Berlín y Remer fue a la oficina del General von Haase, el comandante de Berlín, a recibir ordenes, Haase antinazi y leal a Beck, ordena que bloquee el barrio gubernamental con su unidad y que espere órdenes. Stauffenberg sabía que se debe neutralizar los leales de Hitler en el área de Berlín e invitó al comandante nazi del districto. Una vez llegó, lo arrestó pero aún faltaba alguien más: Goebbels, el ministro de propaganda y uno de los líderes nazis más importantes. Stauffenberg pidió al coronel Jaeger que arreste a Goebbels. Él esperó a las tropas de infantería de Muller para ocupar la estación de radio, y después los campos de concentración cercanos a Berlín. Beck y Gisevius prepararon un aviso especial para la población a ser transmitidos en el momento a que la radio fierá ocupada.

En ese momento, comienza el contragolpe nazi. Hitler llamó a Goebbels en Berlín y después de que oyera que Remer rodeaba el edificio con su unidad, ordenó a Goebbels que le dejara hablar con Remer e intentó convencerle a que luche contra el golpe. Es un momento dramático: Remer le dice a Goebbels que está detenido, y Goebbels le pidió que le dejara hacer una llamada telefónica. Telefonea a Hitler, y éste habla con Remer, que de inmediato, actúa contra el golpe. La única unidad en Berlín que era leal a Beck lo traiciona y el coronel Jaeger no tiene bastantes fuerzas para arrestar a Goebbels sin la ayuda de Remer.

Desafortunadamente, la suerte estaba contra los conspiradores. El sino del golpe en Berlín fue sellado en ese momento. Pero todavía había una esperanza pequeña de éxito: el oeste. Beck llamó al mariscal von Kluge, el comandante en jefe del ejército occidental, e intenta convencerle para que coopere. Todo es vano. Cuando Kluge oyó que Hitler estaba vivo, a pesar de la petición de sus compañeros anti-nazi, a pesar de sus lazos con la resistencia, rechaza utilizar a su ejército para ayudar al golpe.

La situación empeoraba. Las fuerzas nazis asumían el control por todas partes. La mayor parte de las ciudades eran leales a Hitler desde el principio. Ahora también lo eran Viena, Munich y París. Viena y Munich se rindieron sin lucha, y solamente las fuerzas en París, del general Stulpnagel, permanecían leales a las fuerzas de la libertad. París era la única ciudad anti-nazi en ese momento.

A las 11:00, momentos antes del desastre final, el coronel Muller de la base de infantería declaró su lealtad al gobierno de Beck y que traería su fuerza a Berlín para capturar la radio y destruir a las SS en el área. Las ordenes fueron firmadas por Hoeppner, y todos los reistentes de la libertad se animaron. ¡Por fin tienen al ejército a su lado! Desafortunadamente, debería haber sucedido algunas horas antes. Era demasiado tarde ahora. La bestia nazi asumió el control. Enseguida después las fuerzas de Remer rodearon el centro del golpe y esperaban a las SS para ocuparlo. Los oficiales de menor rango en el edificio, que habían declarado su lealtad a Beck, le traicionaron y arrestaron a todos los conspirados: Beck, Stauffenbg, Olbricht, Hoeppner, Mertz,Haeften y a los otros líderes antinazis. Antes de que llegaran las SS, Fromm apareció y arrestó a todos los líderes del golpe. Les dio el permiso para escribir cartas a su familia para despedirse de ella. Stauffenberg y Haeften no hicieron nada, mientras Olbricht y Hoeppner escribían a sus esposas. En ese momento, Beck intentó sucidarse, pero falló y tuvo que ser rematado por un sargento.

Tras esto, Fromm declaró que Olbricht, Mertz, Stauffenberg y Haeften habìan sido condenados a muerte. La ejecución tendría lugar en el patio inmediatamente. Los arrastraron a fuera, frente al pelotón de fusilamiento. Un momento antes de que los fusiles disparan, Stauffenberg hizo un ultimo gesto de desafío y gritó: “Larga vida a nuestra Alemania eterna!” (es lebe das geheiligte Deutschland!) antes de ser fusilado.

En París, Stulpnagel había oído el fracaso del golpe en Berlín. Considera continuar el golpe solo, pero estaba sin apoyos, y von Kluge lo abandonó a su suerte. Stulpnagel se entregó y liberó a los presos de las SS antes de que ocurrieran sus ejecuciones. Intentó eliminar su agonía con alcohol. Borracho, fue arrestado y escoltado hasta un coche, que debía llevarlo a su rastro en Alemania. En el camino, pidió que pararan el coche en un lugar donde luchó en la Gran Guerra. “Esperen un momento. Deseo dar un vistazo a un lugar que conozco bien.”. Se dirigió al campo y entró en el río, totalmente bebido, y alló , tras sacar su arma, se disparó en la cabeza. Por su estado, falló, y no se mató, sino que se hirió gravemente. Lo encontraron flotando inconsciente, sangrando y totalmente ciego. Lo llevaron a Berlín para que fuera juzgado y ejecutado. En Rusia, Fabian von Schlabrendorff dio a Treskow las malas noticias. Treskow opta por el suicidio para no para ser torturado y traicionar a sus amigos. Marcha al frente en su coche y se despidió de su amigo. Schlabrendorff recordó sus palabras:

“Ahora cada uno de nosotros será vilipendiado e injuriado. Pero no me arrepiento, hemos hecho lo que tocaba. Hitler no es simplemente el enemigo de Alemania, sino de todo el mundo. En breve momentos estaré ante Dios… Pienso que puedo estar ante Él con una conciencia clara por mi parte en la lucha contra Hitler. Dios prometió una vez que él ahorraría el destino a Sodoma si encontraban a diez hombres justos en la ciudad. Creo que Él salvará Alemania por lo que hicimos, y que no la destruirá. La vida de un hombre vale si puede sacrificarla por sus valores y creencia. “ Después, le estrechó la mano a Schlabrendorff y fue a un campo cerca de la línea del frente. Allí hizo detonar una granada de mano contra su cabeza.

A las 12:00 exactamente, los ciudadanos de Alemania oyeron a Hitler hablar en la radio, hablando sobre el golpe.

La revuelta había acabado.

Ahora vendrían las represalias.

Der Widerstand: la resistencia alemana contra Hitler (6)

21 noviembre, 2017

En 1943 el primer y ultimo movimiento espontáneo anti nazi aparece por ensalmo. No estaba bien organizado, como el movimiento de la resistencia que ya hemos visto. Fue un grupo de jóvenes, profesores y estudiantes, que estaban hartos de la tiranía nazi. Se agruparon en lo que fue denominado el movimiento de la “rosa blanca”. Su principal zona de actuación era la universidad de Munich y estaba dirigido por unos jóvenes estudiantes idealistas: Hans Scholl, Christof Probst y Alex Schmorell- estudiantes de medicina, y Sophie Scholl, estudiante de filosofía y biología, hermana de Hans. El guia espiritual del grupo era un profesor de filisofía, psicología y musica llamado Kurt Huber. A estos cinco se suma otro estudiante, George Wittenstein, el único superviviente del grupo. Tras ellos hay numerosos estudiantes y profesores de la universidad de Munich y otras de Alemania – George Wittenstein los estima en 300 hombres y mujeres.

La niñez de Hans Scholl, como la de miles de chicos alemanes, estuvo marcada por la influencia del nazismo. Se unió a la Hitlerjugend junto con su hermana Sophie, pero su entusiasmo inicial no duró mucho, sbore todo al ver como sus amigos judíos eran humillados y expulsados de la ciudad. Intentó entonces Hans cambiar el movimiento desde dentro, pero sólo se ganó la expulsión y ser arrestado. Tras esto, se convirtió en un determinado anti-nazi. Sus opiniones se volvieron más fuertes con las humillaciones y violencias contra los judíos alemanes y el terror en los países ocupados. Cuando comenzó a estudiar religión y filosofía, su espíritu antinazi se convirtió en una ideoología idealista. Hans se apunta en la universidad de Munich y allí conoce a un grupo de intelectuales, estudiantes de medicina, con los que mantiene largas charlas en las que participan profesores, escritores y músicos. No se hablaba, sin embargo, de política. En este momento es cuando nace “La Rosa Blanca”. Las noticias de las atrocidades en el este, las deportaciones, les hacen cambiar la opinión y deciden actuar.

La base del movimiento la asientan Hans Scholl y Alex Schmorell. Schmorell era un alemán cuya familia procedía de Rusia. Su padre era alemán, y su madre rusia. Como medio ruso, odia al racista régimen nazi que contempla a los eslavos como una subraza. Mantiene con Hans una buena amistad y comienza a trabajar en las primeras actividades políticas del movimiento. En el verano de 1942 empiezan a escribir y propagar panfletos que circulan pronto por toda Alemania, lo que hace que la GESTAPO investigue, infiltrando sus agentes, pinchando las líneas telefónicas. Pero los estudiantes tienen una idea brillante: dan los panfletos para que los repartan chicas, que no son tan vigiladas por la GESTAPO. Poco después del comienzo de esta fase, Sophie, la hermana de Hans, comienza a estudiar biología y filosofía en la universidad. Una valiente anti-nazi, devota pacifista, se une rápidamente al movimiento. Hans intenta impedirlo, pero no lo logra. Sophie se convertirá, con el tiempo, en una de los líderes del movimiento. En este tiempo se une al grupo Christof Probst, el único miembro casado del grupo. No estaba tan políticamente envuelto en los asuntos políticos como sus compañeros.

Los panfletos, titulados como “las hojas de la rosa blanca”, atacaban al régimen nazi y mencionaban sus crímenes, desde el exterminio masivo de los judíos y el asesinato de la nobleza polaca y su elite intelectual, incluyendo la dictadura y la eliminación de las libertades personales en Alemania. Una de sus afirmaciones era que no eran espías de los aliados: “Enfatizamos que la Rosa Blanca no está pagada por ningún gobierno extranjero. Aunque conocemos que el nacionasocliasmo debe ser destruido militarmente, buscamos reavivar el gravemente herido espíritu alemán”. Añadía. “No te olvides de ninguna alimaña del sistema. Apunta sus nombres, para que nadie se escape. No callaremos, somos vuestra mala conciencia. ¡La Rosa Blanca no os dejará en paz!”. En el verano de 1942 los nazis enviaron a todos los estudiantes de medicina, incluidos nuestros protagonistas, al frente ruso, a trabajar en los hospitales de campaña. En el tren se encontraron a otro protagonista fundamental de esta historia: Willy Graf. Otro estudiante de medicina enviado al frente como soldado. Anti-nazi, Graf se convirtió en un buen amigo de Hans y Alex, y cuando regresaron a Munich se unió al grupo. Pasaron tres meses en Rusia y varios días en Varsovia, quedando impresionados por la destrucción sufrida por la ciudad y por el aspecto y condiciones de vida en el ghetto de Varsovia.

Cuando regresan a Alemania intentan añadir más miembros al grupo. La moral, consideran, está baja por la derrota de Stalingrado y los bombardeos alemanes. En ese momento, se les suma el profesor Kurt Huber, que enseña filosofía en la universidad de Munich. Un gran profesor, siempre daba clases sobre temas prohibidos. Explicando Leibnitz, usó sus ideas para atacar al régimen, y dio diversas clases sobre Spinoza, filósofo judío prohibido por el régimen nazi. Huber solaboró en escribir los panfletos y se convirtió en el guía espiritual de algunos miembros del grupo. El 13 de julio de 1943, el gobernador de Bavaria, el brutal y barbaro Paul Gisler, convocó a todos los estudiantes de Munich a una reunión especial, donde dijo que todos los chicos que no pudieran unirse al ejército debían trabajar en las fábrica y que las chicas también podían dar su contribución al Reich: le debían dar un hijo a Hitler cada año. Todas las estudiantes se marcharon del miting, y Gisler ordenó su arresto. Entonces los chicos se rebelaron. El lider de los estudiantes nazis fue tomado como rehén y Gisler expulsado con sus guardias, bajo una lluvia de objetos. Después de esto, los estudiantes se lanzaron a las calles de Munich y se manifestaron, la primera y última vez que esto pasaba en el III Reich. Se lanzaron panfletos que promovían la destitución de Hitler y se escribieron en las paredes lemas como “Fuera hitler!” o “Libertad”, mientras las esvásticas eran cubiertas con pintura negra.. La Rosa Blanca aprovechó la ocasión y publicó un último, largo panfleto, escribo por el profesor Kurt Huber, pidiendo el fin de los abusoos hitlerianos y el terrible baño de sangre que arrasaba Europa, amen de restaurar el honor alemán e instaurar una nueva, intelectual y espiritual Europa.

Tras esto llegó el fin. El 18 de febrero de 1943, Hans y Sophie comenzaron a lanzar propaganda por la universidad de Munich. La Gestapo no tardó en detenerlos. Se organizó un “tribunal popular” para ellos, además de para. Christof Probst. La Gestapo les trató de manera “especial”, de manera que Sophie llegó a la corte con una pierna rota. Pese a ello, se encaró con el juez Freisler: “Hemos perdido la guerra! Todo el mundo lo sabe! Porque eres tan cobarde que no lo reconoces?!”. Freisler escribió en su sentencia:

“Hans Fritz Scholl, Sophia Magdalena Scholl y Christof Hermann Probst estan acusados de lanzar panfletos pidiendo el sabotaje del esfuerzo bélico y la deposición del modo de vida nacional socialista. Han lanzado ideas derrotistas y difamado de la manera más vulgar al Führer, dando así ayuda a los enemigos del Reich y debilitando las defensas de la nación. Por ello se les condena a Muerte. Su honor y sus derechos como ciudadanos les son anulados de por vida”.

Ese mismo día, Hans, Sophie y Christof fueron guillotinados. Fue el final de la Rosa Blanca. Alex Schmorell intentó escapar a Suiza, pero lo impidió la nieve. Traicionado por una ex novia, fue condenado a muerte junto a Willy Graf y el profesor Huber. Cientos de personas conectados con la “Rosa Blanca” fueron detenidos y condenados a diversas penas de cárcel. El único en escapar fue George Wittenstein, y participaría, tras ser herido en el frente ruso, en el único golpe exitoso contra el nazismo. Pocos días antes de la toma de la ciudad por los aliados, el doctor Dr. Repeat Grengaros, robó armas y estableció el “Movimiento de liberación bávaro”, tomando las comunicaciones de Munich y capturando al gobernador junto a otros líderes nazis. Lucharon contra las SS y pusieron banderas blancas en los edificios más importantes de la ciudad, entregándolos sin lucha a los aliados, de manera que se salvó la ciudad el terrible destino de una lucha callejera. Tras la guerra, George Wittenstein continuó sus estudios y se convirtió en doctor. Fue condecorado por el gobierno de la RFA por su heroísmo.


Entramado de sentimientos

Relatos, cuentos, historias y libros escritos por Anne Kayve

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

DIARIO DE UNA SUMISA NOVATA

Poco a poco, dia a dia, contando como me he convertido en sumisa.

tececonvida

La íntima historia de una vida

Marisol escribe

Ven a leerme.

Las Gafas Moradas

Espacio feminista para todes

NO HAY UNA RUBIA BUENA

Cosas que deberían importar, o no?

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

Swinger Lifestyle

Swinger Clubs, Swinger Cruise,Lifestyle .

Cuernos literarios

Palabras prohibidas a traves del 5 arte

Alejandro Huerta

blog de un nihilista

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

Mi mente dispersa.

Recopilación de frases, diálogos o fragmentos tanto de libros como de películas.

Experimentando mi lado liberal

COMPARTIENDO MIS VIVENCIAS CONTIGO

El sexo y yo

Descubriendo el sexo

BDSM blog

El BDSM bilingüe

Con 40 y.....Salvaje!!!!!

La mujer.. la madre... Con 40 años y.... salvaje

Blue Funky Music

Grupo Musical Jazz / Funk. Hablamos de todo lo que nos inspira la música

CherriesWriter - Vietnam War website

See what War is like and how it affects our Warriors

darecadodemi

historias basadas en hechos reales ¡con dibujos!

Desgranante

Despertador de sentimientos.

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

MyLittleWorld.

My only love is my guitar, I live among books.

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

AGEOFAQUARIUS

“Love recognizes no barriers. It jumps hurdles, leaps fences, penetrates walls to arrive at its destination full of hope.” — Maya Angelou

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

CARLOS AYMÍ ROMERO

La literatura es la mentira en la que más creo.

Embracing Authenticity

"Don't be ashamed of your story it will inspire others!"

SIN OMBLIGO PROJECT

BY JUAN ANDRÉS FERNÁNDEZ

BerenjenoInks

Describir esto? Ni idea, lo que vaya pintando

Diamantes y Basura

Blog del escritor Ismael Villasol

Literatura, cultura y nuevas tecnologías

Este blog aporta herramientas multimedia para aprender y disfrutar de la literatura y de la cultura